Carregant el Bloc...

dilluns, 1 de setembre de 2008

Secundarios de lujo (1)


Resultaría muy difícil nombrar una película de cierto éxito que no albergue, dentro de su elenco de intérpretes, una muestra del buen hacer de los llamados en castellano "secundarios"; incluso en una película como Sleuth en la que brillan dos grandes actores, hay un personaje secundario, clave en la trama, interpretado por Alec Cawthorne.

En inglés la denominación es más justa para con ese grupo de intérpretes, tanto actrices como actores, que, en muchas ocasiones, ayudan perfectamente a "soportar" el peso de una narración, ofreciendo el perfecto contrapunto al trabajo de los intérpretes principales, estrellas de la función.

Si damos un vistazo a los premios Oscar, como paradigma, veremos que el trabajo de los intérpretes de sop
orte no se reconoció hasta bien pasados unos años de la primera convocatoria. Y después, comprobaremos cómo la dorada estatuilla ha ido a parar por ese concepto a intérpretes de primera fila que, ocasionalmente, o bien ya en el ocaso cronológico que no cualitativo de su carrera, acceden a dar cuerpo a personajes secundarios en la trama de una película.

Por eso se me ha ocurrido que, de vez en cuando, podríamos recordar el trabajo de esos magníficos intérpretes, quizá no capaces de aguantar por sí mismos un papel protagonista, pero sí brillar de forma especial en esas pocas escenas en que aparecen.

Algunos habrán ganado un Oscar por su labor; pero otros han quedado injustamente relegados, cuando no olvidados, pese a que sin su intervención muchas películas perderían interés.

El irlandés William Joseph Shields, más conocido como Barry Fitzgerald fue uno de esos grandes actores; después de haber trabajado con Hitchcock en Inglaterra, fue requerido por John Ford y emigró a los USA, donde desarrolló la mayor parte de su carrera como secundario y experto ladrón de escenas, interpretando toda clase de personajes.

En The Amazin
g Mrs. Holiday (1943) es un marino que dará soporte a la labor de la protagonista en su empeño de proteger a ocho huérfanos, al tiempo que la apoya moralmente.

Por su trabajo en Going My Way (1944) , donde interpreta a un anciano sacerdote, consiguió el premio Oscar, merecidamente, aunque no tuvo dificultades para sobrepasar la calidad del protagonista. Tanto, que en realidad su trabajo mereció ser nominado también como actor principal. La Academia de Hollywood, desde aquel día, cambió las normas para impedir que volviera a suceder.

En 1952, cumplidos ya los sesenta y cuatro años, Barry Fitzgerald realizó la que para este comentarista es la mejor de sus creaciones: la del simpático, valiente patriota y borrachín casamentero Michaleen Oge Flynn, habitante inolvidable de la maravillosa Innisfree :





En su postrera actuación, el simpar Barry personificaba al hombre más viejo del planeta, en una agridulce comedia de aires irlandeses, Broth of a Boy (1959)

Merecedor sin duda el pequeño Barry de encabezar la lista de grandes secundarios a recordar.



10 comentaris :

  1. Soy una total admiradora y defensora de esos mal llamados secundarios que eran capaces de robar la película a cualquier protagonista. Barry Fritzgerald sin duda fue uno de ellos, sobre todo como delicioso y entrañable borrachín de El hombre tranquilo.
    Una pequeña puntualización, Josep, el nombre que mencionas de Sleuth es un juego que existe desde que se estrenó la obra en el teatro, atribuyendo a un actor inexistente uno de los personajes, para no desvelar la trama

    ResponElimina
  2. Totalmente de acuerdo con Alicia. Los actores "de soporte" son tan esenciales en una peli como los propios protagonistas. Hace muy poco, comentando "Tenero o no Tener" comentaba sobre el actor Walter Brennan, que fue un imprescindible del propio Hawks y de John Ford.
    En otro orden de cosas, ya volvemos a estar aquí; espero que por mucho tiempo.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  3. Merecido tributo, sí señor.
    Saludos

    ResponElimina
  4. Me alegra que coincidamos, Alicia, en el aprecio a Barry Fitzgerald, buen ladrón de escenas.

    Lo de Sleuth iba con segundas; sólo para incidir en que un personaje secundario, aunque "ficticio", en muchas ocasiones es la clave de una buena película; pero ya veo que no se te escapa una, aunque, como ésta, esté "metida con calzador"...

    Saludos.

    ResponElimina
  5. Pues sí, Antonio: muy esenciales en muchísimas películas. Ya le llegará el turno a Walter, seguro que sí.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  6. Celebro que estemos de acuerdo, 39escalones, en el merecimiento del tributo pendiente a esas figuras que actualmente están un tanto olvidadas por los cameos e intervenciones de protagonistas en papeles cortos.

    Saludos.

    ResponElimina
  7. Apreciado Josep,

    espero que este interesante artículo tenga continuidad con secundarios de lujo del cine de los 70 en adelante, estaría muy bien :)Propongo al prematuramente fallecido John Cazale, que intervino en 4 películas que me encantan: El Cazador, Una tarde de Perros y El Padrino I y II! Además de La Conversación, que tengo pendiente ver!

    un saludo!!

    ResponElimina
  8. Siempre celebro a estos actores que han llenado la pantalla de muchos filmes y pocas veces son reconocidos. Muy buena tarea. Saludos!

    ResponElimina
  9. Seguro que sí, Marchelo: precisamente el comprobar como desde hace ya demasiados años se deja de lado el reconocimiento de los grandes secundarios, es lo que me ha movido a iniciar eta serie, en la que, no lo dudes, aparecerán intérpretes como el llorado Cazale y otros de su época y más modernos, también.

    Saludos.

    ResponElimina
  10. Gracias, Budokan: supongo que coincides en que es cuestión de justicia merecida.

    Saludos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.