Carregant el Bloc...

divendres, 4 gener de 2013

MM 75 Killing Them Softly






Cuando uno se percata que la banda sonora de una película está formada por una atinada selección de conocidas melodías y lo hace mientras está sentado ante la pantalla, algo está fallando en el conjunto.

Cuando además el encargado del sonido está realizando una notabilísima labor construyendo por medio de diversos efectos unos ambientes que llegan a los sentidos de forma sutil y sin molestar ni sobresalir un ápice, modulados en tono y volumen perfectamente, está clarísimo que el especialista no tiene la culpa de llamar la atención.

Seguramente lo que ocurre es que el director, máximo responsable del tinglado, no acaba de conseguir centrar la atención del respetable en lo que debiera y sus eficientes colaboradores asoman cuando deberían pasar desapercibidos en el acto y notables en la memoria.

Claro que algunas decisiones pueden antojarse polémicas por lo que antiguamente se hubiera tildado sin tapujos con el adjetivo de manierismo formal a modo de eufemismo que pretende criticar el excesivo celo en conseguir impresionar al público más por el continente que por el contenido: se me ocurre que nada mejor, ya que hablamos de cine, que contemplar -y, sobre todo, escuchar- un ejemplo que puede observarse en la siguiente escena

Hay en la película dirigida por Andrew Dominik otras escenas en las que la música incide en lo que vemos en pantalla reforzando el concepto, pero ésta me ha parecido interesante porque con independencia del gusto que cada uno tenga, está clarísimo que hay una pretensión del director de conseguir una belleza visual impactante que refuerza con una muy buena canción, Love Letters, música compuesta por Victor Young y letra escrita por Edward Heyman que ya fue nominada al oscar en 1945 y que alcanzó notoriedad en 1962 cantada por Ketty Lester, cuya versión es la que se usa como fondo.


The sky may be starless
The night may be moonless
But deep in my heart
I know that you love me
You love me, because you told me so

Love letters straight from your heart
Keep us so near while we’re apart
I’m not alone in the night
When I can have all the love you write

I memorize every line
I kiss the name that you sign
And darling, then I read again
Right from the start
Love letters straight from your heart

I memorize every line
I kiss the name that you sign
And darling, then I read again
Right from the start
Love letters straight from your heart


Y yo me pregunto y os pregunto:

¿Es éticamente aceptable esa banalización de la violencia al extremo de reconvertirla en sustancia artística buscando un atisbo de belleza donde quizás debería buscarse un rechazo?

¿Qué me decís?








14 comentaris:

  1. La pregunta tiene miga :) pero antes de contestar, ¡¡¡cómo, en la Wikipedia no han incluido la versión del gran Arthur Alexander, un tipo al que versionearon los Beatles y los Rolling Stones, ahí es nada!!!. Sin disculpar a productos comerciales también hay alguna película independiente pretenciosa a más no poder, hace un tiempo (aunque lo recuerdo como si fuera ayer) padecí Dharma Guns. Ah, sí, la pregunta...la insensibilidad de la sociedad actual respecto a la violencia (y otras cuestiones) abriría un debate extenso. Saludos.

    ResponElimina
  2. ya sabes, Ca, que en la wiki no es oro todo lo que reluce: quizás están esperando una contribución... ;-)

    Constato que la pregunta abre sendas, por no decir caminos, a explorar con tiempo, y que, como no podría ser de otra forma, el reducido espacio del cajetín limita las perspectivas....

    Un abrazo.

    ResponElimina
  3. Sí. Es más que aceptable. Hablamos de ficción... Y a mí me parece que hay vale todo...Otra cosa es que te pueda gustar o no, te pueda parecer mal o bien, te pueda provocar o dejar indiferente, etc...
    Vamos... que si la escena es bonita por la combinación planos, música, etc.. pues vale. Pero no es este el caso, que se me hace muy larga... Yo soy un poco como Hawks, que decía que en el tiempo en el que Peckinpah mataba a uno, él ya había despachado a cinco (jaja).

    No sé... Todo depende... Tarantino es tal vez uno de esos especialistas en esa estilización de la violencia, ¿no? Pero a mí la de Kill Bill1 (con la 2 no pude) se me hizo insoportable (por aburrida)... El problema de esto... Recuerdo que ya hablamos cuando comentaste la película de Malditos Bastardos... Por aquel entonces yo estaba con la de Mrs.Miniver y con La redada, que había recomendado Mr.Lombreeze en su blgo. Es probable que La redada tenga menos gracia visual y además sea peor película (narrativamente)...pero tenía algunos momentos que me sonaban a "auténticos"...mientras que la violencia de la peli de Tarantino, sabía o sentía en todo momento que era ficción.

    Y como respondes al primer comentarista... sí, esto es demasiado para meterlo en el reducido espacio del cajetín (echas mucha carne para comentar, como me dijiste alguna vez)... pero mi respuesta es un SÍ rotundo.
    El rechazo a la violencia, en la vida real. En la ficción... todo vale (pero insisto...luego está la pericia de quienes cuentan y la predispoción de los que ven/escuchan).
    Buenas noches.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No conocía, David, esa frase de Hawks, pero creo que estoy muy de acuerdo con ella. Sin molestarme la violencia salvo excesos, el recurrir a ciertos modos no estoy muy seguro que sea lo más acertado.

      De hecho, por lo que sé, esta escena ya causó revuelo en Cannes, creo.

      Un abrazo.

      Elimina
  4. a mí me parece que "hay" vale todo... es que ahí vale todo...Es por escribir deprisa. Perdón.

    ResponElimina
  5. En un colegio pusieron en clase a unos chavales hace tres o cuatro años las imágenes del atentado a las torres gemelas.
    ¡Vaya cosa! ¡no es para tanto! ¿eso es todo?, fue la respuesta de muchos alumnos. La mayoría había visto películas mucho más guays y molonas con escenas mucho más espectaculares e impactantes.
    No creo que los que han manufacturado esa escena se hayan planteado problema ético alguno. Estético sí.
    Estando de acuerdo con David, te diré que la escena no me gusta, ni siquiera estéticamente. El recurso al estallido de violencia con score de canción clásica ya aburre. Al menos a mi.
    Pero voy a ir más allá. Igual me equivoco, pero creo que tampoco le gustaría a Ford, ni a Walsh, ni a Hitchcock, ni a Peckimpah...Y acercándonos más, creo que a John Milius y a Walter Hill tampoco. Y mira que les va tratar la violencia...
    Montar una sinfonía de la violencia no es fácil, y este señor, al menos en esa escena en mi opinión patina. He visto video clips mucho mejores. Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. En esta escena en particular, Víctor, me llama más la atención la versión de la canción que otra cosa, porque el recurso a la cámara ultra rápida ya está muy visto. El tema es que pienso que quizás haya demasiada violencia visual en lo cotidiano, dando como resultado el que tú mismo cuentas.

      Un abrazo.

      Elimina
  6. Se me olvidó Brian de Palma. Creo que incluso su recreación del carrito con el niño escaleras abajo en lode Elliot Ness está mejor que esto. Aunque lo tendría que volver a ver. Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. El homenaje de Brian de Palma, además, es una buena muestra de sabiduría en el montaje.

      Un abrazo.

      Elimina
  7. Estupenda, estupendísima me ha parecido la película de A. Dominic, con todo ese discurso paralelo, hace una radiografía de la américa contemporanea donde casi lo que menos importa es quién va a matar a quién. Toda una sorpresa.

    Saludos
    Roy

    ResponElimina
    Respostes
    1. Respecto a la película, Roy, he de manifestar que no me pareció tan buena como a tí, por lo que leo. Quizás porque el protagonista no me acaba de convencer y porque en el guión veo fallos y recursos gratuítos fáciles. Casi preferiría leer tu crónica y allí, en tu casa, llevarte la contraria.... :-)
      Un abrazo.

      Elimina
  8. Hello? ¿Hay alguien en casa...?..

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esto es como las meigas: haberlas, haylas...

      Elimina
  9. Yo creo que en nombre del "arte" todo tiene sentido. De todas formas a mi la película no me pareció para tanto, quiero decir que había escuachado mucho ruido alrededor de ella y bueno, psa, está bien, pero no es ninguna joya incunable. Como suelo decir, se ve, se disfruta (si se puede) y se olvida, es mi humilde opinión, master Josep.

    Saludos
    Roy

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.