Carregant el Bloc...

diumenge, 5 d’agost de 2007

La Insoportable Levedad del Guión.



















Los dos señores que encabezan este sencillo comentario son los responsables de la pérdida de muchos minutos de holganza y entretenimiento para miles de personas: para los rusos, a razón de 134 minutos por cabeza; para el resto, a razón de 167 minutos. La diferencia, pues, en favor de los rusos, que, gracias a una censura absurda, se han ahorrado un rato de sopor.

Robert De Niro se equivocó cuando decidió llevar al cine una historia de Eric Roth, que ya había mostrado su talento en guiones tan magníficos como Mr.Jones, Forrest Gump, Alí y Munich, todos ellos, en opinión de este humilde espectador, verdaderas muestras de lo que podría haber sido y no fue. Por si quedan dudas: lo de "magníficos" es una ironía, una chanza.

El resultado de la colaboración Robert & Eric ha sido una devastadora película larguísima, que uno no sabe al final si hay que tomarla como intento épico de relatar el nacimiento de la famosísima y multimediática CIA en términos de alabanza o, por el contrario, en términos críticos.

Uno, partiendo de una lógica interna que seguramente no será compartida por todos, se queda en la indecisión de no saber a qué atenerse: si se trata de alabanzas, el retrato de los personajes es increíble, por lo poco preparados que resultan y por la inconsistencia de las diversas y múltiples historietas que se entrecruzan para formar un todo inverosímil; si se trata de criticar, tampoco la lógica de las situaciones ayuda, a menos que uno admita, sin más ambages, que los que toman las decisiones importantes, como la de escoger a los miembros del servicio secreto, son poco menos que tontos, dadas las escasas cualidades que adornan a los candidatos; hasta el extremo que da la sensación que la cinta la haya producido el FBI, cuyo representante es el único que sale bien parado de todos los que pululan por la pantalla.

Sea como sea, la película aburre y uno no para de mirar el reloj, deseoso de que las insensatas aventuras de todos cuantos aparecen en la historia acaben ya de una vez por todas.

De Niro nos presenta una estructura fílmica que pretende ser compleja, con diferentes flashback, que entorpece el desarrollo de la acción; probablemente, si hubiera presentado la historia de forma lineal, con orden cronológico, el ritmo interno de la película hubiera sido mejor.

Parece que la intervención como productor ejecutivo de Francis Ford Coppola no ha servido de nada en lo que a caligrafía se refiere, probablemente porque, De Niro, quizás engreído por su fama (de actor, para mí, sobrevalorado), no haya querido admitir consejos. Y así le va, y así nos va a los sufridos espectadores.

Ocurren muchas cosas en la historia, demasiadas, y muchas de ellas carecen de entendimiento, al no facilitar al espectador datos que las hagan inteligibles, provocando un esfuerzo de imaginación que distrae del seguimiento de la acción que se nos ofrece. Lo que, como hace unos días glosábamos como virtud de Hitchcock, el poner al espectador en conocimiento de lo que ocurre, se convierte, por su ausencia, en grave defecto de una trama que da la sensación de ofrecer un mosaico de vivencias que otorgue un aliento épico, acabando por ser un aliento agotado tras un maratón de secuencias inacabadas, inexplicadas y de verdades a medias, cuando no mentiras, hasta el extremo que, vista la película, uno no entiende la razón de ser de la censura rusa, siendo así que sus servicios secretos alcanzan una eficacia y virtud de la que adolecen los miembros de la que acabará siendo conocida como CIA, sin el artículo precedente "la", expresión correspondiente al final de la película, remate final de un desvarío tremendo que, a ojos de un europeo, hace comprensibles las muchísimas meteduras de pata con que la historia real ha adornado las actividades de los servicios secretos de U.S.A.: lo que mal empieza, mal acaba.

Me quedo con las ganas de destripar más a fondo la película, pero, por una parte, atendido su reciente estreno en España, bajo el título de El Buen Pastor (The Good Sepherd ), el 4 de abril de este mismo año 2007, me parece poco oportuno por si alguien no la ha visto y se atreve con el empeño y, por otra parte, atendido su extremo metraje y la multidud de personajes con historietas fácilmente desmontables, sería éste un post demasiado largo sólo para poner al descubierto las inconsistencias de la soporífera trama.

Sirva pues, este comentario, para inaugurar la sección de las películas que a este espectador no le han gustado.

2 comentaris :

  1. Compa Josep, creo -si la memoria no me falla- que es el primer comentario abiertamente crítico que leo sobre esta peli, de la que tenía referencias bastante buenas. Así que andaré ya prevenido cuando me disponga a verla...

    Un abrazo.

    P.S. no echo en olvido que tengo "tareas pendientes" contigo (un par de correos que contestar...).

    ResponElimina
  2. Amigo Manuel:

    Será un placer leer tu reseña cuando la hayas visto; si es pronto, por no meter spoilers, con gusto seguiré con más detalle -en privado- destripando la película, siempre que todavía me acuerde, pues mi memoria no es como la tuya y no tengo intención de volver a verla :-)

    Un abrazo.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.