Carregant el Bloc...

divendres, 18 de juny de 2010

Secundarios de Lujo (23)




I have this theory about words. There's a thousand ways to say `Pass the salt.'It could mean, you know, `Can I have some salt?'; or it could mean, `I love you.'; It could mean `I'm very annoyed with you'; really, the list could go on and on.; Words are little bombs, and they have a lot of energy inside them.


La que precede no es ni mucho menos una mala teoría para lo que venimos en llamar en castellano antiguo un "cómico de la lengua": quizá si muchos de los intérpretes actuales respetaran en la misma forma el enorme potencial de la palabra bien dicha, otro gallo les cantara y a nosotros, sufridos cinéfilos, de rebote, también; claro que esta actitud denota una inteligencia que se supone pero no está presente siempre.

Evidentemente no es el caso del amigo Walken, nacido hace ya sesenta y siete años en el barrio de Queens, Nueva York, hijo de un panadero que le puso el nombre de Ronald: parece que no le halló fuerza artística y ya que su vocación desde muy joven
le llevaba a las tablas, lo cambió por el de Christopher Walken aunque luego, para los amigos, decidió recortarlo y dejarlo en Chris.




























Walken pisó muchos escenarios de teatro representando todo tipo de obras tanto dramáticas como musicales antes de aparecer en una pantalla de cine y aun tardó un poquito en llamar la atención de todos, crítica y público, por su breve actuación en una película de Woody Allen: seguramente pocos recordarán de memoria la magnética presencia de Walken en Annie Hall (1977), donde podemos ver a Walken, ya con treinta y cuatro años, en su primer atraco a mano armada de una escena, aunque
su oponente sea el mismísimo director de la película, al que infunde pánico.

Al año siguiente obtuvo el Oscar por su magnífica actuación como secundario en The Deer Hunter y a partir del descubrimiento más que reconocimiento del talento de Walken, no ha parado de trabajar, aprovechando una característica muy suya que le permite interpretar con mucha solvencia cualquier personaje que se le encargue: tiene una asombrosa facilidad para cambiar su aspecto con apenas un tinte de pelo y unas lentillas siempre, naturalmente, ayudado por su inmenso talento que le permite ofrecer una gestualidad apropiada, un leve matiz distinguible solo en los grandes intérpretes.

Claro que Walken tiene un vicio reconocido, una pasión muy confesa: le hubiera encantado ser bailarín profesional, ser reconocido como un gran bailarín, y es por ello que, a la más mínima. se pone a bailar: la primera muestra de su facilidad la dió en Pennies from heaven 1981

A la vista de su carrera, tan abundante, cualquiera diría que Walken es un caso de actor estajanovista que aprovecha todas las ofertas que se le hacen para ganar un buen dinero, sin importarle la bondad del proyecto en el que se dispone a intervenir: ello, que en algunos es cada vez más evidente, tiene en Christopher Walken una excepción, porque para Walken, lo mismo que para cualquier Secundario de Lujo de los que en esta sección aparecen, no hay papeles pequeños: todos merecen su atención al máximo, y el resultado se nota en pantalla inmediatamente.

Veamos unos ejemplos de mediados los noventa, época en la que Walken trabajó muy intensamente, pero primero leamos una frase suya que demuestra claramente su profesionalidad:

I put aside an hour every day to go over that monologue (On Pulp Fiction, 1994) again and again for months, and every time I got to the end of it, I would crack up.

En True Romance 1993 es un mafioso siciliano compartiendo escena con el recién fallecido Dennis Hooper

En Nick of Time 1995 es un policía corrupto, robándole la escena a Johnny Deep

En Things to do in Denver when you're dead 1995 aprovecha para darle un repasito al entonces ascendente Andy García.

En The Funeral 1996, de nuevo a las órdenes de Abel Ferrara, se muestra de nuevo como mafioso, demostrando que sigue siendo uno de esos tipos que, frente a la cámara, sigue dando miedo, porque nunca sabe cuando te va a pegar un tiro...

En Romance and Cigarettes 2005 demuestra estar muy en forma pasados los sesenta.

En cualquier escena, Walken se aplica a fondo y aunque la película al final no sea nada del otro mundo, seguro que, al salir del cine, el cinéfilo recordará aquel momento especial en el que Christopher Walken ha sabido fagocitar la atención de la sala y mantenerla en suspenso: por ese motivo es tan respetado en la profesión y por eso no podía faltar en esta sección.


18 comentaris :

  1. Un grande, sí señor, ese diálogo con Hopper es genial. Walken es un experto en conseguir en escenas de cuatro minutos todo un bagaje para un personaje. Carisma, un rostro que dice cosas y, cosa rara en los actores norteamericanos actuales: ¡¡¡sabe qué hacer con las manos!!!
    Homenaje merecidísimo.
    Saludos.

    ResponElimina
  2. En escena, ste tipo negocia las pausas y los silencios como nadie.
    Ya lo has dicho tú; "atraca a mano armada".
    Fantástico.

    ResponElimina
  3. Aquí tenemos de nuevo tu "sección maestra", amigo Josep. Te envidio una barbaridad por lo bien que sabes condensar todas las esencias de estos magníficos "actores secundarios", en estos tarros tan bien compuestos.

    Este hombre que hoy nos traes lo admiro sobre manera (aparte es temporano mío y prácticamente su carrera ha coincidido con mis momentos cinéfilos) "The Deer Hunter" fue su verdadera eclosión al gran público, pero todas y cada una de sus participaciones en esa infinidad de pelis que jalonan su carrera, están perfectas y todas y cada una son un ejemplo de su capacidad interpretativa. No en vano el hombre alterna sus trabajos en las tablas.
    Si me dieran una de sus participaciones a escoger yo señalaría sin lugar a dudas su Captain Koons en "Pulp Fiction", es absolutamente memorable.
    Veo que progresas adecuadamente. ¡Adelante, amigo, nada nos puede parar!
    Un abrazote.

    ResponElimina
  4. Veo, Alfredo, y me congratulo por ello, que no soy el único en fijarme en los aspavientos de algunos.

    Walken siempre ha sido un actor muy sólido y perteneciendo a la generación de Nicholson, De Niro y Pacino, ha dado muestra de tomarse muy en serio su trabajo, en todos los aspectos.

    Saludos.

    ResponElimina
  5. Es verdad, Raúl: es de esos que cuando oye ¡acción! sabe perfectamente lo que tiene que hacer y como y domina el tempo tanto si va a ser ominoso como cómico.

    Un atracador más que un ladrón, sí...

    Saludos.

    ResponElimina
  6. Me alegra, Antonio, que te guste esta sección.

    Esa intervención de Walken en Pulp Fiction, cuando la vi en el cine, me dejó absolutamente alucinado y así que salió el vhs lo compré para poder volver a verla con calma, no te digo más...

    Un abrazo.

    p.d.: progreso, con calma, pero progreso, sí..

    ResponElimina
  7. Grandísimo actor, se come la pantalla cuando sale

    ResponElimina
  8. Bienvenida, Lily: sí que se la come, la pantalla, sí: e incluso, a veces, a alguna que otra estrella que pasaba por allí, porque Walken siempre está a tope.

    Saludos.

    ResponElimina
  9. M encanta Walken, y las dos cosas que siempre han llamado la atención de él es cómo ha conseguido bailar en la mayoría de sus películas y la fuerza de su pelambrera. Se merece totalmente esta reseña, ya que lo de secundario de lujo le va como un guante, aunque las pocas veces que ha podido hacer de protagonista, como en La zona muerta, lo seguía haciendo perfectamente, y con ese aire inquietante suyo que le caracteriza.

    ResponElimina
  10. Ya sabía, Alicia, que estábamos de acuerdo en la admiración por el excelente trabajo de Walken, y aciertas en señalar lo recio y persistente de su cabellera a pesar de las muchas ocasiones en que se la ha teñido para incorporar esos personajes tan carismáticos.

    Desde luego, habiéndole visto de protagonista en alguna ocasión, sorprende que no se le hayan ofrecido más caracteres principales, aunque ese aire que señalas puede que haya acabado en ser limitación.

    Saludos.

    ResponElimina
  11. ¿Christopher Walken... Christophen Walken ? ¡ Ah si ! Ese hombre con el rostro tan extraño e inquietante que todo lo hace bien. El que dice de si mismo que como ha hecho tanto de villano y/o desagradable cuando la gente lo conoce se sorprende gratamente...¡ que serian de ciertas pelis y de ciertos actores protagonistas sin estos actores tan solidos dandoles la replica !
    Le recuerdo gratamente en Cach me if you can con DiCaprio...
    ¡ Muy interesante Sir Guy !:-)

    ResponElimina
  12. Sí, mujer, sí: el Walken, ése que se come con patatas, crudos o cociditos a cualquier estrellita que se le ponga por delante, ese avieso atracador de escenas, Milady, ese que nos roba el corazón nada más aparecer, porque sabemos que nos deparará uns minutos de gran intérprete, y lleva haciéndolo más de treinta años, el tío, ya ves, April, que tarde o temprano iba a aparecer...
    ;-)

    Besos.

    ResponElimina
  13. Qué grande Walken. A mí que siempre me ha parecido la presencia innata en muchas películas. El rostro lo dice todo de él, llena la pantalla, no sé, es la elegancia y prefesionalidad.
    Gracias, Josep, muy bueno el secundario, aunque yo opine que es el protagonista de muchas.

    Besos, me alegro de que sigas bien..;-)

    ResponElimina
  14. Tuve ya hace unos años un video juego en el que el era, fijate, no el protagonista (un detective) sino el estupendo secundario, otro detective que llevaba al investigador principal a mal traer. Como ves, lo probo todo y todo como dice, lo hizo bien. El video se llamaba RIPPER y era una película en miniatura, una gozada para disfrutar.

    Una abraçada

    ResponElimina
  15. Si que es grande, Blanca: ocasionalmente protagonista, pero las más de las veces acompañante de algunas estrellas que palidecen cuando el taimado Chris sale a escena como siempre dispuesto a llevarse la pantalla consigo...

    Besos.

    ResponElimina
  16. ¡Vaya! Pues no tenía ni idea, Alma, de ese video juego que mencionas: sí he visto que también ha obrado como voz en alguna animación y como excelente rapsoda y, como dices, siempre haciendo bien su trabajo: un profesional como pocos.

    Una abraçada.

    ResponElimina
  17. Pues coincido. Un tío de lujo y que suele brillar allá donde aparece. Su actuación en la de Atrápame si puedes es impresionante. Lo mejor de una peli estupenda.
    Y el monólogo de la de Pulp Fiction es buenísimo... pero tal vez porque es él quien lo recita.
    Tenía que haber tenido más papeles de protagonista y en mejores pelis, me parece.
    Un saludo

    ResponElimina
  18. No te falta razón, David, en nada: seguramente muchos guiones los apreciamos más porque el amigo Walken los declama con esa precisión suya tan trabajada y tan natural a un tiempo, un gozo para el espectador, siempre.

    Saludos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.