Carregant el Bloc...

dimecres, 2 de desembre de 2009

TC (2) Lolita





No sé porqué, pero me da la sensación que en este apartado dedicado a recordar esos minutos de la película en que aparecen los créditos (normalmente al inicio de la película) van a tener cabida algunos ejemplares que habrán pasado desapercibidos. El de hoy, por ejemplo, confieso que no lo recordaba con la intencionalidad que ahora me parece entrever y el buscarlo y hallarlo ha sido una feliz coincidencia. Porque no todos los títulos de crédito deben ser ruidosos, enérgicos, movidos o musicales. Stanley Kubrick, bastante antes de su decadencia (no me tiren piedras que les veo) supo anunciar de forma muy sutil la historia que nos iba a presentar con gran delicadeza y sensualidad y, porque no, bastante fetichismo, sobre todo teniendo en cuenta el año: 1962. ¿No les parece?

18 comentaris :

  1. Ciertamente, compa Josep, lo que son los títulos en sí, se atienen a una concepción y desarrollo totalmente convencionales (nada reseñable en ello), pero la imagen y la música de fondo son sencillamente demoledoras: no se puede echar mucha más carga sexual y sensual ahí. Tremendo...

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  2. Para el año en que se realizaron, estos títulos de crédito, por otra parte espléndidos, poco tenían de sutileza y más bien mucho, de provocación, si cabe.
    De hecho, conociendo la película, diría incluso que resulta incluso explícitos, pues en ellos se resume gran parte de la esencia de lo que después se nos va a contar.
    Me han encantado y yo, tampoco los recordaba.

    ResponElimina
  3. El hombre corrió sus riesgos con este inicio. Lo cierto es que podría escribirse un libro bastante gordo recopilando aquellas escenas o imágenes que sugieren metafóricamente puro sexo: desde números musicales a escenas de asesinato.
    Saludos.

    ResponElimina
  4. No he vist la peli, una altra més que apuntar al sac de "pendents" però que maco i de bon gust el capçal que ens portes, em sembla d'un erotisme perfecte.... Jo també voldria que un home em pintés les ungles dels peus :) Un petó Josep, i per motius que no venen al cas, no vaig poder participar al darrer joc que ens proposaves, ho sento! Un petó gran!

    ResponElimina
  5. Cada cosa en su sitio. Esos titulares son tan expléndidos y explícitos que el único comentario que se puede hacer es que son el preludio a una magnífica obra.
    Dicho lo cual tú mismo te cubres. ¡Claro que te van a llover piedras y chuzos de punta!
    Si te enumero todo lo que hizo Kubrick a continuación se podrán poner todos los peros que quieras pero no se puede hablar en absoluto de decadencia.
    "Dr. Strangelove etc..." es la sátira más feroz que se ha hecho de la política. "2001..." sigue siendo la mejor película filosófica sobre la era espacial. "A Clockwork Orange" es la reflexión más lúcida sobre la violencia, "Barry Lyndon", un modelo de película histórica y un clásico bastante olvidado. "The Shinning", uno de los mejores film de terror que se han filmado. "Full Metal Jacket", puede que algo irregular, pero una gran película sobre la guerra y sus consecuencias y "Eyes Wide Shut", que habría que discutirla muy en profundidad.
    Amigo Josep, así está el patio, pero no me gusta discutir con los amigos y más cuando ponen a nuestra vista cosas tan bonitas como ese post que acabas de publicar.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  6. Eso me pareció, Manuel: un compendio de sexualidad en dos minutos, presentados como quien no quiere la cosa, algo sencillo y rutinario convertido en imagen icónica.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. Supongo, Raúl, que los espectadores de 1962 debieron quedar atónitos, frotándose los ojos y salibando por lo que iba a pasar después...

    Ha sido un feliz reencuentro, sí señor, porque al mencionar Lolita todos nos acordamos de la escena en el jardín, pero nunca de esos títulos.

    Saludos.

    ResponElimina
  8. Mucho riesgo, Alfredo, más en aquella época: me extraña que pasara la censura tan limpiamente.

    Ese libro ya podrías iniciarlo, que yo estoy muy liado... claro que una mini sección, no sé, no sé.... jajaja..

    Saludos.

    ResponElimina
  9. No deixis de veure-la, Cris, que de bon segur t'agradà: en James Mason fa un paper extraordinari i els seus companys... ¡també!

    Si tens el peus tan bonics com els ulls, no crec que et sigui massa difícil d'aconsseguir-ho... ;-)

    No pateixis, que n'hi haurà d'altres: això sí: constes com a "no presentada" :-)

    Un petó.

    ResponElimina
  10. ¡Ay, Antonio, Antonio!
    ¡Mira que eres mentiroso!

    Si a tí lo que más te gusta, después de lo otro, es libar ron mientras platicas de cine. ¡Qué me vas a contar!

    Salvando Strangelove, lo otro, más que opinable y nunca comparable con lo previo: pero esa discusión no se puede mantener en espacio tan reducido como es internet.... jajajaja.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  11. Alberto Q.
    http://traslaspuertas.wordpress.com

    Reconozco, Josep que no es mi peli favorita de Kubrick pero has elegido una escena sublime. Ese arranque es de lo más sensual que se ha hecho nunca en una película...

    Genial la pareja Mason y Sue Lyon...

    Saludos!

    ResponElimina
  12. Eso me pareció, Alberto, así que la revisé: una entrada excelente, única y potente, un aperitivo irresistible para seguir sentado ante la pantalla.

    Saludos.

    ResponElimina
  13. Coincido contigo en la percepción de los títulos de crédito, la primera vez que ves la película, a penas reparas en el detalle de la mano adulta de hombre sujetando el pie de una niña y pintando sus uñas, sólo es una mano masculina pintando las uñas de un pie femenino, pero en un segundo visionado esos mismos títulos de crédito adquieren una dimensión totalmente distinta, con una carga erótica más que considerable.

    Me gustó recordarlos hoy aquí.

    De Kubrick, no opino, que con este hombre yo pierdo la poca objetividad que pueda tener en esto del cine.
    En mi Olympo de dioses cinematográficos, Kubrick es un Dios jeje ;)

    Un abrazo

    ResponElimina
  14. Me alegro mucho, Vivian, de haberte suscitado una segunda visión más completa de esos títulos de crédito que seguramente a todos nos pasaron desapercibidos al ver la película, como es normal, recordando luego más esta.

    De Kubrick hablamos en otro momento, si acaso: aunque está clarísimo que estos títulos los ideó él...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  15. Coincido con varios de los comentaristas en que no recordaba los títulos de crédito, que quizás sean explícitos si, pero sobre todo lo son porque ya sabemos de que va la historia hayamos visto la película o no (que si la he visto y coincido contigo en que James Mason esta impresionante). Una magnífica elección para tu serie.

    Una abraçada

    ResponElimina
  16. Me parece, Alma, que sí ha sido una buena elección dada la unanimidad en todo: en lo buenos que son esos títulos iniciales y en lo desapercibidos que pasan cuando uno se sienta a ver la película.

    Una abraçada.

    ResponElimina
  17. Lolita es de mis preferidas de Kubrick (¿decadencia? perdónale, Antonio, porque no sabe lo que dice...), aunque supongo que ayuda que sea, de hecho, uno de mis libros favoritos, y que además aparezca un descomunal Peter Sellers, que construye un personaje imposible. En cuanto a los créditos, me uno a los que piensan que, en realidad, de sutil tampoco tenían mucho. Saludos.

    ResponElimina
  18. Ya veo, Marcbranches que sí, que Lolita te encanta se mire por donde se mire, lo que no me extraña, porque el amigo Kubrick estaba en forma entonces.

    Esos créditos no es que no sean sutiles: es que son bastante explícitos, pero a toro pasado, porque en una primera visión -y sin haber leído el libro- resultan sugerentes y extraños a un tiempo. Evidentemente, si el censor de 1962 los hubiera entendido al 100%, los hubiera eliminado. No fue así, por suerte.

    Saludos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.