Carregant el Bloc...

dimecres, 25 de març de 2009

Strange Fruit




Todos tenemos una idea más o menos aproximada de lo que vienen a significar las siguientes palabras: "Canción protesta"


Como ocurre con tantas otras definiciones, la de Canción Protesta ha ido devaluándose con el tiempo, paralelamente a la mejora de las condiciones sociales que, sin ser todo lo justas que uno quisiera, han conocido tiempos peores.

En la sociedad estadounidense de mediados del siglo pasado el problema del racismo tenía una virulencia que se ha comentado en diversas ocasiones en este bloc.

Los negros estadounidenses tuvieron que luchar durante muchos años del siglo XX para conseguir arrancar, paso a paso, el reconocimiento de sus derechos civiles.

En 1936, un maestro de escuela judío con ideas izquierdistas quedó fuertemente impresionado al ver en los periódicos unas fotografías de un linchamiento de unos negros.

Abel Meeropol, que así se llamaba, compuso una Canción Protesta para denunciar el linchamiento de negros que se admitía sin ambages por la sociedad estadounidense: en una encuesta, seis de cada diez encuestados hallaba aceptable el linchamiento de negros por sus supuestas fechorías.

La canción de Abel Meeropol gustó mucho a Barney Josephson, a la sazón propietario del Cafe Society, club situado en Greenwich Village, feudo de artistas liberales, donde los negros eran tratados igual que los blancos.

Corría el año 1939 cuando la extraordinaria cantante Billie Holiday se presentó en el Cafe Society para actuar: Barney Josephson le dio a conocer la canción compuesta por Meeropol, y le pidió que la cantara para su público.

Billie, cuyo padre había fallecido en Dallas porque ningún hospital quiso atender a un negro, dudaba en cantar la canción, por su letra; finalmente accedió a cantarla en el último lugar del repertorio; Barney hizo que los camareros dejaran de servir, apagó todas las luces excepto un foco sobre Billie, y ella empezó a cantar:





Cuando Billie terminó la canción, el silencio se podía cortar como papel; de repente, alguien empezó un tímido aplauso solitario, y luego, la sala entera atronó aplaudiendo.

Esta es la letra de la canción y su traducción al castellano:


Southern trees bear strange fruit
Blood on the leaves
Blood at the root
Black bodies swinging in the southern breeze
Strange fruit hanging from the poplar trees
Pastoral scene of the gallant south
The bulging eyes and the twisted mouth
The scent of magnolia sweet and fresh
Then the sudden smell of burning flesh
Here is a fruit for the crows to pluck
for the rain to gather
for the wind to suck
for the sun to rot
for the tree to drop
Here is a strange and bitter crop

Árboles sureños llevan una extraña fruta
Sangre en las hojas
Sangre en la raíz
Cuerpos negros balanceándose en la brisa sureña
Fruta extraña colgando de los álamos negros
Escena pastoral del galante Sur
Los ojos abultados y la boca torcida
Esencia de magnolias dulce y fresca
De repente el olor de carne quemada
Aquí hay una fruta para que los cuervos piquen
Para que la lluvia la reúna
Para que el viento la aspire
Para que el sol la descomponga
Para que el árbol la tire
Aquí está una extraña y amarga cosecha

Desde aquel día, Billie Holiday cantó siempre Strange Fruit en los bises de sus conciertos, en una época en que, aun, en algún remoto lugar del sur estadounidense, los árboles amanecían ocasionalmente con un negro colgado de sus ramas. En Alabama, Billie tuvo que salir por piernas del estado porque intentó cantar la canción.

Strange Fruit sí que era una Canción Protesta de las de verdad...


(Información resumidísima extraída de los enlaces insertados, fuentes recomendadas)

14 comentaris :

  1. Nunca te acostarás sin saber una cosa más... Cuán cierto el aserto, compa Josep, cuán cierto. No conocía nada del episodio ni del tema musical, ni de la relación entre ambos, por supuesto; sólo los aspectos genéricos de la situación. Resulta todo muy impactante; la fotografía con que ilustras la reseña, el tema musical, su interpretación por Billie Holiday, la letra, sobrecogedora... En fin, como bien señalas, vamos mejorando, aunque muy despacito; pero, vistas estas cosas, qué duda cabe de que vamos mejorando.

    Un fuerte abrazo.

    ResponElimina
  2. Impactante historia, unos hechos que demuestran que la tan invocada guerra de Secesión fue una cortina de humo en lo que a los derechos se refiere (una de las grandes falacias de la historia, mera formalidad para bienintencionados). Si pensamos que hace apenas cuarenta años que pasaban estas cosas y que ahora hay un negro en la Casa Blanca, todo cobra nuevas dimensiones.
    Excelente texto y fenomenal vídeo.
    Saludos.

    ResponElimina
  3. Todo amante de esa mujer extraordinaria, thre Blue's Lady, tiene que emocionarse oyendo esa desgarradora canción (ese vídeo que has pillado es genial).
    La lucha de muchos, como el tipo que señalas, ha hecho posible que hoy no exista la situación que muchos padecieron hace solo un puñado de años.
    De todas formas, yo he comprabado, en las dos veces que he visitado Amèrica, que en algunas regiones rurales aún persisten muchos tics racistas.
    Pero en la gran mayoría de los estados y regiones el negro está hoy igualado al blanco en todos los sentidos.
    Afortunadamente esa canción "protesta" ahora es una obra de arte a admirar.
    Un abrazote

    ResponElimina
  4. Yo conocía más o menos la condición vindicativa de la canción, Manuel, pero no los detalles, y me parecieron interesantes y merecedores de comentario, sobre todo cuando leí la letra, remarcable y heroica para su época.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  5. No tan sólo eso, 39escalones: para más inri, hay una anécdota previa de Billie Holiday: en el hotel Abraham Lincoln -precisamente- le impidieron subir en el ascensor hasta su habitación: la obligaron a subir en el montacargas...

    Esa guerra, como todas, mś bien obedeció a cuestiones económicas: la mano de obra barata (negra) ayudó mucho al enriquecimiento de (algunos) sureños...

    Celebro que te haya gustado. Gracias.

    Saludos.

    ResponElimina
  6. Es verdad, Antonio: el video es genial y lo cierto es que redacté el comentario enalteciendo esa excelencia.

    Sí que es una suerte que hoy Strange Fruit sólo sea ya, por fin, motivo de admiración por el arte que despliega Billie al cantarla.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. La canción soberbia, sin duda. La historia, para mí además un descubrimiento.
    En cuanto a reflexiones acerca de si hay o no hoy motivos para protestar cantando, eso sería harina de otro costal.

    ResponElimina
  8. Esa canción siempre me ha gustado, Raúl; pero después de haber encontrado su motivación, aun me gusta más: hay que reconocer el valor añadido de la época y el contexto para valorar la valentía de la Holiday.

    No digo que hoy no haya motivos para componer una Canción Protesta, pero coincidirás conmigo que el riesgo no es comparable en absoluto y se suelen tipificar actualmente como canción protesta ejemplos tan cutres como un rap, y los raperos cuando pisan la cárcel suele ser por sus excesos y no por sus vindicaciones.

    Saludos.

    ResponElimina
  9. Hola!

    Me ha gustado mucho esta entrada. Últimamente me estoy interesando mucho en el jazz y esta noche una amiga me comentó la historia de Strange fruit. Conocía la canción de Billie Holliday, pero no la historia. Me impacta y me emociona. Sin duda es una alegría saber que el tiempo, con todo lo bueno y lo malo que tiene, también avanza hacia el progreso y hacia la mejora de los derechos. Por cierto quería compartir con vosotros que es muy recomendable la versión que de esta canción hace la gran Tori Amos.

    Un saludo y enhorabuena por el blog

    ResponElimina
  10. Ante todo bienvenido, Luis: me alegro que te haya gustado la entrada, porque realmente lo que rodeó a la gran Billie y a esa canción es extraordinario.

    Gracias por el dato de Tori Amos.

    Si te gusta el jazz, por aquí de vez en cuando asoma, casi siempre en su vertiente más clásica.

    Saludos.

    ResponElimina
  11. He oido las cnaciones que comentas y si se siente la soledad y desamparo de sus protagonistas...por eso la musica es el lenguaje universal..aqui hay un cantautor se llama daniel f quiza y lo puedas escuchar..nos venmos y gracias

    ResponElimina
  12. La música, el arte, suelen ser lenguaje universal de transmisión de ideas y sentimientos, sí.

    Trataré de escuchar al tal Daniel.

    Gracias por la visita.

    ResponElimina
  13. CReo que escuche algunas canciones de billie en la pelicula Enemigo Publico.. =) muy buena!!

    ResponElimina
  14. Bienvenido, Seo.

    Lo de muy buena, te debes referir a Billie, ¿no?

    Esa película me dejó bastante frío. Ni siquiera me motiva escribir de ella.

    Saludos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.