Carregant el Bloc...

divendres, 8 de febrer de 2013

Francis Urquhart








Podríamos afirmar sin titubear un instante que Francis Urquhart es hijo de tres padres y ninguna madre y que, nacido hace poco más de veinte años, ha alcanzado la inmortalidad del icono aunque su popularidad se reduzca a algunos afortunados que hemos tenido conocimiento de su existencia, le hemos seguido a lo largo de un lustro y constatamos, atónitos, la vigencia de su forma de entender la vida y específicamente la vida política.

Debe esa vigencia a su alma tenebrosa y a sus finas intrigas que provienen del profundo conocimiento que su primer padre, Michael Dobbs, tiene del terreno político en el que se mueve la criatura, no en vano Dobbs ha estado circulando desde hace casi cuarenta años por los pasillos del parlamento británico, siempre adscrito a las filas de los conservadores, ya desde la época en que Margaret Thatcher estaba todavía en la oposición.

El Sr. Urquhart -llamarle amigo sería craso error- se comporta teniendo en perspectiva el propio beneficio en primer lugar y el servicio público en segundo en una mezcla apasionada e indisoluble dominada por una convicción irreductible, una conciencia adaptada al cumplimiento de la satisfacción del poder político casi en términos epicúreos y una visión focalizada en la consecución de un objetivo, la inserción por méritos propios en los libros de historia. Urquhart no busca en primera instancia el lucro económico aunque jamás se ha planteado que su posición no lleve como anexo unos privilegios de comodidad de los que el coche con chófer es el menor.

Sus frases, como él mismo, son hijas de Andrew Davies, fino escritor que a instancias de algún inteligente funcionario de la televisión pública británica -la BBC, por supuesto- tomó prestadas las situaciones inventadas, o recordadas, o recreadas por Dobbs, y les dió una forma más apropiada para ser presentadas en la pantalla doméstica, que para estos menesteres nunca debería ser adjetivada como pequeña por la injusticia de la proporción.

Los tratos entre Dobbs y Davies se prolongaron hasta alcanzar el número de tres novelas y tres mini series televisivas protagonizadas por Francis Urquhart, que habiendo recibido su espíritu de dos padres, tomo cuerpo gracias al tercero, Ian Richardson, magnífico actor escocés de cuyo fallecimiento el sábado próximo se cumplen seis años, con lo cual estas notas sirven perfectamente de homenaje a un intérprete que destacó en el teatro clásico y supo llevar la finura de su arte también al cine y a la televisión, siempre ofreciendo muestras magistrales de expresión, gestualidad contenida y dicción impecables.

Francis Urquhart es el protagonista absoluto de una trilogía producida por la BBC en los años 1990, 1993 y 1995:




Conocida por el título de la primera parte, The House of Cards, que pudimos ver en 1990, en 1993 disfrutamos de su continuación To Play The King y aguardamos dos años más para comprobar cómo acababa todo en The Final Cut.

Al estilo de la BBC, cada parte de la trilogía se compone de cuatro episodios de una hora lo que supone una serie de doce episodios que, vista en perspectiva, sigue el clásico canon de presentación, nudo y desenlace, con la virtud añadida que cada parte tiene en su seno la misma estructura, una composición si se quiere poco aventurera y conformista pero desde luego pétrea y resistente al paso del tiempo; eterna, diría.

Los avatares de la actualidad desgraciadamente sitúan esta producción británica en la cresta de la ola y ha sido una coincidencia añadida que esta misma semana se haya producido el estreno de un refrito estadounidense que habrá que ver algún día aunque seguramente no aporte nada nuevo y probablemente no llegue a los extremos que los británicos son capaces de ofrecer sin perder la circunspección en un alarde de la flema que les caracteriza.

Una producción semejante desde luego es absolutamente impensable en España no ya desde cualquier televisión pública sometida a los deseos de los politicastros de turno sino incluso de las privadas, incapaces de ofrecer nada de tal calidad.

Lejos de lo que sería una bufonada sarcástica o un mero divertimento, la trilogía que nos cuenta las andanzas de Francis Urquhart se reviste de una realidad asombrosa por la naturalidad con que todo lo que ocurre va sucediendo, en el uso de una lógica malsana que domina los comportamientos de unas gentes entre las que resulta casi que imposible hallar atisbos de ética siendo la ambición el norte que señala los movimientos de todos: políticos y sus familiares, periodistas, gentes del comercio, nadie se para en observar la licitud de sus hechos más allá de la conveniencia y el mejor modo de acometerlos, creando una sensación de asombro en el espectador que, atónito, permanece enganchado a una trama que aúna la intriga palaciega sazonada de adulterios, difamaciones, infamias, maledicencias y crímenes de sangre.

Ian Richardson manifestó en una entrevista que para la composición del personaje de Urquhart había recordado sus estudios psicológicos de Ricardo III y de Macbeth y desde luego que el conjunto recuerda muchísimo los clásicos shakesperianos por los modos y las formas, en una presentación de la clase dominante absolutamente odiosa y abyecta, presa de las peores pasiones, vicios y ambiciones con una historia relatada con un ritmo tranquilo pero constante como una apisonadora que deja tras de sí un camino llano salpicado de sangre, mierda y podedumbre como abono a nuevos personajes que ocuparán el lugar de los desaparecidos.

Paul Seed dirigió House of Cards (1990) y To Play The King (1993) y Mike Vardy dirigió The Final Cut (1995) y seguramente gracias a la excelencia de la producción de la BBC que proveyó de los más oportunos medios, entre los que se cuenta un elenco más que sólido, a pesar del paso de los años entre cada parte de la trilogía repasarla ahora en conjunto es un placer que uno se siente en la obligación de compartir.

La trama en unas manos poco cuidadosas podría caer en una sucesión de efectos a cual más escandaloso porque, por ejemplo, veremos cómo la esposa de Urquhart, Elizabeth (estupenda Diane Fletcher), verdadera reencarnación de Lady Macbeth, se cuida de elegirle las amantes y lo hace con unas maneras que hasta parece que sea lo más apropiado, quizás lo más necesario y útil para la carrera política de su marido. Veremos también, que los periodistas, por una historia, no tienen reparo moral alguno, aunque ello signifique traicionar a quienes les depositan su confianza. Veremos, asimismo, cómo una esposa despechada puede conspirar contra su marido, mal que sea un monarca bien intencionado y veremos, cómo no, triunfar la insidia y la desvergüenza del chantajista más cruel.

Un verdadero cúmulo de conductas políticamente incorrectas, por usar la desafortunada expresión, que en épocas en las que la moral pública decae en la confianza en sus representantes puede provocar alguna pesadilla desasosegante: nada que no hayamos visto en los clásicos anteriormente, pero recreado con la vestimenta de la actualidad y presentado con unos ropajes modernos y unos usos descarnados y desprovistos de cualquier pudor, residiendo la fuerza tanto en un lenguaje rico y provisto de significados como en unos hechos desnudos de maquillaje.

Urquhart se nos presenta de inicio siendo el jefe de filas del partido conservador y acaban de ganar las elecciones. Piensa que en buena parte es gracias a su esfuerzo y confía recibir un premio en forma de un cargo en el nuevo gobierno, pero queda descartado y entonces, rompiendo el muro invisible, nos asegura a nosotros, mirones asombrados, que esto no va a quedar así.

El truco de dirigirse a cámara para darnos cuenta de sus pensamientos en cortos monólogos consigue de inmediato no la complicidad pero sí desde luego la cercanía y la absoluta sensación de conocedores de los más íntimos entresijos de la mente maquiavélica de ese Urquhart que a un tiempo logra asombrarnos por su astucia y asustarnos por su frialdad en emplear ciertos métodos sin dejar su elegante sonrisa y su mirada inteligente: alza las cejas en un guiño de complicidad y tenemos la sensación de que sabemos, de la historia, más que nadie. La dosificación del efecto es matemática, como lo es también la inserción de las actividades conspirativas de los diferentes personajes, porque en esta trama cada uno va por libre y todos buscando su particular provecho, sin que la amalgama de intereses, políticos y sexuales, sórdidos y humanos al fin y al cabo, se convierta en un galimatías, porque el discurso es diáfano y las sorpresas y giros de la trama atrapan la atención de forma irremediable.


Recuerdo haber visto la serie en televisión, en TV3, y cuando supe del refrito quise volver a verla: por suerte, la editaron hace poco en dvd, pero he de advertir, a quienes no gusten de los subtítulos, que, aparte de perderse la mitad de la magnífica interpretación de Richardson y compañía, que el doblaje está únicamente en catalán. 

Se conoce que la matriz la han sacado de la televisión pública catalana o que ninguna otra televisión autonómica la ha ofrecido nunca. 

Sea como sea, esta es una pieza que no debería dejarse en el olvido porque por aquí, de momento, nadie será capaz de decir ni hacer cosas semejantes con tal calidad y no porque no haya ejemplos en los que basarse para pergeñar tramas políticas plagadas de momentos vergonzantes.

Podríamos decir que es al anverso de la famosa serie Sí Ministro en la que el humor pone en solfa una clase política inepta: aquí, la seriedad llega con tintes dramáticos pletóricos de verosimilitud.

En cualquier caso, para el amante de las buenas historias, bien contadas y mejor interpretadas, esta serie de la BBC es una pieza ineludible a cualquier colección que se precie, con el añadido de la impresionante actuación de Ian Richardson.

p.d.: mejor no consultar vídeos en youtube porque están plagados de spoilers.







24 comentaris :

  1. Vale. Me está entrando el sueño y ya sé que serie es esta, que leí sobre ella en el blog de un amigo que además me la recomendó personalmente (en el 1.0; éramos amigos antes de tener blogs; bueno, cuando le conocí, creo que él ya lo tenía).
    Mañana leo la entrada. Buenas noches.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si te la recomendó alguien, seguro que era un buen amigo, David :-)

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Totalmente desconocida para mí. Pero tiene un montón de cosas, por lo visto, de las que a mí me interesan. No veo series, pero igual lo intento con ésta...
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Con ésta, Alfredo, podrías hacer una excepción, porque efectivamente su contenido te va a interesar. Su complejidad de caracteres y el cúmulo de actividades que desarrollan pueden dar más para una tesis doctoral que para una entradilla.

      Compruebo que quizás únicamente se haya ofrecido en TV3, lo cual me resulta incomprensible... o quizá no tanto...

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Primero que todo : ¡qué gusto volver a leerte ! :-D

    No tenia ni idea de la existencia de ésta serie británica, sí del refrito según tus propias palabras y de éste, espero que resulte mejor de lo que nos pronosticas. Kevin Spacey y Robin Wright son otro de los alicientes.
    La trama, el argumento, es evidentemente muy goloso.

    De todos modos,estoy siguiendo otra serie llamada Boss con Kelsey Grammer (Fraiser)de protagonista, alcalde de Chicago, un tipo sin escrúpulos,codicioso, casi amoral, con una esposa ambiciosa y fria, rodeado de corruptos y politicos ambiciosos que me recuerda a todo lo que nos cuentas que es House of Cards y precisamente he leido por ahí que así es.. y como todo, hay diferentes opiniones al respecto. O gusta o se aborrece. Creo que depende de lo que uno espere, si te llega la historia, si aunque no compartas,y, no seas cómplice de sus fechorias, como tu apuntas, te sientes de algún modo cercano a sus personajes porque los amas o los odias.
    Sí me gustaria verla, la verdad, aunque ya te digo que de éste tema estoy sobrada ( la realidad supera la ficción ).

    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias, querida Milady.

      Esa que mentas del alcalde de Chicago la conozco de oídas por haber leído hace tiempo una crítica que la dejaba muy bien: he comprobado que únicamente duró una temporada y estoy en la intención de darle un vistazo.

      Esta que te recomiendo fervorosamente deberías verla antes que la de Spacey porque según parece los americanos ni siquiera en refritos andan muy finos...

      Besos.

      Elimina
  4. La verdad es que soy un cero a la izquierda en series. Tampoco he leido las novelas que citas en las que se basan.Pero te leo con interés y veo que el sunto promete y tiene muchas variantes.
    La verdad es que ssoy muy vago para las series. Incluso me resulta fatigoso que Peter Jackson haga nueva trilogía...
    Los británicos trabajan mucho los guiones y cuidan mucho estas cosas.Y ya veo que este caso no es una excepción. Que por aquí no se hacen cosas semejantes. Por favor, no digas insshidiasss sobre el ciner español.Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ja,ja,ja... ya quisiera Peter Jackson ser capaz algún día de pergeñar una trilogía como ésta, Víctor, ya quisiera, porque en cualquiera de los doce capítulos pasan más cosas que en cualquiera de los inventos pseudo mitológicos del neozelandés.

      Esta es otra muestra más del exquisito cuidado y extrema ironía con que la televisión pública británica ataca las bases de su propio sistema sin que nada se resquebraje. Ignoro qué pueda haber de cierto en cualquiera de los variados tejemanejes, pero el asombro no te abandona en ningún momento y el trabajo de todos es adictivo.

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Me voy a apuntar esta serie porque “Yes Minister” y “Yes Prime Minister” son excelentes y están plagadas de citas memorables. Un anverso menos satírico y más realista puede ser muy interesante. Es posible que los británicos sepan hacer este tipo de series políticas mejor que nadie, la americana “El ala oeste de la Casa Blanca” nunca llego a convencerme mucho.

    Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo que en esas dos magníficas series se presenta con humor vitriólico, aquí se presenta con el tono del drama con tintes de intriga, maribel, como si fuese la otra cara de la moneda, más sucia.

      En comparación con Bartlett, ese Francis es el puro demonio. Los británicos tienen la buena costumbre de producir series que lo explican todo en pocos episodios y rehuyen estirarlos temporada tras temporada como si fuesen chicle americano.

      Creo que esta serie te encantará.

      Besos.

      Elimina
  6. Oye, chico, ni idea de esta serie. Y eso que estoy con necesidad de ver alguna de interés, porque últimamente la carestía es de aúpa. Por cierto, ¿el actor éste no salía en la serie, también británica, de "El topo".

    Intentaré hacerme con ella y te cuento.

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí señor: buena memoria, Fernando: es ahí donde le vi por primera vez, junto a Alec Guiness y ya sobresalía.

      Juraría que te va a encantar, Fernando...

      Un abrazo.

      Elimina
  7. La pereza es uno de los ¿ siete u ocho '? Pecados capitales... No te digo más...:-)

    ResponElimina
  8. Yo tampoco te digo más, que ya te lo ha dicho abril...venga, que ya es hora!!

    ResponElimina
  9. Hola, Josep, buenos días; ya ves, qué coincidencia, hace solo una semana glosaba en mi cibercasa esta fantástica serie de la BBC, y me encuentro con que tú lo habías hecho casi simultáneamente. Desde luego, una auténtica genialidad; me engullí la primera temporada a ritmo frenético (cosa poco habitual, ya que no suelo dedicar apenas tiempo a series, muy a mi pesar...), y ando trampeando a ver cuándo tengo ocasión de hincarle el diente a las dos temporadas restantes. Tu reseña, por cierto, excelente: para quien no haya visto la serie, una guía sin mácula alguna...

    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Celebro que dispongas de toda la trilogía, Manuel, porque es un plato interesantísimo: si la primera parte te ha gustado tanto como cuentas, seguro que el resto te satisfará.
      En ocasiones, la series televisivas son un remanso para el cinéfilo agotado de sandeces varias; sobre todo, las de la BBC....

      Un abrazo.

      Elimina
  10. Tengo la sensación que es un grito en el desierto..pero ya ves una es así de optimista..
    Sólo quería decirte q he visto la 1 temporada de House ir cards la de ,Ficher y me ha gustado. El " refrito" como profetizabas no ha resultado nada mal, muy al contrario..claro no puedo comparar con la inglesa que no he visto. Espero, no obstante q tengas ocasión de hacerlo tú y ya me dirás..si es que sigues por el éter.
    Besos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. He de darle un vistazo al refrito, más que nada porque siento debilidad por Spacey y aprovecharé ahora que no hay nada mejor que llevarse a los ojos aunque me parece que está a punto de aparecer la tercera temporada de Luther.

      Besos.

      Elimina
  11. House of cards de Fincher. Excelente el grupo de actores desde Robin Wright a Kate Mara pasando por Kevin spacey ..:-)

    ResponElimina
  12. La primera parte me pareció un poco floja en comparación a la segunda, cuando el protagonista ya es primer ministro. (Muy superior en mi opinión). La tercera aún no la he conseguido. Me gustaría que le hubieran dado más capítulos, pero eso sí de la misma calidad. Claro que eso es muy difícil.

    Lo único que me pareció poco creíble es la manera en que muestran la delincuencia y los barrios bajos al lado de los ricos en la segunda parte: la chica del Primer ministro solo cruza dos calles y ya esta en un barrio peligrosísimo en donde la asaltan con toda impunidad. Y la pareja de gays lo mismo: a cada rato están a merced del hampa como si Londres estuviera lleno de favelas brasileñas como las de Ciudad de Dios, mezcladas sin ton ni son con los barrios mas exclusivos. Supongo que se trataba de satirizar las supuestas desigualdades sociales que se supone que produjo el tatcherismo, pero me pareció demasiado inverosímil. La única falla que le encontré.

    La mejor escena para mí es cuando el rey cena con los laboristas y al principio todos piden sopa...hasta el bombazo y luego piden champán del caro.

    Y la frase imperdible de Francis: "No se preocupen, no es nadie que conozcamos" cuando oye el bombazo.

    ResponElimina
  13. " You might very well think that; I couldn't possibly comment"..
    To be continue..;)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Milady, I'm sure you've enjoyed the first part and you'll soon enjoy the rest.
      Kisses

      Elimina
  14. Vista y degustada la trilogía. Lo mejor del thriller: Ian Richardson, soberbio.. compone un personaje que llegas a "odiar" aunque no le quedan a la zaga el resto. Mantiene el interés hasta el final. Al no ser "estrellones super guapos" nada te saca de la historia, de las intrigas, trampas y felonias.
    Se podrían encontrar algunos defectos pero el conjunto, el guión, es de notable alto.
    Me ha gustado mucho To play the King, particularmente el enfrentamiento con el rey, el actor , Michael Kitchen, que es tan regio y tan peculiar como al que pretende representar, Carlos de Inglaterra, eterno pretendiente al trono.
    Y esos debates en el parlamento..!! Chapeau.
    Otro cosa:
    La fascinación de las mujeres por Mr. Urquhart sólo se explica si se les concede la capacidad que tienen de apreciar una inteligencia como la suya y la erótica del poder.. (¡Daddy!)..pero a mí me irrita mucho esa sumisión fingida. Es ficción, claro está.;)

    Gracias por la recomendación y la "insistencia". Ha merecido la pena el tiempo que le he dedicado ;D

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias, Milady, querida, por dejar constancia de tus impresiones.
      Me alegra sobremanera que mi continuada, constante, empecinada, machacona alusión a las bondades de esta serie te haya procurado, al fin, unas horas de merecido solaz, entretenimiento, intriga y emoción. Doy por bueno el esfuerzo, pues.

      Respecto a lo que comentas de la fascinación femenina, que también me llamó la atención, supongo que, aparte de la erótica del poder y la indubitada inteligencia del personaje, la ambición personal, el ansia de "pillar cacho" y la posesión del secreto de la relación también cuentan. Ahora que, en el capítulo femenino, merece especial atención esa esposa que aparenta ser descendiente de la mismísima Lady Macbeth.

      Besos.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.