Carregant el Bloc...

divendres, 31 de gener de 2014

Ser (o no ser) fisonomista




¡Ey! ¡Esa es Mariah Carey!

Calla: no digas tonterías y calla, que está empezando la película...

¡Que te digo que esa era Mariah Carey!¡Que no se me escapa una cara!

Que te calles...

¡Y ése es Robin Williams!

¡Calla ya!

Suelo tener buena memoria para las caras y me pierdo con los nombres y la fechas y en ocasiones -contadas, pero reales- presumo de ser un buen fisonomista.

Mal rayo me parta porque cuando después de acabada la sesión acudí ansioso al archivo de archivos comprobé que, en el fragor de la contienda, se me escapó algún careto, supuestamente por obra y gracia de unos maquilladores que se ocuparon más de disimular rostros conocidos que de su trabajo bien entendido.

Centrémonos: me refiero a la película teóricamente dirigida por Lee Daniels, basada en la historia real, contada en un artículo de Wil Haygood, de un tipo que, a pesar de ser negro, o quizás por ello mismo, sirvió de mayordomo en la Casa Blanca, donde reside el mandamás de los U.S.A., ya saben, donde se rodó aquella exitosa serie televisiva.

O sea, The Butler (El Mayordomo) que según la mercadotecnia había de suponer galardones para su protagonista y también para una novata actriz secundaria -por decir algo- personificada en la plenipotente presentadora de televisión más afamada de toda la orbe anglosajona.


El reclamo de la estupenda actuación de Forest Whitaker provocó las ganas de verla en v.o.s.e. y he de admitir que, acabada, me sentí decepcionado; y pasadas que han sido varias semanas del evento, el recuerdo que permanece es de una feria de vanidades a la que la epónima Oprah Winfrey invitó -de aquellas invitaciones que Don Corleone hacía- a un montón de popularidades que en su mayoría algo tenían a ver con el cine, porque la cantidad de "cameos" es tal que quien suscribe no pudo callar en las más de dos horas largas, larguísimas, que dura el invento.

Por lo demás, dejando aparte la posible competición de reconocer antes que nadie al camaleónico personaje real que se oculta tras una narizota (¡válgame Orson!) el talento brilla por su ausencia: el departamento de maquillaje, huérfano de miradas del director, ése que debería ser responsable del todo, se abandona a disfrazar extraños por dos minutos mientras que desatiende la evolución temporal de una familia y a mitad del metraje uno ya no sabe si la cosa va de surrealismo o es que el protagonista envejece más rápidamente que nadie, no vayamos a encontrarnos de repente con otro Benjamín. Un lío, vaya.

Una historia que posiblemente intenta abarcar mucho más de lo que puede y que, alejándose de toda humanidad queda en la mera anécdota de Readers Digest, risible, cómica, triste, mendaraz, desechable, nunca independiente, carente de rigor.

La propaganda que le hicieron resulta así pues engañosa al límite porque ni hay un contenido racial y social estimable ni tampoco hay una gran actuación en parte alguna: Whitaker está rígido como si se hubiera tragado el palo de una escoba, más pendiente de que no se caiga el maquillaje que de otra cuestión, posiblemente porque el guión es tan tramposo y tan esquemático como superficial y carente de interés y evidentemente el personaje central, que seguramente concuerda con la realidad, no tiene ningún punto de interés: seguramente, un director como Don Alfred hubiera mandado a la mierda la realidad y se hubiera esforzado en pergeñar un guión interesante: Lee Daniels no es capaz. Y aburre, pecado maldito, por muy concurrente que sea en este siglo que vivimos.

Si no la han visto ahórrensela.

Si acaso, como campo abonado para competición de fisonomistas, pero si se animan, puede que les echen de la sala antes que aparezca Liv Schreiber haciendo una mala imitación.

Quedan advertidos.









10 comentaris :

  1. Ya era hora.
    "intenta abarcar mucho más de lo que puede"... Sí. Me da que me gustó más que a ti. Pero ya la tenía olvidada (y bastante)... a pesar de que hasta le dediqué entrada. Coincido en lo de los maquillajes...La vi en el cine, así que tocó doblada... El cartel que has puesto es totalmente "engañoso" con lo que es el personaje de la peli... Sobraba tanto presidente (a mí me pasó un poco lo mismo en plan "mira es tal, o cual" y me interesa más la historia del movimiento por los derechos civiles en los USA que se queda descafeinada...pero como esa historia me interesa, pues la peli no me aburrió como a ti... me gustó sin más, pero ver, comentar alguna cosa y olvidar.
    Un saludito.

    ResponElimina
    Respostes
    1. El cartel, David, no lo he dibujado yo y me parece que forma parte del concepto ("conceto", más bien, visto el resultado) que la mercadotecnia usó para convencernos de las bondades de una película floja, floja.
      La historia de los movimientos civiles y raciales de los USA desde luego no se ha visto en modo alguno favorecida por ese engendro, más propio de un "cine de barrio" soporífero de sábado por la tarde que de una realidad sangrante incluso en los telediarios españoles de aquellas épocas, mira que te digo.
      Una pena, vaya.
      Un abrazo.

      Elimina
  2. Bien, aquí estamos. No, no la he visto; lei en su momento la reseña de David pero tengo que confesar (avergonzada) que ya no recordaba que lo habia hecho. ahora sí claro, pero tendría que leerla de nuevo.
    En un principio estaba interesada en la historia y según he ido leyendo sobre ella se me quitaron las ganas. Parece que, en realidad le hace un flaco favor a la historia (causa) de los negros( perdón,afroamericanos). Por lo tanto la publicidad no ha calado lo suficiente, ni siquiera para mencionarla en las candidaturas de los premios de éste año y eso que tenemos 12 años de esclavitud..(lo digo por el tema del racismo)
    Igual si la ponen en la tele la veré y asi saco mis propias conclusiones y me ahorro la entrada. :-)

    Besos y buenas noches

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muy flaco favor, desde luego, Milady, el que esta melaza proporciona a buena parte de la población estadounidense, incluido su actual presidente, permaneciendo al final una sensación de cúmulo de tópicos tales como las tiendas de guiris en las que se venden sombreros mejicanos junto a gitanas en daralaes, justo en las Ramblas.
      Más falso que un duro sevillano, vaya.
      La de los 12 años todavía espero que llegue a mi vera....
      Besos.

      Elimina
  3. Abril, a mí la de "12 años de esclavitud" tampoco es que me haya apasionado. Un poco como esta. La veo, bien...y se me va olvidando como a ti mi entrada ;-)
    Un saludito a los dos.
    "Haz lo que debas" o "Jungle Fever" de Spike Lee, aunque hace la tira de años que no las he vuelto a ver...me gustaron bastante más.

    ResponElimina
    Respostes
    1. O Arde Mississippi, sin ir más lejos...

      Elimina
  4. Memando un mensaje un amigo cuando salieron las nominaciones que me decía máso menos...quien tuviera a mano una cámaraoculta para grabar el mosqueo de Oprah, que habrá movido todos los hilos posibles y hasta tendrá ya el discurso preparado y hasta las lágrimas guardadas en un frasco...
    Recuerdo lo de David pero por aquí hace tiempo que la quitaron...Ahora bien, si al menos sirve para jugar a las adivinanzas, igual la veo en tv cuando la pongan. Oye Mariah Carey. Pues me da como curiosidad ver de que hace y como lo hace.Ya veo que el cartel no se corresponde con la historie true...
    Y por cierto, hablando de fisonomías... es que en Jungle fever salía super Annabella....y Lonette Mckee (super tb). Y hasta una chiquilla que luego ( no llores Oprha) ganaría el oscar. Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tu amigo, Víctor, es hombre al que debes escuchar, porque tiene buenas ideas.

      Fíjate que, malpensando, uno acaba por imaginar que el resultado se debe a la mano larga y maliciosa de la famosa ansiando la figurita dorada para su excusado y malmetiendo a todo bicho viviente con "su idea" de lo que la película debía ser.

      Resulta penoso ver a un tipo como Forrest empleándose para dar figura a un personaje tan hueco...

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Mi querido Josep, me has resuelto la duda. No sabía si verla, pero visto lo visto... Gracias por el consejo, que acepto bien contento y seguro de tu criterio. A no ser que me digas que es suficiente para una tienda de los horrores de las mías, en cuyo caso me lanzo a ella de cabeza....
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Te prometo Alfredo, amigo mío, que mientras me decidía o no a plantar alguna letrilla respecto a esa película, me decía a mí mismo que era campo abonado para una Tienda, porque a tu certera guillotina hay que añadir tu mejor conocimiento de los detalles históricos: he de advertirte que la empresa te será irritante por partida doble, porque al desperdicio de lo que algunos hemos conocido en parte (que somos veteranos pero no tanto) se añade la falta de fuerza cinematográfica tanto como el escaso cuidado en el detalle de la producción y la interpretación.
      Desde luego, te dará ideas, no lo duo... :-)
      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.