Carregant el Bloc...

divendres, 14 de desembre de 2012

Shylock




Hace ya más de cuatro años nos detuvimos unos momentos a considerar el talento interpretativo que podemos disfrutar en pantalla, y lo hicimos fijándonos en dos formas muy distintas de afrontar el personaje de Shylock, creado por Shakespeare en su célebre pieza El mercader de Venecia.

En aquel momento fijamos la atención en la entonces reciente presentación que hiciera Al Pacino a las órdenes -es un decir- de Michael Radford, una versión que no colmó mis esperanzas de ver una buena traslación shakesperiana al cine y tuve la malévola idea de enlazar a modo de comparación -odiosa como todas- un corto fragmento de un programa televisivo en el que un tipo gordo y patoso que acostumbraba a ponerse narizotas falsas, sin más aditamento que una cámara fija y un enorme talento, arranca con el famoso monólogo de Shylock.

Hace cuatro años ya me avisaron que eso de meter a Orson Welles por en medio venía a ser como una jugada de ventajista, así que ahora, pasado tanto tiempo, me ha parecido que podríamos completar la experiencia dando un repasito a otras actuaciones, pero debo avisar al amable visitante que será preciso disponga de tiempo, porque los vídeos enganchan y no son breves:

Así, podemos dar un vistazo a una versión británica, de la compañía de televisión ATV que en 1973, con la producción de Jonathan Miller, célebre por sus trabajos en los escenarios londinenses, encargó a John Sichel el arduo y laborioso trabajo de dirigir una versión del clásico adaptada a los tiempos propios del siglo XIX, con lo cual se demuestra que ninguna novedad hay en algunas versiones modernizadoras de Shakespeare.

La producción, fantástica, se emitió el 10 de febrero de 1974 y según dicen es una de las mejores representaciones: Joan Plowright era Portia, Jeremy Brett era Bassanio y supongo que no hará falta decir quien era Shylock


Tenemos una version más moderna, de 1980, producida por la BBC con unos aires más respetuosos con el clasicismo, también producida por Jonathan Miller, en la que bajo la dirección de Jack Gold se ofrece una versión de la escena que no me acaba de convencer mucho: me parece que Warren Mitchell tiene que esforzarse en demasía para hacernos entender lo que siente su Shylock


Y por último, podemos disfrutar de algo que ya me gustaría poder ver en España:

Actores discutiendo el personaje de Shylock y la que a su parecer es la mejor forma de representar el carácter: los muy conocidos David Suchet y Patrick Stewart, gracias a sus trabajos televisivos como Hercules Poirot y Capitán Picard, también son grandes actores del teatro londinense e invitados por el director John Barton ofrecen un debate que gracias a su excelentísima forma de vocalizar incluso yo he podido entender y paladear y todavía me falta algún trozo para verlo todo:

Planteamiento e introducción

Práctica 1 - El famoso monólogo

Práctica 2 - Más escenas


Si todavía queda apetito, en youtube se pueden ver enteras las dos versiones de El mercader de Venecia, de 1974 y de 1980, y más fragmentos de ése programa de John Barton que me hace derramar lágrimas de envidia.












10 comentaris :

  1. Shakespeare es una prueba de fuego para muchos, y no demasiados consiguen superarla (a mi juicio, ni Pacino, ni Irons, ni Fiennes ni Radford merecen el aprobado).
    Por no mencionar a Welles (¿por qué es ventajista nombrar al mejor?), diré que siempre reivindico el "Macbeth" de Kurosawa ("Trono de sangre") y también el de Polanski, con Jon Finch. Y también a Patrick Stewart, que en un telefilme del año 2000 y pico consiguió emular con mucha efectividad al Peter O'Toole de "El león en invierno" acompañado por Glenn Close.
    Me guardo estas píldoras "paluego".
    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. De entrada, Alfredo, Shakespeare es difícil por el verso: interpretar diciendo el verso sin que "suene la canción" es harto difícil y son pocos los que salen con vida del empeño: si además los personajes tienen la hondura psicológica acostumbrada, ni te cuento.

      Lo que impresiona de veras es el debate entre Suchet y Stewart...

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Me encuentro con un problema.Y es que no domino apenas el inglés. Bueno, igual hay que quitar lo de apenas. Eso me impide disfrutar de los vídeos como se merecen.
    Pero si te diré dos cosas que siempre me han llamado la atención.La primera es que está contrastado que el bardo escribía para el pueblo llano tanto como para la corte. Luego no sé que opinaría él de esos soliloquios repletos de pompa en la dicción. Aunque a mi me encantan, que conste. Tiene piezas que en manos de un actor de cierto calibre inflaman el corazón.
    La segunda cosa es algo muy personal. Casi nunca me ha convencido como actor sir Lawrence Olivier.Ni én la comedia, ni en cumbres borrascosas, ni en sus shakespeares. Sí en la huella. Pero, claro, yo no le he visto en el teatro que es donde al parecer se salía.
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. En el teatro, Víctor, es donde sin trampa ni cartón un actor da la talla, porque no hay vuelta atrás y hay que dominar la técnica, aunque actualmente hay asesinos de la palabra que actúan con micrófonos, pero dejemos eso que me hierve la sangre...

      Es evidente que Shakespeare escribía sus obras con su mejor intención que era la de enriquecerse con el éxito de las mismas y ello nos lleva fatídicamente a la conclusión que el pueblo que podía ver sus obras -que no sería muy llano, pues el teatro nunca ha sido barato- ya en aquellos tiempos disponía del intelecto necesario para advertir sus claves y disfrutarlas, lo que no nos debe extrañar pues el Bardo es fruto de su tiempo, mal que nos pese, porque no ha sido superado.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. No me ha convencido el monólogo en la versión de Warren Mitchell pero no porque él se esfuerce demasiado, sino porque tiene que decirlo con las risas de los otros personajes de fondo y creo que eso le quita fuerza.

    La conversación entre David Suchet y Patrick Stewart es muy interesante y comienza con lo que debería ser una obviedad (pero no lo es para muchos), que una obra debe de ser juzgada teniendo en cuenta el contexto en el que fue escrita y no a la luz del Holocausto que tuvo lugar en el siglo XX. Después de escucharles estoy más de acuerdo con la concepción que tiene Suchet del personaje. Pero luego al ver la interpretación me han parecido las dos igualmente correctas.

    Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Coincido en tu apreciación, Maribel, del montaje teatral que padece Warren Mitchell, una muestra que no siempre los británicos aciertan en sus experimentos buscando una originalidad en el planteamiento.

      A mí lo que me ha dejado pasmado es la demostración que Suchet y Stewart no tan sólo se saben de memoria la pieza sino que, además, para interpretar a Shylock, se han tomado la molestia de estudiar el personaje a fondo, demostrando un nivel académico inaudito en estos lares salvo excepciones contadísimas.

      Besos.

      Elimina
  4. Welles aún no ha sido superado en eso de adaptar a Shakespeare al cine (y mira que lo han intentado otros), pero de lo último que he visto con lo ue más he disfrutado es con el Ricardo III protagonizado por McKellen... por cierto que curiosa asociación no forzada: McKellen-Stewart, si parece esto un episodio de los Xmen :).

    Un abrazo, cuando disponga de un ratito de paz me pongo con los 3 videos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes razón, David, aunque no sabría decir si es curioso o lamentable que actores como esos tengan que acabar en productos tan inanes para ganarse las habichuelas porque parece que únicamente lo sencillo y simple ofrece ganancias en el cine actual.

      La de Ricardo III ya la comentamos por aquí hace tiempo: muy interesante.

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Siempre me ha fascinado esta obra (¿comedia?, ¿tragedia?, los expertos la sitúan siempre entre las comedias de Shakespeare) y el personaje de Shylock. Si te interesa, Josep, escribí hace años un estudio sobre el tema, titulado "El compromiso en El mercader de Venecia".

    http://nodulo.org/ec/2006/n048p07.htm

    He de conseguir esa versión televisiva con Olivier, la cual no conozco...

    Por lo demás, yo no soy tan "crítico" como tú con la versión cinematográfica de Pacino. Me gustó bastante este film. ¡Y fíjate lo entusiasta que soy yo con el cine contemporáneo...!

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. El Shylock de Pacino me pareció flojo porque Irons le supera y desequilibra la balanza en demasía: Pacino es un buen actor cuando trabaja con Coppola porque éste no le tiene ni miedo ni respeto a su fama, que en buena parte le debe; cuando no le controlan, es un histrión excesivo, lo mismo que Nicholson y también De Niro, los tres capaces de lo sublime y lo peor.

      Tomo nota de ese enlace que me dejas y a la que tenga un tiempillo ahí que me voy.

      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.