Carregant el Bloc...

dissabte, 30 de novembre de 2019

Pintor de paredes



Tenemos delante tal cantidad de elementos mitómanos que pueden alterar la percepción objetiva -dentro de un subjetivismo sin el que el comentario de una película pierde su valor- que para enfriar los ánimos no se me ha ocurrido otra que ponerme de música de fondo y acompañamiento nada menos que la versión que hizo en 1967 Eugène Jochum con la Orquesta y Coro de la Ópera de Berlin de la celebérrima composición Carmina Burana. Lo apunto no por fardar de melómano sino porque quizás acabe influyendo -o no- ya que en el fondo admito que choca frontalmente con la propuesta que se nos hace de la última película de Martin Scorsese.

Si lo pensamos un minuto apenas, lo primero que observamos es una enorme dicotomía entre las querencias del cineasta Scorsese que manifestadas en recientes entrevistas publicitarias le sitúan como adalid del arte cinematográfico clásico, divergente de la moda de superhéroes de cintas repletas hasta la saciedad de espectaculares acciones digitalizadas y por otro lado su obligada alianza con la poderosa Netflix que gracias a su omnipresencia obtiene réditos suficientes para afrontar la producción de una película costosísima, precisamente por el indiscriminado uso de tecnologías digitales: $159.000.000 que al cambio de hace un minuto vienen a ser 144.782.368 € de nada.



¿Tecnologías digitales para una película de gánsters?¿En serio? Pues sí: tecnologías digitales para rejuvenecer artificialmente a tipos tan veteranos como el propio director: Robert de Niro, Joe Pesci y Al Pacino, nacidos entre 1940 y 1943, han visto sus caretos modificados hasta llegar a unas facciones que no se parecen demasiado a la cara que tenían hace treinta, cuarenta años, y doy fe porque tengo edad suficiente para haberlos visto en películas de estreno: películas de gánsters que, hay que decirlo, eran mucho mejores que ésta y desde luego su trabajo mucho más apreciable.

Así que, como se dice habitualmente, amigo Martin: la primera, en la frente: te despachas a gusto -y con razón- dejando como merece al cine repleto de trucos tecnológicos y luego te equivocas -y mucho- admitiendo como buena la idea de rechazar la intervención de jóvenes actores -que están a la espera de una oportunidad- para apoyar la narración de una trama que abarca decenas de años en el rejuvenecimiento facial digitalizado de tres carcamales como tú que deberían haber rechazado la propuesta si albergasen un poco de orgullo propio y menos vanidad: porque se huele a legua el exceso de ombliguismo de De Niro (productor asociado con su Tribeca) y Pacino (salvamos a Pesci porque dicen los papeles que se estuvo resistiendo durante un par de años a participar en el circo; y acaba siendo el más aceptable, caramba) que no quieren aceptar representar el personaje en su edad más provecta únicamente, cediendo parte del protagonismo a otros jóvenes como hasta ahora siempre se ha hecho, llegando el uso de ese rejuvenecimiento artificial al extremo ridículo de aplicarlo también a un actor como Jesse Plemons (nacido en 1988).

Porque pese a quien pese, la interpretación se resiente de la aparición del artificio digital, tal cual ocurre con los rostros que acuden a la cirugía o el bótox para disimular arrugas: si nos ponemos en plan quisquilloso también debemos advertir que la dicción de un hombre de setenta y cinco años nunca es la misma que del mismo hombre con treinta y cinco años: ni el tono ni la potencia de la voz, ni la forma de vocalizar, son iguales, y se nota: claro que se nota: hagan la prueba con la versión original de esta película y, por ejemplo, El Padrino II. Y luego, me lo cuentan.

¿Ya empezamos con las comparaciones? ¡Eh! No he sido yo quien ha decidido que Scorsese filmara una de gánsters con De Niro, Pesci y Pacino como protagonistas, una película, The Irishman que dura tres horas y veintinueve minutos y que nos han estado vendiendo -y lo que durará la campaña hasta la vigilia de los oscar- como una nueva obra maestra que alumbra la cinematografía de este siglo que vivimos como si el anterior no hubiese existido.

La cita de El Padrino II es elemental y obligada porque aunque muchos de los jóvenes cinéfilos quizás no la hayan visto todavía (la tienen escondida desde hace años para que nadie pueda comparar) en ella concurren tanto De Niro como Pacino tal como eran en 1974 y sudando el personaje a las órdenes de Coppola, que debe estar en su viña partiéndose de la risa. Y es de gánsters, claro. Y es una obra maestra. No como ésta.

No sé la sensación que causó la película en la brevísima exhibición que tuvo hace unos días en salas de cine, pero sí creo que Netflix, al presentarla en streaming, hubiese hecho santamente partiéndola en tres trozos y dejándola en formato de gran mini serie, con lo cual evidentemente quedaría fuera de los premios oscar, pero por lo menos no nos hubiera tenido tanto tiempo esperando a que terminara una trama que no aporta nada nuevo, por lo menos a los espectadores europeos no aleccionados de la intra historia que puede sustentar para la audiencia estadounidense un elemento de interés.

El personaje de Jimmy Hoffa (que ya ha aparecido en otras películas y especialmente en una dedicada a él y protagonizada por Nicholson {se le deben llevar los demonios: primero le aparece un joker, luego un torrance y ahora un hoffa}) pertenece a la escasa mitología real de un país joven y queda emparejado en su misteriosa desaparición -ocurrida en 1975- con el magnicidio de Dallas en el que murió John Kennedy, precisamente citado en la trama que sustenta esta película, basada en una ficción desarrollada sobre unas supuestas conversaciones con Frank "El irlandés" Sheeran, asesino al servicio de la mafia en los años sesenta y setenta del siglo pasado.

Para el público estadounidense una ficción en la que se presenta una solución al enigma de la desaparición de Hoffa (tenía una cita en un restaurant y nunca más se supo de él, contando sólo 62 años y no estando enfermo de nada) puede tener un punto de interés, pero dudo que salve el conjunto: la película nos presenta muchas de las acciones en que Frank Sheeran toma parte activa a lo largo de más de veinte años pero la forzosa acumulación de incidentes que no llegan más allá de la condición de anécdotas -sangrientas, sí, pero inanes- acaba por producir desinterés en el espectador, sin llegar al aburrimiento, es cierto, porque Scorsese mantiene su pulso y elementos como la ambientación, el detalle figurativo y la música son de primer nivel, pero el guión ¡ay! se relaja y se excede provocando que la falta de interés aparezca, porque no hay ni un personaje que reúna condición ética y atractivo y lo que es peor, tampoco entre tanto delincuente hay ninguno que suscite ni siquiera temor, no digo admiración: si acaso el personaje encomendado a Pesci, un mafioso llamado Russell Bufalino, tiene las líneas de diálogo más cuidadas y el actor sabe aprovecharlas, porque lo que es De Niro como el asesino Frank o Pacino como Hoffa ni provocan simpatía ni llegan a desembarazarse de la artificialidad que impregna sus faces en todo momento, incluso ¡ay! cuando posiblemente no hay aplicación de trucos digitales: no están ya para estos trotes y alguien debería decírselo.

Scorsese tiene en contra todos los elementos: sus protagonistas son viejos y ha sido un error aplicar artificios digitales; el guión se extiende demasiado, quizás porque había que hacer equilibrios para que sus dos primadonnas, De Niro y Pacino, tuviesen semejantes líneas de diálogos y primeros planos y zarandajas semejantes, cuando deberían estar a las órdenes del director y acatar lo que se les dijese a las buenas antes que a las malas; falta una dirección de intérpretes y la aclamación emergente del buen trabajo de Pesci -que nunca ha tenido las facultades de De Niro y Pacino- no hace más que señalar que los otros dos fallan estrepitosamente: algo no cuadra. El guión se extiende demasiado causando una película de tres horas y media cuando con una hora y media quizás hubiese salido algo brillante y desde luego menos aburrido: si algo es difícil, en cine, es mantener la atención del espectador fija en la pantalla durante mucho tiempo: en esta película, que ahora se puede ver tranquilamente en la tele más grande de la casa, uno puede darle a la pausa, hacerse unas palomitas y prepararse una bebida, volver, y seguir sin que en ningún momento haya la sensación de prisa por retomar el discurso, así que algo falla: hay películas de largo metraje en las que uno llega al final y se pregunta: ¿ya? porque estarías todavía colgado de la historia que te cuentan. No es el caso.

Y no tiene la culpa la forma de dirigir de Scorsese que una vez más demuestra su maestría técnica consolidada después de tantos años: no recuerdo haber percibido errores ni pifias en nada, sintiendo que la cámara está donde le toca, con una fluidez extraordinaria y siguiendo visualmente el ritmo de la narración. El problema está en la longitud, en la reiteración, la repetición, la redundancia excesiva en detallar un modo de vida del protagonista que además apenas incide en su intimidad, un exceso narrativo que no llega a ninguna parte remarcable y acaba lastrando el conjunto.

En definitiva, una película que puede verse en casa contando con tres horas y media -o más, dependiendo de las pausas- de tiempo a dedicarle, partiendo de la consideración que desde luego no es una obra maestra, ni siquiera imperdible muestra de un cine que se está adaptando a nuevas formas de exhibición: la ventaja que tienen es que podrán verla en v.o.s.e. sin problema alguno.

Eso sí: si la mención les ha abierto el apetito de volver a ver -o descubrir, según el caso- El Padrino II, casi mejor que lo hagan después de ver ésta o en lugar de ésta, ya puestos, porque en v.o.s.e., las voces cantan que da gusto.










8 comentaris :

  1. Tres horas y media es mucho con demasiado...Todavía no he visto completa la saga del Señor de los Anillos, por eso mismo. Aunque en el caso de El Padrino...Eso si que hay que dedicarle tiempo, aunque te lleves tres días en eso...Y bueno. Gracias por la aclaratoria. Me has ahorrado casi cuatro horas de mi vida -para todos breve por definición- que puedo dedicar a cosas más productiva

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esos metrajes tan extensos, Alí, juegan siempre en conra de las perspectivas: cuando se superan fácilmente y con gusto, nos hallamos ante una pieza que ni siquiera por su longitud nos resistiremos a repetirla algún día. No es el caso de la presente, por desgracia, sobre la que tenía esperanzas que fuese mucho mejor, la verdad y queda en nada memorable, de modo que ése tiempo seguramente hallarás donde mejor invertirlo.
      Un abrazo.

      Elimina
  2. Ay que no tengo más remedio y lo hago con gusto, que darte la razón. En su día me ví de tirón las tres del Padrino sin parpadear, embelesada, abducida por la familia Corleone y con otras firmadas por Mr. Scorsese, con esta no he podido..."canta" mucho ese "arreglo" ciertamente y ni haciendo pausa para unas palomitas me dan ganas de seguir. Ultimamente me pasa mucho..
    Sin embargo hoy me pongo El Padrino II porque no he dejado de pensar que eso era lo que me apetecía.

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hubiese preferido que me dieras la razón por animar a todos a verla, Milady, pero es lo que hay. No me extraña que te pase últimamente, porque ya habrás visto que en lo que a estrenos se trata, muy pocas alegrías y buenas recomendaciones se pueden dar.
      Teniendo a mano clásicos como los de Coppola, la tentación de darles un nuevo vistazo y descubrir todavía detalles que pasaron desapercibidos, es muy grande. Y satisfactoria, a qué vamos a engañarnos.
      Besos.

      Elimina
  3. Hola Josep. La empecé a ver ayer y la dejé en la 1 hora 15 minutos.
    Coincido en todo lo que has expuesto (y mi actitud frente a ella te lo demuestra). Igualmente a favor de Scorsese, y como bien lo mencionás, se nota su maestría en lo visual, en la técnica. Tiene escenas grandiosas, pero daba para mini serie, dividida en 4 partes (o 3) hubiese estado genial y bien aprovechado el formato.

    En fin. Cuando me "pinten" las ganas veré una parte más (si me engancha tal vez de corrido hasta el final, pero lo dudo).

    A mí varias escenas de lo que llegué a ver me recordó "Buenos Muchachos", en España se llamó "Uno de los nuestros" ¿no?

    Abrazo grande querido amigo, sigo aprendiendo de tu experiencia y ojo clínico
    La seguimos

    ResponElimina
    Respostes
    1. No me extraña, Frodo, en verdad, que coincidamos en las sensaciones que produce esta pieza: ciertamente, recuerdas como yo la anterior, que aquí se tituló Uno de los nuestros, porque esa sí es una pieza imperdible con De Niro y Pesci sin mascarillas artificiales y un Scorsese que les dirigía formidablemente.
      Aprendemos todos cada día, intentando seguir adelante.
      Un abrazo.

      Elimina
  4. A Scorsese tendrían que ponerle en manos de un montador sin piedad que cortara y masacrara escenas innecesarias. La última media hora es insufrible con las imágenes de senectud de los protagonistas. ¿Era nevesario mostrar tantas veces la cara de reproche de la hija en plan "sé lo que haces"? además todo lo referente a su família era innecesario. Desde luego se han pasado con los retoques digitales, Pacino se ve tan raro como en su papel en "Dick Tracy", aquella rareza dirigida por Warren Beatty. Coincido contigo, con una hora menos (y por lo menos) habría quedado mucho mejor.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¡Tienes razón, Borgo! No me acordaba de Dick Tracy a pesar que la ví de estreno y luego me compré el vhs, con aquellos colorines tan densos y brillantes; jo me decía me recuerda algo, me recuerda algo... jajaja...
      Es verdad que un buen montaje le ayudaría a quedar como una buena película -no una obra maestra como la venden- pero imagino que así como a esos actores-estrella no hay quien les dirija, a los directores-estrella no hay quien les corte -y tire al cajón- ningún plano ni escena, por sobrante que sean.
      Aparte que el guión resulta cargante: seguro que en la novela están -y más- todos esos detalles familiares que, como bien dices, enlentencen mucho.
      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.