Carregant el Bloc...

dilluns, 26 de març de 2012

Galo-Blufffff



El ejercicio de sentarse a escribir conlleva, ya lo sabemos, el pánico de la hoja en blanco que no deja de ser un eufemismo relativo a las dudas que uno suele tener referidas, por lo menos, a la mejor forma de introducir la idea que se pretende transmitir.

Cuando uno, como quien suscribe, se dedica -por gusto, evidentemente- a proponer un campo de juego en el que conversar sobre una película, se siente en la obligación de manifestar públicamente sus consideraciones y cuando uno sabe que sus apreciaciones van a ir contra corriente y aún así decide no callarse y permanecer en humilde y pacífico silencio, lo mejor que uno puede hacer es vestirse de la forma más apropiada

antes de empezar a provocar, lo que no se hace por gusto, aunque por gusto se disiente, ni que sea de millones, ¡voto a bríos!

Si un día me preguntaran, en una de esas latosas encuestas, sin duda colocaría a los vecinos del norte de los Pirineos como naturales maestros en el arte de la mercadotecnia, no en vano han sido capaces de convencer a todo el mundo de la belleza de esa torre Eiffel que, según leí un día, era el sitio preferido de un célebre escritor (no recuerdo: ¿Simenon, quizás?) para estar, porque, decía, era el único de todo Paris desde el que no se podía ver la maldita torre.

Si sabrán venderse que hasta han conseguido dar gato por liebre y encima han cobrado regalías y parece que van a seguir durante un tiempo, gracias a un hijo de inmigrantes nacido en el mismísimo Paris que tanto gusta a Woody Allen: Monsieur Michel Hazanavicius, a partir de ahora Michel a secas, es un megacrack de la industria cinematográfica gala desde que hace veinte años empezó en esto del cine y además es un personaje muy económico, ya que se cuida de escribir el guión, pulir los diálogos, dirigir la película y montarla a su gusto y además debe ser muy simpático porque los hermanitos Weinstein, otros magos de la mercadotecnia, están locos de contento con él.

¿Y qué es lo que habrá hecho el amigo Michel? Pues ha escrito un guión penoso, trillado hasta la saciedad, lleno de lugares comunes y visto mil veces y ha positivado el copión en blanco y negro (rutilante, eso sí: faltaría más, con lo fácil que resulta hoy en día) y ha vendido la idea que estaba homenajeando al cine en sus principios, pero no el que hubiera sido propio de un parisino, narrando las vivencias de Georges Méliès sino presentando una especie de insípido refrito de la obra maestra de Stanley Donen Singing in the Rain que, con un minuto menos de metraje, 99, después de sesenta años sique superando fácilmente la pobre impresión que en quien suscribe dejó el pasado sábado The Artist que es de lo que estamos hablando, como ya todos habrán colegido.

Supongo que a estas alturas del curso ya todo el mundo habrá visto la película que ha llegado a "mi cine" con tanto retraso porque esos galos, mucha boquilla y mucha propaganda, pero muy pocas copias distribuidas, lo que me hace pensar que los primeros sorprendidos por el éxito de la empresa deben ser ellos mismos. Acabo de leer que esta semana pasada y gracias a la campaña que les han apañado los Weinstein en los USA (no creo necesario abundar en ella) por fin han llegado al décimo puesto de taquillaje.

Me aburrió. El que se lo pasó en grande fue el señor que estaba a mi izquierda, porque pegó unas cabezadas y unos ronquidos efusivos al extremo que le despertaban a él mismo y a mí me mantuvieron en vela por temor a caer en el mismo estado.

No he querido precipitarme y dar rienda suelta a mi profunda decepción y he estado meditando -a ratos- con la intención de entender y he llegado a la conclusión que no hay nada que entender: a lo sumo, que el amiguete Michel, comprobando que su película era aburrida, un día, harto de escuchar esos diálogos tan sosos, se puso a mirar la película sin sonido.

Hagan la prueba: agarren ahora mismo (no, ahora no: primero acaben de leer, no se vayan todavía: háganlo al finalizar la lectura) cualquier película que tengan a mano, y quiten el sonido. Y pongan de fondo, aquel ¿disco de música clásica? que les regalaron un día: sí, ese tan malo.

¿Ven el parecido? ¿No?

Tienen razón.

Quiten, también, el color a su televisor, y acentúen el contraste y el brillo. ¿A que ahora sí?

Porque Monsieur Hazanavicius nos da gato por liebre: su película no es una película muda: es una película enmudecida, que no es lo mismo. No hay en The Artist ninguno de los elementos que cualquier aficionado puede hallar en las películas de la época silente, cuando los pioneros, los maestros como Eisenstein, Griffith o Chaplin, por citar tres ultra conocidos, se batían el cobre consigo mismos para hallar, crear e inventar recursos con los que ir construyendo lo que luego hemos denominado caligrafía cinematográfica, que es una forma de explicar una historia, de representar unas ideas, por medio del uso de la imagen en movimiento, lo que también conocemos como CINE.

No hay en The Artist ni un sólo plano a recordar. Ni uno. Para ser una película visual por excelencia como muchos han pretendido contar, no deja recuerdo visual alguno.

Ciertamente la fotografía en blanco y negro apunta al principio del cine pero tanto como la propia fotografía estática en blanco y negro que, más allá de los círculos de aficionados, comercialmente se usa para dar un marchamo de "calidad vintage" que, francamente, resulta risible, porque queda en la mera apariencia.

Porque lo que importa en el cine, principalmente, es el guión: tanto da si hay o no diálogos, pero lo que no puede faltar es una historia atractiva o por lo menos novedosa. El guión de The Artist es penoso, lamentable, paupérrimo y seguro que Chaplin jamás, por mucho que sus biznietos hayan cobrado por alabarlo, seguro, digo y afirmo, lo hubiera filmado el genial Charles y menos con una caligrafía cinematográfica tan simple.

Enfrentarse a la época de la transición entre cine silente y cine sonoro despreciando la posibilidad de un argumento que ofreciera por lo menos detalles históricos interesantes, vivencias y anécdotas, para presentar una trama absurda de un famoso que sin intentar permanecer arriba cae del carro de la fortuna resulta risible sino fuera porque es penoso: existiendo la historia de John Gilbert que no pudo soportar la transición por culpa de su voz, ese George Valentin que es una mezcla embriagada intentando ser émulo de varias figuras a un tiempo, resulta patético sobre todo por lo previsibles que son sus actos: cualquier cinéfilo sabe que las películas son material altamente inflamable (hasta Tarantino lo sabe) y la escena en la que busca afanosamente la caja y se detiene antes de abrirla no contiene tampoco ninguna sorpresa, porque hace rato uno supone que dentro habrá un revolver...

No diré que la perspectiva de rodar en este siglo XXI una película muda sea una idea descabellada, pero poco le falta, porque para ello se necesita un buen guión literario, un buen guión técnico, un director que sepa lo que hacer con ambos guiones, y unos actores que sepan sudar la camiseta expresando sentimientos únicamente con su cuerpo y, principalmente, con la mirada.

Esos elementos, ay, no están en la nómina de quienes participaron en The Artist. Los intérpretes, salvo John Goodman y James Cromwell que se lucen como secundarios, se muestran incapaces de soportar hora y media haciendo gestos: uno tiene la sensación -ya referida- que la pareja protagonista actúa pronunciando de veras unos diálogos que deben ser inanes y faltos de fuerza y los acompañan de unos gestos propios de intérpretes que no saben actuar delante de la cámara sin algún que otro exceso, pero, y esto es importante, sin alcanzar la fuerza expresiva del gesto requerido por el cine silente.

A esa consideración se puede oponer en buena lógica que la trama se entiende perfectamente aún sin escuchar palabra alguna y con la ayuda de pocos letreros en pantalla: ¡pues claro! ¡si es que es una trama sencillísima, mil veces vista! ¡nos la sabemos de memoria!

Hay además un punto en el que mostrarse irreconciliable: la banda sonora de Ludovic Bource es somnolienta, aburrida, pesada, falta de inspiración y execrable. Hubiera preferido un silencio absoluto.

Me parece de todo punto inaceptable la pretensión que The Artist es un homenaje al cine mudo y me aterra y produce a un tiempo pánico y náuseas la posibilidad que devenga en moda y cada tanto nos tengamos que tragar por las buenas cosa semejante, cuando lo que se debería es ofrecer la oportunidad de ver en sala de cine películas de los grandes cineastas del principio del siglo pasado, para que todo el público huérfano de esos tesoros pueda apreciarlos y aprenda a distinguir lo genuino de las malas copias.

En definitiva: mala. Mala de remate, de esas que, dentro de apenas cinco años, bajará paulatinamente el escalafón estrellado pasando de las inmerecidas alabanzas que ahora ha recibido hasta la inevitable consideración de bluffffff porque es un globo lleno de aire constipado y quedará en nada. Tiempo al tiempo.


¿Quieren hacer la prueba? Quiten sonido, color y hagan click aquí






28 comentaris :

  1. Bueno, la verdad es que estoy tan en desacuerdo que no sé por donde empezar, mejor me remito a mi reseña, la que hice mucho antes de que los premios perjudicaran tanto a esta maravilla.
    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Recuerdo muy bien lo que escribiste, Ethan, en esta entrada (que enlazo yo, ya que tú no lo has hecho) y desde luego lo manifestaste antes de toda la enorme propaganda, pero que quieres que te diga: vista la película, mi opinión es la que dejo escrita.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Jajajaja..... eres la caña Josep... ejem, lo siento... vuelvo a la formalidad.

    No te falta un punto de razón, se trata de una película sencilla que quizás ha sido sobrevalorada. Con todo a mi me gustó, pasé un buen rato viéndola, me sorprendió y eso siempre me gusta.

    besos!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues muchas gracias, Laura: y no te pongas demasiado formal, oye, que es mejor así...

      Ciertamente, sobrevalorada es un adjetivo que, en mi opinión, es apropiado...

      Besos.

      Elimina
  3. Pues no la he visto. Asi de claro lo digo, principalmente porque ha sido tal el aluvión de comentarios, críticas y premios que me he asustado un pelín. Esperaba verla con más calma pasado todo ésto y...¡ me encuentro tu reseña, demoledora, sin resquicio para considerarla aceptable (salvo los secundarios);-P.....
    Ahora ya no sé. Supongo que la veré en televisión cuando la pasen.Creo que al menos habrá que echarle un vistazo.

    Al empezar a leerte me asusté..¡dios, Josep ha visto la misma que yo éste finde y le ha horrorizado..! ¡ no puede ser !Me estaba ajustando los guantes..jeje
    ¡ Menos mal!.. no ha sido así, porque la que yo he visto me ha gustado tanto.. me he reido como hacia tiempo y he salido del cine con tal subidón que ni la crítica más feroz conseguiria estropearme los 109 minutos ( que se me hicieron cortisimos) de metraje.
    ¡La b.s.o genial!
    ¿ La pelí ? Intouchable (Intocable)Olivier Nakache, con François Cluzet Omar Sy como protagonistas...:-D
    No te digo más. Confio en que tengas ocasión de verla y que la disfrutes como yo.
    A ésta no le hacen falta los Wensteins ;-P

    Besos y feliz nuevo horario :-)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Mucho me temo, Milady, que en la tele, como no sea a través de algún aparatejo reproductor, no vas a verla: mucho ruido ha hecho, pero poca gente la ha visto: la ganadora del oscar del año pasado, al recibir el premio, ya había recaudado 150 milloncejos de dólares (la del reyecito parlanchín, ¿recuerdas?) y ésta, con todda la propaganda, apenas 10. Así que, ya contarás, llegado el caso....

      Besos.

      p.d.: esa otra francesa la tengo en lista, pero creo que tardará más todavía...

      Elimina
  4. Vamos a ver Josep. Como solía decir un listillo compañero de instituto que tuve: igual es que no la has "entendido"...
    Es una opción. Por ejemplo, ¿no has captado lo del hombre hundiendose en las arenas movedizas como suprema y a la vez patética y cochambrosa metáfora de lo que le pasa? ¿nooo?
    ¿no has sacado varios pañuelos con ese perrillo que le salva in extremis al más puro estilo rintintin pero peor? Eso es cine puro, Josep.
    ¿No has disfrutado de la maravillosa actuación,de oscar, de Penelope Anne Miller? Ni de un John Goodman más gesticulante que nunca?
    ¿No valoras esa forzada y continua sonrisa profiden de los protagonistas? ¿Y que me dices de ese corta y pega del tema de Vertigo aquí te pillo aqui te mato? Pero bueno ¿usted y su loro saben algo de cine o que?.Pues mira, va a resultar que si.
    Por lo que a mi respecta puedes quitarte todas las corazas, no son necesarias. A todos los que se han maravillado en todos los continentes con esta cursi tomadura de pelo,les recuerdo que también había películas mudas malas, y muy malas.Y con guiones más sobados que una telenovela barata, como es el caso.
    Como experimento, se desaprovecha la única idea potable y que podía haber dado mucho de si,de haber seguido por ahí: El sueño sonoro del protagonista, que por un momento nos acerca la cinta al fantástico. Lo demás, de tercera regional. Bravo Josep. Yo preferí ignorarla, pero te aseguro que lo tuyo no me parece una provocación. Das en la diana, y si me apuras eres hasta benévolo. Ya está dicho y a sombrero quitao, y eso que me prometí a mi mismo no dedicarle una línea.
    Respecto del último enlace que pones, muy ilustrativo, me acojo a lo que ya dijo de forma sabia Groucho Marx y que para este caso viene al pelo:"en ocasiones, es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente" Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes razón, Víctor: cuando ví esa ensoñación semi sonora, con el encuadre oblicuo, me dije: pues ya ha tardado en empezar la cosa. Y luego queda en nada; una pena, sí, porque ahí había una buena línea surrealista a seguir...

      También coincido en la perogrullada que todos parecen olvidar, consistente en reconocer que no todas las películas mudas son obras maestras y que, evidentemente, sin un buen guión, eran malas de remate y hoy nadie se acuerda de ellas. O dicho de otro modo, no por ser muda The Artist mejora su condición.

      Me alegro, en cualquier caso, de haberte sacado de tu mutismo al respecto y haberte brindado la oportunidad de expresar tu parecer.

      Un abrazo.

      Elimina
  5. ¡Ay, Josep, que te la vas a cargar...! Quiero decir, ¡que te las has cargado! La pelí de marras, digo...

    En fin, creo que ya sabes mi opinión sobre el film fatal, y, en especial, por el montaje armado a su alrededor. Pues eso, quienes amamos el cine silente "de verdad", no nos hemos quedado callados y hemos elevado nuestra voz de protesta ante semejante estafa.

    Aquí un amigo, Buddy, Buddy...

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me acuerdo, claro, Fernando, de lo que escribiste en esta entrada que ya enlazo yo. Pensé que no sería tan mala como tú la pintabas, y al final, pese a tu advertencia, me la tragué enterita, como un valiente y sin dormirme. Creo que somos tan pocos los discrepantes, que ni siquiera alcanzamos para formar un club.... jajaja... aunque ruidosos sí somos, vaya...

      Un abrazo.

      Elimina
  6. Sin quitarte la razón, que la tienes (aunque yo sí recuerdo dos o tres planos de mérito, todos fusilados, por cierto, como el del escaparate donde él se ve vestido de frac en el reflejo), yo no tengo tan claro que la intención del director haya sido hacer una película muda "canónica", como la de Scorsese no ha sido hacer una película "de Méliès".
    Partiendo de esto, creo que la película es una mixtura entre "Ha nacido una estrella" y "Cantando bajo la lluvia", con perlas salpicadas, por ejemplo, de "Ciudadano Kane". Pero, dado que su intención, en mi opinión, no es hacer una película muda tipo Stroheim o Murnau, sino crear un producto ligero, un "recordatorio" para "sordos", popular y facilón, creo que no ha lugar compararlo con el cine mudo de su momento histórico. Es una película-emulación, y como tal, me parece solvente.
    Olvidándose de todo eso, y vista la competencia que había en los susodichos premios este año, no me sorprende el resultado.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me resulta fácil admitir, Alfredo, que compararla con los grandes clásicos es un punto exagerado y puedo convenir contigo en que tampoco su primigenia intención era jugar en esa liga y a ese nivel, pero de lo que no hay duda es que la historia que presenta, más allá de su aspecto formal, es flojísima, y volvemos a estar donde siempre últimamente, buscando tramas interesantes y bien construidas: acaba por ser una película ñoña que, aunque puede ser se rodara desde el inicio como acabó, de tan floja permite una interpretación jocosa como la que le he confeccionado a medida.

      También puedo decir que, si hubiera pasado modestamente por la cartelera, ni siquiera me hubiera detenido a pensar en dedicarle unas líneas....

      Un abrazo.

      Elimina
  7. Hostia. A esto lo llamo yo nadr contracorriente. Sí señor. Te felicito, compañero, por la valentía.
    La veré, pues debo de ser uno de los pocos que aún no la han visto, y ya te diré.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya sabes, Raúl, colega, que no me puedo estar calladito: más que valiente osado, diría, pero bueno.... gracias.

      Espero que la veas y que opines o que te sirva de inspiración, aunque eso o veo más difícil...

      Un abrazo.

      Elimina
  8. Tengo que ver las del agente secreto (la de tu último vídeo) del tipo. Dicen que no están mal y que son una "parodia" de las de 007.
    A ver...disiento.
    No me pareció una maravilla (y lo del material inflamable fue lo primero en lo que pensé en esa escena; vamos, que en la realidad sólo quedarían cenizas de haber pasado eso; pero no es la realidad; es FICCIÓN y sí, la película tienes que verla con bastante "distancia"; no te la puedes tomar en serio; para mí, una gran pega).
    Y sí...claro que Cantando bajo la lluvia y los clásicos del cine mudo (silente, dicen ahora) le pegan mil vueltas...pero no es una mala película, Josep. Está bien. Sin más. Es entretenida y no le pongo las pegas que le ves tú. El problema es que la han puesto como la última maravilla y sí, está sobrevalorada comparada con aquellas a las que tú te remites. Y si las comparas, sale perdiendo por muchísimo, eso está claro. Pero a mí me gustó, y no me aburrió como te pasó a ti. El problema es si vas a verla esperando encontrarte a Murnau o Chaplin. Y no...no es eso.
    Pero una película que empieza con el protagonista diciendo: "No. No hablaré" mientras está siendo "torturado" en una peli muda ya me parece que tiene su gracia.
    La peli es un guiño, un homenaje...trillado, sí... ya visto, sí...pero como te digo, a mí no me aburrió, y me parece que la peli tiene bastante gracia y no está mal hecha.
    Un plano o imagen a recordar. La escena en la que él baja las escaleras y ella las sube. Bonita escena que cuenta varias cosas al mismo tiempo.
    Cuando él se mira en el escaparate con el traje (lástima que Spielberg ya lo hubiera hecho con Tom Hanks en La terminal; y habrá otros que lo habrían hecho antes).
    A mí también me gustó cuando ella da la entrevista y él está detrás.
    O cuando él le dice "¿quieres que te devuelva el dinero de la entrada?" o algo parecido.
    Y sí, tiene fallos. Es exageradísima y hay cosas que no me terminan de convencer... el chófer currando un año gratis, por ejemplo. O la escena final, que se alarga lo indecible.
    A mí me hubiera gustado que hubiera optado por un tono más "realista" o "verosímil", pero me da que a lo mejor no hubiera tenido tanto éxito.
    Cuando la vi en el cine me "sacó" de la peli el momento Vértigo...Claro, si no conoces la banda sonora, queda hasta bien (como dijo mi mujer)...pero yo me salí de la peli.
    Él está francamente bien. Venga... Es GENE KELLY en Cantando bajo la lluvia haciendo de Douglas Fairbanks!!
    En un segundo visionado casero me fijé en detalles como los de los títulos de los carteles o las pelis que pasaban. Ella interpreta una llamada Angel Guardian. Y hay otro título por ahí que también "añadía" coña a la escena.
    PD: La armadura conmigo sólo con lo de los tebeos. No me parece una gran peli, pero mala tampoco (me da que si la hubieras visto sin saber nada de ella porque pasó sin pena ni gloria y no tuviera todo el bombo que le han dado, tal vez dirías que es una pequeña joya a "descubrir" (ja,ja)).
    Un saludito.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tengo la sensación, David, que tu bondad te nubla la vista por momentos, porque me parece que en el fondo te gustó sólo un poquito más que a mí -que no me gustó nada- y te afanas en presentar una serie de "momentos mágicos" que no tienen absolutamente nada de especial: de original, por supuesto que nada.

      Si de veras crees que la actuación de él es correcta, entonces es que sí: hemos visto películas muy diferentes: yo me refiero a The Artist, ;-)

      ¿Gene Kelly? ¿Y ése quien es?

      No pudiendo formular los dos interrogantes que anteceden sin mentir como bellaco, lo que demuestra que todavía tengo memoria, no puedo estar de acuerdo contigo, lo siento....

      Un abrazo.

      Elimina
  9. Ah! La escena del sueño o pesadilla del "sonoro" me gustó...Pero lo de la pluma al final lo estropea (exageradísimo; como pasa en otras escenas de la peli; pero aún así, insisto... a mí me gustó y me parece que está bien)..

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tú puedes pasarte días insistiendo, pero yo me voy convenciendo cada vez más que no te gustó tanto como dices....

      Un abrazo.

      Elimina
  10. Uhi..aqui hay otra opinión a tener en cuenta jiji :-P pero Deivi casi cuentas la peli..¡ que yo aún no la he visto y quisiera al menos sorprenderme en algo ;-P

    Besos a ambos "contendientes"

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si buscas sorpresas, Milady, no te recomendaría precisamente que veas esta película....

      Besos.

      Elimina
  11. P.D. Eso me pasa por volver a éstos lugares "de furia" jiji

    Josep, lo del rey parlanchín me parece muy despectivo cuando la interpretación es bastante buena :-P

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo del parlanchín es muestra de mi poca memoria, porque con las prisas no recordaba el título exacto, pero sí que, en mi opinión, la mejor actuación no es, en aquella película como en ésta, la que ofrece el protagonista "oficial".... (porque en ésta, y me olvidé de decirlo, el perro da la medida...)

      Besos.

      Elimina
  12. No "cuento" la peli, pero aquí el lorito decía que no había ninguna escena o imagen que pudiera "recordarse"...igual es que tengo buena memoria (también es cierto que la revisé hace como una semana).
    ¿Sabes en qué me fijé también la primera vez? En esa figurita de "Dubonnet" que estaba basada en un famoso cartel de Cassandre (estaba sobre la mesita del camerino de él cuando es una estrella todavía famosa).

    ResponElimina
    Respostes
    1. David, David: si en apenas una semana ya empiezas a olvidar cosas, imagínate dentro de un mes: borrado total, ausencia de recuerdos, mientras, por ejemplo, seguirás recordando la frase: ¿es éste el oído por el que no oyes? Te amo....

      (Soy tramposillo, lo sé...)

      Un abrazo.

      Elimina
  13. ¡Qué rabia me da no haberla vista para tener más elementos de juicio..!!
    Nos tienes acostumbrados a brillantes exposiciones y razonamientos y a esa¿ como diria ? ¿seguridad casi divina de posesión de la VERDAD? :-P
    ¡Perdón, perdón. No quiero ser molesta ni reticente pero tengo que confesar que cuando despliegas esa firmeza sin fisuras, sin un resquicio para la duda..uhm..me resulta un tanto dogmático.
    Pero haces bien, es tu carácter y tu derecho y yo no sé todavia ni siquiera si tendria que darte la razón..
    ¿Es éste el oido por el que no oyes..? ¡Mejor!

    Un beso. Milady (sonrio)

    ResponElimina
  14. Te amo George Bailey. Y te amaré toda la vida (o algo parecido) Ja,ja...
    Sí. Eres un tramposo total. Claro. Con menuda la vas a comparar... Esa es igualita a las de Murnau, Chaplin y las mejores del período mudo, sonoro y lo que esté por llegar.

    ResponElimina
  15. La vi ayer y tuve que buscar en internet a ver si alguien compartía mi opinión de que la película es un bluff tonto, acartoné y que no transmite absolutamente nada. ¡¡Totalmente de acuerdo con tu critica: es una mala película enmudecida¡¡

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues muchas gracias por haber leído y más por dejar huella en forma de comentario.
      Saludos.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.