Carregant el Bloc...

divendres, 14 de desembre de 2018

Un pequeño favor






Desde el primer segundo Paul Feig indica claramente su voluntad de ejecutar un enredo: la rítmica, poderosa y electrizante canción que en 1967 llevó a los primeros números de las listas al francés Jean Paul Keller, titulada Ça c'est arrangé, es una versión acelerada del original que en el mismo año había presentado el mucho más melódico Andy Williams con el título de Music To Watch Girls By y a lo que nos interesa, apunta una intención de presentar algo conocido bajo una nueva apariencia.

Paul Feig ya retuvo nuestra atención hace tres años con una de espías dominada por una hilarante presencia femenina y después de un innecesario refrito retoma un camino en el que las mujeres son protagonistas y los hombres meros comparsas en una trama que sigue el ritmo sonoro de sus títulos de crédito mientras da vueltas como un tiovivo en el que el espectador se siente desconcertado mientras va descubriendo nuevos detalles de una relación amistosa que súbitamente se convierte en un misterio y luego en un enredo con alguna muerte nada natural.

Stephanie es una joven mamá hiperactiva cuya vida gira en torno a su hijo Miles y es la que más destaca en el grupo de padres ocupándose de organizar tareas, celebraciones, eventos, ofreciéndose voluntaria a todo al extremo que la profesora de los críos la tiene que frenar; por si fuera poco, mantiene un video blog en el que da consejos de cocina y de todo tipo a las jóvenes mamás que como ella dedican su vida al hogar y a sus hijos. Más adelante sabremos que es viuda y que con la indemnización recibida del seguro de fallecimiento de su esposo tiene ya segura la universidad para su retoño y también lo necesario para vivir sin carencias...

Una tarde lluviosa, a la salida del cole, Miles pide a su madre que permita a su colega Nicky ir a su casa a jugar: naturalmente, dice Stephanie, pero habrá que pedirle permiso a tu madre, ¿verdad?.


No conozco a tu madre: ¿dónde está? Allí, dice Nicky: ésa es mi mamá.



Se muestra muy cuidadoso Paul Feig con todos los detalles: vestuario, maquillaje, iluminación, ambiente, sin palabras nos hablan, nos dicen cosas, como debe ser en el cine, aunque sea digital y de este siglo XXI. No contento con una elección irreprochable de la pareja protagonista, resulta evidente que Feig las mima, las cuida y las dirige con acierto, ofreciendo dos versiones distintas -o no tanto- de una feminidad poderosa y sutil capaz de maniobras inesperadas, empezando con una relación casual que deviene en depósito de confidencias personales cuya realidad y significado nos harán titubear sin saber a qué atenernos, todo ello conformando una narración en la que no hay trampa más allá del suministro paulatino de detalles que van construyendo la verdadera personalidad de esas dos mujeres que entrevemos mientras especulamos por sus verdaderos designios y voluntades.

Como resultado natural de la amistad de sus vástagos ambas madres pasarán algunas tardes juntas y la sofisticación y elegancia de Emily conseguirán que Stephanie se manifieste perpleja y en teórica inferioridad: mientras ésta se disculpa constantemente por esto y por lo otro, Emily la reprende por ello y la reconviene asegurando que debe mostrarse más firme y decidida, empezando una relación amistosa en la que las confidencias surgen de una forma elaborada casi tan concienzuda como el modo que tiene Emily de preparar lo que ella asegura es "el martini perfecto" y que desde luego, si no lo es, sí es una llave que puede abrir la caja de los truenos.


A simple favor (Un pequeño favor, 2018), basada en un guión de Jessica Sharzer que adapta la novela homónima de Darcey Bell (publicada en castellano, pero ignota para este comentarista) nos muestra una intriga, por lo menos un misterio criminal que nace a partir del momento en que la sofisticada, elegante y un punto enigmática Emily deja a su hijo Nicky al cuidado de Stephanie porque, dice, su marido Sean está en Londres visitando a su madre y ella, Emily, debe ir por trabajo a Miami y pasar allí la noche.

Naturalmente, la obsequiosa Stephanie le hace el pequeño favor encantadísima de colaborar, pero la cosa empieza a torcerse cuando Emily no vuelve de Miami y nadie sabe donde está ni porqué tuvo que irse a Miami. Y lo que era una zozobra se convierte en certidumbre cuando gracias a las pesquisas que la desocupada Stephanie inicia por su cuenta reclamando ayuda a las seguidoras de su vlog por fin Emily es hallada.

Hay en esta película de Paul Feig una seriedad muy profesional que se observa fácilmente en los detalles que competen al director y están bajo su tutela: el magnífico vestuario de Renee Ehrlich Kalfus refuerza el carácter de ambos personajes protagonistas tanto como el tratamiento fotográfico empleado por el veterano John Schwartzman, pero la guinda está en la forma de filmar manteniendo un ritmo que no decae en absoluto, puntuado por unas canciones primas hermanas de la que nos adentró en la fantasía, todo ello coronado por la química sobresaliente entre Anna Kendrick y Blake Lively que bordan sus composiciones bajo el atentísimo ojo de un director que sabe conducir a sus actrices al punto de ofrecer lo mejor de sí mismas obteniendo unas interpretaciones naturales dotadas de gestos significativos y lenguaje corporal atinado: un trabajo de maravilla.

Ellas dos, magníficas, están bien acompañadas por el guapo Henry Golding que, provisto de una sedosa y seductora voz, seguro veremos en papeles de más enjundia, aunque aquí el marido acaba por ser un elemento coadyuvante y necesario pero poco cuidado por el mismo guión, lo mismo que el grupo de secundarios que de alguna forma acolchan las diferentes secuencias en las que las protagonistas no están juntas, pero, una vez más, a diferencia del cine clásico, esos secundarios carecen de mordiente y quedan en meros comparsas incluso faltos de ocasión para lucirse.

El guión -cabe suponer que siguiendo la novela- se ocupa de presentarnos una trama en la que se mezclan la comedia costumbrista (las relaciones de Stephanie con el grupo de padres), el misterio (la inesperada desaparición de Emily) y la intriga que se construye mediante algunos flashback que muestran episodios del pasado de ambas protagonistas, las mentirijillas de Stephanie, y la conducta romántica -o quizás sólo sexual- que surgirá con una precipitación quizás fruto de un cálculo mal hecho. O no. No avancemos más elementos, pues la evolución de la película, bien medida por su director, nos ha llevado por sendas misteriosas que cada quien debe conocer personalmente, de primera mano.

Tiene sin embargo esta película un defecto objetable que le priva de alcanzar un nivel óptimo: desechando por completo redondear la trama con accesorios que permitieran endurecer el conjunto, se permite una deriva acomodaticia, blanda, infantiloide, con bromas blancas, lo que no le exime de obtener de la intolerante MPAA la calificación R por un par de tetas apenas vistas y un jocoso ¡brotherfucker!, pero en el resto del mundo es considerada apta para menores, alejándose motu proprio de lo que hubiera podido ser una revisitación del clásico "noir" con la particularidad de hallarnos, una vez más, con dos mujeres fuertes en vez de sólo una. Supongo que son signos de los tiempos que corren: hace nada nos referíamos a una ópera prima que acaba como debe y ahora nos hallamos, probablemente contra su voluntad, con una película de un veterano que acaba dejando esa sensación de moralina que algunos cinéfilos detestamos por ilógica y falsa.

Aún así, una película recomendable, muy apreciable entre el marasmo de disfraces hipermusculados que nos rodea por doquier en este año de 2018. La finura de Paul Feig, capaz de mostrar una evolución personal a través del vestuario (no hay más que mirar los diferentes modelos lucidos por Stephanie), como quien no hace nada, permite esperar que en un futuro nos ofrezca piezas más redondas.



Tráiler:












14 comentaris :

  1. En casos como esos la carga para el departamento "vestuario" es apreciable

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muy cierto, Alí: creo que Feig debió de insistir muchísimo en ello, porque hay una cierta evolución que resulta significativa y evidentemente no es por casualidad.
      Un abrazo.

      Elimina
  2. Buenas ;)

    Me han hablado de la pelicula y ahora leo tu recomendación, la tengo en la nevera. De modo que en cuanto pueda te digo algo.

    No comas mucho turrón, al menos no mezcles con polvorones...XD

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Buenas, buenísimas, Milady: si está en la nevera, dale diez minutillos antes para que tome temperatura, digamos, mientras dispones unos turroncillos y un poquillo de moscatel, u oporto, o un poco de esa barrica de madre que tendrás en algún rincón pucelano de solera.

      Y cuando la hayas visto y saboreado, vuelves y nos lo cuentas.

      Aquí espero, ya sabes.

      Besos.

      p.d.: lozporvoroneznomezientanvienpalpico.... ;-)

      Elimina
  3. Muy bonita la peli,polvorones de canela y chocolate están buenos

    ResponElimina
  4. No la he visto. El trailer me ha gustado. Apuntada la recomendación (no sé si estará en v.o por aquí; hemos estado por Edim viendo a los descendientes (y trayéndonos a una a pasar el xmas en casa; el otro se queda allí) y acabo de aterrizar hoy por aquí).
    Un saludito

    ResponElimina
    Respostes
    1. En v.o.s.e. mucho mejor siempre, David: especialmente para disfrutar del trabajo de esas dos estupendas actrices y también de la cálida voz del galán.
      Ya veo que este año, por lo menos, los villancicos norteños no van a provocar lluvia y sí mucha alegría. ¡Estupendo!
      Un abrazo.

      Elimina
    2. Como prometí, he vuelto con los deberes hechos.
      Tenía casi la seguridad de que me iba a gustar. Gracias por reseñarla ;)
      Me encantan los créditos, la banda sonora, los martinis...la chanson..y ante todo y sobretodo, las dos protagonistas, su complicidad, la amistad que surge entre ellas tan diferentes,y no solo por el físico, hasta que degenera en...alerta spoilers ! El marido tan guaperas, no podía ser tan perfecto, nadie es perfecto ( lo siento Billy). Un noir, la femme fatale en color, un guión algo más ligero por esos toques tan mujeres al borde del ataque.. pero de ahí su encanto. Y puede ser que beba de aquella peli francesa ¿Las Diabólicas? Por supuesto en clave de humor...negro.
      De todos modos por decir algo, me parece bastante predecible aunque mantiene el suspense hasta el final.

      Si mi oinión sirve de algo, tambien la recomiendo.

      Besos. Milady

      Pd. Lo de la censura es otra de las ñoñerias de esta sociedad politicamente correcta. Carga sexual hay pero vamos... tampoco es para escandalizarse.;)

      Elimina
    3. Ya sabes, Milady, lo que me encanta recibir tus impresiones de alguna película recomendada y mucho más si, como es el caso, te ha proporcionado alguna satisfacción.

      Seguramente la película bebe de varios clásicos y efectivamente de Las diabólicas por lo menos como guiño cinéfilo expresado por la sorprendida Stephanie, si no recuerdo mal.

      Creo que sin la autocensura disimulada pero más existente que nunca, esta película hubiese acabado de forma muy distinta: apenas veintipico años atrás, Feig no hubiese dudado un instante en aplicar un cierre más lógico, un poquito más criminal, para entendernos, pero es lo que hay...

      Tu opinión, querida, siempre sirve, tanto como la mía y la de cualquier amante del cine: faltaría más.

      Besos y gracias por volver a contarlo.

      Elimina
  5. Pues no la he visto pero tras leeros apetece. Ante todo x que hablamos de una película con su guión y sus interpretaciones. Esto q parece una perogrullada, en un mundo de megaproducciones y super renales es cada día más rara vais. La veré y volveré.
    De los polvorones, incluidos los que llegan en forma de celuloide, ya comentaremos.Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Te diré una cosa, Víctor: conforme iba preparando el comentario, me iba convenciendo que esta sería ideal para tí para las próximas sesiones familiares, porque la carátula da una impresión que engaña un poco. No deja de ser demasiado cómoda al cierre, pero, por lo menos, sabe mantener muy bien el ritmo.
      De los polvorones de celuloide, bufff....
      Un abrazo.

      Elimina
  6. Roma aún no la he visto. Pero temino de ver esta y me lo he pasado pipa. El final es como muy rocambolesco con lo del atropello y demás... y pierde un pelín desde que le acusan al marido... pero hasta entonces te mantiene enganchadísimo. Solo una pequeña cosa. Cuando hacia el final él va ver a Stephanie a la antigua casa (eeeh...se supone que había vendido esa casa)... pero ese detalle aparte, la peli está muy bien. Vamos, que la mezcla de géneros está muy conseguida.
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me alegro, David, que hayas pasado un buen rato con esta película. El final pierde gas, efectivamente: son signos de los tiempos que corren. Algún desliz o desencaje son marca de la misma época, parece. Esperemos que Feig siga por ese camino...

      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.