Carregant el Bloc...

dimarts, 30 d’abril de 2013

Siete psicópatas




El británico (londinense, por más señas) Martin McDonagh debe ser hombre parco, de pocas palabras, o quizás es que sus talentos pasan desapercibidos para los que mandan en eso de la industria del cine, o, si nos ponemos en plan conspiranoico, está claro que el cine va encaminado a calmar y apaciguar inquietudes con historias inanes, justo lo que no parece saber escribir el amigo McDonagh que ya me sorprendió muy gratamente con su primer largometraje y después, a toro pasado, con su cortometraje tan laureado, dos obras previas que se han visto refrendadas por una tercera que descubrí como quien dice por casualidad porque, una vez más, la mercadotecnia parece reñida con el talento, algo de lo que McDonagh no se halla falto, precisamente, ni como escritor ni como director.

Es una lástima que hayan tenido que pasar cuatro años entre la primera y la segunda película de un cineasta que hasta ahora, en lo visto, se mueve como pez en el agua en un género que entremezcla ambientes mafiosillos y personajes variopintos psicológicamente bien construídos, porque McDonagh se cuida muy mucho de rellenar de ideas las historias que presenta dotadas de ingeniosos diálogos.

Siendo a un tiempo guionista y director y tomando también ocupaciones de productor, habrá que entender que la segunda película larga de McDonagh contiene todo aquello que al autor, porque así cabe denominarlo, le interesa presentar en un diálogo constante con el espectador porque la llamada a la atención es intensa: McDonagh ofrece sus filias y sus fobias adornadas con multitud de chistes (algunos los llamarían homenajes, otros dirían citas) que demuestran, por si hiciera falta, la profunda cinefilia del autor, tanto como un pequeño ajuste de cuentas, o así me lo parece cuando recuerdo algunos pasajes y pronuncio algunos nombres, una especie de recuento de posibles agravios comparativos o burlas descaradas sin más, incidiendo en el tono rocambolesco que se advierte de inmediato en la trama pergeñada por McDonagh, un extravagante y ditirámbico relato en el que, una vez más, la lealtad y el honor son expresados de una forma inusual con visos de tragicomedia que hay que digerir a tragos lentos.

La pieza la titula Seven Psychopaths y ha sido correctamente traducido su título como Siete psicópatas.

La trama gira en torno a un guionista, Marty, de ascendencia irlandesa, que tiene que escribir un guión por el que ya ha cobrado un adelanto y no se le ocurre nada. Su amigo Billy, que es un actor sin trabajo, pretende ayudarle y darle ideas y le anima a escribir mientras llama zorra a la novia de Marty, Kaya, que está un poco harta de las borracheras del escritor buscando inspiración. Billy está asociado con Hans en un negocio de secuestro y recuperación de mascotas -perros, principalmente- de gentes ricas y todo empieza a liarse cuando la mascota secuestrada pertenece al matón Charlie, que, en pocas palabras, agarra un cabreo de la leche y la arma parda.

No conviene contar más de la historia, porque hay sorpresas y giros que en un principio parecen los típicos apuntes que luego quedan en nada pero que, como ya hizo antes McDonagh, acaban encajando donde deben perfectamente, porque no ha dejado nada al azar y todo el aparato que construye para divagar una vez más sobre la amistad, la palabra dada, el respeto, las creencias, todo al fin, tiene sentido cuando ya has visto la película y percibes que no ha sido simplemente una locura de ¿siete? chalados que te han absorbido la atención durante casi dos horas breves, breves.

A ello ha colaborado un elenco bastante sólido en el que destaca Sam Rockwell en una composición paroxística que hay que escuchar en versión original para apreciar en su debido punto; está claro que McDonagh sabe dirigir a sus intérpretes y además sabe escoger muy bien a los adecuados para cada personaje: no hay más que ver a Tom Waits acariciando un conejo blanco, por ejemplo, para darse cuenta del planteamiento. La música de Carter Burwell refuerza las imágenes retratadas por Ben Davis en pantalla ancha, como debe ser y cabe decir que McDonagh sigue siendo mejor guionista que director porque escribiendo es un punto y aparte. La película tiene buenas escenas de acción y está rodada sin altibajos e incluso se mantiene por momentos de tensión rodados sin alharacas aunque sin inventiva: la originalidad la deja McDonagh para las letras, está claro: pero si ése es el precio a pagar por ver en pantalla sus guiones, bien pagado está y buen precio nos hacen, porque hallar en cine un guión que acuda a la neurona buscando efectos y deje poso suficiente para mantener una bonita conversación ya empieza a ser una rareza.

En definitiva una película muy recomendable que se disfruta fácilmente y que hará reir y pensar, reír y pensar...






19 comentaris :

  1. Hola, Josep, buenos días; cuánto tiempo sin escribir (que le dijo el ciego al tuerto, vaya...). Pero merece la pena volver a pasar por aquí para encontrarse con un texto como éste, invitando a un producto de calidad (que no siempre es fácil de encontrar), y glosando con la maestría de costumbre las bonanzas que ostenta. Apuntada queda, que te conste.

    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

    P.S. el domingo me acordé de tí, viendo (no lo había hecho hasta ahora) The wicker man, una peli de la que tuve conocimiento a través de la reseña que de ella hiciste en el blog hace algunos años. La verdad, sorprendente...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me alegro que te haya interesado la recomendación, Manuel, así como me enorgullece saber que, después de tanto tiempo, recuerdas haber leído por aquí unas palabras elogiándola y me alegra, también, como no, saber que te ha sorprendido...

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Apuntada. La había visto recomendada por otro blog. Si puedo verla pronto, te comento.
    Buenas noches.

    ResponElimina
    Respostes
    1. De esas que suelen gustarte, David, provista de nervio e ideas propias. Espero comentarios.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Tomo nota. La verdad es que no le hice mucho caso (la publicidad actual de las películas, generalmente errónea y mal enfocada, suele tirarme para atrás en no pocas historias que luego veo aplaudidas por aquí y allá), ni llegué a relacionarla con el autor de "Escondidos en Brujas", que me gustó bastante. Así que, apuntada.
    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Entonces te ocurrió como a mí, que al darme cuenta de quien era su autor no lo dudé en absoluto: la publicidad, basada en meros tráilers, suele engañar aunque de forma equitativa: para lo malo y para lo bueno... jajaja...

      Al igual que en la primera, lo que subyace es más interesante que lo aparente...

      Un abrazo.

      Elimina
  4. No la he visto pero estoy muy de acuerdo. Ya existen demasiados malabaristas de la cámara sin nada que contar. Uno de los grandes males del cine actual es la falta de guiones sólidos e ingeniosos.
    Y aunque atrae el elenco (sobre todo las dos féminas)al final la buena noticia es que este tipo tiene algo que decir y maneja los diálogos...y eso en estos tiempos es noticia. Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si tienes oportunidad, Víctor, no dejes de verla, porque seguramente te va a sorprender la tela que puedes sacar de ella.

      El elenco tiene sorpresas muy agradables: com suele ocurrir, Colin, pese a ser el protagonista aparente, no es el mejor, ni tampoco el segundo, pero se manejan todos (y todas) muy bien y encajan con la idea...

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Tras tu larga ausencia te presentas de sopetón con siete psicópatas.Ay,ay.Excelente película.También me gustó mucho Escondidos en Brujas.¿Estuviste allí todo este tiempo? Es broma,amigo Josep.Me alegro.

    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. No sé porqué, Paco, pero estaba seguro que a tí, precisamente, esa no se te iba a escapar: tienes un olfato infalible para las películas interesantes...

      ....¡Ojalá, hubiera estado en Brujas!...

      Un abrazo.

      Elimina
  6. De acuerdo en lo que dices, aunque creo que hacia mitad de película el ritmo baja un poco (desde cuando llegan al desierto el film flojea un poco). Eso sí, una historia hilarante, entretenida y muy "chevere".

    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bienvenido, Daniel: Es cierto que hay una ralentización, que achaco más a la planificación cinematográfica que al propio guión en sí mismo: está claro que rodar en un desierto no debe resultar fácil, por la falta de elementos: el escenario cuenta más de lo que a priori solemos imaginar...

      Un abrazo.

      Elimina
  7. SI sólo es la mitad de interesante que Escondidos en Brujas ya me vale.:-) y según parece la recomiendas con tu mejor parlamento, de modo que me la apunto...reír pensar y vuelta a reír..ummm ¡ que buena combinacion!
    Pero..¿ por qué te haces tanto de rogar '?..no es justo para los amigos :,P

    ResponElimina
    Respostes
    1. Recomendadísima para tí, Milady, porque la sangre -que la hay- no llegará a molestarte y seguro que el mosaico de personajes puede inspirarte algún retrato interesante y desde luego te divertirá.

      No es que me haga de rogar... es que las letras, lo mismo que entran, salen....

      Besos.

      Elimina
  8. Agradezco la recomendación, ultimamente no encuento casi nada satisfactorio. También quería disculparme porque he estado bastante tiempo sin pasar, Josep, he estado bastante liado con cosas que me han surgido y ahora tengo un socio en el blog, J.C.Vinuesa, te lo comento por si se pasa por aquí, sepas de donde viene. Ahora ya pasado el apurón espero volver a la normalidad.

    Abrazo
    Roy

    ResponElimina
    Respostes
    1. No te disculpes conmigo, Roy, que llevo una temporada semi ausente por diversas y variadas razones.
      Tu socio será bienvenido como tú, cuando el tiempo lo permita y la entradilla sea de interés.

      Un abrazo.

      Elimina
  9. Me encantó "Escondidos en Brujas" y fue lo que me decidió ir a ver esta película que me gustó mucho. Es como ver un cruce entre John Landis y los hermanos Cohen. Bueno, más o menos... pero es muy divertida.
    Saludos. Borgo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Veo que coincidimos, Borgo, porque precisamente fue el saber de su director lo que motivó su visión. bien visto lo del cruce, como idea para quienes todavía no la han visto...

      Un abrazo.

      Elimina
  10. Coño, pensaba que te habías retirado... Malegro de que sigas dándole a la tecla. Como precisamente no hace demasiado que escribí sobre "Seven Psychopaths" en mi bló (enlace right here: http://la-logia-negra.blogspot.com.es/2013/03/criticas-version-para-movil-seven.html), no me extenderé. Es una película disfrutable y que alegra a los ojos y al intelecto, ni que sea por su voluntad de alejarse de las convenciones. Creo que en su parte central está cerca de caerse de dientes, pero acaba levantando el vuelo. Abracete.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.