Carregant el Bloc...

dimecres, 8 de febrer de 2017

No podrán arrebatármelo




En ocasiones pienso que no lo hacen a propósito y siempre permanece, constante, una duda: ¿tratan de confundirnos?

Uno mira, lee, observa y compara.

Comparar, ¿es malo? ¿es mejor olvidar? ¿siempre?

Depende, dirán; claro, depende. Si comparamos, habrá que establecer unos límites, ¿no?.

Pero resulta que hay mucho ruido, mucha alharaca, mucho buscar el elogio y la admiración para obtener, pura y simplemente, pingües beneficios.

En ocasiones, pienso que me están vendiendo humo. Yo fumé mucho, mucho, mucho, hasta que recibí un toque: no más humo. Y ahora, no trago más.

No sé si es una ventaja o una desventaja pero es indudable que la veteranía conlleva una acumulación de experiencias que, si la memoria no falla, ayudan a conformar una opinión.

Quizás algunos preferirían que no recordáramos cosas que hemos visto.

Por ejemplo, a un tipo flacucho, no muy bien parecido, normalito pero elegante, eso sí, que se ganó la vida con eso del cine. El hombre sabía tocar el piano regulín, regular, cantaba con mucho estilo y swing (según afirmación de Count Basie) y bailaba que parecía flotar.

Claro que tuvo mucha suerte: trabajar con compañeras de tronío y sobre composiciones sólidas como bastiones inexpugnables al paso del tiempo.

Por eso, quizás, se atreve a poner toda su confianza en ella:





I'm Putting All My Eggs In One Basket (Follow the Fleet [Sigamos la flota, 1936])(Irving Berlin)


Pobre tipo, ése Fred: por saber tocar el piano regulín, cantar con swing y bailar como un ángel, ni siquiera le nominaron para un Oscar: los muy estúpidos, esperaron a nominarlo como secundario, en una película catastrófica....

Claro que a Astaire no le hace falta ningún premio: ha quedado como ejemplo de lo que es protagonizar un musical y muy por encima del paso del tiempo y, desde luego, sabe muy bien lo que es poner buena cara a los contratiempos:





Lets Face The Music And Dance (Follow the Fleet [Sigamos la flota, 1936]) (Irving Berlin)

Podríamos estar todo el día así, disfrutando de momentos musicales que pueden ser bien o mal imitados pero difícilmente superados, pero no es tiempo ni lugar... ¿verdad?

Está claro que lo visto y paladeado nadie lo puede arrebatar: Fred se lo cantó a Ginger en 1937, pero no lo bailaron hasta doce años después, cuando ya ella había tomado su camino e incluso, ella sí, había conseguido su estatuilla dorada:




They Can't Take That Away From Me (George & Ira Gershwin)(Shall We Dance [Ritmo Loco, 1937] & The Barkleys of Broadway (Vuelve a mí, 1949])


Otrosí: A Irving Berlin le dieron un Oscar por White Christmas y le nominaron en varias ocasiones; al genial George Gershwin, le nominaron una vez, precisamente por They Can't Take That Away From Me. Al mediocre Justin Hurwitz le acaban de nominar ¡dos veces! por unas composiciones que nadie recordará dentro de tres años.

¿Seguro que no lo hacen a propósito?







35 comentaris :

  1. Gracia, elegancia, armonía, arte... Hoy vivimos en la cultura del sucedáneo.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Desde luego, Alfredo, vivimos en unos tiempos que yo nunca imaginé en algunos aspectos: aunque supongo que esa sensación no es nueva; no en vano disponemos de citas clásicas que atestiguan la incomprensión de los "nuevos tiempos", pero, ciertamente, quizás ahora la cosa se ha ido por unos derroteros que harán difícil un regreso...
      Llevo días, meses, meditando al respecto y todavía no he llegado a una conclusión que me satisfaga...
      Un abrazo.

      Elimina
  2. Lo de los premios es siempre injusto.

    No sé si nadie recordará las composiciones de Justin. Puede ser. Pero también igual hay gente que sí recuerda esa peli en la que participó y la música sigue. De hecho, a mí me gusta más They Can't Take That Away From Me que las canciones de esa peli, pero las otras no me disgustan. Y el problema es que estamos "comparando", como bien señalas al inicio de tu entrada.
    De esa peli que mencionas sin mencionar ya he(mos) hablado por otras casas. Te pego algunas cosas que he dicho por ahí de esta peli y decides qué opino, que igual no está muy lejos de lo que opinas tú pero sin gruñir tant y disfrutando lo que me han ofrecido sin entrar en comparaciones:
    "Está bien y se ve con agrado. Y además, ¿cómo no me va a gustar una peli musical que está bien rodada, con tanto homenaje cinéfilo, etc...? De ahí a gran peli, o a gran musical hay un trecho. Es más, los actores principales estarán bien, pero esto te lo hace gente que sepa bailar y cantar y... En fin...
    Igual el problema de esta peli es esa "sobrevaloración" añadida y eso de los Oscar."
    "La banda sonora me parece que no está tan mal, pero me pasa parecido. Hoy he vuelto a escuchar tres de las canciones y creo que funcionan bien en la peli, pero no creo que me las pondría como otros clásicos de musicales (así que en parte te doy la razón ahí también). Y hubo un par de momentos que casi me pierde también. No tanto como aburrir... Pero al final salí/mos (fui con mi mujer) contentos del cine, así que ni tan mal. Los Oscar o que la pongan así o asá me da igual. Entre esta y The Artist, me quedo con El chico y The Band Wagon (jajaja)"

    Y en otro blog vecino:
    "Ya veo que te ha gustado. A mí también me gustó, aunque le pongo algunas pegas si la comparo con los clásicos. Para ser un musical, baila más la cámara que los actores, Ryan no canta, la banda sonora (que la he estado escuchando estos días) es pegadiza y no está mal, pero no es West Side Story, ya que la tocamos más arriba. Y aún así, me acabo de dar cuenta de que con los años puede pasar lo mismo que te digo arriba con West Side Story, que llegará la gente y dirá, "más allá de las pegas que le puedas poner, esta peli es un clásico" (no lo es para mí)"

    Luego pasaré y disfrutaré todos los vídeos como se merece. Por cierto, tengo más visto y revisto al Fred de color que al de b/n...así que tendré que ponerme con sus clásicos más añejos. Hace un par de años me vi varias de las del dúo Mickey-Judy y me lo pasé pipa. Y es lo que le comenté a mi mujer...Incluso pelis de entretenimiento y que no son clásicos del musical como las de Judy y Mickey dirigidas por Berkeley (que era un maestro del tema, aunque luego Kelly-Donen lo consideraran anticuado) tienen más ritmo y saber hacer que esta de La la land...pero épocas distintas, pelis distintas...es lo malo de andar comparando.

    Un saludito.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estoy segurísimo, David, que esas composiciones nominadas nadie las recordará en tres años: me apuesto que antes sabrás murmurar cualquier pieza de Berlin, Gershwin o Porter que esas canciones mal escritas y peor interpretadas: una apuesta es una apuesta.
      No quiero ahora entrar en materia al detalle de la citada en ausencia, porque en todo caso merecería un detalle concienzudo: no se trata de una rabieta, sino de una impresión de más largo alcance: esa no es más que una anécdota que apunta a una realidad pesarosa.
      De lo que dices, deduzco que te gustó tanto como a mí y no me extraña, porque aunque no hayas visto las de B/N sí has visto las de color y sabes bien lo que es un musical del período clásico y con ello me refiero a mitad del siglo pasado.
      Si me pusiera a citar musicales más novedosos, la comparación sería más cruel: comparar es inevitable, por otro lado, me temo: así avanzó la civilización, creo.
      (Qué mala suerte: he escogido un disco con versiones de Cole Porter para acompañarme...)

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Pues no es que quiera zafarme de largar lo mío es que me pasa como a David ya sabes el Pé a Pá y tambien sabes lo que opino que ya lo he dejado claro en mi casa.

    No me disculpo, lo disfruto en la medida que siento y sin tantas expectativas. Asumo que casi nada me va a gustar tanto como todo lo visto "la veteranía conlleva una acumulación de experiencias que, si la memoria no falla, ayudan a conformar una opinión" lo suscribo, sire...pero sin tanto enfado o ¿gruñido?. Sabrás disculparme por ésto último ¿verdad? ;D

    NO a las comparaciones. Queda "viejuno"...al menos es lo que me dicen a mí ciertas personillas oon las que suelo ir al cine..si les largo mi retahíla me miran de soslayo o fruncen ceño. "pues que dejen de hacer cine que ya está todo hecho".. aquí coloco lo que apunta David ..con los años puede pasar lo mismo..que llegará la gente y dirá, "más allá de las pegas que le puedas poner, esta peli es un clásico"

    Ni la música me parece tan horrible, ni las coreografías, que me da que no pretenden llegar a la excelencia de Fred y Ginger u otros como Gene Kelly, Cyd Charise..Bob Fosse..

    Lo de los premios me da igual. Se han devaluado.Vivimos en la cultura de la exageración y el marketing. Pero vamos que a lo largo de los años se han producido "olvidos injustos"... la lista de gente que no lo recibió es larguisima..pero da igual ellos siguen en nuestro recuerdo ever..ya ves, seguimos hablando y revisionando sus peliculas y gracias a internet sus videos...algo para lo que no estabamos preparados y mira tú..!

    Al final, he largado lo mio...sigo en mi casa.

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que ya mencioné en tu casa el concepto de benevolencia como virtud de la que estoy carente, Milady, sin que pueda argüir, en mi defensa, que lo siento de veras por lo que respecta al cine: las comparaciones, con ser odiosas, son lo que ha permitido que el mundo avance: de lo contrario, todavía habría por ahí millones de carretas sin ruedas.
      No se debe de dejar de hacer cine porque haya verdaderas joyas, como tampoco se debe de pintar, ni escribir, ni esculpir, ni.....
      Esa es una cuestión que llevo meses mareando y que ya saldrá en otro momento, quizás: lo de ahora es un simple apunte que ha tomado como excusa una pieza que también deberá, visto lo visto y leído lo leído, recibir su espacio, sin contemplaciones de "spoilers".
      Ello no quita para que si a tí te ha gustado, te ha gustado, y punto. Aquí jamás se ha comentado ni debatido sobre gustos: cada quien tiene el suyo, faltaría más. Son libres, como las opiniones.
      Desde luego, apuesto porque nunca veré a nadie asegurar, dentro de unos años, que esa película no nombrada "es un clásico"...
      Besos.

      Elimina
  4. Unas confesiones más que honestas, amigo Josep, y valga la redundancia cuando se trata de este espacio y de tu persona. "Uno mira, lee y compara", no faltaría más cuando se ha mirado, leído y comparado; es esencial a la hora de valorar o emitir juicios razonables. Pero estamos hablando de cine; lo demás lo dejamos para otra ocasión, amigo mío. "Comparar, ¿es malo? ¿es mejor olvidar? ¿siempre?"; es inevitable comparar pero con juicio de tiempo, de contexto. ¿Olvidar? Yo pregunto: ¿Y eso cómo se hace? Es imposible, siempre y cuando el Alzhéimer no se imponga, o la trillada memoria histórica manipulada por nuestros líderes. Todo es memoria, incluso nuestro presente. El cine es memoria. No me gusta nada las críticas inmediatas, urgentes de las películas recién estrenadas. Es más, se hacen estrenos previos para los críticos que escriben sobre ellas antes de que se estrenen. Te cuentan de qué va y todo eso. La gente es muy manipulable precisamente porque carecen de memoria o referentes. Si el crítico de turno ese día tiene acidez de estómago o ha discutido con su señora, hablará muy mal de la película y el lector de periódico o suplemento cultural, asistirá o no a la sala. Incluso existen programas de televisión que te explica cómo se hizo la película antes de estrenarse. Todo esto acondiciona muchísimo a los que se introducen en el cine por primera vez.

    El musical. Es un género que no tiene muchos adeptos, a no ser que se estrene un soberano bodrio musical que no lo es. Pongo de ejemplo, Moulin Rouge con Nicole Kidman y Ewan McGregor cantando canciones de Elton John y Mirvana, o Mamma mía! con las canciones de ese grupo sueco llamado ABBA, con Meryl Streep y Pierce Brosnan haciendo de las suyas; mejor hacerse en sueco con todo eso. Luego ese musical dirigido, interpretado, cantado y bailado por Kenneth Branagh, o ese bailoteo en la oscuridad de Lars von Trier con música de esa mujer esquimal llamada Björk y bailando una mujer mucho más fría y pavona llamada Catherine Deneuve en una fábrica, o La la la, no de la Massiel, sino de Damien Chazelle, con Emma Stone y Ryan Gosling. Mira Josep, se le puede dar mil vueltas a los géneros y si se hace bien puede resultarnos sorprendentes, no sé, el western clásico con el spaguetti-westers y el resurgimiento con Clint Eastwood, pido perdón Sin perdón; el cine negro con lo pulp, el screwball comedy, el cine bélico, la ciencia ficción retro, etc., pero el musical no, porque es un tema muy, pero que muy sensible. Dijo Billy Wilder que no podía comprender, por qué personas que mentalmente parecen sanas de pronto dejan de hablar para ponerse a cantar. Tenía mucha razón, pero los verdaderos musicales te hacen olvidar esa sentencia tan sesuda. Hoy te puede sorprender todavía un western, un film noir, una película bélica, de ciencia ficción, pero jamás un musical, porque ya no hay nadie a la altura. Un musical no es introducir canciones famosillas y poner a bailar forzadamente a actores pánfilos. Ya no quedan sucesores de Gene Kelly, de Astaire, de Doner, de Minnelli, ya no se puede pagar a un gran compositor para que componga una banda sonora en exclusiva para la película y que haga historia.Todos seguimos tatareando canciones de los clásicos. ¿Qué tatareamos ahora de los musicales contemporáneos? La coreografía, el estilo , la elegancia, la ubicación de la cámara y sus desplazamientos, etc. Fíjate en la última película fallida de los hermanos Coen; ¡Ave, César! El numerito musical se lo toman a coña simplemete porque no son capaces de hacer un homenaje al musical, incluso Woody Allen en Todos dicen I Love You recurre al truco de quienes bailan y cantan son palurdos. ¿Por qué tuvo tanto éxito Fiebre del sábado noche y Grease? Estuvimos allí y pudimos imitar a Tony Manero en la discoteca y a Danny Zuko en las fiestas de garaje. El musical tocaba a su fin. Astaire sabía bailar sobre las nubes y producía una lluvia que Gene Kelly supo aprovechar con ilusión y maestría.

    Un fuerte abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tus últimas líneas, amigo Paco, refuerzan más, si cabe, un sentimiento que me embarga desde hace meses y que, como no sé escribir como tú, estoy dándole vueltas hasta que pueda explicarlo de forma inteligible.
      Años estuve entendiendo el musical como el zorro de Wilder, pero un buen día comprendí que, en definitiva, la música y la danza eran -son, mejor dicho- un medio de expresión de una realidad que alcanza categoría de arte, como lo es también el teatro, una de mis pasiones malditas junto con el cine, que cada día que pasa me da más disgustos que alegrías salvo que acuda al siglo pasado.
      Comprendo tu desconfianza en las críticas inmediatas y he de confesarte que en buena parte he dedicado horas a comentar mis impresiones sobre cine actual intentando dar un equilibrio a tanto "profesional" que olvida su función primigenia y se alinea con los requerimientos industriales; la voz de un aficionado en ocasiones puede ser útil...
      respecto a los géneros tú sabes muy bien, amigo, que todos ellos, sin excepción han sido maltratados en las últimas décadas...
      Un abrazo.

      Elimina
  5. ¿Aqui la respuesta a comentarios es a semana vencida, a mes vencido...?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Uno hace lo que puede, que no es mucho...

      Elimina
  6. Sí, me temo que sí David ¬¬

    Hay respuestas que requieren su tiempo ;DDDD

    ResponElimina
  7. Muyyyy bueno Josep..has preferido otra táctica en vez de colocarte el sombrero. De Frédéric y cía que voy al decir....de la película de la que en el fondo tb hablas pues la vi este fin de semana. . Y he intentado pese al todo lo escuchado y leído sobre ella adoptar otra táctica. ..dejar pasar el chaparrón de alabanzas para intentar verla un poco virgen si es que tal cosa era posible. ..pues todo hijo de vecino habla de la sin cesar.
    También he intentado verla de forma autónoma. ..sin buscar comparaciones con clásicos como los que citas...que podrían alterar la visión de forma tal vez injusta. ...
    No se si lo he conseguido. ..es difícil. ..pero me dije....venga va sin prejuicios y sin sombrero...
    No me ha gustado. ..es más me he aburrido. ..el primer número musical en la autopista me recordó al los montajes de Valery Lazarov y el ballet zoom con Giogio Aresu.
    Pero me dije frena frena...no caigas tan pronto en lo que prometiste no hacer. ...
    Además abril le hice un comentario el otro día. ..y lamento decir que la pareja no desprende ni de lejos la química que si tenían en crazy stupid love. ...
    Las arritmias narrativa as son tremendas....y los tópicos se suceden de forma que en fin....
    Un ejemplo de recurso de tercera regional de guión que además repiten dos veces....eso de que al los dos les sale una cena y unas fotos cuando tienen un compromiso con la contraparte me parece un recurso barato. ..de guión poco trabajado
    El conflicto en fin...se sustenta sobre unas bases tan trilladas que en fin....
    Bueno....no se quenos hemos despachado a gusto con figuras ocultas y tengo que admitir que me resultó más entretenida. ...
    Claro que no te los van a arre atar....creo que esta es flor de temprana. ..aquellas intemporales ...y con mucho más ritmo y swing....

    ResponElimina
  8. Flor de temporada quería decir....hay más erratas pero bueno...creo que se entiende
    Por último. ..no la comparariamos con los clásicos si dejasen de repetir una y otra vez que es puro cine clásico. ..un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Se te entiende perfectamente, Víctor: No es que haya sido una excusa, una añagaza, un disimulo: más bien ha sido pereza, fíjate, de poner toda la carne en el asador para tan poquita cosa: al final, voy a acabar cediendo y hablando de ella y le voy a dar tan fuerte que ni siquiera el sombrerito de marras necesitaré, porque no quedará títere con cabeza.
      Todo ello, porque, como muy bien apuntas, si no se hubieran pasado meses dando la tabarra con lo de "nuevo clásico" hubiese pasado desapercibida como tantas otras: pero si es que incluso musicalmente el "Allen de este año" tiene, como es costumbre, más jazz que la susodicha que, por añadidura, pretende ser clásica, quizás, porque carece del talento para ser rompedora en un género que no es tan fácil como algunos aseguran...
      El guión es patético, incluso como mera sinopsis: los diálogos son de traca de pólvora mojada. En fin: habrá más, supongo, que aún falta para el reparto de cupones...
      Un abrazo.

      Elimina
  9. Ooooh my God..Victor ! Y eso que no ibas con prejuicios ni nada de eso. Ahora resulta que es un truño infumable..ni quimica, ni guion ni nada de nada..
    Lo dicho, tanto premio y alabanzas son regalos envenenados y un placer casi morboso para los haters...
    Yo no queria " defenderla" pero me estàn dando ganas...solo x llevar la contraria..mira tù..

    ResponElimina
  10. Y ademàs tanta leña en el dìa de hoy...¡por favooorrrr !;)

    ResponElimina
  11. Oiga que yo el comentario le escribí el 13.....pero vale, no voy a entrar en más profundidades para no abrir polémicas, saco la banderas blanca....Abril, igual soy un ceporro, pero miré el reloj unas cinco o seis veces...hasta ahí puedo leer jajaja

    ResponElimina
  12. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  13. Mi muy apreciado amigo, cuánto lo siento. No hay nada peor que aburrirse en una sala oscura despues de haber pasado por taquilla.;)
    Mi filosofia està en el punto medio ( ni tanto ni tampoco)o simplemente en la subjetividad...nada de ceporros, igual soy yo la que no tiene criterio..
    Buen rollo, amigo...bandera blanca o de colores..como prefieras.

    Un abrazo.

    Pd. A ver si el anfitrion se digna...y deja de ignorarnos

    ResponElimina
    Respostes
    1. No ignoro a nadie, Milady: en esta casa, tú lo sabes bien, se responde y se da la cara siempre, aunque sea no tan pronto como algunos desearían, incluyendo al huésped, que necesita tiempo para hacer y escribir... :-)
      Besos.

      Elimina
  14. Aqui lo que no se discute es lo que no podran arrebatarte, ni a ti ni a los demàs. Ni tu elocuencia, da igual si estás en posesion de la verdad o no, al menos la absoluta.
    Un dato màs, si se me permite, no sè si tendrá relevancia, toda la gente joven que conozco ha conectado con la peli, y la de cierta edad un 60/40. De algunos ya sabia quien no y quien si.
    No importa. Se trata de puro entretenimiento, el tiempo pone todo en su sitio...mi analisis no tiene la profundidad del oceano. Tampoco tengo una bola de cristal ni me atrevo a hacer apuestas, Nostradamus.;)

    Besos.Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo lo que digo es que no la compararé con los clásicos, pero por favor, Víctor. No me la compares con la de Figuras ocultas! Tiene más realidad la endeble historia musical que la realidad que presenta esa peli.
      Como he dicho ya antes, a mí La la land me entretuvo..y aunque le veo sus carencias y sus arritmias como bien dice Víctor, no me disgustó.

      Un saludo a todos.

      Elimina
    2. David...la comparo x que las dos tienen su momento gravity....saludos

      Elimina
    3. Sí, pero una es un musical y la otra...Bueno, para mí no son comparable. Una se deja ver y no está mal, la otra es una de las mejores comedias de la historia del cine.

      Elimina
    4. Si señor...y eso que no hemos hablado del novio militar negro tirando a machista y su camino desde el lado oscuro hasta la luz de la tolerancia y la igualdad....si es que es un peliculón....mi favorita para los oscars ya...

      Elimina
    5. Eso, eso. Ahí estamos. Una de las mejores películas de la historia del cine.

      Elimina
  15. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  16. Compararla con los clásicos es hacerle un flaco favor. Es jugar sucio o con desventaja sí o sí y me da que Mr. V y Mr. Parrot lo saben...eso de que el mundo no avanza.. ;P
    Otra cosa es la reflexión del anfitrión sobre lo de vendernos humo... mirarlo así, la maquinaria es tan poderosa y tan eficaz que todo el mundo ha pasado por el aro. Unos para disfrutar o otros para echar pestes.
    Pero si mal no recuerdo aquí o en otros espacios se ha comentado sobre comedias o dramas con arritmias y otras carencias sin tirar a matar el producto.
    Me temo David que hasta que no confesemos que somos muy manipulables y facilongos en ésta casa no nos van a dar ni un café con pastas. XDDDD

    Saludos y besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ayyyyy.....que doloooor, estaba a punto de decir algo sobre el tema de la trampa, pero como dije que no seguía con posibles polémicas he intentado dar marcha atrás y no sé que he hecho que me he mordido la lengua....sera posible? grrrr

      Elimina
  17. Soy manipulable y facilón ;-)

    PD: Con leche, dos azucarillo y las pastas de chocolate, lorito.

    ResponElimina
  18. Aunque si aquí se tarda tanto en servir como en responder, mejor me busco a Víctor o a Abril de anfitriones.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya es mala suerte, David: me vienes a solicitar pastas de chocolate justo cuando acabo de aprender a preparar madalenas.
      Tómalo con calma, ten paciencia y dedica unos momentos al repaso de tareas pendientes.
      Un abrazo.

      Elimina
  19. Pero si corregí lo que me dijiste en cuanto llegó tu mail. ¿no se guardó? ¡porras! Ahora he leído la entrada y no encuentro la dichosa errata (eso de que lees lo que recuerdas, no lo que está escrito). En fin...

    ResponElimina
  20. Y luego que no nos ignoras...ya ya :-P

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.