Carregant el Bloc...

dilluns, 4 de setembre de 2017

ESD 38 The Dead Pool




El otro día andaba enfrascado en la búsqueda de algunas películas del siglo pasado protagonizadas por Clint Eastwood y me encontré la colección del fortachón y poco escrupuloso Harry que desde que apareció en las pantallas de cine ha recibido desde críticas adversas muy razonadas filosóficamente y escasamente cinematográficas hasta elogiosas recensiones absolutamente inmerecidas que también se alejan demasiado de lo que realmente son: películas de acción pura y simple sin más intención, lo que no implica que pueda haber -que la hay- una ideología subsistente.

Elegí a boleo una y cayó la suerte en el ejemplar de 1988, dirigida por Buddy Van Horn, cuyos tres largometrajes protagonizó -y produjo- Clint Eastwood con su Malpaso.

Van Horn destaca como director de especialistas, es decir, la acción pura y dura.

Esta fue, a la postre, la última película de Harry el sucio y no pasará a la historia del cine por mucho más que por la siguiente secuencia sin diálogos, una persecución en las famosas calles de San Francisco que se inspira declaradamente en la que ya vimos de Bullit, realizada veinte años antes.

Veámosla:



Ese Corvette maligno fué conducido por un campeón de las carreras de vehículos teledirigidos, porque en 1988, por si alguien no lo recuerda o no lo sabe, todavía no había ordenador capaz de recrear digitalmente nada en una película: todo analógico, maquetas, habilidad, ensayo y un buen montaje a cargo de Ron Spang

Otrosí: cuando repasé la película, advertí ciertos rasgos conocidos en la fisonomía y gestualidad del primer personaje en morir a manos del asesino. A punto estuve de montar un examen de cinefilia, pero la facilidad de buscar en internet priva la diversión.

Si alguien todavía se acuerda, que lo diga.... porque yo tuve que consultar imdb: no daba crédito a mis ojos....






14 comentaris :

  1. Esta de Harry no la he visto, porque recordaría esta escena.
    Creo que sé quién es el actor que mencionas porque un día la vi empezar por la tele y le reconocí (pero no vi la peli). La película que más me gusta de este actor es "Olvídate de mí". Y es que aparte de esa y la de Weir, no creo que tenga muchas más que me interesen de su filmografía.

    Un saludito:
    PD: La que tienes que ver es La hija de Ryan (peliculón absoluto; incluso en las cosas que "falla", ni se notan...el actor que interprea al militar, Lean sabe usarlo para su ventaja reduciéndole diálogos y queda genial por el trauma de guerra que acarrea).

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esta escena posiblemente sea lo más memorable, David. El guión está muy trillado y los acompañantes apenas dan el pego y Clint, como siempre, no hace más que poner cara de palo, con el defecto que está ya muy mayorcito para tanta acción...

      Ni me acordaba de la intervención del payasete, ni tampoco de un joven Neeson...

      Un abrazo.

      Elimina
  2. No la he visto pero sé que el actor en cuestión es Jim Carrey en un primerísimo papel como un cantante de rock que rinde culto al demonio !! Woooh... Y tambien he leido que ésta pelicula es de las peores de la saga de Harry El Sucio y que se sintió obligado a hacerla como apuesta segura para contrarrestar las posibles pérdidas de Bird
    Clarisima la inspiración de Bullit..¡vaya con el cochecito de juguete.. menuda pila !.
    ¿Y tienes intención de hacer una reseña por cada peli que veas de la saga de Mr. Clint ?
    Estamos en sintonía, sire. Estos días Eastwood anda muy presente por nuestras casas pero yo no creo que revise las de Harry..;)

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. La gracia está, Milady, en el cochecito: esa escena es lo único que recordaba claramente, aunque si me hubiesen preguntado no hubiese sabido en cual de las del sucio Harry ubicarla.
      Hubiese sido un acierto el fallecimiento del tipo en esa explosión, pero supongo que la mercadotecnia lo impidió. Y un puntito de orgullo del propio Clint, también, que era quien pagaba el pato....
      No: no voy a ver más películas de Harry y desde luego no le veo a ninguna la gracia suficiente como para inspirarme: mis musas son muy puñeteras...
      De hecho tengo una lista preparada y más o menos me voy ateniendo a ella...
      Besos.

      Elimina
  3. No quiero pensar como rodaría hoy Michael Bay esta escena...pero me da que el montaje sería pelín distinto...el film desde su concepción es rutinario, me gusta más el cadillac rosa en la que Clint se las ve con unos neonazis...tiene mucha más gracia...y no pasa nada x haber hecho estas películas...solo que a algunos les estropea el pedestal. Y no hay motivo, Clint ha hecho de todo...un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Seguro que Bay la alargaría como media hora más, le pondría música a tope y quizás haría intervenir algún tranvía descarrilado, cuesta abajo que.... tampoco sería original, ¡mecachis! y todo hasta lograr un metraje superior a las dos horas largas....
      Graciosa, graciosa, de Clint, se me hace difícil, Víctor. Para mí como actor es muy limitadito y como director, no aprecio mucho más allá que media docena de títulos: cuando la crítica empezó a construir ese pedestal que mentas, mi asombro era creciente a cada periódico que leía...
      Un abrazo.

      Elimina
    2. Aquí no estoy de acuerdo en el últim párrafo, pero como estoy cansado, no entro.
      Buenas noches.

      Elimina
    3. ¡Ah! Pues bueno. Pues vale. Pues bona nit.

      Elimina
  4. Sí. Yo he visto hasta las del gorila...Y mira que esas sí era malas.

    ResponElimina
  5. Ay, San Francisco. Adoro esta ciudad gracias al cine, sobre todo por Bullit, pero también por Vértigo, y, a modo más autobiográfico, porque veía la serie “Las calles de San Francisco” los domingos por la tarde con mi abuela. Ella le llamaba a Michael Douglas “el guapo”, y a Karl Malden “nariz de patata”.

    De la serie Harry el sucio me quedo con la primera. Recuerdo que 1971, Harry el sucio se vio acusada de transmitir un mensaje fascista y de aprobar las desviaciones de su protagonista de la legalidad instituida, dando a entender que el fin (la captura de un psicópata asesino) justificaba los medios que pudiese utilizar. Es probable que Harry el sucio se viese cometida a tales ataques debido precisamente a su eficacia como producto de entretenimiento: el hecho de que estuviese interpretada por un actor tan taquillero como Clint Eastwood, y dirigida por un realizador tan hábil como Don Siegel, la hacía más "perniciosa" que de haberse tratado de una película mediocre interpretada por un don nadie. Aunque Harry Callahan se ha formado como policía en San Francisco, ignora las convenciones propias de la civilización urbana, exactamente igual que Coogan en La jungla humana, y se comporta con la misma falta de escrúpulos que el Hombre Sin Nombre de las películas de Leone. Otro detalle de la película es ver a Harry caminando por la calle con su mítica Magnum 44 en una mano y en la otra un perrito caliente. Lo que sería la última entrega en 1988 con La lista negra tuvo escaso éxito y Eastwood se negó a continuar con esta saga, quizá porque sintió que su edad haría de Harry una parodia.

    Esta escena con el coche de juguete teledirigido me da mucha risa, porque no puedo evitar ver en su interior a un Steve McQueen pequeñito conduciéndolo, como en aquella serie de nuestra infancia titulada “Tierra de gigantes”. Es cierto lo que dices respecto al homenaje a una de las persecuciones más memorables de toda la Historia del Cine; la de Bullit, por las accidentadas calles de San Franciso. Bullit es un peliculón que vi en el cine de adolescente en una de esas reposiciones que te cambian la vida para siempre. Me encanta su “estilo” y su banda sonora (inolvidable Lalo Schifrin), aunque algunos de los trucos visuales han envejecido mal (como, por ejemplo, el excesivo uso del zoom, los abruptos cambios de foco, el laborioso uso de los ángulos de cámara insólitos), pero Peter Yates logró captar a la perfección la atmósfera de San Francisco, así como el tono del cine policíaco americano.

    Y para ir acabando, amigo Josep, Steve McQueen fue el actor que mejor sabía salir del interior de un coche. Fíjate bien en Bullit. Luego fíjate en otras películas con otros actores saliendo del interior de un coche. ¿Parece fácil? Ni hablar del peluquín. Aquí tenemos otro tema para departir.

    Un fuerte abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Supongo, querido Paco, que casi todos preferimos la primera de Harry el sucio: fue un poco revolucionaria en su momento porque el prototipo está muy bien definido y hay una carga de violencia inusual y además mantiene la tensión y el ritmo. Su decadencia finaliza prácticamente con esa secuencia en la que ese cochecito le da un susto a Harry.
      La idea de que la miniatura está conducido por un Steve de unos centímetros me parece brillante: ahí hay un buen relato corto esperando quien lo escriba...

      Un abrazo.

      Elimina
  6. También aparece un principiante Liam Nesson. Es sin duda la más floja de la saga de Harry. La revisé hace poco y pensaba que oiría la mítica frase "Alégrame el día" pero no, es de "Impacto súbito".
    Eastwood decidió retirarse por estar ya mayor para el personaje. Charles Bronson debió hacer lo mismo.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola, Borgo: El pobre Liam lucha con un papel ambiguo pelín mal escrito y queda como de relleno por culpa de un guón que hubiera podido ser mucho mejor.
      Sigo creyendo que Eastwood debió de morir como Harry gracias al cochecito explosivo: hubiese sido un buen final, con un toque paródico, no en vano el policía Harry siempre representó una forma un tanto arcaica de entender la función policial...
      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.