Carregant el Bloc...

dilluns, 14 de maig de 2012

El prisionero español




Ése es un engaño, mejor un timo, que ya forma parte del clasicismo y que, según define apropiadamente la wiquipedia, tiene la siguiente estructura:

"Uno de los timadores, el confidente, contacta con la víctima para explicarle que está en contacto con una persona muy famosa e influyente que está encerrada en una cárcel española (o según versiones más modernas, de algún país africano) bajo una identidad falsa. No puede revelar su identidad para obtener su libertad, ya que esa acción tendría repercusiones muy graves, y le ha pedido al confidente que consiga suficiente dinero para pagar su defensa o fianza. El confidente ofrece a la víctima la oportunidad de aportar parte del dinero, a cambio de una recompensa extremadamente generosa cuando el prisionero salga libre.

Sin embargo, una vez entregado el dinero surgen complicaciones que necesitan de más dinero, hasta que la víctima ya no puede o quiere dar más. En ese momento se acaba el timo y el confidente desaparece."


Seguro que a más de uno se le viene a la memoria más de un nombre y más de un rostro, mejor caradura, que han salido en los noticiarios hace muy poco, gentes con muy pocos escrúpulos y menos vergüenza que se enriquecen constantemente a costa del prójimo.

Esos estafadores, esos timadores de apariencia noble, de afables maneras y mirada ávida y ambiciosa no dudan en acometer acciones criminales con tal de proveer sus bolsillos de monedas de oro y su psicología, su maldad, su forma rocambolesca de entender la vida, han llamado la atención a dramaturgos de todas las épocas y David Mamet, uno de los más interesantes autores teatrales estadounidenses de la actualidad, no tan sólo no ha hecho ningún esfuerzo por sustraerse a dicha atracción sino que lo ha asumido hasta convertirlo en recurso recurrente en su obra y especialmente en la que podemos ver en pantalla grande: sabemos que Mamet, además de dramaturgo, ejerce como guionista -en ocasiones por encargo, firmando con seudónimo- y también como director y productor.

Esa atención dispensada a los malhechores no tan sólo la admite Mamet sino que, más allá, viene a titular como The Spanish Prisoner una película basada en guión propio, que en España, quizás por un orgullo mal entendido (o para evitar premoniciones) se modificó de la peor manera, otorgándole el de La Trama, demostrando claramente la idocia habitual del titulista de turno que, evidentemente, ni idea tenía -ni el ni el tonto de la distribuidora que era su jefe- de la anterior película de Hitchcock con el mismo título: en España, aparte de estafadores, también tenemos buen surtido de estúpidos.

Sigamos: decía que Mamet desde el primer momento muestra las cartas encima de la mesa y con la cara hacia arriba: vamos a ver un timo, una estafa, un engaño.

Nos damos cuenta que Joe Ross, que ha tenido una gran idea mientras trabaja en la empresa que dirige el Sr. Klein, está siendo merodeado y mareado como una perdiz por Jimmy Dell cuyas intenciones parecen buenas, mientras no sabe a qué atenerse con las embelesadas miradas que le lanza su nueva secretaria Susan Ricci que le mima como a un niño, desoyendo los consejos de su buen amigo y abogado George Lang que le recomienda se decida de una vez por todas: tanto tarda, que acaba por necesitar contactar con la agente del FBI Pat McCune que, casualmente, coincidió con todos los anteriores mientras estaban en una espléndida isla caribeña, todos de vacaciones, llegados de la fría y gélida Nueva York, donde de nuevo se encontrarán.

Mamet mueve los hilos a su antojo no en vano es guionista y director y sabe dosificar los datos que complementan las sospechas que el espectador va sintiendo, porque hay apariencias que engañan y por momentos uno siente en el cogote el aliento del mal, un susurro que advierte que algo no cuadra, que hay que ser más cauteloso, pero, ay, el protagonista no nos oye; el engaño funciona como una máquina apisonadora, lenta e inexorable, intento tras intento, incluso con alguna que otra sangre que señala la impiedad de la farándula fraudulenta. El desarrollo de la acción está bien medido y la tensión no cae, aunque en los últimos veinte minutos del metraje, que no llega a las dos horas, se le cuelan a Mamet algunos detalles que por una parte revelan demasiados descuidos -o falta de lógica y sentido común- del protagonista y también evidencias de intenciones que deberían permanecer ocultas unos minutos más, quedando la sensación que se rebaja el tono del engaño para favorecer que la audiencia se diga a sí misma: ¡mira, mira! perjudicando ostensiblemente el final, resuelto con demasiada tibieza para mi gusto.

El conjunto adquiere la consistencia de un juego de artificio, una presentación de tipos con intenciones poco claras pero sin hincar el diente en sus motivaciones, quizá para mantener la duda respecto a en qué bando está cada cual a pesar que llega un momento en que parece que en un bando está el protagonista, que no acaba de enterarse, y en el otro el resto, que saben más de lo que debieran. Esta concentración en los actos más que en las personas hace que haya una cierta falta de empatía y produce un alejamiento del espectador que, como todos sabemos, precisa de información para decidirse: es una opción arriesgada, porque rechazar la posibilidad de profundizar en la necesariamente compleja psicología del delincuente de buenas maneras para detenerse únicamente en la contemplación de sus actos, siempre engañosos, forzosamente representa desestimar una llamada a la inteligencia del público que siempre la agradece, para centrarse en un nivel más sencillo en el que la complejidad reside únicamente en discernir si lo que vemos es lógico o no y si va o no a tener repercusiones que caerán como una losa sobre el incauto protagonista.

Para mantener la atención durante esos ciento diez minutos cuenta Mamet con un elenco muy profesional formado por parientes, amigos y conocidos, todos ellos concurrentes a finales de los noventa en las tablas neoyorquinas, gentes de sobrada experiencia que visten con solvencia y economía de gestos un reparto de secundarios capaz de sorprender al más pintado, participantes de un juego milimétrico donde todo debe encajar como un mecanismo de relojería: nadie podrá negar que un timo de altura, que una estafa millonaria, necesita, como mínimo de un poco de imaginación. De propina, Mamet cuenta con la participación de Carter Burwell que compone una banda sonora efectiva y funcional y se vale de los buenos oficios como montadora de Barbara Tulliver con la que trabajaría en más de una ocasión, señal de buena sintonía entre ambos.

En definitiva, una película que nos muestra gentes con pocos escrúpulos, una trama que se enrosca y retuerce pero que no engaña -ése es un mérito habitual de Mamet- y permite reflexionar acerca de los esfuerzos que algunas gentes hacen para beneficiarse al margen de toda ética, con un final cuando menos discutible que, en mi opinión, perjudica al conjunto.

Para amantes del subgénero específico de estafadores y timadores sin que el humor haga acto de presencia.

Vídeo




18 comentaris :

  1. Me pareció modesta y, sin embargo, muy entretenida, muy disfrutable, al estilo -aunque inferior- de "Heist". Cada vez me gustan más los guiones y los escritos de Mr. Mamet.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Podría decirse que es un paso previo, porque en Heist incluso el reparto tiene otro empaque y los caracteres son más densos y la violencia es más presente también.

      No me extraña que Mamet te vaya gustando más. Alfredo, porque es que se está quedando casi que solo en un páramo de simplezas...

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Al Mamet director le tengo gran respeto, no así al guionista, al que además de respeto profeso admiración.
    El cine que manufactura, sin ser redondo, destila una humildad y un halo doméstico encantadores.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es verdad, Raúl: las películas de Mamet, no siempre todo lo redondas que uno quisiera, tienen una especie de sello natural que viene a señalar que, en definitiva, lo que ves es lo que el autor buscaba, aunque el final de esta película, en concreto, me huele a chamusquina reblandecida...

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Intuyo que la falta de humor no la perjudica. No la he visto..¡es increible la cantidad de películas que ni siquiera conocia ! :-(

    Sin embargo me parece estupendo el guión de Veredicto final donde Newman interpreta a un abogado en su peor momento que se "redime" ayudando a una familia que ha sufrido un error médico. O el guión de Glengarry Glen Ross.

    Esto es una garantia de interés por la pelicula que nos ofreces hoy.
    Nos la apuntamos.

    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muy cierto, Milady: el humor no es elemento necesario para esta película, aunque un poco no le hubiera hecho ningún daño, ni que fuese como elemento equilibrador a una mayor crueldad en su desarrollo, que tampoco le vendría mal.

      Los guiones de Mamet siempre son como poco respetables e interesantes y hay momentos realmente brillantes.

      Apúntala bien, porque seguro que te inspira algún retrato interesante, no en vano esos tahúres tienen gancho... :-)

      Besos.

      Elimina
  4. De la fascinación de Mamet por el mundo de los timos, ya daban buena cuenta, compa Josep, sus primeros títulos como director, especialmente el primero, Casa de juegos, una auténtica peli de culto protagonizada por una actriz, Lindsay Crouse, a la que después le he perdido la pista de manera rotunda, y un Joe Mantegna que no suele faltar en los repartos de las pelis de este hombre. En fin, que me encantan todas sus pelis que he visto (que son bastantes, aunque no todas), y que me gustaría ver también algo de su teatro, terreno en el que goza de mayor prestigio aún, si cabe, que en el del cine. O sea, un talento...

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que Lindsay Crouse entonces era esposa de Mamet y fue sustituida en lecho y pantalla por Rebecca Pidgeon, que no lo hace nada mal: ver a esa troupe en teatro era muy posible en aquella época, pues Mamet, aparte de dramaturgo, es director de teatro también, como sin duda sabrás, Manuel, y los escenarios de Broadway y del Off-Broadway no esconden secretos ni para él ni para casi ninguno de los que aparecen en esta pieza.

      Ver representado a Mamet por estos lares ya no es tan fácil, aunque me parece recordar que American Buffalo se dio un garbeo por aquí hace poco...

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Como Abril, tampoco la he visto (pero sí la conocía). La verdad es que los timadores... Y los que encima se aprovechan de la gente sin recursos...
    Apunto la peli...pero tengo en la lista más que pelis, un par de libros de Mamet para leer (a ver cuándo).
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues ya que lo dices, David, casi que te recomendaría leerte más que sus libros -que son muy interesantes, dicen- darle una sentada -o dos- a cualquiera de sus obras de teatro, porque ahí hallarás la verdadera esencia de Mamet. Claro que no a todo el mundo le gusta leer teatro..... no sé.... ;->

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Ja,ja,ja... Ya he leído su teatro... y eso que a mí no me gusta leer teatro...mira que eres

      Elimina
    3. Por eso te lo decía, David, porque leer teatro no es del gusto de todos: hay quien incluso se atreve a otras cosas, pero yo me quedo únicamente con la lectura, ya ves... :-)

      Elimina
  6. Comparto también contigo el interés por el cine de Mamet. De hecho, hace algunas semanas le dediqué un entrada de Cinema Genovés a la película "Things Change".

    Me gusta bastante "The Spanish Prisoner". Se sigue bien la trama, cosa difícil en muchas pelis de este género, que con tanta trampa entre manos acaban siendo tramposas. En este caso, creo que el film sale bien parado.

    Salucines

    PS. Una de las pocas películas en las que Steve Martin está... soportable.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me acuerdo, Fernando, y la tengo pendiente....

      No seas tan riguroso con el pobre Steve, porque lo hace francamente bien: el tipo es de esos que gana dinero con chorradas para luego gastarlo en cosas más serias: date una vuelta por Broadway y verás que ha pasado temporada con ¡un monólogo! y eso no lo hace cualquiera....

      Un abrazo.

      Elimina
  7. No he visto demasiado a Mamet, sus obras que mas me gustan son El caso winslow y Casa de juegos, pero de esta, sinceramente no había oído hablar.
    Desde luego hay que ser , perdón por la palabra, pardillo y gilipollas para dejarte timar, pero bueno. Suena a historia de ficción, una vez más supera la realidad.

    Saludos
    ROy

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esta, Roy, pertenece a otro nivel un pelín más bajo que las que citas, pero tiene elementos interesantes que permiten recomendarla sin más: una ficción que seguramente habrá ocurrido más de una vez, vaya...

      Un abrazo.

      Elimina
  8. La vi hace ya unos años y coincido contigo. Mamat no solo juega con el pobreinfeliz, también con el espectador con unos giros de guión sorprendentes.
    Es muy cierto lo del reparto y la profesionalidad, pero entre todos ellos mellamó especialmente la atención Steve Martin, muy lejos de sus composiciones comedia. Mi debilidad por Rebecca ya la conoces. En su momento fue un poco menospreciada ya que se la comparó con los clasicos del cine negro. Me parece un error, pues aunque participa de ciertos resortes del noir, esta película tiene su propio ritmo y un guión muy trabajado,cosa habitual por cierto.Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ni por un momento se me ocurriría compararla con ningún producto del cine negro porque, como dices, Víctor, no hay conexión alguna: Mamet va a la suya, como siempre que dirige, valiéndose de un reparto que se conocían todos de los ambientes teatrales neoyorquinos: es decir, gentes acostumbradas al directo, a levantar la función diaria, y luego a rebajar el tono porque la cámara escruta muy cerca: profesionales todos, sobresaliendo Rebecca -y no porque te guste a tí, porque a mí me encanta- y Martin dando muestra que los histrionismos fáciles de sus comedias tontas son una pose forzada: lástima que el hijito de George C. Scott carezca del magnetismo paterno....

      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.