Carregant el Bloc...

dimarts, 29 de gener de 2013

Killer Joe




Cuando uno tiene la suerte de verse sorprendido al visionar una película a estas alturas del siglo que vivimos puede realmente darse por afortunado y contento: si además acabada la sesión permanece en el interior la sensación que las neuronas no paran quietas intentando encajar todas las impresiones recibidas para asimilarlas y comprenderlas en su justa medida, entonces es que como quien dice, nos ha tocado la lotería, sobre todo si se trata de una película tratada de maldita, apestada para las taquillas y casi que infame, una muestra más de la enorme estulticia de las distribuidoras o de su mala fe que nos oculta buenas piezas quizás con la voluntad clara y manifiesta de impedir que pensemos por nosotros mismos.

En Estados Unidos existe un organismo, la MPAA, que se cuida de calificar moralmente las películas, con el supuesto afán de proteger la moralidad de la sociedad; más que moralidad yo le aplicaría el término moralina hipócrita por cómo desarrollan su trabajo, pero eso ya sería tema para otra entradilla; el caso es que la calificación de "R" es de las peores, pero quiero llamar la atención de todos, antes de empezar, para recordar que las películas de Tarantino suelen recibir esa calificación "R" y a pesar de ello reciben un tratamiento mercadotécnico ejemplar, como hemos podido comprobar recientemente.

Se diría que William Friedkin y Tracy Letts juegan con ventaja respecto a la MPAA porque, habiendo recibido la famosa "R" en su primera colaboración, Bug, en la segunda con toda seguridad decidieron olvidarse de las consecuencias y se pusieron a trabajar con el objetivo de satisfacer su integridad artística porque únicamente contemplando el resultado final como prueba de una autoría a todas luces independiente se puede comprender y entender las formas empleadas en la presentación cinematográfica de una pieza teatral del propio Tracy Letts que se titula Killer Joe dirigida con mano firme por el veterano Fiedkin sobre guión del propio Letts que adapta la obra teatral que hace años triunfó en el off broadway.

No hay engaño posible porque ya desde los primeros minutos el espectador se ve zarandeado visualmente: Chris Smith (Emile Hirsch) en una noche de rayos y truenos rodea chillando y dando golpes la casa-caravana-contenedor donde vive su hermana Dottie (Juno Temple) provocando que el perro, T-Bone, ladre desaforadamente: Dottie se hace la dormida y le abre la puerta su madastra Sharla Smith (Gina Gershon) ofreciéndole una visión directa de su pubis desnudo porque la camiseta de hombre que lleva le llega a la cintura y poco más. Chris discute con su madrastra increpando a su padre, Ansel Smith (Thomas Haden Church) por permitir la desnudez de su esposa mientras le gorrea un canuto de marihuana: buena hierba, dice, a lo que su padre responde: esa mierda me la vendiste tú.

Desde luego los primeros cinco minutos no están rodados pensando en complacer a ningún censor: más bien denotan la clarísima intención de obtener la calificación en poco tiempo y ahorrar trámites. Pero es que además lo que sigue va incrementando la sensación que guionista y director en ningún momento se han planteado una carrera comercial brillante para su obra y uno empieza a suponer que esos dos han querido -y obtenido- una película que entronca íntimamente con la esencia del séptimo arte, aquel que cuenta historias, provoca sensaciones, estimula la imaginación y procura interesantes conversaciones porque, amigos, hay mucha tela que cortar, hay material humano tratado con inteligencia y fuerza visual.

Como algún amable seguidor de este bloc de notas sabrá, me gusta -mucho- leer teatro, así que he dedicado unos días a buscar la pieza original de Letts y lamento decir que ha sido en vano; sin embargo, he hallado una página que alberga de momento el guión original, escrito en inglés: la página se encuentra aquí; hay que pagar para leerlo entero, pero recomendaría no hacerlo hasta haber visto la película no porque haya en ella ningún misterio en particular, pero sí porque la fuerza de la sorpresa, eliminada, modifica el placer de la primera visión.

En la segunda, que tendrá lugar con toda seguridad -y facilidad, porque la película no se verá en los cines españoles y juraría que en la tele tampoco- se podrán apreciar mejor los detalles propios de la labor de Friedkin que en mi opinión no tan sólo se reivindica después de un período triste y largo sino que alcanza cotas de expresividad y calidad nunca antes alcanzadas: con el apoyo de Caleb Deschanel a la cámara, Friedkin desgrana el mejor repertorio de planos de su propia cosecha desde el plano detalle hasta el travelling con la grúa pasando por expresivos picados y contrapicados siempre adecuada la situación de la cámara, la focal utilizada y el encuadre: luego el ritmo visual lo perfecciona Darrin Navarro en la moviola y ya tenemos un ejemplar de caligrafía cinematográfica presto a satisfacer las ansias de cualquier cinéfilo harto de efectos especiales y montajes videocliperos.

La forma de filmar de Friedkin realza y remarca la fuerza intrínseca del guión escrito por Letts: una trama que a priori parece simple: esos cuatro ganapanes mencionados, los Smith, deciden asesinar a la primera señora Smith porque dicen que tiene una póliza de seguros muy cuantiosa y así saldrán de problemas que no relataremos. Para ello, Chris y Ansel se pondrán en contacto con Joe Cooper, conocido como Killer Joe (Matthew McConaughey), de profesión detective de la policía de Texas y de sobresueldo asesino por encargo. Las cosas se torcerán y habrá un poco de jaleo porque Killer Joe tiene muy malas pulgas.

A uno le da la risa floja cuando ha visto Killer Joe y escucha opiniones referidas a la maldad de algunos personajes de ficción que sobrevuelan las pantallas actuales: de verdad de la buena: Killer Joe, acojona.

Mucho.

Letts reviste a ese policía texano de un aura de maldad que le otorga un poder especial: en un momento, Dottie le define certeramente cuando dice: "su mirada hiere". Ese Joe asusta incluso a T-Bone, el perro que ladra a todos y enmudece nada más verle bajar de su coche, con sus botas de piel, su sombrero negro de ala ancha y su sonrisa letal. Un tipo frío y calculador que dará pasaporte a dos personajes sin despeinarse ni perder un tono de voz magníficamente calmado, sereno, dulce y casi que seductor, aunque ése detalle en concreto bien merece la pena imputárselo con toda justicia a un Mattew McConaughey que realiza el mejor de sus trabajos que este cronista haya visto, exprimiendo hasta el último sentido toda la ambivalencia y complejidad moral con que el autor ha creado a su personaje.

Un bombón que el actor sabe aprovechar demostrando que ha alcanzado una fructífera madurez en la que domina el gesto, la mirada, la voz y el tempo, dotando a su personaje de una sensualidad desarmante y turbadora. Pocas veces se podrá ver en pantalla semejante ejemplar de poderío sexual explícito: hay un par de escenas que resultarán inolvidables y que con toda seguridad son las que han provocado que algunas distribuidoras hayan rechazado exhibir la película que no ha tenido la promoción que le correspondería. Friedkin es muy consciente de la importancia de ambas situaciones y las rueda con una fuerza, elegancia y expresividad impresionantes que a nadie pueden dejar indiferente. La presencia del sexo como señal de poder es una constante en el cine negro pero en pocas ocasiones ha sido tan explícito, amenazador y poderoso, coexistiendo con el amor marital y el amor fraternal todos ellos en su expresión más primitiva.

La ambigüedad de la trama deviene en ambivalencia y permite contemplarla desde la óptica de un retrato descarnado de la sociedad actual en el que el dinero propicia actitudes faltas de cualquier moral y ética y asimismo proporciona un foco clásico en el que coinciden los grandes hitos del cine negro en el que la fatalidad de los acontecimientos produce alteraciones que repercuten en los propios intervinientes, presos de sus pasiones y condicionantes vitales con resultados más trágicos que los deseados a priori.

El conjunto de intérpretes realiza un trabajo notabilísimo que se aprecia afortunadamente al ver la película en riguroso y forzado idioma original con subtítulos ya que ni siquiera se ha procedido al doblaje al castellano y tanto su estupenda labor como la forma dinámica de filmar de Friedkin se apartan del original teatral nada aparente formalmente, siendo de justicia señalar una vez más la riqueza de la paleta de colores con que Caleb Deschanel fotografía el interior de esa casa-caravana-contenedor que lo mismo parece un refugio a la tormenta que un lugar de ensueño, que una jaula convertida en trampa mortal.

En definitiva, una película absolutamente imperdible, de aquellas que uno recomienda en la conciencia que tiene todos los requisitos para convertirse en lo que antes se conocía seriamente como "film de culto" porque los cinéfilos se lo iban recomendando de unos a otros hasta conseguir un reconocimiento que la industria y la pacata sociedad le habían negado: uno mira la cartelera de hace un par de años y se asombra que esta película no se exhibiera en España casi tanto como que el superlativo guión de Tracy Letts ni siquiera recibiera una nominación en los premios oscar del año 2012 mientras le daban el premio a Los descendientes. No se la pierdan.







26 comentaris :

  1. Vale. Apuntada. Aunque si acojona y da mal rollo. A medida que me hago mayor..eeeh...bueno, eso.
    No vi, y no sé si lo hiciste tú, la adaptación de "El asesino dentro de mí" (no he leído ese libro, pero me da que la fuerza está en la novela, y tal vez la época en la que salió) http://www.youtube.com/watch?v=L5w_oZis4Rg
    Es que no sé por qué (bueno, sí, por tus referencias al cine negro en la entrada), pero me acordaba de ella (que pensaba ver algún día; aunque tampoco tenía ganas; por lo de la edad (jaja)
    Un saludito.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¿Que tú te haces mayor, pipiolo? Anda ya....

      Elimina
  2. Anotada queda también por mi parte. Veremos si el veterano Friedkin está tan en forma como dices :-) y revisa el entrañable género negro. Respecto al anterior comentario, el libro de Thompson es crudo, crudo, muy directo y, efectivamente, aunque para los estándares de violencia a los que estamos acostumbrados, nada que ver con los de la época de su publicación original (creo recordar allá por los primeros 50), no es excesivamente escandaloso, tiene momentos brutales. Recuerdo especialmente, la llamativa cara dulce que muestra el protagonista con su novia o en su vida diaria mientras ofrece otra muy distinta con otra mujer a la que da una paliza (creo que dice algo así como que era igual a machacar a una calabaza, se va ablandando) cuando comienza a vislumbrarse su interior (el del protagonista). Sabía de una adaptación pero aún no me he atrevido con ella. Salut!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo cierto, Ca, es que resulta sorprendente comprobar el brío que todavía tiene Friedkin y que parece haber aprendido de sus errores, porque a esta película nad se le puede reprochar...

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Me han hablado muy bien de ella pero no la he visto. En este tipo de historias, es fundamental que las cosas se tuerzan y que el clima y los personajes tengan fuerza. No solo es cuestión de girar el guión.
    La gente se ríe a menudo de Matthew "no escribo el apellido que me sale mal". He oido por tierra mar y aire que es de lo peor. Y es verdad que tiene algunas con sobredosis de muecas. Pero otras no.
    Me gustó bastante, ya que se cita, "el diablo dentro de mi" a la que se acusó precisamente de violenta. Me da que ambas la violencia está justificada y no es de plastilina.Tendré que verla. Un abrazo.

    ResponElimina
  4. "el diablo bajo la piel" titularon la película de Winterbotom. Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. "El demonio bajo la piel" según imdb, Víctor. Si ya has oído buenas refrencias, no pierdas el tiempo y agénciatela porque seguramente te va a gustar.

      Por lo menos, te hará revisar tu opinión sobre Mateo el impronunciable... ;-)

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Joder! menuda recomendación la tuya (jaja) De entrada, nada más empezar los personajes te parecen repulsivos por lo que plantean... Bueno, no hay personaje que se salve.
    La peli está bien, aunque me da que no me ha gustado tanto como a ti.
    No he visto venir lo de que la mujer estuviera en el ajo (sí cuando Joe para el coche amarillo; pero eso ya es muy tarde)...
    El problema es que al final, desbarra demasiado para mi gusto. Exageración total. Pero están bien.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¡Caramba! Eso es celeridad, David: estoy impresionado.

      Diría que, vista dos veces, resulta mejor que sólo una y puede que peor que tres....

      Un abrazo.

      Elimina
  6. Sí tiene un aire total a Jim Thompson, por cierto. Personajes amorales, desenlaces inesperados, etc...

    ResponElimina
  7. No la he visto, sí los trailers y alguna reseña por ahí y casi puedo asegurar que NO la veré, no porque piense que sea mala ( ya veo que te ha gustado mucho y por eso mismo está bien que nos lo cuentes y lo hagas tan bien como acostumbras ;-D ) pero es que el tema..fijaté que me suena mucho y no me apetece nada.

    Problamente el morbo, el sexo y la violencia explícita tienen mucho tirón..supongo que será algo más que solo eso..
    para desnudos integrales, sexo y violencia explícita Boardwalk Empire(es una serie) y está bastante bien,todo tiene sentido pero uno se siente incómodo dependiendo qué momento.Indiferente no te deja.

    En otra entrada por aquí nos preguntabas sobre la vanalización de la violencia al incluir cierta música en tal escena..
    ésta que nos traes hoy ¿ qué es? ¿exaltación, apologia de la violencia sin banda sonora?..no sé..nolotengoclaro ;-P

    Saludos a todos ;-)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Desde luego, Milady, es una película dura: tanto por lo que explica como por cómo lo hace, sin concesiones a la inmensa mayoría. Lo más extraño es que se haya rodado íntegramente en los U.S.A. porque sí, un poco escandalosa para según quien si debe serlo, sí...

      Besos.

      Elimina
  8. Cómo me alegro de que Friedkin, al parecer, haya vuelto a hacer algo que recuerde al cine... Y también me alegro de que Maconajiú sea por fin capaz de hacer algo que no sea poner caritas. Así que, por lo civil o por lo criminal, la veo seguro.
    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Un día, Alfredo, alguien debería pararse a dilucidar porqué cintas interesantes como esta ni siquiera tienen la oportunidad que hace años se ofrecía en las llamadas Salas de Arte y Ensayo, donde se estrenaban películas "escandalosas" como Portero de Noche, por citar un ejemplo que coincide remotamente con la presente.

      Quizás mi pesimismo me haga ver la botella medio vacía pero me resulta difícil imaginar excusas para que en este siglo tengamos que acudir a medios digitales para ver una película porque no se ha estrenado, siendo como es, imperdible.

      No dejes de verla, sea como sea.

      Un abrazo.

      Elimina
  9. Doy por sentado que la has visto de forma libre y alegal, vamos por ahora no cometemos ningún delito. Pero yo no la encuentro por ahí, he estado echando un vistazo por varias páginas y no la veo. ¿Es de este año? y segunda pregunta ¿Donde la compró usted?

    Saludos
    ROy

    ResponElimina
    Respostes
    1. No te debería resultar difícil hallarla, Roy, porque, por lo menos, en Amazon está el dvd aunque, eso sí, sin doblaje al castellano. En cualquier caso, google es tu amigo.... ;-)

      Es del año 2011 y según donde se estrenó el año pasado: el dvd, como te digo, ya ha sido publicado, así que verla en pantalla grande, como no sea en un Cine-Club, nasti de plasti.

      Un abrazo.

      Elimina
  10. Sin duda, entro en tu bloc, amigo Josep, y me siento rejuvenecer... ¡Cuántas novedades interesantes! La cosa esta de los Oscar 2013 (pelis de 2012) me ha tenido bastante ocupado y ya creía colmada la cuota de actualidad-modernidad. Pero, vaya, también vale la pena penetrar en el terreno off off.

    En fin, dado tu entusiasmo por esta peli, intentaré hacerme con ella y te cuento.

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esta película, Fernando, no entró en la primera línea de mercachifles, injustamente en mi opinión. Así que me parece que puede resultar una experiencia agradable, después de haber visto lo más popular....

      Un abrazo.

      Elimina
  11. Hola Josep!
    Vaya entrada nos has traído, me hubiese gustado comentar con anterioridad pero aquí te dejo mis impresiones.
    Killer Joe es de paso una de las películas más ¡WTF! del año. Desde su simple premisa me engancha, y por supuesto tras unos turbulentos 5 minutos de introducción hacia los personajes principales (sin contar a Joe) nos podemos sentir quizás un poco confundidos y hasta turbados (la presencia de la madrastra en camiseta enseñando el pubis es cuanto menos una señal de todo lo que encontraremos en el film), y es que Killer Joe no perdona nada y no es infiel a su esencia. Cargada de escenas largas e ingeniosas (ciertamente la única que me produjo algo de tedio fue el momento en el que Joe y Dottie se conocieron) es una película perfecta en su imperfección, no pretende más allá que mostrarnos un atrevido ejercicio de cine con referencias a Tarantino, mucho morbo y mucho humor negro. Gusta porque desnuda personajes (tanto en lo exterior como en lo interior) y nos turba al modo de repudiar las acciones, y a la vez admirarlas por el ingenio que profesan. El desenlace es de los mejores que he podido ver en el año (sino el mejor), y es ya de por sí excelso en su propia preparación. Hay escenas que no salen de mi mente aún (la escena del sexo oral a la pierna de pollo xD) y eso es agradable para mí al menos porque no quiero olvidarlas ;)
    Las interpretaciones me han gustado bastante, en especial un Mathew McConaughey en el mejor papel que lo he visto, soberbio como Joe, ese policía y sicario de mirada que duele y que pareciera ser invisible, denota una seguridad enorme simplemente para elogiarlo. Luego estan u Emile Hirch perfecto, aunque a momentos me ha parecido algo sobreactuado pero quizás el personaje también rayaba la exageración. Juno Temple está fantástica, con la dulzura y gelidez que su personaje exigía.
    Yo también la recomendaría, y mucho aunque no es para todos los públicos.

    Un abrazo! Me pasaré con mucha mas frecuencia por tu espacio compañero. :)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bienvenido, Daniel.

      Ya compruebo que la cinta despertó tu interés, lo que no me sorprende en absoluto. Me alegra que coincidamos en su aprecio.

      Un abrazo.

      Elimina
  12. ¿Todavía aguantas por acá con el bloc, Josep? Qué admirable pertinacia...


    "Killer Joe" la tengo ahí guardada para verla en cualquier momento de solaz. Este artículo me da un motivo más para ello, a pesar de la grimilla que me provoca Emile Hirsch. Te contaré.



    Y... oh, sí, he vuelto a escribir. Ahora en solitario, que mademoiselle Alicia ya está con achaques (la edad, you know) (en realidad la menopausia). este es el enlace, por si alguien se quiere pasar: http://la-logia-negra.blogspot.com.es/. No va sólo de cine, que me canso, pero habrá lo suficiente. Saludete.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¡Marcbranches, qué alegría verte de nuevo!

      Esta película te gustará, fijo.

      Ya tienes suerte que Alicia ya no viene por aquí, porque te iba a dar pal pelo... :-)

      Me parece estupendo que el gusanillo te haya devuelto a la actividad bloguera: interesante tu nuevo blog.

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Gracias, joven, espero verte por el pisito nuevo.

      Vista "Killer Joe", por cierto. Y además en el trabajo con mis súbditos (las aburridas noches de invierno). Muy divertida (que casi la primera escena de la película sea el alegre y frondoso felpudo de Gina Gershon es toda una promesa), muy bien fotografiada y dirigida, diálogos como esputos y alguna escena muy inquietante. Muy bien todo el casting, aunque a Emile Hirsch nunca me lo termino de creer, y además con su personaje tengo un problema de verosimilitud (OJO LIGEROS SPOILERS): no me encaja su súbito cambio de postura respecto al "uso" de su hermana en determinada transacción. No duda un segundo en ofrecerla, pero en un momento dado le entran miles de escrúpulos sin que haya explicación o transición al respecto.

      Como apunte final, señalar que finalmente sí se va a ver en cines, concretamente gracias a la iniciativa Phenomena Experience, que va a empezar a programar películas no estrenadas en España y que lo merecerían. Día 21 de febrero, en el cine Comedia, por si alguien quiere aprovechar la oportunidad. Saludos.

      Elimina
  13. TOC TOC.. De vacaciones once again ..? :-P

    ¡Sin exámen éste mes pasado ! ¡qué raro se me hace !.....;-)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Digamos, por decir algo, Milady, que hay mucha pereza... :-)

      Besos.

      Elimina
  14. 'Killer Joe' es una peli de ambiente de lo más ominoso, también un pelín sórdida y cínica a paladas, de sabor de cine negro de los antiguos, un thriller con sus vueltas inesperadas, con gran ritmo, y personajes memorables. La escena del muslo de pollo es de las que no se olvidan. Matthew McConaughey, en su papel de sucio polícia reconvertido en asesino a sueldo, algo no muy sencillo de plasmar,da realmente miedo a pesar de lo exagerado del tono. El chaval está bien y el padre está espectacular en su palurdez. Me ha parecido que la peli ha pasado bastante desapercibida y no se lo merece. Un saludo!!!

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.