Carregant el Bloc...

dilluns, 13 de desembre de 2010

El lío de Leo





El otro día estaba leyendo retazos de una entrevista en una de esas publicaciones digitales que en idioma inglés se dedican a bombardearnos con noticias de la industria cinematográfica y me quedé sorprendido cuando un actor de reconocido prestigio como Billy Bob Thornton venía a decir que las películas actuales son lo peor de lo peor y aunque evidentemente una opinión no debe imponerse sin más sobre cualquier otra y seguro que hallaríamos a muchísimos colegas del amigo Billy que jurarían sin empacho hallarse viviendo en el mejor Hollywood de toda su existencia.

Esto únicamente demuestra que no hay unanimidad lo cual, a mi modo de ver, siempre es positivo. Puede parecer que ando buscando excusa o argumentos para lo que va a seguir pero seguro que quienes no se detienen por primera vez en este sitio saben que me resulta difícil quedarme callado cuando algo no me ha gustado, por mucho que me sitúe contra la corriente general.

Viene a cuento todo este preludio porque dando un vistazo a la filmografía de Leonardo Di Caprio constato que desde el año 2002 ha estrenado nueve películas de las que he visto hasta ahora seis, lo cual no es un mal promedio: lo malo es que, de las seis, únicamente dos me han gustado, y fueron las dos primeras, Gangs of New York y Atrápame si puedes. Y me consta que a mucha gente la primera no les gusta: pero eso es tema para otro momento.

Este mismo año ya comenté aquí la penúltima película de Di Caprio que como consta no me gustó, y tampoco llegué a publicar nada respecto a Red de Mentiras que me pareció un truño infumable en la estela de los imitadores de Syriana y ahora, pasado el tiempo, me doy cuenta que el afamado actor
, en mi opinión claramente sobrevalorado, parece dedicarse a interpretar personajes claramente ininteligibles por la pobreza de los guiones en los que se desarrollan sus vicisitudes.

Porque las noticias publicitarias, el martilleo habitual de la mercadotecnia de la industria cinematográfica, esa que está pasando graves dificultades económicas, ahora mismo y desde hace unas pocas semanas se dedica a recordar, con motivo de la edición del dvd. las supuestas bondades de la película estrenada en España este mismo verano, Origen (Inception) que, como es de ver en el enlace, ha conseguido más de 250 mil votos que le proporcionan una nota media de 9 sobre diez, lo que me sitúa claramente en inferioridad de condiciones: soy un "outsider", papá.....

La película, dirigida por el sobrevalorado Christopher Nolan es de nuevo un ejercicio de "Juan Palomo" al que Nolan nos tiene habituados desde que con Memento obtuvo un éxito un pelín excesivo.

La sinopsis publicada en los medios de Origen no puede ser más simple: Cobb (Di Caprio) es un especialista en averiguar datos ocultos en las mentes de las gentes a través de una técnica que implica invasión en el subconsciente del sujeto y un buen día recibe el encargo de proceder a implantar una idea.

Sobre esta base que se presta a formular propuestas interesantísimas propias del más añejo mundo de la ciencia ficción en el que la fantasía sirve para situar en la palestra cuestiones a debatir en el presente como si pertenecieran al futuro obteniendo una lejanía que permita mayor objetividad, Nolan se dedica a proponer juegos mentales que discurren en el mundo de los sueños pero con una sujeción a la lógica que resta toda verosimilitud a la propuesta quedando en un mero thriller con ínfulas metafísicas que se alarga de forma inmisericorde sin alcanzar a sugestionar al respetable ni a motivar, producir y ni siquiera sugerir la más mínima empatía con los personajes que deambulan en la pantalla de un nivel onírico a otro en una ensoñación paupérrima de inteligencia y pródiga en efectos especiales.

Porque en esta ocasión Nolan se ha asegurado que en la próxima ceremonia de entrega de galardones por lo menos uno se lo van a dar: los efectos especiales son fantásticos, originales y muy bien realizados.

La lástima es que, de nuevo, Nolan, pese a tener a su disposición una buena plantilla de intérpretes, no les ofrece otra cosa que movimientos y acciones y unas frases huecas de sentido y sentimientos que comportan una cierta desorientación evidente que merma el interés de la trama y destroza el ritmo interno de la narración.

El guión perpetrado por Nolan tiene muchas lecturas y a muchos niveles, ciertamente, y uno podría estar haciendo cábalas sobre el significado profundo de lo que se ve en pantalla; buscando un cartel para ilustrar la entradilla, hallé estos comentarios que me parecen una sesuda disección relativa al supuesto significado de la película, que no digo que no sea así, pero aparte de las supuestas intenciones del guión en una película debe haber un relato cinematográfico, una forma de escribir con la cámara, de contar la historia, y es ahí donde Nolan, una vez más, falla estrepitosamente, porque su caligrafía es reiterativa, pesada y aburrida.

Y además, no sabe usar las tijeras: 148 minutos son excesivos para estar dando vueltas y vueltas a lo mismo y acabar dejando la incógnita sin aclarar, o eso quiere parecer, porque en mi opinión está clarísimo, aceptada que ha sido la lógica del relato presentado y las imágenes que se nos ofrecen; y para ese viaje, amigo Nolan, sobran las alforjas. sobre todo si entendemos que el mundo de los sueños ya ha sido tratado en el cine anteriormente y, mira lo que te digo, incluso en la sobre valorada Matrix, con algunos añitos a cuestas, el guión estaba mejor construido, porque la innovación correspondiente al enorme potencial de la mente humana en Origen tan sólo tiene una escena acorde con el mismo.

Una película espectacular pues, en la que Nolan demuestra ser capaz de rodar escenas inimaginables con el peor de los pulsos posibles sobre un guión complicado en apariencia que puede dar lugar a disquisiciones de todo tipo, pero en definitiva una historia que no consigue levantar el interés en sí misma, ofrecida por un buen director de efectos especiales que se ha perdido en ellos olvidando que el discurso cinematográfico que permanece en la memoria es el más simple y efectivo: una película no es un número de circo, aunque un cuarto de millón de personas así lo piense.








28 comentaris :

  1. Lo que a mi me ocurre es que sufro de una
    " incepción" causada por la lectura de tus entradas...ideas y reflexiones.
    La pelicula la ví con interés intentando no perderme. Se me hizo larga la verdad, y el final confuso, no sé si por el metraje. Los efectos si que son novedosos y puede que dé para una o dos discusiones. Hay gente que la considera una gran pelicula yo casi la he olvidado y me pregunto ¿ por qué ?... Será que tengo mucho sueño hoy despues de ver un musical sin más pretensiones que divertirnos.

    Un beso, Sherlock. Siempre "desenmascarando" le pese a quién le pese. Irene A.
    ( Lo siento estoy cayendo en un sueño, buenas noches )

    ResponElimina
  2. Su mejor papel fue haciendo de tonto (con perdón) en "Quién ama a Gilbert...". Después, yo también señalaría las dos producciones que tú subrayas.
    A mí siempre me ha parecido un actor con posibles que no ha sabido invertir su presunto talento.
    Eso hablando de Leonardo.
    En cuanto a Nolan, chico... qué quieres que te diga. Yo me interesé por él tras Memento, disfruté con sus Batman's, me aburrí con el Truco final, no he visto Insomnio y no pienso tampoco ver Origen. ¿Tiene alguna más?

    ResponElimina
  3. Creo, Josep, con todo el respeto que te profeso que en ocasiones te predispones en contra de las pelis donde abundan los efectos especiales.
    "Origen", a mi modesto entender es más que eso. Al margen de ese largo metraje, que de todas formas la peli lo necesita, Nolan nos sumerge en una de las historias más compleja e inteligente de su filmografía, no en vano él mismo confiesa la poderosa influencia de Borges en la composición de su guión.
    No voy a invocar ese dicho sobre las moscas y la porquería, pero más del 80 por ciento de los críticos de todo el mundo han alabado el último trabajo de este autor contemporáneo, heredero de la maestría de los antiguos realizadores. Una prueba de su preocupación intelectual es que no se dirige a los adolescentes sino a los cinéfilos evocando antiguos maestros como Goddard o Kubrick.
    En cuanto a la valoración actoral de Leo DiCaprio me remito a actores, hoy incuestionables, que en su día eran tachados de "inexpresivos" y "repetitivos", me refiero a los Robert Mitchum, Cary Grant, Bogart etc.
    Leo ha sabido madurar y de niñato para que a las nenas se les cayera la baba ha pasado a convertirse en un buen y aceptable actor, que de la mano de directores como Scorsese y Spielberg se ha colocado en un magnífico plano actoral.
    Como digo al principio, respeto enormemente tu opinión en muchísimos casos, pero en determinadas ocasiones creo que te ofuscas demasiado. Pero bueno, para eso están las opiniones y el libre pensar de todos nosotros.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  4. Mi querido Josep: te mereces una ovación más larga que las del Plácido Domingo...
    Esta película, casi unánimemente elevada a los altares, me parece una mierda del tamaño del templo de Artemisa en Éfeso. El amigo Leo me parece la cosa más sobrevalorada del mundo (ni siquiera salvo las que tú mencionas, pero sí lo aplaudí en "Revolutionary Road" de Sam Mendes, la única vez que lo he visto actuar más allá de sus papeles de "tonto con perdón"), y estoy de acuerdo con el amigo B.B.T. en que las pelis del Hollywood de hoy son las peores de su historia con mucha, muchísima diferencia. Peor incluso que en los ochenta, que ya es decir. Y eso vale también para los que son tildados de buenos, por ejemplo, los Coen, que son los tuertos en el país de los ciegos.
    Saludos.

    ResponElimina
  5. Josep Di Caprio no es un actor al que admire especialmente.
    Origen ¡ no la pude acabar! la encontré rebuscada y con grandes ambiciones pero sin calar en el espectador - en mí-, los efectos especiales incluso,me abrumaban. No pude llegar al final.Insoportable.
    He visto cine este fin de semana, sin tantas ambiciones,que me han llegado mucho más. Por ejemplo, Mis tardes con Margaritte, por ejemplo En el Camino...(no te indico más)
    Un beso

    ResponElimina
  6. Gracias por tu mención; después de leído tu artículo, me doy cuenta (o quiero pensar) de que tu furia me trata con más indulgencia que a Leonardo, Scorsese o Nolan (cuyo trabajo considero mil veces más acertado y meritorio que el mío).

    Nunca he entendido muy bien los grandes esfuerzos discursivos para denostar algo; siempre he pensado que, puestos a esforzarse, es mejor esforzarse en comprender. Así que, como digo, aún no te entiendo muy bien; pero bienvenidan sean las perspectivas valientes, contradictorias y respetuosas.

    ResponElimina
  7. Querido Anro.
    Sin ganas de discutir, que nunca vengo yo a casa de Josep a esos menesteres, me gustaría decirte que, sin poder conversar contigo de las excelencias o carencias de "Origen" (pues ya he confesado en mi primer comentario que no la había visto), si que me atrevo a excluir de esa mínima -aunque abierta- lista que das de actores en su día supuestamente tachados de inexpresivos, al gran Cary Grant, del que jamás (afortunadamente, dado que en caso contrario me tendría que haber ido de este mundo por una cuestión de dignidad) he leído u oído que crítico alguno le acusara de inexpresivo o repetitivo pues, aunque esto sólo quede en el mundo de lo subjetivo, no creo descarado asegurar que estamos frente a uno de los dos, tres,... quizá diez más grandes actores de todos los tiempos y todas las cinematografías.
    Con respecto a Mitchum y a Bogart, nada he de discutirte. Eran inexpresivos y quizá repetitivos (yo a Di Caprio no lo considero ni lo uno ni lo otro, sino simplemente un actor "regular", es decir, ni bueno ni malo... del montón), pero en todo caso serían los dos mejores actores inexpresivos y repetitivos de la historia del cine yanki... que no es poco.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  8. No Raul, nada de discutir, que eso es perjudicial para la salud. Quizá metí en el saco a Grant por poner un ejemplo de actores que en su día no eran demasiado alabados por la crítica, pero sí tienes razón. Además he de decir que esos tres actores pertenecen a mi mitología particular, dicho sea de paso. Dicho ésto, cuando veíamos una peli de Grant, sabíamos qué esperábamos del actor. En la valoración de actores o directores siempre usamos el subjetivismo. Lo que a uno le parece genial a otro le parece una basura y así, pero eso no tiene importancia alguna. El tiempo pone en su lugar a las obras y a las personas que las hacen.
    Yo no digo que Di Caprio sea la leche de actor, digo solamente que su estereotipo de niñato que fomentó en sus comienzos está dando paso a un actor equilibrado (el doblaje que le han plantado no favorece su actuación, ojo). Creo que no es de recibo negarle el pan y la sal al hombre.
    En fin amigo Raul, creo que Josep (es un pedazo de pan con tomate y jamón con los amigos) es partidario de esta esgrima verbal entre los que tenemos la suerte de compartir su blog.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  9. Pues aquí acaba la discusión, que no disputa. Tienes razón incluso en lo del nefasto doblaje de Di Caprio.
    Abrazos.

    ResponElimina
  10. Pues yo estoy encantada de leer todo éste debate.. ;-) En éste espacio las opiniones opuestas enriquecen a todos los que tenemos la suerte de pasar por aqui, aunque sea de " puntillas "...
    DiCaprio merece el reconocimiento que Antonio alega...después de la "pesadilla" fanatica de Titanic, ha seguido trabajando y creciendo. Supongo que su carrera será de largo recorrido.

    Josep, estarás encantado y sonriendo aviesamente ;-))

    Otro beso.Milady

    ResponElimina
  11. No seas tan condescendiente, April, querida, con quien quiera que sea que haya dirigido ese musical que te ha divertido, porque a las claras está que, precisamente, divertir, lo que se dice divertir, no es cuestión baladí ni está al alcance de cualquiera, así que, de ser una pretensión, será de las más altas y exigentes, visto lo visto.

    Si consigo una chispilla de atención con mis elucubraciones, por contento me doy: que no acabaras de entenderla y la olvidaras, pruebas son que no voy muy desencaminado, lo que te agradezco.

    Besos.

    ResponElimina
  12. Esa que mencionas, Raúl, no la he visto; pero me alegra ver que coincidimos en el aprecio por Di Caprio que parece no saber aquilatar sus papeles y está por demostrar su valía.

    De Nolan, salvo Memento y Batman Begins (a ratos), el resto no me ha gustado y mis dudas sobre su forma de rodar se asentaron con la insoportable Prestige: El Truco Final y me parece que no llegaré a coincidir con su forma de narrar.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  13. Muchísimas gracias, Alfredo: me reconforta la coincidencia; de hecho, me sentía un poco raro y a contracorriente y en su momento preferí obviarla por acumulación de críticas negativas (esto es lo que tiene ocuparse de la actualidad de vez en cuando) pero desde que hace unas semanas empecé a recibir sueltos laudatorios preparando el lanzamiento del dvd y acabé leyendo a Billy Bob, decidí que no iba a aguantarme más.

    (De hecho, esperaba resarcirme con alguna Tienda.... pero veo que lo dejas para más adelante....)

    Saludos.

    ResponElimina
  14. Eso ya son dos tipos de cine completamente antitéticos, Camy, porque el amigo Nolan se ha inclinado por el exceso visual informatizado en detrimento de una historia bien contada y recuerdo que también me costó llegar hasta el final y la sensación de metraje excesivo no hay quien la pueda borrar, pero es que dos horas y media no es una medida fácil de soportar....

    Besos.

    ResponElimina
  15. Bienvenido, ante todo, Abraham:

    Disculpa ante todo el no haberte dejado nota de mi intención de efectuar el enlace que, por otro lado, está justificadísimo al ofrecer una visión bien distinta que respeto pero no comparto.

    No hables ni de furia ni de indulgencia pues no es el caso: supongo que mi forma de redactar te habrá parecido quizás apasionada, lo cual no deja de ser un mérito pues ciertamente me mueve a escribir la pasión por el cine.

    Me esfuerzo en comprender las películas, pero he llegado a un punto en el que si me aburren, amortizo el tiempo dedicado a ello explicando -intentándolo, al menos- el porqué no me han gustado.

    Dicho de un modo más académico, serio y formal, lo mismo me esfuerzo en denostar que en alabar una película, como podrás observar por tí mismo si te das una vuelta por aquí.

    Y siempre, claro, dando por sentado que mi opinión es sólo eso: mi opinión.

    Saludos.

    ResponElimina
  16. Me encanta, Antonio, cuando te dedicas a llevarme la contraria, porque te explayas a base de bien y sólo lamento que no haya por ahí un vaso medio lleno...

    No es cierto que esté predispuesto contra los efectos especiales: tendrías que ver la de cachivaches que tengo en mi ordenador y me pirran las películas de ciencia ficción, pero, eso sí, sólo las buenas. Cuando de adolescente me dió por leer ciencia ficción, me pasaba lo mismo: me gustaban mucho todos los relatos, pero eso sí: los de Bradbury, Asimov y poca cosa más; tampoco es que entonces hubiera mucha variedad, pero ya me entiendes.

    Dicho esto, vayamos por partes: una película como la que nos mueve no necesita en absoluto un metraje de dos horas y media, Antonio: ni de coña. Lo que pasa es que Nolan no sabe usar la tijera, porque se maravilla a sí mismo de lo bien que le han quedado las escenas. Esto ya fue notable en la última de Batman, una pesadez. Y sigue sin saber agilizar las escenas de acción, que resultan interminables.

    Lo de la preocupación intelectual de los guiones de Nolan es una falacia basada en buenos textos redactados de buena fe que intentan justificar las carencias de los guiones de Nolan y su evidente falta de concisión a la hora de filmarlos.

    Este, por ejemplo, es del tipo filosófico que en realidad es una suma de lugares comunes mal estructurados en un laberinto que en realidad es un nudo gordiano y ya sabes cómo se solventa ése dilema: de un tajo.

    Y el amigo Leo tiene mucho por demostrar, porque hasta ahora no le he visto afrontar ningún personaje con verdadera enjundia (no he visto Revolutionary Road todavía) y tiene poca vista a la hora de escoger guiones, salvo que le encanten esas tramas tramposas y tediosas de sus últimas películas.

    Y ya quisiera Di Caprio saber sostener la mirada como Mitchum o Bogart en cualquier película.
    De Cary Grant no te digo nada, porque estoy seguro que ha sido un desliz, pues asegurar impávidamente que Cary era inexpresivo requiere una visita urgente al oftalmólogo.

    De todas formas, como te decía, únicamente lamento no poder discrepar contigo más de cerca, entre otras cosas porque el güisqui lo ibas a pagar tú y de un capón no te librabas... :-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  17. Buenoooo, aquí uno se va a por tabaco ¡ay, no, que ya no fumo! y le montan un "pollastre".

    Me encanta que me hagáis el trabajo, Antonio y Raúl, aunque lo cierto es que no me quedo muy contento con eso de que Mitchum y Bogart queden como poco expresivos: me da a mí que habéis visto poco cine del bueno.... :-)

    Ambos dos, vosotros y los artistas, todos conocedores del enorme mundo que existe en los microgestos, técnica dominada por aquellos y desconocida por estos jovenzuelos entre los que descolla Di Caprio.

    Seguramente si Di Caprio se hallara con un personaje bien escrito y con unos sentimientos "reales" podría dar muestra de su arte; o eso espero, vaya; pero, hasta ahora, no ha gozado, por ejemplo, de películas como La Noche del Cazador o El motín del Caine, por poner dos ejemplos, que ya sabéis vosotros engrosar esa lista que por vagancia y comodidad parecéis olvidar de grandes trabajos interpretativos de esos dos "inexpresivos" actorazos.

    Si es que yo creo que lo habéis hecho a propósito, para "picarme".

    ¡Hala! Las "anxoves amb vermut" las dejo pagadas, que lo sepáis...

    ResponElimina
  18. Aquí nadie pasa de puntillas, Irene A., porque estoy ojo avizor y no pierdo detalle, encantado como estoy y sonriendo embelesado, contento de ver un ambiente magnífico, un verdadero placer que reconforta el ánimo.

    Más besos.

    ResponElimina
  19. No he visto Inception. A mí Gangs of N Y, nada... Me gustó más Leo en la del Aviador, que será peor peli o lo que quieras,pero me entretuvo más.. Aún no he visto Revolutionary Road. Me parece un buen actor, y luego entra lo de siempre... depende qué personaje, peli, director, etc...estará mejor o peor... En Atrápame si puedes (que esa sí me parece un peliculón) estaba fantástico. Por cierto, "sobrevalorada" Matrix (y tanto que sí). De Nolan, Memento me gustó, El truco final también (pero tienes que "aceptar/tragar" que es una peli de s-f y sus premisas...a mí no se me hizo insoportable en absoluto), las de Batman así-así... y no he visto el resto.
    Leo lo de Anro... Vale, estoy con Raúl, porque Grant podía ser muchas cosas menos inexpresivo. E incluso a actores como Mitchum y Bogart yo los encuentro más que expresivos depende qué películas (aunque es cierto que eran poco dados a la "exageración" tipo Kirk Douglas... más contenidos).
    Luego está lo que he dicho antes, depende qué peli, un actor te puede hasta sorprender como nunca. Mitchum lo hizo conmigo en La hija de Ryan. Cómo vas a esperar que un duro de toda la vida interpretase a alguien como ese profesor (y así de bien; está genial...aunque bueno, creo que ya sabes que Trevor Howard me parece más genial aún en esa peli...pero hablo ya de personajes, no de interpretaciones).
    Y poco más...que bastante he dicho para no haber visto ni la película.
    Un saludo.

    ResponElimina
  20. ¡ Sres. hay que ver Revolutionary Road, ahí no le podeis negar "el pan y la sal al DiCaprio ". Es más el duo interpretativo con Kate Winslet bien merece un visionado. Ahí se vé lo mucho que han "crecido" ambos desde Titanic ( perdonar que la vuelva a mencionar ) Ella es mejor que él y lo ha desmostrado pero bueno estabamos hablando de él.
    Atrapamé si puedes es una de esas pelis que ademas de entretener te deja satisfecho de gastarte el dinero en una entrada de cine, ¡ Y Christopher Walken me parece que imprime calidad a todo lo que hace..¡ es fantástico !.
    Y como me ido por los " cerros de Pucela " corto yá.
    Un abrazo a los contertulios y al causante de todo éste "guirigai" alias Holmes para mi. Irene A.

    ResponElimina
  21. Ratifico lo Irene, sorry Abril que me gusta más. En esa peli ambos están geniales y la peli es de las que no se olvidan fácilmente.
    Un abrazote Irene, sorry Abril.
    Eres cojonudo amigo Josep...te iba a decir una palabrota fuerte por lo del güisqui...en cuanto me invites a una copeja y a una escudella voy volando para allá.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  22. Creo, David, que en la nube de sensaciones que describes está el secreto de la permanencia de esas gentes en "el candelabro" de la fama mediática del cine actual, porque ambos, intérprete y director, son como un quiero y puedo pero no acabo de llegar, una sierra total que cercena la posibilidad de llegar a un acuerdo general que no sea el benevolente beneplácito en el que medran, sin merecerlo en mi opinión.
    Saludos.

    ResponElimina
  23. Lo que tú digas, Milady: susórdenes.. :-)

    Lo cierto es que esa está en la lista de pendientes porque se escapó en su pase de cine de verdad y le tengo ganas, más por comprobar el pulso de Mendes que por ver a esa pareja a la que no vi en Titanic (y esa va a estar en los últimos lugares de la lista durante bastante tiempo) pero me apetece por ver si Di Caprio es capaz de enfrentarse a un personaje normal, que son los más difíciles.

    Y no te cortes así, querida Irene A., porque dejarlo justo cuando acabas de mencionar a Walken es una equivocación ya que él es el mejor atractivo de esa película que mencionas, porque les da sopas con honda a los dos protas.

    Más besos.

    ResponElimina
  24. Acuérdate, Antonio, que las palabrotas, escritas, son patrimonio de la humanidad.... ;-)

    Lo de la copeja y la escudella lo voy a acompañar con un pollastre que ni te imaginas, así que dime día y hora para la pitanza, que la mesa está servida...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  25. Quizás no sea toda la culpa de Leo, quizás no sepa elegir o quizás haya poco donde elegir, y aunque supongo que dinero no le hará falta, actuar si que le será necesario, creo.

    En cuanto a Origen, la he visto, no me aburrí del todo, pero como dice algún otro comentarista si ahora me preguntas alguna escena no sabría que decirte, y eso no debe decir mucho.

    ResponElimina
  26. Una cosa es cierta, Alma: supongo que resultará difícil hallar un buen guión de esos por los que antaño mataban los actores: ahora, por mucho que maten, no van a encontrar nada -o casi- que valga la pena. Aunque parte de culpa -digamos responsabilidad- tendrán los intérpretes, porque da la sensación que, en ocasiones, tiran a lo fácil y bien pagado...

    ResponElimina
  27. Pobre DiCaprio... Es un buen actor, esforzado y muchas veces muy bueno, pero ¿tiene culpa él de esa cara de niño que creció mal? No me lo creo en papeles de adulto, me resulta imposible. En Revolutionary road (que me gustó bastante) Kate Winslet es una real hembra con una presencia rotunda y él, a su lado, es muy poca cosa, a pesar de que interpreta su papel bastante bien. Enhorabuena por el blog.

    ResponElimina
  28. Bienvenido, Atticus:

    Cierto que el rostro puede condicionar, sobre todo en la juentud: creo que Leo ya empieza a disponer de alguna arruguita que le ayude a mejorar, pero, en lo básico, debería renunciar o buscar mejores guiones en los que intervenir como actor.

    Tu blog, incipiente, también me ha parecido muy interesante. Suerte en el empeño.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.