Carregant el Bloc...

dimecres, 18 de novembre de 2009

MJQ






Ha querido la casualidad que haya encontrado un par de entradas usadas hace ya veinte años: dos butacas correspondientes al Palau de la Música de Barcelona, del día 5 de noviembre de 1989, concierto inaugural del Festival de Jazz de Barcelona, en una época en la que todavía los festivales de Jazz eran de Jazz.

John Lewis al piano, Milt Jackson al vibráfono, Percy Heat al contrabajo y Connie Kay a la batería eran los componentes del archifamoso Modern Jazz Quartet.

Todavía se me eriza el vello de la emoción que causaron al respetable que abarrotaba el Palau, cuando, adelantándose John Lewis, dijo en un pausado inglés:

"Hemos estado ensayando esta tarde y nos ha parecido que esta sala tiene una acústica fabulosa. Así que, si no les importa, vamos a dejar los micrófonos a un lado y tocaremos sin aparatos eléctricos ni altavoces."

Un aullido de aprobación apenas ensordecido por miles de aplausos frenéticos precedió al concierto, inolvidable.

Un grupo dedicado al Jazz en cuerpo y alma, capaces aun, a su avanzada edad y después de muchos años, de maravillarnos con su especialísima forma de tocar, de improvisar, de mostrarse genuinamente auténticos.

La insaciable parca se los fue llevando de uno en uno, y ahora tan sólo nos queda el recuerdo de una sesión memorable y unos cuantos vinilos. Y, por suerte, también algún que otro vídeo.

He hallado algunos de aquella época en los que se puede todavía disfrutar de algunas de la composiciones que pude escuchar en vivo y en directo, sin más intermediario que el aire y la emoción del momento.

Ahí van:


Golden Striker


Rocki'n in Rythm


Bags Groove


It don't mean a thing


A Day in Dubrovnik

PARTE 1


PARTE 2


Espero que los hayáis disfrutado.




10 comentaris :

  1. No soy un gran conocedor del Jazz pero suscribo eso que dices al principio de "cuando los festivales de Jazz eran de Jazz", porque últimamente veo nombres en los carteles de los festivales (menos, curiosamente, en el de Zaragoza, que por lo visto es excelente y todavía conserva la pureza del asunto) llenitos de flamencos, salseros y demás cosas que jamás pensé que eran Jazz (desde Manu Chao a Martirio).
    Personalmente, sí he disfrutado con el post de hoy.
    Saludos.

    ResponElimina
  2. Trato de imaginarme lo que debísteis de sentir al escuchar el homenaje que hacía el tal Lewis a la sala. ¿Entradilla estudiada? Qué más da. Debió de ser la leche escucharlos "desenchufados".

    ResponElimina
  3. M'encanta el jazz, tot i que no conec a massa artistes, suposo que Miles Davis i poc més.... El primer tema és fantàstic, suau, i m'ha recordat a BSO d'alguna peli del Peter Sellers, però només és associació d'idees, eh? Gràcies per la informació, els buscaré i els escoltaré amb calma. Una abraçada :)

    Aprofito per comentar-te que està posat el teu "regal" al bloc de finestres, la teva foto de "Geganta a la finestra". Molt agraida per la teva col·laboració Josep :)

    http://finestres-ventanas.blogspot.com/

    ResponElimina
  4. Esta mañana, cuando estaba empinado a una escalera limpiado los cristales de mi escaparate he estado escuchando ese "jazz real" y no contaminado con el que nos has sorprendido.
    Hace tan solo unos segundos, y ya acomodado en mi despacho he terminado de escuchar los fragmentos de Dubronick.....
    No tengo más remedio que darte la razón de que hoy se le pone la etiqueta de jazz a cualquier producto,(ojo, independiente de su calidad) y ese es el problema. Antes y digo hace veinte años, el jazz era como la música clásica, nos gustaba a un puñado de locos. Ahora todas las ciudades quieren su festival de jazz y la consecuencia es que la demanda deviene en una masificación del producto.
    El jazz genuino está en todas las grabaciones de Blue Note, Capitol etc etc.
    Bien es verdad que todo movimiento artístico tiende a renovarse, pero esa es otra historia.
    Felicidades por esa asistencia, que me imagino fue una vivencia extraordinaria para tí.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  5. A ver que grupo, cantante, o músico actual se atreve a actuar sin parafernalia electrónica, contaditos.

    Una abraçada

    Sigo escuchando

    ResponElimina
  6. ¿Sabes, Alfredo? toda esa diversificación espúrea me ha apartado bastante de los mal llamados Festivales de Jazz porque sí, cada vez albergan en su seno músicas que poco o nada tienen que ver con el Jazz auténtico.

    Sin que ello signifique ni mucho menos que no guste de otras músicas, echo de menos una buena tanda de conciertos de Jazz auténtico. Ahora hay mucho concierto, pero poca especialización y calidad intrínseca en lo que a Jazz se refiere.

    Me alegro que te hayan gustado las piezas.

    Saludos.

    ResponElimina
  7. Déjame, Raúl, que lo amplíe: de hecho, el escenario estaba preparado con todos los elementos para tocar con micrófonos, amplificadores y grandes altavoces.

    El tono de Lewis al expresarse, me dio la sensación que intentaba averiguar la respuesta del público que, como apunto, fue unánime y clamorosa, todos emocionados en la perspectiva de asistir a lo más parecido a una Jamm Session sin tropiezos técnicos.

    Y sí: fue la megaleche. Una sensación inolvidable.

    Saludos.

    ResponElimina
  8. La llàstima, Cris, es que fa massa temps que per les rodalíes no tenim oportunitat de veure aquests grans músics del Jazz ni els seus succesors, tret de concerts esporàdics que, com es natural, cal anar depressa a comprar les entrades, perquè s'esgoten tot seguit.

    Si t'agrada el Jazz clàssic, molt recomanables els MJQ, amb una bona colecció de discos editats.

    Una abraçada.

    p.d.: ja l'he vist al meu panell de novetats.. després m'hi passo.

    ResponElimina
  9. Supongo, Antonio, que ya conocías a estos cuatro magnificos músicos; el concierto ofreció una serie de canciones de Ellington, así que puedes imaginarte: todo el Palau levitando.

    Es verdad que se ha popularizado mucho el Jazz, pero no estoy muy seguro si la asistencia masiva corresponde a una costumbre de ir a ver lo que sea con la afición al género, lo que posiblemente haya perjudicado la esencia, permitiendo inclusiones extrañas. No sé: no quisiera padecer de un purismo malentendido.

    Blue Note, Capitol, Verve y Pablo siguen siendo referencias ineludibles.

    Celebro que hayas pasado un buen rato con esa música.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  10. Ya tenes razón, Alma, ya; recuerdo la noticia reciente respecto a la niñata esa Spears que al parecer, siempre da conciertos con play-back: ¡inaudito!

    Escuchar Jazz al natural, es una experiencia que todos deberían poder disfrutar algún día...

    Una abraçada.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.