Carregant el Bloc...

diumenge, 12 de gener de 2020

A traición



Desde que hace ya más de seis años descubrí gracias a la película InFamous (que comentamos aquí) las capacidades histriónicas de Daniel Craig cuando le veo aparecer en un cartel que no sea del epónimo Bond (que también me atrae pero únicamente por motivos tradicionales [por no denominarlos directa y modernamente como frikies]) la curiosidad me impele a comprobar cómo se desenvuelve en un papel alejado de la mera acción, esperando que haya por lo menos unas buenas líneas a escuchar en su rotunda y bien modulada voz que, como buen actor británico, sabe usar a conciencia.

Así que cuando por fin la más cercana cartelera anunció la exhibición de la película Knives Out (Puñales por la espalda) la decisión estaba tomada porque evidentemente con un título así la pieza forzosamente debía pertenecer al género de misterios criminales con detectives por en medio y el reclamo para mí resulta casi irresistible.

Quizás si hubiera averiguado en IMDb datos relativos a director y guionista los prejuicios me hubiesen vencido porque ambos son la misma persona, el inefable Rian Johnson, director y guionista de Looper que como ya dejé escrito hace siete años aquí no me gustó nada de nada, y así pasó con su trabajo en la penúltima de Star Wars, de modo que una vez más he de admitir - y no me duelen prendas en ello - que los prejuicios en el cine hay que guardarlos para después de haber visto una película, lo que anula inmediatamente su posible efectividad, porque en este mundo tan complejo, dependiente de tantos factores, no siempre la experiencia sirve para anticipar las sensaciones que nos va a proveer una nueva película.

No hay que buscar en Knives Out mucha originalidad en su base, tratada en diversas ocasiones por novelistas de la ficción detectivesca, incluso en sus traslaciones a la pantalla: hace año y medio nos deteníamos en una versión de la novela de Agatha Christie Crooked House y no hay duda que Rian Johnson se inspira en el relato para edificar una trama que bebe vientos clásicos al presentarnos una muerte sucedida en un casoplón aislado, residencia del afamado escritor de novelas de crímenes y misterios detectivescos Harlan Thrombey y de su familia entera, sus hijos y nietos y sorprendentemente su madre, apareciendo degollado la mañana siguiente a celebrar su octogésimo quinto aniversario.


La policía comparece acompañada por un afamado detective particular, Benoit Blanc quien asegura haber sido contratado de forma anónima y percibidos por adelantado sus elevados honorarios, así que inician una investigación de mero trámite para la policía, porque el degüello parece acreditado ser de propia mano (la sangre de las carótidas se expande por la habitación sin freno de nadie cercano) y van a declararlo suicidio, aunque el sabueso Benoit se huele circunstancias extrañas empezando por su propia presencia reclamada por persona extraña e ignota, aspecto que quiere esclarecer.

Van a interrogar a todos los presentes en la fiesta del cumpleaños, incluyendo la ama de llaves y la enfermera particular de Harlan, la joven Marta Cabrera que ya se inició como asistenta personal incluso antes de obtener el título de enfermera, declarándose a los detectives como más que enfermera una especie de amiga y confidente de Harlan, quien hallaba en ella la amistad desinteresada que en su familia no existía, todos pendientes de su cuantiosa fortuna.

Será precisamente el ama de llaves quien descubrirá la muerte del señor de la casa cuando le lleva el desayuno con su taza personal que indica claramente su carácter en tres frases: My House, My Rules, My Coffee (Mi casa, Mis normas, Mi café); a partir de aquí, Rian Johnson demuestra haber hecho los deberes porque complementando su propio guión literario enseguida entendemos que ha confeccionado un guión técnico minuciosamente sin dejar nada al azar: siguiendo el sistema de la trama llena de giros, guiños y homenajes a temas ya conocidos pero presentados de una forma limpia, ágil y hasta cierto punto novedosa, la cámara se moverá y será emplazada con toda intencionalidad y podríamos asegurar que los encuadres, todos ellos, no tienen nada de casual y sí mucho de masticados cien veces.

En el relato hallamos la típica representación de un grupo familiar constituído por elementos diversos entre sí cuya interrelación más fuerte es la dependencia del cabeza de familia que a todos provee de medios de subsistencia mediante la concesión de préstamos, subsidios y sinecuras que pronto sabremos le tienen harto y no precisamente por avaricia sino por otras causas que dejaremos en el tintero para no levantar pista alguna y como todo aficionado al género colegirá de inmediato, la enorme herencia que deja tras de sí el citado Harlan será otro elemento de interés en la trama.

Nada nuevo, ciertamente, pero muy bien presentado. El amplio abanico de personajes se erige en película coral una vez más falta de profundidad porque no es tan fácil como parece vestir todos los personajes con datos que mantengan su interés y se claven en la retina del espectador pero por lo menos no cae Rian Johnson en estereotipos trillados y apunta maneras a pesar que los dardos críticos que ofrece sean de escasa consideración: no nos hallamos ante un ejemplar de cine negro con claro contenido social sino ante un juguete bien construído, una representación de un enigma con diálogos bien escritos y tres personajes que concitan la atención del respetable porque de forma clamorosa uno percibe que reciben todos los mimos del director.

Valiéndose con inteligencia del montaje, los encuadres y el flashback, Rian Johnson nos lleva rápidamente a la convicción que no debemos perder de vista la evolución del personaje de Marta Cabrera, esa enfermera de buen corazón que se verá inmersa en una situación inédita para ella, no deseada ni siquiera pretendida, con la dificultad de estar bajo la mirada quisquillosa y paciente de un Benoit Blanc que no pierde detalle y permanece muy atento para desentrañar lo que para él es el mayor misterio: saber quién le ha pagado sus honorarios para averiguar lo que se le antoja diáfano. La evolución del personaje de la enfermera va pareja al desarrollo de la enigmática trama y también, justo es reconocerlo, con el desencanto producido por la caída de las mascarillas (porque no llegan a máscaras) de unos personajes de escasa profundidad servidos, eso sí, por un grupo de intérpretes a los que Rian Johnson les debe buena parte del éxito de su película.

Especialmente a Ana de Armas que carga con el peso de la trama juntamente con Daniel Craig y las intervenciones reveladoras de Christopher Plummer, los tres en los caracteres protagónicos realizando cada uno en su cometido una labor más que encomiable, digna de elogio, porque a pesar que los diálogos están bien escritos y ofrecen oportunidades de lucimiento, hay una contención que se traduce en naturalidad y consecuentemente en credulidad del personaje que obtiene la atención y simpatía del espectador que gozará con todos los detalles y paladeará el subtexto de los gestos y omisiones, especialmente en el último tercio de la película.

Desarrollándose casi toda la película en los interiores de la mansión, Rian Johnson evita la sensación de claustrofobia generalizada pero la reserva aligerada para quien precisa la trama y lo hace sin que en ningún momento haya un sentimiento de teatralidad por el uso de casi un único escenario -aunque con diferentes estancias- y de unos diálogos abundantes y supongo que el cuidado de la dirección artística producida por David Crank merece por lo menos un aplauso porque casi se convierte en un personaje más de la trama.

En definitiva, una película recomendable para los amantes del cine de intriga que el buen aficionado paladeará complacido y más si tiene la suerte de poder verla en su versión original porque el terceto protagonista merece ser disfrutado al cien por cien, aunque tampoco hay que olvidar el concurso de buenísimos intérpretes que hacen las veces de secundarios de lujo, dando más por su trabajo que por las escenas que les encomiendan; una buena pieza que llevarse a los sentidos que resulta fácil recomendar porque se ve en un suspiro gracias al buen ritmo que no decae un momento.









24 comentaris :

  1. Perfecto Josep. Me convenciste de ver esa película. Gracias por tu consejo...Ah...y por la sabia conclusión que nos das de que no es bueno alimentar prejuicios en esto de las películas

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Diría que te gustará, Alí, porque se ve en un suspiro y los detalles son variados y múltiples.
      Alimentar prejuicios nunca es muy aconsejable porque uno puede equivocarse, pero incluso en algo tan subjetivo como el aprecio por una película, el tiempo demuestra que es mejor olvidarse de todo y verla, aunque en ocasiones a posteriori lamentemos no haber mantenido una lista negra: pero el gozo de equivocarse, Alí, es uno de los más grandes cuando hay satisfacción y no daños.
      Un abrazo.

      Suprimeix
  2. ATENCIÓN: SPOILERS, DESTRIPO TRAMAS. ETC...SI NO HAS VISTO LA PELI, NO LEAS ESTE COMENTARIO.

    James Bond vs Captain America. La verdad es que creo que fui un poco injusto con esta peli. La vi hace ya unas cuantas semanas (ya para un mes y pico o así). Justo la semana anterior había visto la de Parásitos, que me pareció buenísima (si no la has visto, te la recomiendo; y ahora no vayas con grandes expectativas...Pero a mí es una peli que me gustó mucho...de esas pelis que te dejan un poco en plan "joder! Peliculón!) ... y claro, esta, en comparación, me pareció mucho más floja.
    Y fui injusto, porque la peli tiene todos esos méritos que tú apuntas (buen guión, diálogos, ritmos, interpretaciones) y más todavía. De hecho, es más que una peli para pasar el rato que está bien llevada. Como si no bastara con eso. Pero es que además, disiento cuando dices "no nos hallamos ante un ejemplar de cine negro con claro contenido social sino ante un juguete bien construído" Sin duda, es un juguete bien construido. Juego con todos los tópicos-típicos del whodunit y los thrillers y les da la vuelta o los parodia desde el respeto (la persecución policial en coche es de traca)...Pero yo sí veo bastante crítica social. No sé por qué, no hacía más que pensar en D.Trump con los vástagos del escritor. Todos se habían hecho a si mismos...pero con la fortuna de papi. Todos eran unos racistas camuflados... Y la enfermera, es la buena, la de fuera (madre que no tiene papeles) y la que se comporta correctamente. Es más, hay una frase genial en la peli... cuando Chris Evans suelta eso de "una casa de generaciones" y Craig se carcajea diciendo "Pero si tu abuelo compró esta mansión en los años 80".

    Es una lástima, porque encima la vi en versión doblada...así que mira, al menos tengo excusa para revisarla y apreciarla de forma más justa...porque ya te digo que el amigo con el que fui salió muy contento y satisfecho y yo le puse pegas...porque no hacía más que pensar "Ya podía haber estado como la de la semana pasada".

    Es más... Fui sin saber apenas nada de la peli. Mi amigo me dijo "es un whodunit en plan comedia". Y me temí lo peor en plan "Asesinato a los postres" (¿se llamaba así la peli en la que salía Capote?)... Y no. Es un whodunit, pero si te fijas bien, no se centra tanto en quién es el asesino, sino en describir a una clase social pudiente que está ahí no porque se lo merece,y que además no son buenas personas, al contrario que la enfermera.
    Hay un momento en la peli que ya sabía que iba a usarse...cuando Plummer dice lo de "mi nieto no sabría distinguir un cuchillo real de uno de atrezzo", pensé "ya está...algo pasará donde Evans cogerá el cuchillo equivocado". Pero eso está bien hilado por el guionista.

    Cambiando de tema, una peli que no me convenció casi nada ha sido "La verdad" de Kore-Eda... Y lo digo con pesar porque este pasado año vi en casa tres películas de él casi seguidas porque me gustaron un montón. Es más, creo que "De tal padre, tal hijo" ha sido la peli que más me ha gustado de las que vi el año pasado. Seguida muy de cerca por "Parásitos". De las más o menos recientes... no meto clásicos aquí.

    Hablando de clásicos, la semana pasada me acordé de Anro porque fui a ver al cine 2001 y recordé su entrada sobre la peli y lo que le gustaba... no en su blog... en otro blog vecino que por desgracia ha desaparecido.
    Y oye, quitando el tramo "psicodélico" final...joder, la peli aguanta bastante pero bastante bien.

    Un saludito.


    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Bueno, David: como decía Jack, vamos por partes:
      No he visto Parásitos, pero está en lista de pendientes y espero poder verla pronto.Supongo que son incomparables ya de entrada por el género, pero eso lo veré más adelante.
      El aspecto social me parece un poco pillado por los pelos, David, porque no olvidemos que en cualquier novela -o película que la traslada a pantalla- en la que hay un ricachón con una mansión, una familia holgazana y una cuantiosa fortuna, las desigualdades sociales siempre aparecen y llevamos con temas semejantes desde hace muchos años. No creo que el hecho que la enfermera sea hija de inmigrantes ilegales le otorgue mayor profundidad de crítica social que si hubiese sido negra o amarilla, porque el problema racial existe todavía ma que nos pese y también hay diferencias de razas en películas semejantes.
      Para ser considerada como portadora de crítica social, me parece débil y poco valiente: respecto a los emigrantes, por ejemplo, me interesaría más revisar Los tres entierros de Melquíades Estrada, que con sus catorce años a cuestas sigue siendo magnífica, pero la pereza me ha frenado.
      Lo que sí me gustó y mucho es la forma de los diálogos recurrentes apuntando pasado y futuro y también la forma en que el director y guionista juega con el flashback.
      Cuando la veas en v.o.s.e., te encantará escuchar cómo Daniel Craig juega con las entonaciones.
      A Antonio le dije que le iba a enviar un redux de ése clásico quitando lo sobrante, pero no hubo ocasión.
      Un abrazo.

      Suprimeix
  3. Y por cierto, creo que no he destripado nada en mi anterior comentario, pero como no sabía qué narices te iba a escribir, por si lo soltaba para comentar algo. De ahí el aviso.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Bueno, un poquito sí has soltado, pero vamos a obviarlo.... ;-)

      Suprimeix
  4. Ay..que quiero verla...no destripeis la trama, por favor que en este tipo de historias sí que importa.
    Y nada más, a ver llego a tiempo que siempre os adelantais...¡ malditos roedores cinéfilos ;D

    Besos. Milady

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. No destripo nada, Milady: ves a verla, porque te gustará.

      Eso sí: no pierdas de vista el detalle del perro.

      Besos.

      Suprimeix
  5. No pienso perdérmela porque me encantan los whodunit al estilo Agatha Christie, incluso el que se sacó de la manga Tarantino en sus "Odiosos ocho". Hay uno muy curioso: "La bestia debe morir" (1974) con Peter Cushing donde el asesino es un hombre lobo. Un buen detalle: Casi al final la película se interrumpe 30 segundos con un reloj sobre cada uno de los personajes para dejar al espectador averiguar la identidad del hombre lobo.
    Saludos, Josep!
    Borgo.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. ¡Borgo! Ya me has picado la curiosidad, porque ésa no la conocía. El género me encanta, como a tí: hay piezas buenas, otras notables y otras pasables, pero siempre pasa uno un buen rato y eso ya es importante.
      Un abrazo.

      Suprimeix
  6. Por si te interesa te dejo el enlace:
    miquel-zueras.blogspot.com › 2011/12 › whodunit-2-la-bestia-debe-...

    ResponSuprimeix
  7. tu reseña picó en forma terrible mi curiosidad.
    Ahora tengo unas ganas tremendas de verla. No me la perderé amigo Josep.

    Abrazos!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Espero que te guste, Frodo y aunque no sea así, que vuelvas y nos lo cuentes, porque a todos interesan opiniones ajenas y cuantas más, mejor.
      Un abrazo.

      Suprimeix
  8. Mal empezamos el año. O por donde solíamos. No me ha gustado nada. Voy a admitir que se basa en unas fórmulas archiconocida. Pero degradandolas hasta extremos que no se justifican alegando que es una parodia.
    Lo del patriarca rodeado de una familia de vagos, hipócritas, arribistas y maleantes está descrito peor que nunca. Y con un agravante. Al otorgar papeles a rostros conocidos, verlos hacer el ridículo resulta aún más penoso. Los casos de Jamie Lee Curtis y Don Johnson son sangrantes.
    Y no vale decir que están parodiando. No tienen un pase y me sorprende que un gourmet como tú Josep no los ponga en su sitio.
    Otro tanto decir de Daniel Craig y del capitán América...
    A su lado claro que destaca Ana de Armas. Su interpretación es naturalista. La de los otros esperpéntica.
    Lo curioso del caso es que la casa torcida asesinato en el Oriente express han recibido lo suyo con toda lógica y esta se vaya de rositas.
    Una cosa es utilizar los arquetipos. Otra manosear de mala manera los peores tópicos.
    Y sobre la crítica social. Nada más tópico y repetitivo que la inmigrante enfermera sea de buen corazón y el resto de la familia sea infumable.
    Resumiendo no me ha agradar
    Saludos

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Ya veo, Víctor, que los turrones fueron demasiado duros este año...
      Tienes razón en parte de lo que dices: fíjate que ni siquiera mento a Don ni a Jamie, porque efectivamente los secunarios son lo más flojo: discrepo en el trabajo de Craig, pero lo imputo a que tú no lo hs visto en versión original y ahí, amigo mío, está el meollo, el quid de la cuestión.
      La De Armas me ha sorprendido mucho, mucho. Y apostaría que esos dos, que aparecerán dentro de nada juntitos en la nueva de Bond, ahí no lucirán ni la mitad.
      De lo otro, que si topicazos, que si son tramas vistas, pues sí, pero ya va con el género: lo mejor, en este caso, aparte de las interpretaciones, la forma de rodar y el uso eficaz e inteligible de los flashbacks, tanto como el montaje por momentos sincopado pero igualmente inteligible, dando ritmo al conjunto.
      De la crítica social opinio igual, pero es que ya me parece su apunte meramente publicitario por inexistente.
      Oye: la dirección del último Orient express es de vergüenza ajena, ni punto de comparación...
      De todos modos, aunque discrepemos, encantado de que dejes constancia de tu discrepancia, no en vano, como siempre decimos: para gustos.... los colores.
      Un abrazo.

      Suprimeix
  9. Vaya... no conocía la opinión de Víctor. La verdad es que verla doblada a mí no me gustó nada...Pero en este caso estoy más cerca del lorito que de V. Creo que los tópicos con los que juega la peli son los que se esperan de este tipo de pelis, y encima les da un par de vueltas o giros de forma irónica. Es una comedia, después de todo.
    Un saludo a los dos.

    ResponSuprimeix
  10. Y al final, como en Parásitos...fui a ver esta, como digo más arriba en plan "me voy a tragar "Asesinato a los postres" o alguna tontería parecida... y creo que fue la cosa mejor de lo que esperaba... Aún así, no la valoré mucho... y ya he dicho más arriba por qué.

    ResponSuprimeix
  11. digo "como en Parásitos" haciendo referencia a lo que hicieron las expectativas en tu caso...

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Yo en ésta no tenía ninguna expectativa pero sí curiosidad: de hecho, creo que en imdb les dí la misma puntuación a ambas, aunque puestos a verla de nuevo, vería esta sin dudarlo.

      Suprimeix
  12. Deberes hechos y en vose como se requería. Y atenta no sólo al perro..hay otras pistas. ;)

    A mi estas tramas me gustan porque parten de un ¿género? que me entretiene como las novelas de Mrs. CHRISTIE.
    Y al no ser una adaptación de una de sus novelas sino una parodia se evitan los "puñales" (me viene de perlas)envenenados. Lo digo por el comentario de Victor y las posibles criticas.
    Bien por Ana de Armas, también me ha sorprendido por su naturalidad y protagonismo, y creo que Daniel Craig está bien, esa voz... Por supuesto admiro a Plummer y del resto, aprobado raspado unos y en otros con nota.

    El "Capi" tardó en aparecer pero.. Ahí lo dejo x no hacer spoilers.

    Es verdad que los que somos lectores de whodunit, con una trama asi es difícil sorprenderse pero tiene su giro como corresponde.

    Lo de la crítica social sí está, porque la América ( entiéndase política) de Tramp lo pide. No es un panfleto maniqueo por eso no me chirría. Y la familia que se queda con tres palmos de narices responde al clásico.

    Sin ser obra maestra, cumple y se deja ver con agrado.

    Gracias por la recomendación/reseña,sire... estaba en mi lista también te digo.;)

    Besos. Milady

    PD. Pendiente aún de Parásitos. Voy con mucho retraso.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Estaba seguro, Milady, que la tenías ozo avizor, porque me consta que el género te encanta, tanto literario como cinematográfico y me alegra que coincidamos en el aprecio de esta pieza que sin ser de cabecera, sí puede verse con placer aún con esas pequeñeces que podrían ser de otra forma pero que no empañan el conjunto.
      ¿Sabes que te digo? Si fuese una versión de un original de Agatha, quizás el resultado no sería el mismo.
      Muchas gracias por comparecer dando tu opinión, completando la reseña.
      Besos.

      Suprimeix

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.