Carregant el Bloc...

dilluns, 10 de setembre de 2012

Lealtades, miedos y honor



Por haber, hay hasta una persecución automovilística: además de tensión e intriga, peleas a puñetazos, luchas con arma blanca, emboscadas nocturnas, tiros a traición, muertes, miedo y pasión, hay una persecución en la que dos coches, sólo dos desvencijados y andrajosos trastos, corren como alma que persigue el diablo, uno en pos del otro, uno escapando y el otro persiguiendo, en una solitaria carretera trazada por los surcos de carromatos que durante años transitaron por el desierto que rodea las cuatro casonas que pomposamente llaman pueblo, Black Rock, dicen, por alguna roca negra vieja que los blancos descubrieron cuando echaron de allí a los indios.

Por haber, hay pues acción estupendamente presentada y filmada, resolutiva de ciertas tensiones, lo que en algunos momentos de las modas críticas se denominó "fisicidad" de los personajes que viven en la pantalla de cine, o de televisor a poder ser bien ancho, donde podamos disfrutar durante menos de hora y media de la película Bad Day at Black Rock titulada en español como Conspiración de silencio, dirigida por John Sturges en 1955 con un reparto de intérpretes que quita el hipo: baste recordar que uno de los secundarios, Ernest Borgnine, tristemente fallecido este año de 2012, consiguió el Oscar al mejor actor principal por su composición de un bonachón en Marty, rodada el mismo año, cuando a las órdenes de Sturges le vemos como una amenazadora presencia, mucho músculo y poco cerebro, fiero y leal como un cancerbero que actúa sin preguntar.

John Sturges fue un director que incluso en vida padeció una clasificación en mi opinión totalmente injusta, rebajando su valía a especialista en cintas de acción y se le recuerda, incluso entre los cinéfilos, por títulos como Los siete magníficos o La gran evasión, provistos de dinamismo innegable, pero se olvida con frecuencia que también supo trasladar al cine una novela tan solitaria como El viejo y el mar de Ernest Hemingway, en apacible alianza con Spencer Tracy, con quien trabajó en tres ocasiones, siendo la primera El caso O'hara, de 1951, y la más conocida la que hoy nos ocupa, basada en un relato corto de Howard Breslin que adaptó Don McGuire y guionizó Millard Kaufman, cuyo trabajo recibió el respaldo de la nominación al Oscar, en una convocatoria en la que Marty se llevó los tres premios a los que la presente había estado nominada.

La película de Sturges la clasificaría ahora la mayoría de la crítica como "título políticamente incorrecto" de tener oportunidad de rodarse y estrenarse, que lo dudo mucho, porque detrás de las estupendas escenas de acción subyace una multitud de ideas que pueden molestar no tan sólo al poder establecido. El guión de Millard, al que algunos han querido ver como ajuste de cuentas de la industria cinematográfica con las acciones del senador McCarthy, trasciende lo que podría quedar en panfleto de una época para permanecer como ejemplo de las relaciones humanas más complejas entre una serie de personajes que, aislados en medio de la nada polvorienta cruzada por una vía férrea, quedan atónitos cuando el expreso que habitualmente cruza rugiente sus parajes se detiene y desciende de él un pasajero: un hombre de ciudad, trajeado, manco; un tipo que, nada más llegar, preguntará y preguntará y preguntará hasta remover cielo y tierras, cuerpos y almas. Un tipo que dispone de veinticuatro horas para resolver, zanjar y liquidar su asunto, pues mañana deberá subir al tren que, inesperadamente, volverá a detenerse para llevárselo.

O no.

Porque las preguntas que hace levantan recuerdos y abren heridas. El tipo, Macreedy, husmeará en las vidas de todos y les enfrentará a la verdad que se han ocultado a sí mismos por vergüenza, creando una paulatina y progresiva presión anímica sobre todos los habitantes del villorrio que viven mayoritariamente sometidos a los designios de un carismático terrateniente que atiende al nombre de Reno Smith.

Todos los personajes de la trama están perfectamente descritos tanto por los acerados diálogos desprovistos de florituras como por las acciones corporales y su disposición en las escenas, un conjunto perfectamente orquestado por Sturges que sirve la idea más allá de la mera apariencia formal que adopta gracias a los buenos oficios del director de fotografía William C. Mellor que retrata toda la trama con los elementos visuales que uno espera hallar en un western prototípico dotado de paisajes panorámicos (2,55:1) impresionantes por la sensación de soledad, de grandeza natural que resalta la pequeñez de la presencia humana.

Una presencia que, aún siendo reducida, ejemplifica la degradación moral de una sociedad que se somete al miedo en un conformismo injustificable por mucho que el instinto de supervivencia se pretenda como excusa; un grupo de gentes que se deja manipular culpabilizando inocentes por el color de su piel. El miedo a lo desconocido una vez más convertido en odio al extraño, en este caso identificado en los estadounidenses de origen japonés que, a renglón del ataque a Pearl Harbor, fueron obligados a vivir en campos de concentración.

Pero hay más: el magnífico guión nos introduce lentamente en un discurso que se hace paulatinamente más profundo, más íntimo, menos público, más injusto: el odio al japonés no nace como represalia, ni siquiera como desprecio de raza; nada de eso: nace por la propia incompetencia, por el fracaso propio; por la inutilidad inasumible brota el deseo de la venganza, la ira alimentada por la envidia al extraño, al foráneo que de fuera ha venido y con su esfuerzo, su pericia, su tesón, ha logrado lo que jamás nadie pudo imaginar. Y por eso se le odia, porque pudo triunfar donde todos fracasaron. No se trata del color, amarillo, negro, marrón: se trata de la envidia, de algo tan sencillo como inaceptable; se trata de que ese recién llegado, con su esfuerzo, sobrevive en medio del erial, justo allí donde debía fracasar, allí donde estaba dispuesto que padeciera, que sufriera por su condición de inferior, de miembro de otra raza, con otro color: genera odio, porque triunfa; levanta pasiones aniquiladoras porque subsiste y prospera, dejando en evidencia con su trabajo constante la indolencia y vagancia de aquellos que, airados, se erigirán en sus verdugos armados de un odio inexplicable, mero disfraz de una envidia que corroe las entrañas de los malvados cobardes.

Y llegará en un tren que nunca para en la paupérrima estación un manco provisto de una pregunta que levantará ampollas en los oídos y en el alma: ese Macreedy que nadie conoce, ése que nadie quiere escuchar, ése, sí, será el que provoque la catarsis y obligue a todos a reconocer su responsabilidad, a tomar conciencia de su culpa; de su conducta cómplice sujeta a la comodidad de una apariencia de trabajo: porque en Black Rock, nadie parece tener nada que hacer y todos cobran su salario del terrateniente: todos tienen un sueldo seguro, pagado ni con su trabajo ni con su esfuerzo pero sí con su temeroso silencio. ¡En mal día se le ocurrió aparecer, al tal Macreedy!. Todas las sociedades deberían tener, hoy, un Macreedy, porque el relato que nos ofrece con pulso muy firme Sturges sigue vigente con muy leves variaciones.

Sturges se vale, como hemos dicho, de la estupenda fotografía panorámica y se apoya en una excelente banda sonora compuesta por André Previn; mueve las cámaras con presteza y brío en unos exteriores asolados y emplazándolas perfectamente en los interiores en los que consigue, pese a la luz que entra a raudales por los ventanales, transmitir la sensación ominosa que rodea al protagonista desde que hace la primera pregunta. Tiene además la suerte y el acierto de dirigir a unos actores que llenan la pantalla con su presencia: opuesto a Spencer Tracy disfrutamos de la composición de Robert Ryan, una vez más adalid de las peores pasiones y aparte del citado Borgnine contar con secundarios como Walter Brennan, Dean Jagger y Lee Marvin es un lujazo para un producto que teóricamente fue provisto con un presupuesto muy ajustado, supuestamente una película de estudio que inesperadamente alcanzó un notable éxito tanto de público como de crítica.

Una película a revisar con calma, si es posible en versión original subtitulada y comprobando que el formato panorámico original se haya respetado, que ya sabemos que hay por ahí muchas ediciones lastimosamente poco respetuosas. Una obra imperdible, oportunidad para disfrutar de un elenco de intérpretes sensacional al servicio de un texto que crece con el paso del tiempo: lo que en un primer visionado pareció efectiva cinta de acción, acabará siendo motivo de reflexión porque, como todos los clásicos, permanece como un dedo que señala la desnudez del poderoso y muestra sus defectos.

Tráiler





18 comentaris :

  1. Qué grandísima película!!
    Un reparto de diez, un guión magnífico -excepto algún detalle en el "cambio de tornas" de algún personaje al final-, un Oeste rodado como el mejor John Ford... Y un dato más a considerar favorablemente: corta. En un tiempo en que todo tiene dos horas y cuarto, ochenta y pocos minutos de excelente cine son un regalo.
    Gran texto.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo curioso, Alfredo, es que tuve la sensación que el metraje era superior, pero no por notar el paso del tiempo, sino por la cantidad de ideas que me iba sugiriendo conforme la revisaba: así como en muchas películas actuales una sola idea argumental se alarga hasta dos horas y pico, aquí acabé apabullado por la cantidad de líneas desarrolladas.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Excelente y muy bien expuesta reseña, amigo Josep, de una película memorable, todo un clásico. Y totalmente de acuerdo en la necesidad de poner en el lugar que se merece a ese gran director que es John Sturges.

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias, Fernando; es muy cierto que Sturges pertenece a ese grupo de directores capaz de llevar a buen término cualquier empresa sin que la fortuna le haya favorecido con un aluvión de críticas excepcionales, pero uno mira su filmografía y no sabe por donde empezar a revisarla mientras la boca se le hace agua....

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Qué gozada.
    Sin entrar en el detalle, lo que sí que creo es que el mayor acierto es el reparto y la interpretación, la dirección de actores, con ese manco magnífico a la vanguardia, consiguen dotarla de una credibilidad increíble y conseguir que el escenario (¿el de un western, quizá?)y la acción se vuelven atemporales.
    Grande Sturges.

    ResponElimina
    Respostes
    1. El reparto, Raúl, sobre ser irrepetible, es de aúpa: pensar que un secundario como Borgnine el mismo año compita con Tracy por el Oscar al mejor actor protagonista ¡y le gane! ya es un detalle que marca la producción: ventajas del sistema de estudios, no cabe duda.
      Hay ahí tipos para inspirarte varios relatos, amigo.

      Un abrazo.

      Elimina
  4. Pues a revisar, sí. Porque yo esta la he visto dos veces, pero doblada, y recuerdo la primera vez, y cómo al día siguiente en el periódico criticaban la manera en la que se había emitido por cómo cortaban las imágenes (y había fotos de ejemplo)...
    Lo que pasa es que acabo de venir de otro blog donde recomendaban dos de Mervyn LeRoy (Niebla en el pasado y El fugitivo) que aún no he visto y que ahora mismo me tiran más.
    Buena entrada.
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo de las versiones comerciales, David, es un tema inabarcable por su extensión: esos trozos que faltan en los márgenes, esa compresión de la imagen, rompe toda la fuerza visual imaginada por el director y llevad a cabo por el camarógrafo: un pecado sin penitencia, un horror siempre.

      El doblaje, sin ser malo, no deja de ser funcional. Si acaso mírate esas dos, pero apúntate una revisión de ésta y verás lo moderna que sigue siendo.

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Excelente texto para una excelente película. Si no recuerdo mal no llega a los noventa minutos. Espero no haber visto la versión mutilada a la que alude David. Aunque yo creo que para nuestro disfrtute, ¡en buen día apareció Spencer Tracy por el pueblo¡
    El suspense está garantizado. En este caso el trailer no miente. Y las buenas interpretaciones también. Bien nos vendría por estos laresun poquito de autoicrítica y no tanto eslogan de ¡vaya usted a ver cine español!. Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ochenta y pocos, Víctor, repletos de tensión e ideas, una gozada para los sentidos, porque todo impresiona: ver a Tracy llegar a su habitación y encontrarse a un tipo como Marvin tendido en la cama ya es para afinar los oídos y la vista. Ver a esos intérpretes moverse en silencio, colocarse en su sitio, escuchar mirando, ya debería ser casi de escuela de cine, para que se aprenda desde lo básico. Que luego vienen los guapitos y guapitas de turno con aires de grandeza y dicción de pelagatos, y así nos va...
      ¡Y con cuatro duros, oiga, rodada en medio de la nada!

      Un abrazo.

      Elimina

  6. La reputación de Conspiración de silencio descansa hasta cierto punto en factores sociopolíticos. En el momento de su realización, y al igual que otras áreas de la vida americana, Hollywood estaba empezando a salir de la sombría época del macarthismo. En películas como Conspiración de silencio o Solo ante el peligro, los cineastas americanos estaban intentando decir valientemente algo sobre el tema de la debilidad de una comunidad sometida a un control represivo. Sin embargo, la forma narrativa de plantear estas cuestiones permitía contestarlas únicamente en términos de moralidad individual y coraje o carisma personal. Se trata de una falsa toma de postura política que afirma que sólo la llegada de un hombre excepcional puede motivar la capacidad de resistencia de una comunidad.

    Ay, recuerdo cuando vi la película de niño en un cine de barrio, la provincia era una comunidad cerrada en donde no ocurría nunca nada bajo un régimen represivo y los héroes llegaban a través del Cinemascope y nos liberaba de las tardes grises de domingo y de tantos silencios conspirados en un país anclado en la sombra de una época en donde los trenes, simplemente, pasaban de largo.

    PD:Este comentario es un corta y pega de una reseña que escribí sobre esta magnífica película y ¡bravo!¡bravo! por tu post.

    Un fuerte abrazo,amigo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya que lo citas, Paco, hagámoslo como se debe, facilitando a los amigos el enlace a esta página tuya para que tengan todavía mayor información sobre esta película que, por lo que he leído, también a tí te gusta y no me extraña: creo que con el tiempo, va mejorando.

      Un abrazo.

      Elimina
  7. Es de esas peliculas que cuando las ves y las disfrutas no las olvidas y además que volverias a ella en cualquier momento.
    ¡ Están todos soberbios!.
    El trasfondo es muy importante y el contexto tambien.
    ¡Peliculón !
    Y tu texto, implecable.Profundo. No puedo quitar ni una coma.
    Me dejas impresionada. Te lo tomas en serio amigo mio.:-)

    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. La verdad, querida Milady, es que sí: me lo tomo bastante en serio, y procuro esforzarme para transmitir las buenas vibraciones que, de vez en cuando, el cine me deja como poso...

      Besos.

      Elimina
  8. Estupenda reseña, aunque me cueste reconocerlo por una razón de prejuicios, si hay un director al que le tengo manía no es otro que John Sturges y no es por llevaros la contraria. De todas formas, este es uno poco de sus trabajos que tolero, con momentos memorables, como dices un guión magnifico y un elenco espectacular.Pero yo me bajo aquí. ¿De donde me vienen los prejuicios? Creo que Sturges era un tio muy listo, y se le daba muy bien copiar, un caso parecido a Welles, gran director también pero para mi sobrevalorado, pero en el caso de Welles no me molestan en abssoluto sus experimentos, además en cualquier caso tendríamos que alabar a Greg Toland, y dos; a Sturges le tengo manía por copiar a Kurosawa. Se que son razones casi "Infantiles", sobre todo con Sturges, pero siempre suelo alejarme moderadamente de su cine, aunque repito, Black day at black rock es un "western" memorable. Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya sabes, Roy, que aquí puedes discrepar libremente: total, serán cuarenta latigazos de nada... :-)

      En realidad creo que no tienes prejuicios, precisamente porque eres consciente de tus gustos y de los motivos: prejuicio sería si no lo vieras o afectara de forma inconsciente tu opinión.

      Aunque ya sabrás que Kurosawa buscó encontrarse con Sturges para decirle que le había gustado mucho Los siete magníficos...

      Tienes razón en que esta película es un western memorable, yo diría que es de los pocos westerns modernos que sigue en pie sin ceder un ápice de fuerza.

      Creo que deberías darle una oportunidad a Sturge y repasar alguna otra película... :-)

      Un abrazo.

      Elimina
  9. Tengo debilidad por esta cinta que tan estupendamente has reseñado.
    El personaje interpretado por Tracy me parece uno de los mejores de su carrera (ojo al dato que la carrera de este señor no es moco de pavo), tenaz, monolítico y de negro riguroso. Un personaje de esos que perduran en la memoria.
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bienvenido, David: el personaje de Tracy requiere de un gran actor y fue una suerte que Spencer estuviera allí para darle presencia y ánimo, porque gracias a él, ciertamente, la tensión se mantiene: por momentos uno se apiada de su situación y por momentos piensas que acabará con todos y sabe mantener la intriga del tipo hasta el final.

      Curiosamente, es de las pocas actuaciones de "un tullido" que no alcanza el Oscar y precisamente es una de las mejores...

      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.