Carregant el Bloc...

divendres, 30 de juny de 2017

MM 87 I'll Cry tomorrow






Hoy, 30 de junio de 2017, Susan Hayward hubiese cumplido cien años.

La famosa actriz fue reconocida maestra de personajes duros, fuertes, propios de dramas intensos en ocasiones al filo de la tragedia y ello nos ha dejado una imagen de sus cualidades que quizás no encaja totalmente con sus facultades.

En una de sus mejores interpretaciones protagonizando la película I'll Cry Tomorrow (que recuerdo haber visto en televisión hace mucho tiempo y que sin duda valdrá la pena recuperar en versión original) recibió por su trabajo el premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes de 1956 y demuestra que, aparte de dominar perfectamente el tempo dramático, es capaz de salir sin sustos de una escena musical.

Veamos un ejemplo:





Curiosamente, en otras películas en las que también aparece cantando, fue doblada. En esta, es su propia voz.

A pesar de la foto de cabecera, no le dieron el Oscar; aquel fue un año decididamente complicado.

Uno, que es cinéfilo y algo mitómano, comprende que no hay premios fáciles de conseguir.

No había, quiero decir....

p.d.: en la misma fecha nació Lena Horne a la que ya le dedicamos una nota cuando falleció.



8 comentaris :

  1. No he visto la peli (tampoco había visto el vídeo; así que gracias). No lo hace nada mal. es verdad.
    Lo de Lena es de traca. Cuando vi las tres pelis de That's Entertainment!! (más que recomendables, aunque sean trocitos)...justo en la terceral, si no recuerdo mal, se ponían a hablar del racismo que había en el Hollywood de la época y el caso de Lena (no todo era Entertainment...pero ya solo el baile de inicio con unos algo mayores pero aún ágles Gene y Fred es una maravilla: creo que no está por la red...

    ResponElimina
    Respostes
    1. La película la recuerdo muy vagamente, espero encontrarla algún día, de improviso, quizás en un mostrador de ocasiones o saldos que casi nadie compraría... (sólo algún que otro fri... digo cinéfilo)
      Había pensado recordarla con alguna escena dramática, pero cantando me pareció más insólita (en el resto de ocasiones la doblaron) y eficaz por aquello de las facultades artísticas.
      Como las que tuvo la Horne: le costó que le perdonaran ser guapa y ser buena artista...
      Para que luego digan que el mundo artístico es un chollo... ;-)
      Un abrazo.

      Elimina
  2. No recuerdo haber visto ésta pelicula, desde luego es un hallazgo el video. La coreografía recuerda a The Last Wagon o la ensoñación con Gene Kelly y Cyd Charisse en Singing in the rain.
    La ultima vez que ví a la Hayward ha sido en DVD "El tercer hombre era mujer" "Ada" con Dean Martin. Muy guapa desde luego, tampoco sabía que cantaba.
    Quiero vivir un melodrama de tomo y lomo.

    Terrible lo del cáncer y la causa aparente.

    Lo de Lena, ya lo hemos hablado. Y no sólo ella, tantas cantantes y actrices que no podían entrar en los locales más que por la puerta de atrás siendo ellas las estrellas del show.

    El mundo artistico...ni antes ni después.

    La fama cuesta y ahora váis a empezar a pagar o lo que decía Marilyn eso de que "En Hollywood te pagan mil dólares por un beso y 50 centavos por tu alma "

    Buen verano, sire

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes razón, Milady: ése número musical pertenece sin duda a una época y tiene ecos de algún otro: yo no recordaba esa versatilidad de la Hayward, así que la elección del vídeo estaba clara...
      Lo de su enfermedad fatal es de película: me extraña que nadie aproveche el tema, porque tiene tela, vaya que sí...
      El verano acaba de empezar y todavía queda mucha tela por cortar... ;-)
      Besos.

      Elimina
  3. No he visto la película y la verdad es que el aperitivo que nos dejas invita a ello...que cuidado está todo...que glorioso blanco y negro. Susan buena actriz que en ocasiones tenía que lidiar como en las nieves de Hemingway con ser la presunta tercera entre Ava y Gregory, cuando en realidad está a su altura.
    Lo de Lena, pues lo dicho, efectivamente. Un saludo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estoy seguro que ha de valer la pena hincarle el diente a ese bocado, Víctor, porque de la sinopsi se desprenden unas posibilidades magníficas contando además con la excelente participación de la Susan.
      Un abrazo.

      Elimina
  4. Siento pasión por Susan, y por Deborah Kerr, Barbara Stanwyck, Veronica Lake, Rita Hayworth, Ava Gadner, Loretta Young, Irene Dunne, Linda Darnell, Ann Blyth, Lana Turner, Jane Greer, las vampiresas como Theda Bara, Barbara La Marr y todas las demás que nos vampirizaron en aquel blanco y negro de la era del silente. La descarada Mae West, los ojos de Bette Davis, la mirada turbadora de Gloria Grahame, Maureen O'Hara y los hipos que nos quitaron, también Joan Crawford, ¿por qué no? Y tantas y tantas otras maravillosas actrices de aquel celuloide ya desaparecido. Lágrimas que corren ahora por mis mejillas. Tonto de mí, cinéfilo de emociones enlatadas y produciendo polvo de nitrato en una olvidada estantería.

    ¿No te parece, amigo Josep, que estas actrices podían hacer de todo? Un film noir, un western, un musical, una maravillosa screwball comedy o comedia loca, las menos locas del cine, etc. Creo que a partir de los sesenta, las actrices se fueron recogiendo en registros cada vez más pequeños, ¿no te parece? ¿Guapas? Todo lo que quieras, pero limitadas ya por el cine y su condición, se convirtieron, ¿cómo decirlo? más marimachos, andróginas (la nouvelle vague) y entrando a saco los setenta en EE.UU. Más adelante... ¿recuerdas a la Catherine Deneuve bailando en ese churro titulado Bailar en la oscuridad de ese danés llamado Lars von Trier? ¿La Meryl Streep en ese musical empalagoso con música de Abba? ¿La Scarlett Johansson haciendo de mala pegando tiros a lo Matrix? ¿La Diane Keaton cantando? Rita Hayworth en Gilda, eso sí que era desmelenarse. Se desmelenó tanto que el celoso de Orson Welles en La dama de Shanghái se vengó cortándole el pelo de mala manera y todavía estaba impresionante. Ay, que me emociono, amigo Josep. La Barbara Stanwyck bajando aquellas escaleras con una cadenilla en el tobillo en Perdición, que fue una perdición para todos. La Gloria Grahame encendiendo un cigarrillo. La Ida Lupino en El parador del camino... ¿por dónde iba? Ya me he perdido, amigo mío. Soy memoria difusa en estos tiempos. Estoy, como el genio de la botella, pero dentro de una vieja lata de película que nadie frotará para hacer salir todo ese mundo de fantasmas que se ha convertido el cine. ¿No me crees? Recuerda a la Gloria Swanson o Norma Desmond, que es lo mismo, jugando en aquella mansión a las cartas con aquellos seres olvidados. ¿Te apuntas al juego?

    Un fuerte abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya sabes, querido Paco, que participo de tus anhelos y cuitas cinéfilas: ¿donde están ahora aquellas mujeres fatales, aquellas damas capaces de asesinar a tiros por un despecho sin rendirse fácilmente? Ahora las actrices siguen siendo muy guapas, pero o voy muy errado o huelo un tufo a machista disfrazado que antes era más evidente, menos oculto y más fácil de combatir por algunos personajes femeninos de armas tomar: ahora se lían a mamporros para caer rendidas ante el guaperas de turno y, desde luego, sólo muy pocas son capaces de afrontar con garantías un papel que exija cierta versatilidad: ¡pero si algunas famosas ni saben declamar! La Susan te miraba y estabas perdido, Paco, amigo, qué películas...
      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.