Carregant el Bloc...

dilluns, 22 d’agost de 2011

Flechazo inoportuno



Todos los cinéfilos sabemos que ocupar el sillón de director en un rodaje es una ambición para muchas personas, sobre todo para aquellas que nunca han pasado el trance y se creen con la capacidad de mando y conocimientos cinematográficos suficientes para desarrollar con buen fin tal actividad: y sabemos también que no tan sólo algunos críticos desean fervorosamente ocupar tal sitial: también somos conscientes que muchísimos guionistas se debaten entre el pánico escénico y el deseo profundo de ser ellos mismos quienes se ocupen de dirigir un rodaje que se basará en sus propias ideas y texto, maldiciendo en su interior el momento en que, en la última película entregaron el guión sin chistar y luego pasó lo que pasó, en su opinión, claro...

Dar el paso adelante cuando hay ocasión es una decisión anhelada que requiere valor y confianza y parece que todo ello concurrió para que George Nolfi decidiera, después de ver lo que hicieron en 2007 con su último guión, afrontar él mismo el rodaje de un guión escrito basándose en una obra del afamado Philip K. Dick, prolífico escritor estadounidense que tomó popularidad internacional justo el año que falleció, cuando se estrenaba Blade Runner (sí: esa que ahora dicen que gozará de una secuela, precuela, o algo así, dirigida por el mismo de siempre) y que ha sido llevado al cine en varias ocasiones gracias a sus muchos relatos cortos, ideales como punto de partida.

Uno de esos relatos cortos lo tituló el escritor Adjustment Team y es del que Nolfi se sirvió para pergeñar una trama que ofrece diversas líneas de interés que nos cuenta en su ópera prima titulada The Adjustment Bureau (titulada en España como Destino oculto en una nueva demostración de ineptitud traductora) en la que Nolfi además actúa también como productor, no fuera a ser que nada se le escapara de las manos.

Nolfi se vale de la narración breve original como punto de partida para desarrollar una historia en la que hay tres componentes básicos, vitales, que inmediatamente llegan al espectador: la casualidad, la libertad y el amor, sentido este último a partir de un flechazo que hiere figuradamente los corazones de la pareja protagonista y los une para siempre.

Esa afortunada pareja, David Norris (Matt Damon) y Elise Sellas (Emily Blunt), es el centro de interés y desde el momento en que se enamoran consiguen encandilar al espectador a causa de una fortísima empatía en la que la buenísima labor y excelente química escénica de ambos intérpretes, que saben dotar a sus gestos de una naturalidad y falta de afectación notables, produce esa sensación que tantas ocasiones echamos de menos; a ello no es ajena tampoco la buena mano de Nolfi que en su primera película demuestra tener el oficio tras la cámara bien aprendido y permite a los actores desarrollar su trabajo sin prisas lo que a su vez consigue que el espectador paladee esa sensación etérea que es el amor.

El guión de Nolfi desarrolla y amplía la idea primigenia y adjunta diálogos que están bien escritos bordeando lo más sutilmente que puede líneas en las que la filosofía toma visos de religiosidad tratando de no tomar partido más allá de lo que concierne a la espléndida pareja que sostiene su amor a pesar de los muchos avatares que les sucederán a lo largo de varios años, curso de un sentimiento muy bien relatado por Nolfi que, además, sabe resolver con muy buena mano escenas de acción briosas y sabe utilizar unos efectos especiales sencillísimos sin que en ningún momento haya oportunidad de solazarse en los aspectos técnicos.

La construcción de los personajes no es precipitada e incluso los miembros de ese equipo de ajuste constituye un grupo de lo más variopinto: contra la usual costumbre de adocenar de forma grupal los caracteres secundarios pertenecientes a una misma organización, Nolfi se entretiene a presentarnos diversas miradas sobre cada individuo que se manifiesta decidido o dubitativo, temeroso y anhelante, dispuesto a tomar partido con un margen de libertad que se basa en la duda relativa a lo más oportuno, lo más conveniente, lo más razonable, lo mejor en cada caso, siempre bajo el prisma individual y nunca falto de un sentido del humor y aceptación de la contrariedad causada por la imprevisión y la inevitable casualidad, elemento aleatorio imprescindible en la trama.

El protagonista, por otra parte, podría ser el fiel reflejo de cualquiera: su carácter de político es una línea comercial de cara a la galería estadounidense, con referencias kennedianas positivas y negativas, pero lo que importa es que es un hombre enamorado, que siente en su corazón la pulsión inacabable del amor y que se sirve de esa fuerza para seguir adelante sin parar en mientes de procesos en los que se implica de forma voluntaria y con repercusiones que van mucho más allá de su persona: le vemos ceder ante lo que los galos, tan elegantes ellos para estas cuestiones, definen certeramente como "un amour fou", porque lo que busca, en definitiva, es mucho más que el conocimiento carnal de una pasión devoradora: es la unión con su media naranja, su compañera ideal.

La gran virtud de esta película en mi opinión es que ofrece vistas a lo que les sucede a una serie de personajes que acaban siendo gentes reconocibles: nadie es perfecto, todos se equivocan, y todos tratan de corregir sus errores, en una carrera contra reloj -el tiempo es importantísimo en la acción, y la falta de cronómetro produce fiascos a reparar- y esa falta de unidad y perfección, esa vulnerabilidad, ese miedo a no conseguir el objetivo une a todos y nos los hace más cercanos y por lo tanto, interesantes.

Buscar en esta película un debate filmado sobre el libre albedrío es un error como sería, en mi opinión, tratar dicha cuestión en una película pretendiendo alcanzar una solución rotunda: hay lugares más propicios para la filosofía: y más idóneos, también. Si P.K. Dick lo despacha en pocas páginas y deja un final abierto, Nolfi se recrea en la ficción romántica que deja buen sabor de boca ya que ha sabido, en su primera sentada en la silla dictatorial, ordenar con muy buen ritmo una función de hora y tres cuartos que se ve en un suspiro, y eso, amigos míos, a estas alturas del siglo, es mucho.


Tráiler




p.d.: El cartel promocional que más se ha visto es, como quien dice, de juzgado de guardia, como puede verse aquí.[+/-]



¿Me puede explicar alguien a quién se le ocurrió cercenar miembros de esa manera tan fea?

¿Es que intentaban hacerle una faena al amigo Nolfi?

¿Nadie se dio cuenta que la composición del cuadro atenta a la dinámica?

Vaya cartel más feo....







25 comentaris :

  1. Te aseguro que la he visto no hace tanto pero se ve que ese dia no estaba yo muy "fina" porque no me enteré demasiado de qué iba o sí, no sé..y
    ¡ no me lo explico! Eso sí Emily Blunt es preciosa y él me encanta.
    Ahora que la tengo en casa , pendiente de ver y analizar despacio, vuelvo y te comento. Aunque tu critica favorable me condiciona :-)

    Besos. Milady

    ResponElimina
  2. Para mí, Milady, ha resultado una sorpresa totalmente inesperada por la frescura en la composición de los personajes y en la forma en que los mismos son delineados en el guión, para mí al modo de la comedia clásica, un amor que se ve obstaculizado por unas fuerzas que, en este caso, parecen pertenecer a otra dimensión, a un mundo paralelo que, cincidente con el de los protagonistas, no deja de solaparse una y otra vez, lo que le confiere esa pátina de sci-fi con tintes marcadamente religiosos, pero el romance brilla varios metros más arriba de todo y me parece magnífico, espectacular, raro en los últimos años, casi una provocación en toda regla a los usos y costumbres de este ya ajado siglo XXI tan proclive al dibujito animado, al fx y a olvidarse que los humanos somos, en definitiva, seres maravillosos, aun con nuestros defectos.

    Espero que le des una segunda oportunidad y que en la calma del sofá te llegue a fondo.... :-)

    Besos.

    ResponElimina
  3. estoy convencida de ello, Holmes..y como no dudo de tu criterio y buen gusto me dispongo a ello en cuanto tenga un momento sosegado.
    Aun no me explicó que me pasó el dia que la ví en la gran pantalla..¡seguro que no tenia un buen dia !o mi memoria empieza a fallar o me falla la compañia..

    ¡ Te doy las gracias por adelantado !

    ResponElimina
  4. ¡ Ah y los besos ! ¿ Ves que memoria ? ;-P

    ResponElimina
  5. No se me ocurriría nunca dudar de tu memoria, querida Irene A., de modo que prefiero pensar que o bien te entró la película por el ojo izquierdo o bien pertenece al grupo de inadmisibles por razones varias entre las que el gusto, tan subjetivo por suerte, es baza principal y ya se sabe que de gustos y colores los hay para todos los sabores.... :-)

    Besos.

    ResponElimina
  6. Se ve que te gustó pero como bien dices es algo subjetivo y cada punto de vista es respetable en la medida que respetemos la libertad del otro, personalmente no la vi tan estupenda, me parece entretenida y nada más, sus argumentos son bastante flojos, demasiado abiertos tanto que no posee justificaciones y sencillamente carece de complejidad, no espero teorías pero que todo simplemente fluya no me dice nada, tampoco lo vi muy creíble a Damon como político si bien por aquí hasta un vendedor de coca cola puede ser político, particularmente sus discursos me parecieron muy malos, totalmente inocente y recursivo aún creyendo lo contrario, además Blunt aunque dulce no subvierte su cariz elegante siendo carente de esa aura bohemia que debe tener su personaje aunque tampoco se trate de esperar estereotipos, es cierto lo del amor que predomina contra las paranoias que escribiera ese gran escritor que es Philip K Dick pero tampoco me produjo mucha empatía, todo muy lindo pero francamente bastante vacío, su expresión de amor casi a primera vista asumiendo un destino no compagina con el libre albedrio que defienden. Pues no puedo ser más sincero, solo espero no ser antipático con ello, sino producir un diálogo honesto. Un abrazo.

    Mario.

    ResponElimina
  7. Perdona, amigo Josep, que no te haya visitado a menudo estas vacaciones. La situación ha sido complicada, aunque ya parece volver todo a la normalidad, felizmente.

    La película que comentas, sinceramente, no le había prestado demasiada atención (es que el cartelito... "echa para atrás"). Pero está claro que habrá que darle una oportunidad.

    Un abrazo

    ResponElimina
  8. Después de una semana de descanso, amigo Josep, vuelvo y me reencuentro de nuevo con K Dick. Estupendo. Como yo tb la comenté no voy a repetirme aquí, me remito a lo ya dicho. Pásate si te apetece, veras que coincidimos en cosas si,cosas no.
    El cartel. Pues verás para mi, que no me he detenido demasiado en la composición del cuadro, lo peor es la reduccionista frase promocional:"Le robaron su futuro, ahora quiere recuperarlo". Aparte de infumable y propio de peli mala de videoclub, uno se pregunta quien es el fenómeno que fabrica estas frases ¿los de la universal? ¿algún pardillo con beca? Que forma de tergiversar y de tomar al espectador por idiota. Les encanta eso de poder resumir la peli en una frase, ya nos lo contaron en "the player". Ahora vuelvo que no he terminado...

    ResponElimina
  9. Prosigo. Me interesa lo relativo a lo que comentas respecto de la puesta en escena. He leido tu comentario respecto del estilo Greengrass y el film de Bourne, curiosamente de forma tangencal mi próxima entrada tocará ese tema.Comparto lo que dices. El estilo de Greengrass en la saga Bourne, es una especie de degradación espídica de una forma de narrar cuyo punto de partida podría estar en "El dilema" de Michael Mann. Es muy curuioso, ya que a mi particularmente el film de la saga Bourne más compacto y clásico me sigue pareciendo el primero. Sin embargo, los productores, el entonces matrimonio Kennedy-Mharsall buscaron más brio según declaraciones propias, y ficharon a Greengrass tras ver "United 93".
    Pero para mi lo más sorprendente de todo, es que ese estilo, se ha ido degradando, y contamina muchos otros films hasta llegar a afectar incluso a la última película de Doug Liman(Caza a la espía),que era el director del primer Bourne, y que ha pasado del correcto clasicismo al movimiento cámara en mano tan de moda hoy.

    ResponElimina
  10. Y a todo esto, me doy cuenta de que no he dicho nada de mi admirada Emily Blunt. Debí haber empezado por ahí. Un saludo.

    ResponElimina
  11. Siempre me han hablado de esta saga de películas de Damon pero nunca las he visto, quizá ya es momento. Saludos.

    ResponElimina
  12. Hola, Josep. ¿Cómo va el veranito? Un poco aguado creo por esas tierras.

    He leído todo. La peli no recuerdo haberla visto, pero después de llegar al final y leer los comentarios no me va a quedar más remedio. Esto de hacer caso, no sé si es bueno porque en lo de discrepar me pinto sola :)
    Llego al último punto, el del cartel y me has hecho reir mucho.

    ¿Nadie se dio cuenta que la composición del cuadro atenta a la dinámica? Realmente es una traición y puñalada a los ojos, jajaja, muy bueno tú apunte.

    Besos!

    ResponElimina
  13. Antes que nada, Mario, déjame darte las gracias por discrepar tan abiertamente, porque ello me garantiza que te sientes en la confianza de poder hacerlo, lo que me honra.

    Que una película de este siglo resulte entretenida para mí ya es digna de ser alabada, porque llevamos una racha francamente deplorable: ésta no me resulta aburrida y pese a la ligereza de su planteamiento, me sigue pareciendo acertada: ya digo que cuestión tan ardua como el libre albedrio no creo se pueda presentar fácilmente en una película y, francamente, creo que se trata de una película romántica en la que el amor resultante de un flechazo imprevisto alcanza a dominar el relato.

    No hay más.

    Y sí, creo que Damon hace una buena labor, y que la Blunt también alcanza cotas de credibilidad suficientes para recrear entre ambos una relación creíble en pantalla.

    Tu apunte relativo al carácter político del protagonista daría para muchas chanzas, como imaginarás, y sigo pensando que es un truco de mercadotecnia que no nos alcanza y hay que descartar...

    En cualquier caso, agradezco tu explicación de tu gusto, aunque no lo comparta.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  14. No me digas eso, Gourmet, que llevo pendientes varias entradas en tu casa, a cual más interesante: esto de las vacaciones a medias ni alcanza a descansar ni alcanza a divertirse uno como le venga en gana...

    El cartelito de marras es un horror, pero creo que vale la pena darle un vistazo a la película: sin prisas, pero no dejarla en el montón del olvido: diría que es una película "honesta y sin pretensiones" lo cual, bien mirado, ya dice bastante a su favor, como bien sabes...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  15. Tienes razón, Víctor: deberias haber empezado por tu admirada Blunt, sobre todo porque a raíz de ella y tu comentario me picó la curiosidad por ver esta película porque, como bien apuntas, el cartelito frena al más pintado. De mis averiguaciones deduzco que la promoción viene directamente de los U.S.A., lo que demuestra que allí también hay gente idiota. Y que les pagan un sueldo, además.

    Esa moda de la steady-camm a tutiplén es nefasta y he acabado por convencerme que la aplican para que no nos demos cuenta que no saben componer un plano como se debe y para que los malos actores salgan indemnes con sus caritas ad-hoc de cualquier situación.

    Por suerte, esta película dispone de un estilo relajado, clásico, y uno puede disfrutar de esa estupenda pareja de amantes.

    Entre tú y yo: seguro que a P.K. Dick esta versión alargada de su cuentito le hubiera encantado...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  16. Bienvenido, David C.: ésta no petenece a ninguna saga -de momento- pero seguro que la actuación de Damon, muy contenida, te gustará.

    Saludos.

    ResponElimina
  17. ¿Aguado, dices, Blanca? Húmedo, más bien, e insoportable e inacabable...

    El cartel ése, como habrás visto, es un horror, una pífia que, de casualidad, no hay que imputar a la distribuidora patria.

    Olvídate del cartel y dale una oportunidad a la película, porque puede que te guste...

    Besos.

    ResponElimina
  18. En éste momento, ya sé ¡es tardisimo !..acabo de ver la pelicula de nuevo y en v.o.s que es como hay que verlas, tambien lo sé. Además una vez que has visto la versión doblada aún mejora la original.

    ¿ Por dónde empiezo ?..

    Tenias razón, la revisión sosegada en casa le ha dado otra dimensión a la historia, quizás no otra dimensión pero sí un mejor entendimiento.
    Lo que no sé es dónde clasificarla pero tampoco es necesario, si es ciencia-ficción o simplemente historia de AMOR con mayúsculas porque basicamente es eso, Amor sin barreras o apesar 'de'..
    Un amor que sobrevive a todo incluso a una Oficina de Ajustes con tintes religiosos y todopoderosos merece terminar felizmente y no como Romeo y Julieta.
    El detalle ( importante) del destino, el libre albedrio y todas esas grandes cuestiones, lo dejaremos para otro debate como bien apuntas.

    La música de Newman ¡fantástica ! le da un toque sublime al tremendo esfuerzo por encontrar a su amada y escapar de esos"angelicales" burócratas.

    Lo mejor sin duda la pareja Damon-Blunt, te los crees, no tanto la trama.
    Como metáfora sí.
    Me ha resultado corta y entretenida e incluso la he visto con cierta emoción, lo que reconozco es mucho.
    Evidentemente el dia que la ví en el cine no tenia muchas ganas o esperaba más.
    El título despista y el cartel no tiene "nombre"..¬¬

    Revisarlas peliculas en noches como ésta es una gran idea. Se duerme mejor,es decir feliz :-)

    Un beso. Milady

    ResponElimina
  19. Me alegro, Milady, que una revisión calmada te haya gustado aun teniéndola fresquita: ciertamente, en v.o.s.e. no puede más que mejorar porque no olvidemos que la Blunt es británica y que Damon está envejeciendo como los buenos vinos: este chico promete... :-)

    Y muchas gracias por el sustancioso añadido de tu comentario que palía carencias mías: me olvidé de mencionar la música...

    Besos.

    ResponElimina
  20. Damon ¿ envejeciendo..? bueno sí eso todos pero aún le queda al chico :-P
    Por cierto que está que para..y no lo digo solo por las carreras que se pega en la peli.
    ¡Lleva estrenadas un montón de pelis.
    ¿ Le viste en True Grit ? ¡atreveté y comentala !

    Otro beso.:-)

    ResponElimina
  21. ¿Que me atreva, Milady?

    ¿Me desafías? :-)

    Está cociéndose lentamente desde hace unos días, pero hay otras por delante: todo llegará...

    Besos.

    ResponElimina
  22. Uhi.. qué miedito!! jiji :-P
    Va ser una gozada...:-)

    Besos.

    ResponElimina
  23. Muy buenas! Ayer pude ver la peli. Muy entretenida, un poco agotada acabé de tanta carrera y querer saber, después de tanta puerta, en qué deparaba el destino, o la fuerza del destino, en este caso.
    El guión me pareció que aspiraba a más profundidad y menos personajillos. Un terreno resbaloso salvado más por Damon que por Emily Blunt, cumpliendo nada más, en mi opinión y sin acritud.
    Algunos diálogos muy buenos sobre el libre albedrio y lo difícil que resulta a veces, tomar decisiones sobre cuestiones tan importantes como el AMOR y teniendo en cuenta que pasaron 10 años desde que se vieron la primera vez y se probaron :-).
    El resultado, ciencia ficción y atracción fatal, resulta agradable de ver.
    Añado que la fotografía me ha parecido espectacular también. Coincido con Milady en la música.
    ¿Y desde esta peli llegamos al famoso bucle o nos metemos en él?
    Un rato ideal, Josep, me ha gustado.

    Hasta otra!

    Besos!

    ResponElimina
  24. Me alegro muchísimo, Blanca, que hayas pasado un rato agradable viendo la película y más me alegro y te agradezco de veras que hayas tenido la amabilidad de venir aquí a contarlo, añadiendo un plus al conjunto: así da gusto y uno siente el retorno... :-)

    Besos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.