Carregant el Bloc...

dilluns, 10 d’agost de 2009

ESD 17 LIFELINE





El que en opinión de este comentarista es uno de los más grandes directores de cine españoles y por extensión, uno de los mejores de Europa toda, Víctor Erice, con una filmografía tan escasa como brillante, fue invitado por una productora británica, Matador Pictures, a participar en la confección de una película coral en la que diversos directores tenían libertad creativa para representar en diez minutos escasos, una temática que girara alrededor de la la brevedad del tiempo, una historia que sucediera en diez minutos contados.

Víctor Erice, a quien algún día habrá que pedirle perdón por el incomprensible abandono que ha sufrido, por ejemplo, por parte del inefable e incompetente Ministerio de Cultura español, puso manos a la obra y presentó esta joya como respuesta al ofrecimiento de participar en el experimento de Matador Pictures




Siempre había pensado que Erice era uno de los grandes: ahora estoy seguro de ello.

¡País!



8 comentaris :

  1. Yo no lo puede comprender. ¡Cómo es posible que un hombre tan brillante, pero sobre todo que ha dado pruebas sobradas de ello, esté arrinconado como si fuese vieja metralla!....¡Qué coño nos pasa a los cinéfilos españoles!
    Si ERice hubiese sido francés o inglés hubiese gozado de todas las facilidades del mundo para rodar y su obra se hubiese multiplicado de forma exponencial.
    Estoy de acuerdo contigo en que Erice es ¡con solo tres largometrajes! es uno de los grandes contemporáneos de Europa. Tuve el placer de asistir a la proyección de "El Espíritu de la colmena" en el FIC de Londres en Noviembre de 1973 en el NFT y me emocionó el sonoro aplauso que sonó en la sala, repleta de público joven, al final de la proyección.
    Este corto que es una maravilla de imágenes lo conocía. Lo único que no he visto de Erice es precisamente su última obra "El Sol del membrillo". De acuerdo contigo ¡¡qué pais!!
    Un abrazote.

    ResponElimina
  2. El corto es, compa Josep, como todo lo que ha hecho Érice (que hayamos visto, claro), una auténtica obra maestra. Más allá de ciertos detalles puntuales de los que sí tengo noticia (sus problemas con El sur, que no pudo terminar -la peli estrenada, una de mis favoritas, parece ser que es poco más que un boceto, una adaptación de sólo la mitad de la novela-; o el guión de El embrujo de Shangai, que al final no cuajó, y la peli la hizo Trueba), aunque poco detallada, no sé, realmente, por qué este hombre no ha hecho más cine. Si ha sido porque no ha querido, porque no le ha apetecido, o porque no ha podido, porque no lo han dejado (y esto último resultaría extraño, porque no tengo ninguna duda de que a este hombre, con su talento, se lo hubieran rifado en media Europa), o por qué sé yo. Sería gran tema ese para un documental en profundidad, supongo. También tengo claro que su cine, como el de Guerín, o como el de Rosales (otros dos tipos con cuyas películas disfruto un montón), no es el más apetecible para un público masivo. Pero sí que es cierto que debería tener mayor reconocimiento del que tiene; tanto como prestigio entre los cinéfilos, vaya...

    Un fuerte abrazo y buen verano.

    ResponElimina
  3. Si Víctor Erice fuera francés, tendríamos una película suya cada año, Antonio.

    Su caso no es único, por desgracia, porque en USA está Terrence Malik en situación pareja.

    Me da que los independientes no tienen cancha con los poderosos.

    Y su sola existencia, en un país como éste, con un rimbombante Ministerio de Cultura, es un claro exponente de la mezquindad con que se llevan a cabo las subvenciones a los amiguetes de turno.

    Este corto demuestra a las claras que en el extranjero se le tiene en consideración; lo he visto ya tres veces y en cada nueva visión me gusta más. Y me parece con mucho el mejor de los siete, que he podido hallar y que, si no falla nada, iré presentando.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  4. Puede que sea cuestión de gustos o afinidades, Manuel, pero puedo asegurarte que, cuando ví El Espíritu de la Colmena en el cine, hace tanto tiempo, me quedé sentado en el suelo; ahí estaba cuando ví El Sur, y decidí que no me levantaba ya. Este corto, con tanto como cuenta en apenas diez minutos, me ha dejado tendido.

    Erice es un maestro del cine como casi ninguno en España.

    Y dudo que su cine no sea apetecible para el público masivo al que merezco pertenecer, porque en cada ocasión, después de disfrutar de su arte, los comentarios del público eran absolutamente elogiosos.

    Ya sabes de mi aversión profunda a las subvenciones: Erice sería la excepción que confirma la regla y justo a él, que las merecería todas, lo tienen arrinconado.

    La administración de cultura va cabeza abajo y lo que parecen caras o cabezas, no son más que culos.

    Verás como el día que la parca se lo lleve saldrán todos los gilipollas a hacerse la foto de rigor.

    ¡País!

    Un abrazo.

    ResponElimina
  5. Parece que no pasa el tiempo, pero si, empieza e incluso acaba la vidaa.

    Una abraçada

    P.D. me reí con tu comentario sobre la sandía, más teniendo en cuenta que mi madre es de Banyeres de Mariola y siempre dice que los de l'Alcoià son muy socarrones.

    ResponElimina
  6. Si, Alma: creo que Erice lo refleja muy bien: en diez minutos, una vida puede irse antes de empezar casi.

    Una abraçada.

    p.d.: La anécdota me vino a la mente por asociacion de ideas: Levante/Sandía Hay cosas que uno nunca olvida y no siempre son malas, por suerte... :-)

    ResponElimina
  7. Creo que de Victor Erice lo he visto todo, o todo aquello que creo está publicado. De el corto que nos pones, tan hermoso, recuerdo que queriéndolo encontrar en la red hace ya tiempo, lo encontré en una web en la que los comentariostas se apostaban por saber qué quería transmitir (¿?)y me dí cuenta, una vez más, que son los ojos que miran y no los ojos que ven los que sienten, comprenden y valoran.

    Hace algunos meses, creo que en "Miradas 2", le hacían una entrevista sustanciosísima en el Gijón sobre lo concerniente a "El sur" a mi ver magnífica.
    Adelaida García Morales, de la que leí la novela en la que se incluía tal parte de la historia antes de que él, a la sazón su marido,
    rodara su primera parte, fue también buena colaboradora en prácticamente todo lo que en aquel tiempo hizo y yo, al menos, lo tengo en cuenta.
    Todo de él me gusta, sí señor, y me quedo sentada en la butaca o en el sillón de casa ante cualquiera de sus películas, cortos o entrevistas. Por tanto, comprenderás Josep, que no puedo estar más de acuerdo contigo y de acuerdo también de que se trata del mejor director de cine español.

    En fin, para mí, una debilidad.
    Un beso.

    ResponElimina
  8. Muchas gracias, Susy, por tu comentario. Esa frase relativa a los ojos que miran es cabal para enfrentarse a las obras maestras de Erice, que me parece una rara avis de la cinematografía patria, un auténtico lujo que se ha menospreciado durante los últimos treinta años largos, porque ya en El Espíritu de la Colmena demostró estar a años luz del resto.

    El documental de TVE relativo a El Sur está dando tumbos en you tube para alucine de la gente joven informada.

    Dan ganas de salir a la calle a manifestarse, porque lo han hecho con este artista no tiene nombre.

    Una debilidad en todo caso compartida, querida.

    Besos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.