Carregant el Bloc...

dimecres, 3 de juny de 2009

BarçaDiators


Hoy, aparentemente, la cosa no va de cine.

¿O sí?

No me siento con la capacidad para desentrañar los misteriosos mecanismos por los cuales un grupito de jóvenes hombres con físicos atléticos privilegiados por la madre naturaleza que les ha regalado además una destreza singular, con la envidiable consecuencia de percibir por jugar con la pelota unos emolumentos que sobrepasan con exceso lo justo, quebrando el concepto del valor del trabajo, necesitan por una parte ser recompensados para hacer bien su trabajo (lo llaman, eufemísticamente "primas" -y son millonarias- ) y, además, para que no les falte motivación, van y les animan con un vídeo producido expresamente para levantar su "moral".

Este es el vídeo:




Y visto, uno se pregunta si acaso un bodrio como Gladiator ha alcanzado por fin una utilidad, visto el resultado que provocó en el ánimo de esos "pobres hombres" que, además de ganar tanto dinero por hacer su trabajo, necesitaron la inspiración de la épica de infogramas del Sr. Scott para alcanzar su objetivo.

Está claro que estos BarçaDiators, a diferencia de los gladiadores del circo romano, no se jugaban la vida con la derrota: a lo sumo, una lesión y la pérdida de una "prima".

Cualquier parecido es pura coincidencia, ¿o no?

El vídeo está bien realizado, no hay duda, pero me asaltan otras preguntas:

¿Aparecerá la SGAE por el Camp Nou o por TV3 (televisión "pública" de Catalunya, en cuyas instalaciones y por cuyos técnicos se ha realizado el vídeo, sin que se conozca el coste para el club de fútbol) a reclamar derechos de autoría de imágenes para la UIP ?

¿Acabaremos pagando a escote todos los catalanes dichos derechos, como ya hemos pagado el tiempo y los medios técnicos empleados a la producción del vídeo?

¿Seré objeto de la ira y hazmerreir de fanáticos culers?

¿Qué opinan?



19 comentaris :

  1. Pues me da que va a ser que sí. A todo, quiero decir. De todas formas, hemos alcanzado un nivel de estupidización en el tratamiento de la información deportiva sólo comparable al fenómeno de la prensa rosa. Recuerdo que en mi infancia, y no hace tanto, de fútbol se hablaba el fin de semana y los días que había Copa de Europa, y se acabó. Hoy el Madrid y el Barça tienen espacios fijos diarios (gratuitos, o sea, pagados por todos, catalanes o no) en todos los medios, a todas horas, salen más que la Pantoja: si hay noticia, bien, si no, se trata una gilipollez o se inventa una y se habla igual. La cuestión es hablar hasta el punto de que otros deportes son ignorados por completo mientras se trata cualquier minucia, por lo general estúpida, sucedida en estos clubes. Lo que da de sí patear un balón, oye.
    Por cierto, totalmente de acuerdo sobre Gladiator.
    Saludos.

    ResponElimina
  2. Pienso, compa Josep, igual que Alfredo en cuanto a las preguntas básicas -o sea, que sí a todas-, y también coincido con vosotros, aún siendo furgolero de pro, en las apreciaciones acerca de cómo se ha ido de madre el tema del fútbol y su repercusión social -tema distinto es que lo pueda entender desde determinados parámetros (no siempre inocentes ni casuales, eso sí...)-. En lo que discrepo es en lo de Gladiator, que a mí me parece, desde su perspectiva de producto mainstream total y mero objeto de entretenimiento, un peliculón como la copa de un pino. Dejo el lomo puesto, a vuestra entera disposición (eso sí, el látigo que no sea de muchas colas, porfa...).

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  3. Ejen, ejen, ejen....va a ser, querido Josep, que te vas a atraer las iras de más de uno.
    Yo fuí uno de los que rugió con el triunfo del Barça en Roma, y cuando fué campeón de liga y cuando ganó la Copa del Rey....dicho lo cual los detalles al margen de lo puramente deportivo me importan un bledo. ¿Que los tipos ganan una pasta gansa? Pues bien, también generan ganancias astronómicas. Por esa regla de tres también hay actores que ganan enormidades lo que no implica que dejemos de ir al cine.
    El vídeo, al margen de otras consideraciones, es una pasada y de una gran carga psicológica. DA igual que se haya empleado Gladiator o La Guerra de las Galaxias, el resultado es la efectividad que ha conseguido. Que muchisima gente se ilusione con el fútbol es ciertamente sano. Los humanos necesitamos descargar adrenalina de vez en cuando, tal vez estos enfrentamientos deportivos evitan otros enfrentamientos en los que se derramaría muchísima sangre. Por otra parte estos chicos consiguen derribar fronteras regionales. En fin, reconozco que en parte llevas razón, pero la pasión futbolera es muy grande y lo único que un aficionado ve a la hora del partido es que su equipo está en el campo para hacerle vibrar. Durante noventa minutos se va a identificar con esos once gladiadores modernos y en cierta manera su vida adquiere la fuerza de ese grupo de luchadores.
    No se si me he explicado.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  4. Alberto Q.
    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Mucho marketing veo yo en el rollo del vídeo que les ponía Guardiola por parte de los medios.

    Vamos, que con ese equipo y la serenidad que les ha transmitido Guardiola hubieran ganado igualmente sin el vídeo (y lo dice uno del Madrid y merengue de pro).

    Salud!!

    ResponElimina
  5. Reconozco que a mi me gusta el fútbol y reconozco y eso ya es reconocer, que por herencia paterna soy del Valencia. Pero eso no es óbice para decir como dice Alfredo que el fútbol ya no es sólo futbol si es que alguna vez lo ha sido y es un negocio del que chupan muchos y chupan bien, empezando por algunos periódicos y algunos periodistas, televisiones varias, presidentes, vicepresidentes, vicevicepresidentes, etc. etc. Aún no se porque me sigue gustando, pero me sigue gustando y ya estoy mayor para buscar a eso explicaciones filosóficas. Veo, disfruto (a veces) y después desconecto.

    Una abraçada, esta si, de cine

    ResponElimina
  6. No sabes lo que me alegra, 39escalones, tu comentario, porque me hace sentir menos solo.

    Ya suponía que, como apuntas, iba a ser que sí. En todo. ;-)

    Saludos.

    ResponElimina
  7. Ya sabía, Manuel, por tu devoción "furgolera" que mucho no íbamos a coincidir.

    Pero que te manifiestes, como lo haces, como defensor de Gladiator, me ha dejado tan pasmado que no me siento con ánimos de empuñar látigo alguno.

    Claro que cada quien lleva en su pecado su penitencia, dicen... ;-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  8. Ja, ja. Ya me suponía, Antonio, que esta entradilla te iba a dejar un poco al traspiés, por entreveo en tu comentario que tan claro, tan claro, no lo tienes.

    Veo un cierto apasionamiento futbolero y me consta que sabes tan bien como yo que polemizar con un apasionado o forofo, o como quiera llamársele, es perder el tiempo.

    En mis tiempos, prefería descrgar adenalina entrenando a Tae-kwon-do, deporte minoritario que ha otorgado un más que excelente medallero a España, siendo más de la mitad de mi pueblo.

    Y no salen jamás de los jamases en la tele, ni siquiera en las olimpíadas, ya ves.

    Y conste que esta temporada he visto las dos finales de Copa, y lo pasé bien: tuve suerte: el 100% de partidos vistos, fueron entretenidos. (más que en el cine, fíjate...)

    Te has explicado muy bien....

    Un abrazo.

    ResponElimina
  9. Y eso, Alberto, que no puedes escuchar ciertas emisoras de radio....

    En el fondo, creo que tienes razón: no hacía falta. De ahí el origen de la entrada.

    Saludos.

    ResponElimina
  10. Me parece bien, Alma, todo.
    Tengo amigos culers, periquitos e incluso merengues. Y mi padre, con no ser de ningún equipo, por aquello de ser mi abuelo de Sueca, simpatiza, por decirlo de alguna forma, con el Valencia.

    Francamente, me gusta poco, aunque si juegan bien, me llega a interesar.

    Pero me repugna la cantidad de dinero que mueve y no le veo ninguna excusa que resista un análisis en frío.

    Una abraçada.

    ResponElimina
  11. Yo soy futbolero no practicante, aunque siempre he dicho que si me tengo que tragar un partido de algo, prefiero que sea de baloncesto (por cierto-1: esta madrugada empieza la finalísima). Todo el discurso de qué-vergüenza-que-cobren-lo-que-cobran-por-hacer-tu-trabajo (por cierto-2: los de la NBA cobran más todavía que los futboleros), la verdad, me parece ya gastado y revestido de demagogia. esos mismos principios se podrían aplicar a muchos participantes de la industria cinematográfica, y de otras muchas industrias; especialmente, la "industria" monárquica. Es bastante probable que los que estaban delante de los jugadores blaugrana ganen más dinero que ellos, y gocen de primas más suculentas por "hacer su trabajo" (será necesario recordar que su trabajo no es ganar, sino entrenar y jugar partidos: ganar, en todo caso, es lo que en otros ámbitos se llama "objetivos", cosa que se suele incentivar con... primas). También habría que recordar que los mayores pellizcos se los llevan de los contratos publicitarios, lo cual nos confirma que el fútbol está sobredimensionado; pero no sólo el fútbol sino el deporte de élite. ¿De quién es la culpa? Joder, nuestra. ¿O por qué se creen uds. que los medios nos saturan de información inútil sobre los uñeros del crack de turno? Los medios de información deportiva, ese es un tema muuuuy interesante...

    En cuanto al video, pues no es más que una nueva prueba de la sobredimensión del fenómeno, pero tampoco dramatizaría. Recordemos que TV3 pagó en su momento una buena morterada por los derechos televisivos del Barça en la Liga, y dudo que el simple uso de una sala de montaje nos cueste dinero a los catalanes. ¿Los derechos de "Gladiator"? No sé si la SGAE habrá pasado la factura; lo que sí sé es que a mí los derechos que me parecen caros son los de, pongamos por caso, la emisión de películas tan horrorosas como "Mira qui parla també"...

    En cuanto a "Gladiator", hombre, tanto como bodrio no, pero vamos... tampoco es mucho mejor que "Troya"...

    ResponElimina
  12. Empecemos al revés, Marcbranches: Troya es mejor que Gladiator, a pesar de la tirria que le tengo a Brad componiendo un Aquiles de tebeo barato.

    Lo del favoritismo de TV3 para con el Barça, aunque dicen que "le debe" 30 kilillos de nada, me parece vergonzoso, tratándose de una televisión pública. Eso, hablando de política en serio, tiene nombres muy raros y complicados. Si hablamos en plan demagógico, pues pan y circo para las masas. Pero no nos llamemos a engaño.

    Lo de los contratos publicitarios, allá cada cual con la camiseta o la wamba que se quiera calzar. Como si la Sexta le da por pagar mil millones por partido: allá ellos con sus negocios, que para eso son privados. Aunque habría que ver los tratos de favor, pero eso es tema harto complejo.

    Lo de la comparación de sueldos, pues va a ser que no: sabes perfectamente que la NBA es un show-business y que todos son franquicias y de pago: negocios sometidos a la ley del mercado. Y que hay una regulación de sueldos, con presupuestos limitados, grandes, sí, pero limitados. Y no hay las reglas estúpidas del fútbol: Pau Gasol se va a Lakers y nada le impide jugar contra Grizlies en la misma temporada, y encima, recibir vítores y aplausos de su ex-público. ¿Igual que en el fútbol patrio? ¡Ja!

    Esos futbolistas maravilla se quejan de cansancio cuando juegan liga, copa y eurocopa, porque dice que viajan mucho.

    Tú que sigues la NBA: ¿cuantos kilómetros viajan de promedio Pau & Cía en una temporada? ¿Y cuantos partidos a la semana juegan?

    Esos futbolistas corren un promedio máximo de 12 kilómetros en hora y media. ¿cuántos en la NBA?¿Al mismo ritmo? Comparar, ¿el qué?

    Y cierto que en el mundo del cine hay sueldos enormes en comparación, pero no olvidemos que las ganancias también son enormes, en comparación, y te refieres a los sueldos en USA, donde no existen las subvenciones, lo que quiere decir que, malo para taquilla, trabajo que no te dan.

    No hay color. Ni vergüenza. Es un latrocinio en toda regla y encima cobrando del erario público, vía "transmisiones de interés público", concepto franquista que creía trasnochado y, desde luego, denostado por esos progres con palacete que copan los palcos de Can Barça.

    Y luego no hay dineros para asistir a la gente necesitada.

    ResponElimina
  13. Me olvidé formular una pregunta más:

    ¿Porqué tengo que pagar por ver una película de estreno y en cambio no pago por ver una final de fútbol?

    ¿Eso es igualdad?

    ¡Fútbol de pago para todos, ya!

    ResponElimina
  14. Bueno, bueno, por partes. Pero puedo utilizar una frase que me llena de jolgorio:

    ¡¡¡Discrepo!!! ¡¡¡Discrepo!!! ¡¡¡oleoleoleole!!!

    Por fin, después de tanto tiempo de coincidencia ponzoñosa de criterios... que hay que respetar las tradiciones, coño...

    Yo también empezaré por el final: tus ansias derrochadoras (y ventajistas: como si ud. fuese a pagar un solo céntimo por ver un partido de fútbol...) van a verse cumplidas, después de que se haya firmado la pipa de la paz entre Mediapro y Digital+ (lo próximo, la boda entre La Sexta y Cuatro).

    ¿"Troya" mejor que "Gladiator"? Yo creo que los puntos bajos de "Troya" son mucho peores que los de "Gladiator"...

    Lo del favoritismo de TV3 hacia el Barça es un tema que yo no he tocado, lo acaba de sacar ud. Estoy absolutamente de acuerdo, es una pleitesia intolerable en una TV pública, pero no hablábamos de eso. Hablábamos del dinero que le paga por los derechos televisivos, y está claro que es rentable. Todas los meses en los que TV3 es líder de audiencia es por culpa del Barça; si los criterios económicos valen para los contratos de la NBA, también valen para esto. TV3 paga al barça porque le es rentable. Otro plano de discusión es que una televisión pública tenga como objetivo la rentabilidad, y encima tenga doble vía de ingresos (nuestros impuestos y la publicidad), pero eso es harina de otro costal, un debate que no tiene que ver con el Barça.

    La comparación con la NBA es igualmente demagógica. Las competiciones no se viven de igual manera en los Yuesei que en Europa, allí es todo mucho más festivo. Tiene ventajas, pero también inconvenientes: buena parte de los equipos no pintan nada ya desde mitad de temporada, con lo cual la competición queda bastante desvirtuada, y los jugadores busquen exclusivamente mejorar sus números (egocentrismo desmesurado, uno de los pecados capitales de la competición); la cantidad de tiempos muertos y paradas publicitarias (o sólo en el basket) hace que un partido no dure menos de dos horas y media, y se acabe haciendo soporífero. Es cierto que los jugadores de la NBA viajan mucho y juegan muchos partidos en poco tiempo; es igualmente cierto que tienen, como mínimo, tres meses de vacaciones. Y, por cierto, no se engañe ud.: también se quejan, y mucho, del ritmo de partidos. Otra cosa es que aquí no lo leamos porque nos queda lejos. En cuanto al límite salarial... no sea ud. ingenuo: hay trucos y trucos para sobrepasarlo sin que la NBA pueda hacer nada.

    En cuanto al mundo del cine, pues tiene ud. razón, aunque yo me refería a la sobredimensión de una industria, no al asunto público-privado. De todas maneras, lo de "malo para la taquilla, trabajo que no te dan"... hay veces que no se cumple... sólo tengo dos palabras: Nicolas Cage.

    Por último, porque me estoy alargando-Roccosiffredi, lo de las transmisiones de "interés general", que suena a "pan y circo" de manera escandalosa, es verdad. Pero vuelvo a decir que la culpa la tenemos nosotros, porque si algún día tocara pagar por ver una final de Mundial España-Brasil, aquí se monta una revolución. Exactamente, la que no se montará nunca aunque lleguemos a los 5 millones de parados, y ahora el demagógico soy yo. pero, amigo, esto es Esssssssssssssspañññññña. Saludos.

    ResponElimina
  15. Me alegro, y mucho, Marcbranches, que por fin se produzca una discrepancia, aunque no estoy muy seguro en el fondo.

    Vayamos primero a lo cinéfilo: Gladiator es peor que Troya, en mi opinión: en Troya se respeta bastante el tono épico de la guerra;incluso me sorprendió reconocerlo en el asedio a la ciudad, y me he leído La Ilíada varias veces.

    Gladiator es otro peplum americano y con eso ya está todo dicho.

    Por lo que hace al vídeo del Barça, puedes ver aquí mismo que, a lo que parece, se trata de un plagio vergonzante ocultado por su creador, a quien escuché en RAC1 autoalabarse hace unos días.

    Por lo que hace al fútbol televisivo, mis quejas inciden en la televisión pública, y ahí te he pillado, porque, contra lo que debería ser una televisión pública, TV3, que es claramente deficitaria por su pésima gestión económica, no puede jugar en la misma liga que las televisiones privadas: una televisión pública, pagada con el dinero de todos, no debe, insisto, no debe, buscar la supremacía en la audiencia: debe estar al servicio de todos, por igual, con independencia de si nos gusta o no el fútbol, el baloncesto o el ping-pong.

    O el cine, por si acaso, que tampoco estaría mal.

    Lo contrario sí que es demagogia barata, porque pretende contentar a una masa de ciudadanos, adictos a la futbolitis, que sin tener que pagar disfrutan lo que otros, como yo, deben pagar si quieren disfrutar.

    Por decirlo de una forma clara: el fútbol no es cultura, ¡coño!

    En un país como éste que tiene ministerio y conselleríes de cultura, el cine está arrinconado y el fútbol es gratis, pagado con los dineros de todos.

    La comparación con la NBA, y tú lo sabes bien, gañán, no tiene nada de demagógica: aquello es un negocio y punto. El estado no aboca sus dineros en el invento. ¿Que se quejan los jugadores por trabajar mucho? Pues claro, como todos. ¿Que las normas presupuestarias tienen sus trucos? Nos ha jodío: como en el fútbol. Pero dime quien tiene preferencia para elegir en el draft, anda, dímelo, que yo ya lo sé, pero puede que alguien lo ignore.

    Lo de usar a Nicolas Cage como ejemplo es de un ventajismo inapropiado en tí, porque ya sabes que siempre hay excepciones que parecen provenir de Reticulín:yuyu,yuyu.

    Y por último, aunque sea cierto, no por ello deja de ser menos denunciable que las masas están desculturalizadas a extremos que nunca hubiéramos pensado quienes llevamos ya mucho tiempo observando cómo los supuestos adelantos quedan en nada y el analfabetismo funcional impera con la mayor de las desvergüenzas.

    Si quieren pan y circo, allá ellos, pero a mí que no me hagan tragarla como si no me diera cuenta, esa píldora amarga e insensata del tocomocho futbolero.

    Saludos.

    ResponElimina
  16. Ex-futbolista y culé confeso. Tras esto, querido amigo... ¿seguimos hablando?.
    Sonrío.

    ResponElimina
  17. ¡Pues claro, Raúl! Hablemos, hablemos de lo que sea, que ni el fútbol ni el cine pueden jamás llegar a enfrentar a nadie.

    Bueno, en todo caso, el cine sí.... ja, ja.

    Saludos.

    ResponElimina
  18. Lo he visto tarde.

    Su blog es muy grande y yo hablando de fútbol sin saber que exístia éste.

    En fin...

    Besos.

    ResponElimina
  19. Blanca:

    Ya que te ha interesado esta entrada, déjame que te recomiende que leas una que le siguió, Castillos gloriosos que la complementa y aclara.

    Conste que yo, de fútbol, ni idea.

    Besos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.