Carregant el Bloc...

dissabte, 5 d’abril de 2008

Interruptus




Muy "british": es lo que uno piensa en ocasiones al salir de la sala de cine: muy "british".

Eso puede ser bueno o malo, según los casos, como en todo.

Uno, que por suerte peina canas (otros están calvos), ha visto algunas películas románticas que le han impresionado; otras han aburrido; los británicos, tan especiales ellos, siempre han hecho gala, tanto en su literatura como en su filmografía, de albergar potentes melodramas románticos que, en ocasiones, han alcanzado la gran pantalla con excelentes resultados: refirámonos a Cumbres Borrascosas, basada en la celebérrima novela de Emily Brontë como hito inmarcesible.

El sello que suele distinguir las producciones melodramáticas anglosajonas es inconfundible en lo que se refiere al extremo cuidado en la ambientación, atrezzo y vestuario. La historia, en ocasiones, queda algo floja.

Hace unos pocos años tuvo enorme resonancia y éxito una película (que este comentarista, aún disponiendo de ella, todavía no ha visto) que encumbró a su director, un tal Joe Wright y a su musa, una flacucha actriz que atiende por el difícil de pronunciar nombre de Keira Knightley.

En aquel entonces, la historia giraba alrededor de una novela de la famosísima Jane Austen, contemporánea de la Brontë.

Con la clarísima intención de aprovechar el tirón popular, el amigo Wright decidió repetir la jugada, adaptando una novela de autor más moderno, Ian McEwan, que relataba una historia de amores no correspondidos, mal entendidos, triunfantes, con una amalgama de sentimientos que afloran en un largo libro de memorias.

Así, el año pasado se presentó al público la película titulada en España como Expiación (Atonement, 2007) que recibió siete nominaciones los Oscar y sólo ganó una, por la buena (pero no excelente) partitura musical de Dario Marianelli






La película, protagonizada por la ya citada Keira Knightley, que luce espléndida (pero muy flaca), acompañada por el frío, distante e inexpresivo James McAvoy, con la concurrencia de una magnífica jovencita llamada Saoirse Ronan (el nombrecito es auténtico: pero tan raro, que ni ella misma sabe pronunciarlo correctamente, al parecer) que, sin duda, está llamada a superar a sus padres como buena actriz, así como de la bellísima Romola Garai, especialmente damnificada por una caracterización que la afea notablemente, uno piensa que por imperativos -celos artísticos de la diva, cabe suponer- del guión, harto incomprensibles, pues la niña y Romola interpretan al mismo personaje, la película, podríamos decir, que se queda a medias de lo que quería ser y no fue, a pesar de los enormes medios materiales y artísticos que comparecen y colaboran el empeño.

Siendo tan reciente su estreno (este comentarista la vio en el cine de su pueblo no hace ni tres semanas), convendremos en no explicar demasiado el argumento, ya que puede que algún/a amable lector/ra todavía no le haya hincado el diente cinéfilo.

El resumen explicable, escuetamente, es: chiquilla quiere chico, que, naturalmente, ama a chica y resulta ser correspondido; chiquilla no entiende nada de lo que pasa y, sin mala fe por su parte, lo estropea todo. El resto, quede en incógnita.



Dicen algunos que el libro en el que se basa la película es muy superior, lo que no es extraño, como ya se sabe; ajustándonos a la cinematografía, resulta larga en exceso -más de dos horas- y se demora en explicar los acontecimientos, con el agravante de usar, en varias ocasiones, lo que podríamos denominar "técnica rasho-bluff", totalmente inadecuada a la historia que se nos cuenta, perdiendo unos minutos en reiterar escenas, aburriendo, cuando luego nos hurtarán sucesos de mayor contenido melodramático que reforzarían la empatía con los pesonajes principales, amantes desubicados por una contrariedad infantil inexplicable, resultando que la primera hora del excesivo metraje es buena, en la costumbre británica ya indicada de ambientaciones, actuaciones de secundarios, etcétera, (con la salvedad de las reiteraciones) y, de repente, abruptamente, el giro de los acontecimientos dará paso a una segunda mitad que resulta lenta, pesada y decepcionante, produciéndose una clara interrupción en el desarrollo de la trama no bien alcanzado su meridiano, conduciéndonos a un final francamente flojo, quizás mal explicado.

El oropel no basta para sostener un melodrama, que se basará, canónicamente, en la expresión de unos sentimientos, de una forma u otra, pero siempre con pasión, pasión que Wright demuestra no tener en su mano.

Agradable por las buenas actuaciones de las intérpretes y por la cuidada ambientación, es una película que perfectamente podrá esperar a verla en dvd cuando se ponga a disposición en alquiler, que no creo tarde mucho.



15 comentaris :

  1. Qué suerte que no hablaste del dichoso plano secuencia! A mi la película me resultó un permanente señalamiento a gritos de lo bien que filma el director. Como curriculum será bueno, como película me pareció malísima. Y lo peor es que la historia parece ser buenísima.

    El plano secuencia es la muestra más tangible de que el director no tiene nada que decir. Un abrazo.

    ResponElimina
  2. Faraway, amigo: me pillas en un traspiés; ese plano secuencia al que aludes ¿es el de la playa bélica?

    Porque intento recordar (fíjate que olvido, en sólo tres semanas) y no hallo otro: si es ése, ciertamente, vacuo, inerte.

    Quítame la duda, anda... :-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  3. No la he visto todavía, ni sufro de ardores de deseo para que salga en DVD. Estoy en negociaciones para crear la plataforma "Odio a Keira Knightley". Me parece inexplicable su fama, no creo que sea ni siquiera buena actriz, su sonrisa es manifiestamente abofeteable y su esqueletismo la inhabilita para ser ninguna referencia sexual, a pesar del Photoshop.

    Hasta aquí la liberación de bilis marcbranchesiana de los domingos...

    ResponElimina
  4. Contra los ardores, "Sal de Fruta Eno"...

    Lo del club ¿quiere decir que has visto a Kneira en otras películas? ¿Tú también, Marcbranches, filii meus? (Suerte que ya han pasado los idus de marzo)

    Lo del photoshop ya ha salido incluso en la prensa: hay tíos muy diestros, por lo que se vé, con ese programa...

    Saca bilis, saca, descánsate, pero no saques mucha, que llegaría a mi casa antes que a la tuya.... y yo no tengo la culpa de que hoy sea dia soleado y haya gente viajando....
    :-)

    ResponElimina
  5. Yo tampoco puedo con la muchacha esa. Me parece una Natalie Portman descafeínada (ya quisiera la Keira ésta parecerse a la bella Natalie).

    Sobre la película. Me pareció totalmente descompensada, en ocasiones ridícula y, totalmente efectista. Por no hablar del empleo de momentos que parecen sacados de Fulci o de Romero. Realmente ante alguna escena especialmente truculenta (¿y exhibicionista y morbosa?), como la del cerebro, que también me recordó a Peter Jackson y su "Mal Gusto", lo cual creo que no es positivo, uno no podía evitar pensar en la elegancia del cine clásico al mostrar rostros deformados fuera de campo o mediante algún efecto de composición (creo que en Objetivo Birmania, por ejemplo).

    Además, la película me resultó lenta y pretenciosa.

    Un saludo.

    ResponElimina
  6. Abusón, Hatt: mira que comparar la escuálida Kneira con la Natalie...

    Pretenciosa: justo el adjetivo que buscaba y no hallé.

    Saludos.

    ResponElimina
  7. Pues a mi el plano secuencia, independientmente de si era necesario o no en la película, que no lo era,me pareció estupendo, de un virtuosismo técnico apabullante!!!!

    Saludos

    ResponElimina
  8. Tú mismo lo dices, Marchelo: ese plano secuencia es innecesario, por lo que su perfección o no está de más, ya que no aporta nada a la historia que se cuenta.

    Es difícil usar la tijera, desde luego...

    Salutacions

    ResponElimina
  9. No sé si debería comentarte en ésta entrada que he descubierto buscando otra que no encuentro..¡en fin..!... ya sabemos que lo tuyo con McAvoy viene de lejos.

    Yo tambien ví en el cine la peli y ahora la tengo en DVD, más que nada porque la encontré muy económica en un quiosco de prensa. .coincido en lo que dices de el sello que suele distinguir las producciones melodramáticas anglosajonas es inconfundible en lo que se refiere al extremo cuidado en la ambientación, atrezzo y vestuario"y en lo de la primera hora, sí a mi esa hora me gustó (tambien McAvoy que no veo que esté para nada frio)(me da que no entiendes a los tímidos);P..luego la narración derrapa, es cierto.
    Me reservo para el libro..pero ese momento fuente y el de la biblioteca..ay ay ¿y dices que frio frio..? umm.. ;P

    La delgadez de la Knightley es más que evidente pero ese increíble vestido verde.. ¡ya lo quisiera yo para mí! eso sí..te aseguro que lo llenaría más..jaja :D

    Yo no la odio, más bien creo que es buena pero.. a veces con demasiados tics. Me sumo más a los admiradores de Natalie P.

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. No me queda de esta película más que una ligera impresión, y diría que un par de sensaciones que han acabado de forma divergente:
      En lo que hace a McAvoy confirmando el sentimiento de que está sobrevalorado de forma harto incomprensible ya que ni me gusta como trabaja ni tampoco, francamente, me parece un tipo atractivo destacable por un físico notable que no tiene.
      Sin embargo, respecto a la Keira, afirmo que, habiéndola visto en v.o.s.e. antes del verano (gracias a que la dueña de mi cine decidió obsequiarnos con una sesión especial de Imitation Game [que tengo pendiente de comentar] ) esta chica sí sabe convencer y adueñarse de la escena. Me encantó.
      Del vestuario, ya sabes que ahí, no hay dudas...

      Besos.

      p.d. 1: a McAvoy le he visto, off course, en v.o.s.e. en otras películas.
      p.d. 2 : si me dices lo que buscas, puede que te ayude a encontrarlo.

      Elimina
    2. Y una addenda, querida: ya que tienes el dvd, comprueba que la participación de Cumberbath se nota más en v.o.s.e. que en versión doblada.
      Estoy convencido que si la hubiese visto como se debe, ya le hubiese advertido mucho antes de ser Sherlock.
      Si quisiera ser malo, te pediría que compararas el curso del prota y del secundario desde 2007 hasta hoy.... :-)
      Besos.

      Elimina
  10. A verrrr..que sí. Estoy al tanto de tu valoración y la respeto, como no puede ser de otra forma aunque discrepe. A mí no me importa que el joven ( o no tanto, sólo lo parece) sea "pequeñajo" y todas esas cosas que a tus ojos "expertos" desmerecen su fisico.
    ¿qué está sobrevalorado?..bueno, vale, tambien depende de quien lo juzgue.
    Que Cumberbatch es mejor, desde luego, y no sólo por la altura.. eso ya sabes que no lo discuto. Tambien le ví mucho antes de ser tan famoso y desde luego antes de calzarse el sombrero y la pipa (aunque de eso tambien él discreparía que es cosa de Watson) ;P.. y me cameló.
    Peeero ya me llamaba la atención y siento decirlo, porque parece que no puedes creerlo, McAvoy, y me resultó simpático, tierno..no sé..un algo y eso a mí me vale. ya sé que soy poco exigente..es lo que tiene ser yo y no tú.

    Besos. Milady

    P.d. Encontré la peli pero no por el indice. Calvary

    ResponElimina
    Respostes
    1. El índice está anticuado por culpa de problemas técnicos y no es excusa: no consigo arreglar ciertas configuraciones que me han cambiado en la base de datos que uso.
      Lo siento.
      Besos.

      Elimina
  11. P.D. De la Srta. Knightley en vos y doblada nada que objetar. Mejor en vos por supuesto como Cumberbatch, como McAvoy..como todos..creo que hay alguno por ahí que su autenténtica voz me ha decepcionado algo.. pero es rareza. .tambien te digo que hay excelentes dobladores.

    Otro beso y no te me enfades. En mi casa te quiero ver..

    ResponElimina
    Respostes
    1. En tu casa estaba ahora mismo, Milady, que así no vamos a encontrarnos nunca... XDD
      Besos.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.