Carregant el Bloc...

dilluns, 20 febrer de 2012

Alma en pena



Uno se entera con retraso de algunas noticias interesantes gracias a los paseos cibernéticos erráticos emprendidos desde un punto conocido: el otro día, estando en casa del bueno de Francisco Machuca acabando de leer una interesante colección de artículos glosando la figura de Antoine Doinel, me despedí a la francesa yendo a parar a casa de Miguel Sanfeliu (a quien no conocía) y desde su interesante reflexión relativa a Megaupload y los derechos de autor pegué un considerable bote que me dejó levitando y quieto por espacio de una hora.

Los derechos de autor constituyen tema para producir densos y complejos debates y este medio en el que nos movemos, con ser libre y rápido de reflejos, a mi entender no es el más apropiado para debatirlos, aunque sí para enunciar sus muchos y variados postulados.

Pero lo que sin duda sí puede -y debe- realizarse en internet es comunicar lo que uno llega a conocer, ni que sea señalando los lugares donde cualquier otro interesado en el tema puede hallar datos y reflexionarlos por sí mismo, que es la mejor forma de entenderlos pues la digestión cada quien la tiene conforme a lo que ha ingerido con anterioridad.

La teórica defensa de los derechos de autor es el sustento de las normas legales impulsadas por la anterior Ministra de Cultura por la que nunca he sentido aprecio alguno, la verdad, y ya veremos si su sucesor se mantiene en la misma tesitura plegada a los intereses espúreos de una industria a todas luces atrasada tecnológicamente mal que me imagino que la realidad es la pretensión de mantener unas prebendas de buenas ganancias por no hacer absolutamente nada más allá de representar e intermediar en una actividad cada vez menos necesaria, dejando en realidad al verdadero autor en la estacada.

Sobre la autoría en cine la discusión no es baladí y no tan sólo se remonta a las bregas entre directores y productores tanto en lo que concierne al propio concepto de autor-creador como fertilizador de una idea que deviene en arte o en producto medianamente artístico, quizás mero entretenimiento, sino que remite directamente al mucho más prosaico -pero también jurídico- concepto de la propiedad con el añadido adjetivo de intelectual que no hace más que añadir leña a la disgresión filosófica en torno a quien acaba siendo el detentador de los plenos derechos sobre la obra cinematográfica.

Cuando don dinero se mueve lo hace pesadamente atenazando las posibilidades, así que salvo que el director sea quien con sus dineros -o con los que pueda recibir en préstamo- sufrague el costo de producir una película, lo más normal es que en el contrato con una productora ésta se convierta de inmediato en la propietaria del producto final y el director acabe siendo un empleado que, con suerte, recibirá una participación de las ventas a partir de determinados ingresos en beneficios.

Ello significa que la productora hace con la película lo que le viene en gana. Y eso, supongo que todos estaremos de acuerdo en que es malo: muy malo.

Porque la productora puede modificar el montaje, modificar el final, cambiar frases del guión, etcétera. Lo hemos comentado aquí en varias célebres ocasiones, siendo Orson Welles víctima habitual. Nada menos que Orson.

Pero lo peor que puede hacer una productora es agarrar la película que ha producido y guardarla en un armario, sin que nadie pueda tener acceso a ella. Ni su director y guionista.

Esto puede ocurrir en Estados Unidos porque el estudio piense que ya ha perdido demasiado dinero y está convencido que con la promoción habitual perderá más.

En España, esto no es así: parece ser que sale más a cuenta ni siquiera pagar por hacer un cartel, alquilar por cuatro cuartos una mini sala, invitar a la familia a ver la película comprándoles las entradas, y sentarse a esperar que con tu dinero, amigo lector, y con el de tu familia entera, y el de todos tus amigos y conocidos, se vaya llenando automáticamente el bolsillo del productor, sin vender ni una entrada.

Porque en España el cine, que es un arte, está subvencionado, que quiere decir que entre todos pagamos a unos pocos para que hagan ver que se dedican en serio a eso tan importante como es el cine, aunque luego nadie vea lo que han hecho. Por una parte porque no hay ocasión, ya que al parecer hay películas que no se exhiben, y por otra parte, porque algunas son malísimas, pero ése ya es un concepto que hoy no tocaremos.

Hoy nos detendremos, si os place, a tomar nota de la aventura de un director novel de nombre Tinieblas González que hace unos pocos años se ocupó de rodar una película que él tituló como Alma sin dueño, siendo asimismo autor del guión.

Una película que recibió una buena subvención en parte por la condición de novel de su director, entrando en las previsiones del año 2006, como se puede ver en este documento oficial de Ayudas a la Cinematografía, proyectos iniciados, 2006 en el que se refleja que se le entregan 37.830 euros, que representan, según dice el propio documento, el 4,85 por ciento del total a recibir que son, en consecuencia, 780.000 euros de nada.

Una película que, acabada de rodar, fue apropiada por la productora, necesaria para recibir la subvención, que se ocupó de que se estrenara en un ignoto cine de los madriles el día 22 de diciembre de 2010, justito para recibir el resto de la subvención, y lo hizo cambiándole el título a Sin Alma, como puede comprobarse en este otro documento oficial, Boletín Informativo, Datos 2010 donde vemos que Sin Alma, estrenada el 22 de diciembre de 2010 consigue una recaudación de 92 euros, vista por 25 espectadores (pag. 107/208)

Según Tinieblas González, el público al que va dirigida la película es el comprendido entre los 15 y los 20 años de edad, así que la productora, teóricamente, acierta al estrenarla justo el día que empiezan las vacaciones estudiantiles navideñas: lo que no se entiende es que desde el 22 hasta el 31, en nueve días de vacaciones, únicamente 25 espectadores la vieron. ¿Será porque sólo hicieron un pase y no la anunciaron al no tener ni un póster?

Como es natural, Tinieblas González acabó bastante disgustado por la situación producida en buena parte por la lamentable actuación del Ministerio de Cultura, y un buen día se despachó a gusto en una conferencia de prensa donde prácticamente se situó al margen de la industria cinematográfica española, aunque me parece que no le importa mucho.

Aquí tienen la conferencia que, como decía al principio, me tuvo una hora en vilo. Tómense una tila, oigan.






Pueden ver el Tráiler doméstico realizado por Tinieblas de su película.

Más que Alma sin Dueño, por lo errante, será una Alma en pena...

p.d.: Seguramente, esa película no me gustaría nada. Pero me da un coraje enorme todo lo que cuenta en su conferencia, aunque ya lo supusiera.






24 comentaris:

  1. Sí. La vi en su día (la conferencia)... "De película" de terror todo el tema.
    Buenas noches.

    ResponElimina
  2. Ya imagino, David, que incluso lo viste en la tele de casa...

    Sí que es de miedo eso, sí...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  3. No, lo vi por la red... metieron el vídeo en varios blogs...

    ResponElimina
  4. Me la guardo para otro rato.
    Uno de los grandes problemas del debate acerca de los derechos de autor es reconocer que lo que no se debate, precisamente, es sobre los derechos del autor. Se utiliza al autor muy a menudo como pantalla para salvaguardar los intereses del especulador cultural, el intermediario. Como siempre ocurre en el capitalismo, y la cultura se ha vuelto un bien de consumo más, los intermediarios hacen el caldo gordo.
    Un abrazo

    ResponElimina
  5. Es demoledor. Se entra en una espiral kafkiana de dificil solución. Y luego decían que Jack Warner era un tirano. Y por lo visto lo era.Pero es que aquí entras en una telaraña burocrática sin fin. No lo conocía pero lo presumía. Muy acertado traer esto coincidiendo con "la noche del español". Parece que los malvados viven a sus anchas. Un saludo.

    ResponElimina
  6. Tema peliagudo el de hoy, sin duda alguna, compa Josep. Del escándalo de Tinieblas González algo supe en su momento, aunque no llegué a tomar conocimiento exacto del asunto, sino solo a base de pinceladas (y, francamente, los 67 minutos de video, aun no negándoles el interés que puedan tener, se me antojan un pelín largos...). En esto de los derechos de autor, tengo un par de ideas, o tres a lo sumo, bastante claras (que el régimen jurídico actual no vale un pimiento, ha quedado obsoleto en todos los aspectos -tecnológicos, económicos, sociales...-; que el nuevo régimen a instaurar habrá de ser una entente a tres bandas -usuarios/consumidores, creadores/industria y proveedores de soporte-, en la que cada parte se deje algunos pelos en la 'gatera' de su actual estatus; y que el gratis total que algunos pretenden sustentar en no sé muy bien qué libertad de acceso a la cultura es insostenible no ya a medio plazo, sino incluso a corto...); más allá de eso, como todo quisqui, a tientas, compa, ando a tientas...

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  7. Por cierto, un apunte, ahora que me acuerdo; he revisado la configuración de mi cibercasa, en lo relativo a comentarios e inserción de publicidad, y no me sale nada raro. Avísame, por favor, si te vuelve a salir algo de eso...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  8. Esa confusión, Alfredo, nace de un interés crematístico evidente y siempre me parece absurdo que haya quien pretenda erigirse en vocero ingenuo -o no- de quienes no ven más que dinero...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  9. Lo cierto, Víctor, es que habiendo descubierto de casualidad como relato ése vídeo, me pareció una afortunada coincidencia que no debía rechazar...

    A mí, que Warner fuera un tirano con sus dineros, hasta cierto punto lo puedo entender, pues toma su propio riesgo. Lo que no admito es que uno invite a langosta pagando yo y mi vecino. Y me sorprende lo fácil que resulta ese trágala...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  10. Con que veas el primer cuarto de hora, Manuel, te haces una idea espeluznante del sistema que entre todos pagamos...

    De los derechos de autor, aparte que están observados desde una óptica obsoleta, habría mucho que decir y con muchísimos matices. Incluso en el mecenazgo había más libertad, mira que te digo...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  11. No sabes la pereza que me da todo ésto..en serio. Lo siento de veras pero no puedo con el video.
    Un tema de peso y no te sobra razón pero es que no puedo con el debate.
    La visita a los museos me ha dejado exhausta de cansancio y de belleza y como comprenderás ésto es feo feo muy feo.
    Hace tiempo que no veo una pelicula española que compense el precio que pagamos por ella.

    Besos. Milady

    ResponElimina
  12. Me parece interesantísima tu entrada; un tema apasionante. He de bucear en el tema del choriceo cinematogrÁfico. Siempre he dicho que cuando estalle la burbuja del cine en este país, nos íbamos a cagar patas abajo.
    Intento ver el vídeo pero se me va cortando, con lo que puedo estarme aquí hasta mañana. Así que lo reservo para mejor ocasión.

    ResponElimina
  13. Interesante y doloroso tema que me toca personalmente.Es tan doloroso que nunca hice mención de ello,pero quiero dejarlo aquí en tu espacio,mi querido amigo.
    Trabajé para una película en donde yo era el ayudante de dirección,coguionista y director de fotografía.Estuve trabajando en ella hasta el final,es decir,cuatro años.¿Qué paso?No cobré ni un solo euro y en los título de crédito no salgo como director de fotografía.El director era un buen amigo mío desde hacía muchos años y colaboré con él porque el equipo técnico fue abandonando el rodaje sin más.Ellos sí que cobraban,los puñeteros. Nos quedamos prácticamente solos el director y yo.Fue un esfuerzo enorme,dos tipos al cuidado de un rodaje de más de cien actores,era como para volverse loco.Trabajábamos en jornadas de esclavo,pero al final logramos terminar la película.El día del estreno,los individuos que abandonaron al director indiscriminadamente se presentaron a la fierta y nadie dijo nada,incluso se hizo mención de ellos como superestrellas.Me sentí tan indignado que abandoné el estreno.La psicología humana es muy extraña.Hoy el director ha dejado de ser mi amigo y se codea con sus enemigos.
    Este tema es diferente al que plantéas aquí,pero con ello intento decir que el mundo del arte está más podrido de lo que parece,empezando por los mismos artistas.Con ello no quiero decir que todos sean iguales,pero hemos cambiado.La honestidad y los valores dejan mucho que desear.Yo estudié cine y he trabajado en él en muchísimas ocasiones.Hoy he dejado de trabajar en este medio.Me dedico a escribir y te podría contar situaciones en donde también he sido ninguneado.Revistas que no me han pagado por los artículos.Artículos denegados y después los he visto publicado con otro nombre,etc.Solo nos queda internet,el medio digital libre pero ambiguo.Escritos que se pierden como lágrimas en la lluvia.
    Un abrazo,amigo.

    ResponElimina
  14. Esto más que feo, Milady, es un horror vergonzante. Tu última frase, querida, es certera y lapidaria.

    Besos.

    ResponElimina
  15. Cuanto más buceas, Raúl, más datos hallas y más asco sientes, así que al tanto con el oxígeno.

    El día que toda esa patraña salga a la luz, quizás artistas de verdad hallen su hueco y el cine vuelva a ser un arte independiente.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  16. Tremendo lo que cuentas, amigo Machuca; en esos ambientes en los que el arte se mezcla íntimamente con el mercadeo, no me extraña que la ambición y la avaricia descollen por encima de cualquier otra consideración y gentes de buena fé como tú acaben desengañadas profundamente. Del mundo editorial podría hablarse largo y tendido y no hay más que observar el desarrollo de algunos premios literarios en los últimos treinta años para quedar espeluznado.

    Muchas gracias, en cualquier caso, por explicarlo en este sitio demostrando que te sientes aquí como en casa, de lo que me alegro.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  17. Ahora entro a saludar, no voy a ver el vídeo, pero la última entrada del Sr, Machuca me ha llegado al alma por lo que ya sabes, Josep, gente de mi familia trabajando en el mundo del cine, extranjero sobre todo y algunas cosas en España y se pone malo cuando tiene que rodas aquí.
    Muy escabroso el tema e interesante.
    Hoy no puedo más.
    Besos de buenas madrugadas.

    ResponElimina
  18. Muy intersante el texto Josep , muy interesante.

    Saludos
    Roy

    ResponElimina
  19. Interesante arranque del post, Josep, aunque luego nos lleves a las tinieblas... Del cine subvencionado poco hay que decir, porque ello lo dice todo: sencillamente, desacredita al cine y al cineasta que lo recibe.

    Hombre, eso de que la propiedad es un concepto "prosaico", pues no sé, amigo mío. Sin la propiedad privada acabaríamos en el salvajismo, en el comunismo o en las tinieblas, valga la reduncia. Lo de la "propiedad intelectual" en la esfera de internet es otra cuestión que merece más tiempo de discusión.

    Lo cierto es que con internet la perspectiva del tema cambia radicalmente. Alternativa: o adaptación o represión. Fíjate lo que hacen en China...

    Salucines

    ResponElimina
  20. Bien hallada, Blanca: ése vídeo que ahora aparcas así que puedas dale ni que sea un vistazo, porque su eleocuencia supera con creces lo que yo pueda relatar, aunque ciertamente, todo te sonará a conocido, por desgracia...

    Besos.

    ResponElimina
  21. Me alegra que te haya interesado, Roy; el mérito reside en el vídeo que me ha inspirado, te lo aseguro...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  22. El tema es por una parte sangrante, por como lo llevan, Fernando, y por otra muy interesante, incluso desde el punto de vista filosófico relativo a la propiedad y a su extensión en el tiempo: el concepto de caducidad es un factor relevante y casi nadie lo menciona...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  23. Como me ha gustado tanto el vídeo que entro a preguntarte por la gala de los Goya, si es que llegaste a verla, ya que el año pasado coincidimos en algunos premios inmerecidos y siempre me gusta saber la opinión de alguien que ama el cine.

    Más besos.

    ResponElimina
  24. Pues este año pasé casi del todo de los Goya: apenas miré el periódico al día siguiente. la de Almodóvar no la he visto aún y no me llama demasiado y a la de Urbizu ya le dí su repasito: no me extraña el premio a Coronado, que es un león en el desierto.
    Vamos de mal en peor, me parece, y desde luego el sistema corrupto de las subvenciones no ayuda a que la gente espabile.

    Besos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.