Carregant el Bloc...

dilluns, 31 de desembre de 2012

El Cuerpo




Está claro que ni los ejecutivos españoles de la distribuidora Sony (esos que se cuidan de quitar los vídeos de youtube, esos, sí) ni los ejecutivos de las cadenas de televisión Antena 3, TV3, Canal + España, ni los mandamases del ICO, ni de otros organismos públicos subvencionadores, ni siquiera tampoco Oriol Paulo ni su buena amiga y compañera de fatigas televisivas Lara Sendim ni ninguno de los ¡seis! productores ejecutivos, se preocuparon en absoluto cuando seguramente algún pepito grillo del último escalafón les advirtió que resultaba más original usar por ejemplo "Misterio en la morgue" que acudir a un título tan gastado como El cuerpo porque debieron pensar, ¡ay! que con su película alcanzarían el renombre necesario para hacer olvidar a los cinéfilos y también a la gente normal que ya existe una película titulada El cuerpo (1974) en la que participa Zeudi Araya Cristaldi (última esposa del productor Franco Cristaldi, en cuyo lecho sucedió nada menos que a Claudia Cardinale) y que, además, "El cuerpo" fue el apodo con que se conoció desde 1969 a la actriz Raquel Welch convertida en mito erótico en la década de los setenta, dándose la curiosidad que con el mismo apodo se conoció a una modelo australiana Elle Macpherson (lo cual da fe de la escasa originalidad de los periodistas de la prensa amarilla y del corazón) que hizo alguna incursión nefanda en el cine, sin mencionar que incluso nuestro afamado Antonio Banderas también protagonizó, ya en este siglo, una película con idéntico título.

Es decir, que ya desde el inicio, la originalidad no es una meta a conseguir por toda esa gente apiñada en torno a unas buenas fuentes de dinero y cabe suponer que hay un interés artístico en la propuesta más allá del negocio que algunos vean y una vez asimilada la creada por Oriol Paulo en este su primer largometraje que ví en estreno la semana pasada resulta evidente que Paulo, que se ha bregado como guionista de televisión, tiene más madera de cineasta que de guionista porque El cuerpo es una película en la que una muy buena idea acaba desarrollada a base de triquiñuelas produciendo en el espectador la sensación de engaño que rebaja ostensiblemente lo que hubiera podido ser un notable ejercicio de cine de intriga y con un poco de cuidado en la formulación de la propuesta incluso entrando de lleno en el cine negro, aquel que entorno a un hecho delictivo explora las miserias humanas de toda clase y condición.

Hallamos en El cuerpo una serie de elementos -no los citaré todos, porque desvelar una pizca de más sería lesivo en exceso- que aparecen en los grandes clásicos: una mujer adinerada y poderosa, consciente de su poder, contrae matrimonio con un hombre apuesto, más joven que ella, que acaba por enredarse con una jovencita y locamente enamorado en su infidelidad, decide, ya que firmó un contrato prenupcial que le dejaría sin nada en caso de divorcio, conseguir la ansiada libertad por el método rápido: lo malo es cuando el cadáver de la esposa, El cuerpo, desaparece de la morgue. Y entonces interviene un policía veterano, un viudo que no ha acabado de asimilar la pérdida de su esposa en un trágico accidente del que él sobrevivió, habiendo caído en manos de drogas oficiales y no tanto, que sospecha del marido joven y liberado descargando sobre el sospechoso su impotente ira.

Hay pues elementos de intriga pero también personales con detalles psicológicos de cada personaje que enriquecen la trama y nos alejan del mero ejercicio policial, presentados en forma de recuerdos de forma intermitente con alguna que otra imagen entremezclada que da la sensación de ser fruto de los desvaríos que causa la situación y el lugar, una morgue de la que el guardián nocturno huye despavorido ignorándose el porqué hasta la resolución de la trama, un poco precipitada y tramposilla cerrando un círculo que tiene más apariencia de óvalo que otra cosa, como si fuera fruto de nocturnas discusiones entre ambos dos guionistas que cuidan detalles insignificantes como una matrícula de coche pero pasan por encima de otras cuestiones que al fin y al cabo de todo uno percibe como forzadas y carentes, como mínimo de coherencia y explicación.

La forma de rodar de Paulo es práctica y efectiva sin alardes: sirve a la trama incluso en los momentos en que la irrealidad se hace patente y dosifica el ritmo y sitúa algún que otro momento de suspense (hubo algún grito femenino en la sala) adecuadamente en una mezcla de géneros que quizás por ello no acaba de cuajar con la fuerza que podría.

Otro elemento que juega en contra del conjunto es el ingeniero de sonido que se dedica a tapar los diálogos con la música, una composición por otra parte nada relevante, como queriendo disimular con la dificultad el hecho que, salvo José Coronado, Belén Rueda y Cristina Plazas a los intérpretes se les entiende con dificultad porque ya no es que no sepan declamar -que no saben- sino que por momentos tampoco se les entiende y desde luego con la tabarra musical omnipresente flaco favor se les hace. Aquello de que en el cine la música sirve para acentuar parece que algunos no lo estudiaron: tapar diálogos trae como resultado la conversión de la melodía en franca molestia.

En definitiva, una película española que podría pasar por ser de cualquier otra nacionalidad, muy en la línea del cine actual que tan sólo ocasionalmente cuida como se debe el guión literario; para ser una ópera prima no es nada desdeñable y esperemos que en la siguiente ocasión Oriol Paulo adopte la autoridad que debería acompañar siempre al director como máximo responsable y, ya que ha estado años escribiendo guiones, se ponga a retocar y mejorar lo que le presenten y, sobre todo, sobre todo, ejerza su responsabilidad con fuerza sobre esos técnicos de sonido que parecen poco atentos a su trabajo.


Ya que anda por en medio la distribuidora Sony, vamos a esconder un poco los vídeos que se pueden hallar haciendo click



19 comentaris :

  1. Jajaja...Ahí has estado. Claro! Pero no caí.
    La peli no me interesa mucho.
    FELIZ AÑO!

    ResponElimina
    Respostes
    1. El cuerpo, el cuerpo, el cuerpo.... mira que estaba clarito, ¿eh, David? :-)

      Se deja ver...

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Vaya, así que el desafío/examen propuesto tenía esta solución...no te olvides de Doble Cuerpo, un interesante ejercicio "metacinematográfico" y homenaje deudor a Hitch que firmó Brian De "Plasma" a mediados de los ochenta. Un saludo y Bon Any Nou!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ja,ja... ya veo, Ca, que el amigo Brian no te acaba de convencer. Precisamente tengo esa película apuntada para darle una revisión: desde su estreno no la he visto y me dejó buena impresión...

      ¡Bon Any!

      Elimina
  3. ¡Voy a tener que levantar una queja ! A ver que pasa aquiiiii con el exámen.. !! ;-P
    Discriminación total y eso que jugabas con el "cuerpo" de las damas..jeje

    Respecto a la peli que no he visto, parece que tiene interés si no he entendido mal tu análisis pero con "reparos"..bueno yo la anoto.

    Besos y lo dicho en el mail, feliz noche y no te atragantes con las uvas !!:-P

    ResponElimina
    Respostes
    1. De las quejas ni hablar, Milady, querida, pues por pistas no sería...

      Otra cosa es el poco interés que despertaran en tí... ;-)

      La película, si te cae cerquita, puede que te haga pasar un rato entretenido aunque el poso que deja no es para mucho rato.

      Besos.

      Elimina
    2. ¿ Que las pistas despetaron poco interés..? A ver..creo que no estamos en la misma linea de pensamiento :-P

      Y las quejas son principalmente porque no me la diste por válida y sabes que te dí la respuesta correcta..bien es verdad que a la segunda, pero supongo que entraba en tiempo ¿ o no?
      De eso es de lo que me quejo..:-( ,o tendrás que advertir que solo vale una respuesta, y que si no es a la primera no la admites.¡ No me vengas con excusas !

      Lo que me asombra es que los señores no dieran con el título y quizás por eso..uhm..
      ¡ah! y para que conste que me pareció ingenioso aunque me despite un poquito con las actrices.

      Nada más que añadir.:-P

      ¡Feliz entrada de año Mr. Parrot !

      Besos. Milady

      Elimina
  4. Se que son prejuicios, pero esta no la veo con total seguridad.
    Muy inteligente el último reto, lástima no caer en el truquito... es lo que pasa con estos títulos que ni tan siquiera tienes en cuenta

    Y hablando de estrenos ¿habrá crítica de el Hobbit?

    Un abrazo y Feliz Año.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No te preocupes, David, porque te hartarás de verla anunciada ya que interviniendo en su producción tantas cadenas de televisión, seguro que acabará siendo ruidosa...

      Del Hobbit te diría que puede que la vea si me la acercan; también he de confesar ciertos prejuicios, porque Tolkien me resulta imposible, de la saga peliculera del Señor de los Anillos no he podido pasar del primer cuarto de hora del dvd que me regalaron hace ahora diez años y la única que he visto entera de Jackson es KingKong y me pareció un despropósito, así que del Hobbit, de verdad, lo que más me interesa es ver cómo se desenvuelve Martin Freeman en la pantalla grande, a la espera de su retorno como un moderno y excelente Watson en su tercera temporada junto a Cumberbatch en Holmes.

      Un abrazo y Feliz Año.

      Elimina
  5. Sr. Josep, ando sin tiempo esta temporada para ponerme al día con los blogs amigos, pero no quería que pasara más tiempo sin felicitarle un venturoso y feliz 2013, en todo y por supuesto en lo cinematográfico. Un abrazo.

    Roy

    ResponElimina
    Respostes
    1. Igualmente, Roy, igualmente, en todo: el tiempo se hace escaso, no se sabe bien cómo...

      Un abrazo.

      Elimina
  6. Lo veo y no lo creo. Que sigas en 2013 en tratos con los de Sony no le encuentro exlicación. Yo les mandaba a la nevera, como a los árbitros, una temporada.
    El primer párrafo es espeluznante. No he visto la película y ya he pagado por ella de varias formas.
    No he visto la película. Fíjate que igual me doy otra vuelta por la entrada anterior, todavía no he resulelto el examen ¿cuela?. Feliz año Josep.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esa sensación de alucine es la que tuve yo mientras veía los títulos de crédito, diciéndome a mí mismo lo que tú maniifiestas, Víctor, y al acabar te puedes imaginar que aumentó...

      Si te fijas bien en la entrada anterior, acabarás por resolver el acertijo: prueba, prueba...

      Un abrazo.

      Elimina
  7. No la he visto. Huyo del cine publicitado masivamente en las cadenas que -siempre por ley- han participado en la financiación. Además, Belén Rueda es pésima, y sólo de ver lo mal que lo hace en el anuncio, ya me tiró para atrás.
    Empezamos bien el año de vinagre, amigo.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues sí, Alfredo: empezamos el año a medio gas y quizás sea para que así algo mejore....

      Un abrazo.

      Elimina
  8. Acabo de verla, que la han puesto en la tele.....a ver....lo de la madura empresaria y el arribista esta tratado con cuatro brochazos mal dados....y la resoluciòn final....bufff....se hace trampa con el espectador con la chica que sufre tanto por el guaperas....
    Pero la pelicula tiene una virtud que no se explota y por tanto se diluye como un azucarillo: la
    posibilidad de que nos encontremos ante un film fantastico....esa duda se mantiene pocos
    minutos y es una baza que se podia jugar mas a fondo...ademas aprovechando mejor el escenario de la morgue....
    de los actores....si Hugo Silva es uno de nuestros galanes....en fin....le veo perdido en su papel de acorralado testigo de cargo...flojita Josep....y en lo de la declamacion 100% de acuerdo. Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes razón, Víctor, en que podrían haber seguido una línea fantástica y que, pareciéndolo, abandonan presto; de algún modo lo agradeci, pues no soy muy aficionado al fantástico, pero, desde luego, quizás hubiera resultado más creíble, dadas las oportunidades disgresoras del género, que no tiene el negro, más atado a la lógica.
      Lo de los intérpretes es una cuestión que no acabo de entender salvo que su acceso a la primera fila se deba únicamente a famoseos y popularismos televisivos que desconozco, pero está claro que ves una película cualquiera de los setenta, aún las más comerciales y del montón, y se entienden perfectamente los diálogos, incluso los disparates de Antonio Ozores. Y a esos galanillos actuales no hay quien les entienda un carajo.
      Un abrazo.

      Elimina
  9. ¡Ajá..aquí está! Yo tambien la ví finalmente, no el otro dia, hace algunos meses o un año..no recuerdo y me parece que me resulto entretenida (previsible)sin más, pero olvidada ya, salvo la cara de panolí de Huguito Silva.;P

    Besos

    P.D. Comento por la convicción de que el anfitrión atiende incluso éstas entradas y a los rezagados.

    ResponElimina
    Respostes
    1. El anfitrión, Milady, está ojo avizor, ya lo sabes... ;-)
      Besos.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.