Carregant el Bloc...

dilluns, 2 de novembre de 2009

Secundarios de Lujo (18)




Quiso la casualidad que George Henry Sanders naciera en la Rusia imperial en 1906, hijo de un comerciante británico que, cuando empezó a olerse la revolución bolqueviche, tomó las de villadiego y volvió a su isla natal, donde el joven George cursó estudios normales y acabados que fueron éstos se puso a trabajar en una agencia de publicidad.

El chico tenía una planta extraordinaria: más de metro noventa de altura en aquella época no era nada usual y, además, era bastante guapo y estaba dotado de una voz extraordinaria; una de las secretarias de la compañía, que tenía aspiraciones de convertirse en actriz, una tal Eileen Evelyn Greer Garson que ya despuntaba en el teatro de aficionados, le convenció a que se introdujera en el mundo de la farándula.

De ese modo el chico, que tomó el nombre artístico de George Sanders, se inició como miembro del coro en diferentes revistas musicales, hasta que en 1934 debutó -sin mención en los créditos- en una película británica, Love, Life and Laughter.

Los cazatalentos estadounidenses no tardaron en reparar en aquel hombre joven de buena presencia y mejor voz y su salto al otro lado del Atlántico no se hizo esperar, debutando en 1936 a las órdenes de Henry King en
Lloyd's of London donde su acento británico le permitió incorporar a un personaje que ya apuntaba su especialización de caballero un tanto cínico y sinvergüenza.

Apenas cuatro años más tarde, se puso a las órdenes de otro británico, Alfred Hitchcock, para destacar luciéndose en :

Rebecca (1940)

Su buena planta le ayudó a protagonizar alguna que otra película de Serie B, incorporando a dos personajes de corte detectivesco, como Simón Templar "El Santo" y al detective Falcon, en dos películas de cierto éxito:

The Gay Falcon (1941)

Recreó como pocos lo hicieron un personaje que él hizo prototípico: un villano de mentalidad ambigua, con una maldad poco evidente, dulce en ocasiones pero peligroso como enemigo, dotado para cualquier astucia o argucia en su favor.

Podemos verle con Tyrone Power, con quien coincidió en varias ocasiones, en:

Son of Fury 1942

A las órdenes de Douglas Sirk, en una película extraña para ese director, representó perfectamente a un sospechoso de asesinar varias mujeres, en :

Lured (1947)

Consiguió ganar la estatuilla destinada al Oscar al mejor secundario incorporando a un cínico crítico teatral en la famosísima:

All about Eve (1950)

No se privó de comparecer también en cualquier género, no en vano tipos canallescos intervienen en todos, y aquí podemos verlo, enamorado de una bellísima Elizabeth Taylor, en:

Ivanhoe (1952)

Ya he referido que en sus inicios George Sanders participó como "boy" en algún espectáculo vodevilesco; por si quedara alguna duda de sus capacidades, podemos verlo interpretando la canción de Irving Berlin Marrying for Love en la película:

Call Me Madam (1953)

Nuevamente haciendo gala de saber dotar de ominosa ambigüedad a un personaje, de quien la protagonista, Barbara Stanwyck, sospecha ha cometido un asesinato, en:

Witness to Murder (1954)

George Sanders fue un actor prolífico, alcanzando ciento treinta y cinco participaciones en diferentes películas y alguna serie de televisión, acabando por incorporarse a alguna producción europea más o menos fallida, como, por ejemplo, en :

Best House in London (1969)


Ya había visto a George Sanders en muchas de sus más famosas películas en la televisión y estaba familiarizado con su rostro y sus perfectas interpretaciones de esos tipos tan peculiares, cuando una mañana de 1972 supe por el diario que, a pocos kilómetros de donde yo vivo, el bueno de George había decidido largarse con viento fresco de este mundo.

Así lo leí en el diario La Vanguardia

Parece que dejó dos notas:

"Querido mundo: Por si a alguien le interesa saberlo, ya he vivido bastante. Seguir viviendo sería un asco. Te dejo con tus conflictos, tu basura y tus cloacas sin fin. Con los mejores deseos. Sinceramente tuyo, George Sanders." (Original en inglés)

y

"Avisar a mi hermana. Hay suficiente dinero para pagar todo esto." (En castellano)





14 comentaris :

  1. Como solo me quedan veinte minutos y hoy en toda la mañana he podido parar un poquito te adelanto comentario, que en realidad corresponde a tu anterior post.

    Me he llevado una sorpresa, porque todo el fin de semana he andado desvariando. La sorpresa digo, ha sido esa maravilla de pieza dirigida por el gran Claudio Abbado y el fantástico solo de violín de Gil Saham.
    Obviamente esta tarde oiré todo el repertorio, pero te quería adelantar lo siguiente.

    Mi padre fue en 1895 alumno de un alumno de Sarasate. Según las crónicas familiares mi progenitor fue un fan absoluto del músico y doy fe de ello, porque siendo yo muy pequeñito y él bastante mayor(me engendró a los 67 años)hablaba a mis hermanos mayores del concierto de su vida. Había podido ir en una ocasión a Paris a escuchar al maestro de su maestro tocando un maravilloso stradivarius. Yo jamás escuché tocar el violín a mi padre...aquello se perdió como muchísimas cosas. El viento de la guerra se había llevado el arte y la ilusión, pero nunca he olvidado el entusiasmo de mi padre hablando de Sarasate.
    Más tarde te hablaré de este otro post
    Un abrazote.

    ResponElimina
  2. Creo que ya sabes que siento una especial debilidad por George Sanders, Josep, que pertenece a esa minoría de maravillosos secundarios especializados en interpretar a villanos de lengua de serpiente con guantes de terciopelo, capaces de decir las mayores barbaridades sin perder ni un pelo de la compostura, ironicos y elegantes. La quinta esencia de todo ello fue su Addison deWitt, que le valió un merecidísimo Oscar.

    ResponElimina
  3. Mentiría, Alicia, y mucho, si te dijera que no; de hecho, esperaba sorprenderte con ese video de Sanders cantando, pero compruebo que no ha sido así.

    Para mi fue una sorpresa hallarlo.

    Saludos.

    ResponElimina
  4. Y por lo que parece no solo era un magnífico actor si no una persona lúcida e irónica.

    Una abraçada, voy a entretenerme un ratio viendo alguno de los videos-

    ResponElimina
  5. Acabo de oirle cantar, no le recordaba haciéndolo, una voz potente si.

    Otra abraçada

    ResponElimina
  6. Un tipo peculiar, desde luego, Alma, porque a su fallecimiento David Nven manifestó que, años antes, Sanders le había asegurado que, llegada la vejez, pensaba quitarse de enmedio. Y lo hizo.

    Con esa voz, esa dicción tan clara, es una lástima que no hubiera participado en alguna comedia musical; llegó a editar un disco, pero luego fue nada...


    Una abraçada. (doble)

    ResponElimina
  7. Actorazo y un tipo un tanto rarito, como puede verse incluso en sus papeles, que parecen una extensión de sí mismo (pocas veces se ha visto actuar a alguien con tanta naturalidad, como si no actuara). Yo añadiría su Lord Henry Bottom en "El retrato de Dorian Gray" y el desencantado y mujeriego inglés de "Viaggio in Italia".
    Saludos.

    ResponElimina
  8. Y qué petulante y mentiroso aparecía en "El fantasma y la señora Muir".
    De nuevo escribes esta entrada, en mayúsculas.

    ResponElimina
  9. Para ser un actor sin escuela, Alfredo, hay que reconocer que Sanders bordó los papeles que le confiaron; puede por su semejanza personal, pero sin duda la claridad de su dicción y la naturalidad de su vocalización daban muestra de unas condiciones naturales envidiables.

    Saludos.

    ResponElimina
  10. Esa que mencionas, Raúl, la busqué en vano, porque me parece una comedia estupenda. Celebro que te haya gustado este pequeño homenaje a un gran actor pieza imprescindible en muchas buena películas.

    Saludos.

    ResponElimina
  11. No sabía que cantara, y tan bien. Para mí se trata de un actor del que siempre, a veces equivocadamente, había que sospechar.

    En "All about Eve", por ejemplo, incluso hizo que se considerara a su personaje aún más despreciable y cínico que al de la propia Anne Baxter.

    Su despedida y final me parece coherente por tanto con los papeles que interpretó en su carrera. Prosáico, realista, cínico y, sobre todo, despectivo con el mundo.
    Un extraordinario secundario George Sanders, eso sí, a su británica y refinada manera.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  12. Todo cuanto se diga de este hombre es justo y aun diría más, necesario.Uno de los grandes, nada de secundario, que brillan con luz propia en películas, casi todas, de oro.
    Un abrazote. ("Estoy en el lugar adecuado" será una frase que repetiré más de una vez)

    ResponElimina
  13. Tampoco yo conocía sus dotes de canto, Susy; me sorprendieron y gustaron a un tiempo; sí que era capaz de levantar sospechas casi siempre, por su calculada ambigüedad, maestro del engaño, aunque no siempre se ocupó como villano...

    Besos.

    ResponElimina
  14. Va a ser que tienes razón, Antonio; quizás a Sanders le venga al pelo la denominación de Secundario de Lujo, porque realmente era un lujo contar con él para papeles secundarios mientras se entretenía protagonizando películas de Serie B.

    Un abrazo.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.