Carregant el Bloc...

dilluns, 26 de novembre de 2012

Elementary





Sherlock Holmes pasa por ser uno de los personajes de ficción que más veces ha visto trasladadas sus aventuras, reales o apócrifas, a la pantalla, incluyendo la pequeña, mediana o grande, pero doméstica en cualquier caso, es decir, la televisión, pues raro es el país que no haya tenido alguna adaptación.

En este bloc de notas ya nos ocupamos hace un tiempo de la traslación del personaje a nuestros días en una excelente serie de la BBC que ha presentado dos temporadas y ya está calentando motores con la tercera que a buen seguro no defraudará a los seguidores holmesianos que se cuentan por millones, unos más conocedores que otros, pero todos igualmente atentos a las novedades.

La falta de iniciativas originales que asola la industria cinematográfica estadounidense parece haberse instalado también en la televisión, propiciada en algunos casos por la simple adaptación de originales en otras lenguas que no son entendidas por los estadounidenses y en otras ocasiones por la idea de aprovecharse del tirón de una serie excelente -como la citada de la BBC- para procurarse pingües beneficios presentando cosa semejante, que no igual.

Así, la CBS tuvo la genial idea de producir una serie protagonizada por Sherlock Holmes, modernizando el personaje, presentándolo como un hombre de nuestro tiempo. La apropiación de la idea causó disgusto en la BBC británica, como puede imaginar cualquiera, pero los estadounidenses, muy chulos ellos, no tan sólo siguieron con el proyecto adelante sino que, además, tuvieron la desfachatez de irse a Londres a buscar a su Sherlock.

Y como que iban con el piñón fijo para copiar la serie protagonizada por Benedict Cumberbatch, cabe suponer que lo primero que hicieron, nada más aposentados en Londres, fue preguntar por el actor: y entonces les dijeron que podían verlo en el teatro, representando una obra moderna, una adaptación de la novela de Mary Shelley, Frankenstein, adaptada y dirigida por Danny Boyle:Cumberbatch representaba un día al doctor Victor Frankenstein y al día siguiente a la Criatura, alternando sucesivamente los papeles con otro actor, Jonny Lee Miller. La obra permaneció durante tres meses en el National Theatre de Londres, obteniendo gran éxito, y los estadounidenses de la CBS volvieron a los USA con el contrato firmado por Jonny Lee Miller comprometido a representar Sherlock Holmes para los americanos.

No sé si ocurrió exactamente así, pero no creo en las casualidades ni en las coincidencias cuando hay mucho dinero en juego. Los británicos, a todo esto, claramente cabreados por el doble robo, de idea y de actor. En fin...

La CBS en un alarde de idocia creyó que bastaba con copiar la idea y que luego podía olvidarse de Conan Doyle e incluso de toda la pléyade de escritores que con mejor o peor fortuna han seguido con las aventuras del personaje; la virtud de Steven Moffat y Mark Gatiss, que adaptan al siglo XXI lo que escribió Conan Doyle, se halla ausente del ánimo de Robert Doherty que es quien aparece como "creador" de una serie que se ha titulado Elementary y que tiene del ambiente holmesiano tanto como cualquier otra serie detectivesca al uso de las cientos que pueden verse en la historia de la televisión: nada.

Para distinguirse como innovador, el amigo Doherty se saca de la manga un cambio de sexo y convierte en doctora a Watson, representada por Lucy Liu: de una tacada complacen a las espectadoras y además a las minorías étnicas.

Este Sherlock sigue siendo británico, eso sí: está en Nueva York para alejarse de Londres, donde ha tenido problemas con las drogas y ha pasado seis meses rehabilitándose en USA. Una excusa tan mala como la que sustenta su relación con el capitán de la policía metropolitana al que conoció en Londres a raíz de las pesquisas que con motivo del 11-S condujeron al policía a tierras británicas.

Un desatino inicial que ya no abandona la serie, falta de lógica y de seriedad, en una repetición de los modos insultantes para una tradición cultural que demanda un poco de respeto: hay una fuerte sensación de desconocimiento del personaje semejante a la que se produce viendo los sinsentidos de Ritchie.

Las tramas revisten la complejidad propia de cualquier episodio típico de una policial o detectivesca al uso y para ese camino no hace ninguna falta vestirse de Sherlock: con seguridad rehacer los episodios cambiando los nombres y algún pequeño detalle permitiría presentar la serie sin dar esa sensación de producto mal acabado, precisamente porque el personaje de Sherlock -y también Watson- por mucho que Doherty lo intenta no aparece por parte alguna, salvo el muy efectivo acento británico del protagonista.

El Sherlock de Doherty parece un niño rico malcriado, un yonquie afortunado porque papá le protege, pero se halla ausente del personaje esa pulsión tan holmesiana de ocupar sus neuronas con enigmas difíciles de resolver y la personalidad del carácter, en este caso, se halla difuminada y desleída en una adaptación simplista y débil, como endeble resulta la forzada reconversión del personaje de Watson, que podría conllevar una soterrada lucha intersexual y que acaba en una falta de química y compenetración que quizás se arregle en futuros episodios pero que desde el inicio se muestra mal diseñada.

Si a ello le unimos que la producción se adivina como muy económica, sin grandes medios, el resultado deja bastante que desear.

Por mucho que la CBS haya conseguido su emisión después de la final de fútbol americano, momento de la máxima audiencia en los USA, esta serie no hace más que alimentar el ansia de ver la tercera temporada de la producción de la BBC.

Vídeo








18 comentaris :

  1. Desconocía totalmente esta serie, vamos había oído hablar de ella vagamente, pero no había visto una reseña Comme il faut. Por lo que dices me dejas más bien templado, no sé si esa sería tu intención. Con las series suelo ser bastante cuidadoso, desde que comencé con Cheers, hace unos añitos.

    Saludos
    Roy

    ResponElimina
    Respostes
    1. Colocar a Cheers en un párrafo, Roy, es jugar con una serie de elementos de ventaja irrebatibles, uno de los cuales es la nostalgia personal.

      Por lo que hace a este Sherlock, nada más que tibieza se puede obtner de la serie.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Joder, no pienso verla porque no veo series, pero con lo que cuentas al principio es para matarlos. Seguro que se inventan una tensión sexual no resuelta, claro... Qué horror; mira, es que lo pienso y se me revuelven las tripas...
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. No sabría decir en qué parará ese experimento de cambio de sexo, Alfredo, pero comprobando que las usuales alusiones a la incertidumbre relativa a los gustos -o apetitos- sexuales de Sherlock brillan por su ausencia a gritos desde los primeros minutos de la serie, no me extrañaría que la cosa llegara a complicarse de la forma más ridícula. Si es que copian y encima, mal.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Había leído un poco sobre la serie y pensaba que sería parecida a la de la BBC. Muchas gracias porque me vas a ahorrar tener que ver un solo episodio y estoy algo estresada por todas las series que hay. Incluso tengo algunas pequeñas pegas con la de Cumberbatch, así que esta serie supongo que me pondría de los nervios directamente.

    Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que sí, Maribel: teniendo en cuenta que a mí la de la BBC me encanta al punto de haber repetido, juraría que ésta te va a producir algún que otro sarpullido, por lo menos anímico...

      Besos.

      Elimina
  4. Sorprendida estoy querido, pero menos. No tenia ni idea de que estaban en ésto los "roba ideas". No hay película ni serie exitosa europea, inglesa para más señas que los de el otro lado del charco no le hayan hincado el diente unas veces con fortuna y otras...puff !
    No en vano son hijos de la vieja y siempre madre Europa. Ejemplos hay para ilustrar y aburrir. Otra cosa es que consigan superar al "original".
    A Jonny Lee Miller le tengo localizado más o menos por distintas series y peliculas, Mansfield Park entre otras, y por el cotilleo de que estuvo casado con la Jolie antes de ser "Brangelina".
    Habrá que esperar a ver lo que da de sí esa serie. Evidentemente el personaje se nos 'esfuma' con tanta vuelta de tuerca y cambio de siglo. Lo que me parece más susrealista es que Watson sea mujer y oriental ?¿?¿ eso si que es perderse..
    Puede que tenga su gracia pero será "otra cosa" no Sherlock Holmes.
    siempre nos quedaran los libros de Conan Doyle..ainss..!!

    Besos de lunes

    ResponElimina
    Respostes
    1. No conocía de nada a Jonny Lee Miller, Milady: sin embargo, su pronunciación y forma de vocalizar ya anuncian de antemano que se ha formado en las tablas escénicas londinenses, pero lo cierto es que el personaje está tan mal tratado que resulta difícil sacarle jugo que nom sea "light".

      De lo que tampoco tenia idea es de su "liason" con la Jolie y compruebo, querida, que dominas el terreno mejor que yo.

      Supongo que la curiosidad te podrá y ya me contarás qué tal el experimento, una vez hayas visto algún episodio.

      Besos.

      Elimina
  5. Tiene su gracia y hasta recochineo el slogan: todo muy new. En fin, con estos clásicos pasa que o bien los respetas, o bien te saltas todas las reglas que te de la gana diciendo que eres subversivo y moderno.
    Lo que yo me pregunto es que si todo es tan "new" debieron llevar la premisa hasta el extremo. Es decir, agarren ustedes folio y lapicero y construyan algo verdaderamente nuevo, genuino. Podrá salir mejor o peor, pero al menos se ha intentado.
    Tiene razón Alfredo, mira que como exista tema entre los dos...ver para creer.Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me alegra sobremanera que te hayas percatado del detalle del cartel, Víctor, porque a punto estuve de encarnizarme con él y lo dejé porque no quise sobrepasarme... :-)

      Si tuviesen un poquito de vergüenza yo creo que ya no se ocuparían de presentar con tanto bombo y platillo un producto fruto de una apropiación de ideas tan clarísima...

      Un abrazo.

      Elimina
  6. Sí, tienes razón, Josep. La crisis cinematográfica que recorre América... se ha instalado asimismo en las series de televisión, donde parecía haber encontrado su último refugio. De hecho, en Cinema Genovés tengo meses sin actualizar la sección "Series de TV, en serio" porque no he visto nada interesante desde... "Mildred Pierce".

    Este nuevo Holmes del que hablas, ni idea. Por curiosidad, le echaré un vistazo al episodio piloto. Pero...

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. Date cuenta, Fernando, que la principal objeción que le pongo es que intenta aprovecharse desvergonzadamente del reciente éxito de Sherlock de la BBC y que además ni siquiera respeta la idiosincrasia del personaje. Una factura económica para una serie más. Ya contarás, si la ves.

      Un abrazo.

      Elimina
  7. De ésta no tenía ni idea. Y me alegro.
    Sabes, a mí esta actriz no me gusta nada.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Entre tú y yo, Raúl: cada día se parece más a Yoko Ono y con eso, ya lo digo todo.

      Un abrazo.

      Elimina
  8. Bueno por lo menos han mantenido la nacionalidad británica de Holmes...
    Yo tras la exitosa (y desatinada) adaptación del garrulete de Guy Ritchie ya me lo creo todo.
    Ya no me sorprende nada, por aberrante que sea, de lo que paren mentes "pensantes" que dirigen el negocio del entretenimiento audiovisual en USA en Spain y en casi todas partes.
    Qué sequía de ideas, que falta de talento y que poco resperto cuando se dedican a reinventar, plagiar, pastichear o como quieras llamarle.
    Más les valdría tirar de revisiones serias, documentadas y respetuosas con el personaje y su iconografía como puede ser el excelente cómic español " Sherlock Holmes y la conspiración de Barcelona". Si no lo has leído te lo recomiendo encarecidamente, de ahí sí que saldría una buena película.

    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La verdad, David, es que parece haber un declive imparable que conduce a un sumidero en el que las ideas desaparecen de la industria estadounidense, antes tan brillante, seguramente gracias al aluvión europeo...

      He leído respecto a esa aventura gráfica y sí que me gustaría echarle un ojo, por curiosidad. Lo de la película ya da un poco de miedo, visto de lo que son capaces algunos... :-)

      Un abrazo.

      Elimina
  9. Joder! No tenía ni idea de esto...Pero, ¿qué cosas más raras hacen? ¿no?
    Con lo buena que es la británica (y sí, yo estoy esperando la tercera).
    A cuadros me he quedado con lo de Frankestein y el intercambio diario de roles (eso es mucho curro y complicarse la existencia también, ¿no?)

    Un abrazo.

    PD: Ah! A mí la primera de Ritchie me pareció una chorrada, pero me entretuvo bastante más que a ti, si recuerdo tu entrada (aunque sin más)... La serie televisiva es otra cosa, desde luego...Me entretiene, me gusta y me deja impresionado. Buenísima.
    Esta no la veré.

    ResponElimina
    Respostes
    1. A los americanos se les ocurre copiar -y mal- cualquier buena idea que pillan: de hecho de Holmes apenas tiene nada más allá del nombre, porque nada lo recuerda.

      Lo del turno en la representación teatral, David, no es nuevo:no puedo ahora decirte cuando se hizo ni en qué obra, pero ya lo había leído anteriormente: así que me venga a la memoria te lo digo; en el caso de esta pieza, supongo que el personaje de la Criatura no tendría más que expresión corporal, con lo que por una parte sería un descanso. Hace tiempo leí una reseña y parece que triunfaron en Londres pero no quisieron estar más allá de unos meses.

      Un abrazo.

      p.d.:de Ritchie las he visto ambas y la segunda todavía es peor que la primera: de vergüenza ajena.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.