Carregant el Bloc...

dilluns, 30 de maig de 2011

Jacy, de Anarene, Texas




Algunas películas vienen a ser como una olla a presión: las estás viendo tranquilamente y parece que no pasa nada: su tempo cinematográfico es moroso y los diálogos se suceden sin que haya grandes debates entre los personajes y cuando aparece el rótulo de cierre te quedas como absorto, pensativo y con la sensación que has perdido el tiempo.

Te levantas, das cuatro pasos y sientes que algo va a explotar en tu cerebro porque hay una serie de ideas que han calado hondo y pugnan por salir y un silbido estridente alivia la presión que a fuego lento, casi imperceptible, ha estado calentando tu ánimo.

Luego te das cuenta que la película, sin aspavientos, calladamente, ha conseguido su objetivo. Y gozas de ella embriagado por su ausencia y la fuerza de tu memoria.





Jacy Farrow es una belleza a punto de abandonar la adolescencia que vive con sus padres en el pueblo de Anarene, muy cerca de Wichita Falls, en Texas; su madre, Lois Farrow, sigue siendo muy guapa a sus cuarenta años, aunque su marido apenas le hace caso y ella se entretiene con Abilene, el hombre de confianza de Mr. Farrow.

Jacy está medio enamorada de Duane Jackson que es el mejor amigo de Sonny Crawford y ambos son un desastre jugando al fútbol americano y todos en el pueblo de Anarene les miran con reproches porque saben pasar la pelota pero no saben placar al contrario.

Placar: detener al contrario usando la fuerza.

No son chicos violentos: no saben placar ni les importa un ardite.

Sonny mantiene con Sam "El León" una relación especial, como si Sam fuera su tutor, ya que su padre no interviene en su vida.

O eso se supone, porque nos falta información. De hecho apenas si sabemos nada de nadie: sólo retazos, momentos de vida, instantes que pasan, recuerdos tibios.

Más que un rompecabezas un caleidoscopio social que nos aseguran vive en los páramos secos, ventosos y polvorientos de Anarene, Texas, a mediados del siglo pasado, durante el curso escolar de 1951-1952.

Peter Bogdanovich, cinéfilo hasta el tuétano, un buen día vio en un quiosco un libro que le llamó de inmediato la atención por su título: The Last Picture Show. En la contraportada se explicaba que su autor, Larry McMurtry, pretendía explicar el tránsito de la adolescencia a la edad adulta de un grupo de jóvenes texanos, datos autobiográficos que nada tienen que ver con el cine, por lo que Bogdanovich desestimó siquiera leer el libro.

Por una serie de casualidades acabó decidiéndose no tan solo a leerlo si no que, además, se puso en contacto con el autor y entre ambos escribieron el guión de una película que por supuesto se tituló The Last Picture Show (1971) estrenada en España con el título de La última película.

Bogdanovich era casi un novato en las lides de dirigir pero tenía buenos amigos que le aconsejaban bien y un talento natural para entender la mejor forma de plantear una película.

Siendo joven y talentoso y sin una fama que perder Bogdanovich adoptó no pocos riesgos: decidió rodar la película en blanco y negro aunque, eso sí, en formato ancho, 1,85:1 y se proveyó de un plantel de desconocidos con el apoyo de algún veterano ilustre y de solvencia contrastada.

Imagino que a McMurtry se lo debían llevar los demonios cuando veía como Bogdanovich iba creando el guión definitivo, porque con el clarísimo objetivo de ofrecer datos importantes se abandona la inserción de explicaciones que puedan alargar la narración.

Ello exige del espectador una predisposición a contemplar el todo sin entrar en detalles que Bogdanovich precisamente no ofrece porque evidentemente no le interesan: busca la trascendencia obviando lo mínimo dirigiéndose con fuerza a confeccionar un prototipo que perdure.

Así, sabemos que Sonny no es huérfano -al menos de padre- porque en una escena, mediada la película, se encuentra con su progenitor en la celebración popular de las navidades: se tratan como simples conocidos, apenas corteses.

Lo que si sabemos de Sonny es que está estudiando en algún colegio, que se gradúa, y que, como casi todos sus compañeros, no tiene futuro: que es un buen tipo, pero es pobre y tiene que trabajar en lo que sea para sobrevivir. ni siquiera sabemos donde vive ni con quien. Parece muy solo.

De Jacy sabemos que vive con sus padres en una linda casa. Jacy cifra su futuro en conseguir un buen marido. Su madre, Lois, no acaba de creerse que Jacy siga siendo virgen viendo lo hermosa y apetecible que es su niña. Le recomienda que se busque un buen marido. Ambas parecen estar muy solas.

Sonny de forma consciente o no busca en Sam "El León" el sustituto de la huidiza figura paterna. Sam, que enviudó hace tiempo y mantuvo un romance con una joven casada hace años, también se siente solo.


Bogdanovich construye con pulso firme un fresco constituido por diferentes escenas que tienen como elementos básicos el sexo, la soledad y la búsqueda de una salida de la rutina que apresa los personajes en el cuadro compuesto por páramos desiertos, vientos racheados y un futuro incierto.

Rueda en un blanco y negro expresivo con la colaboración de Robert Surtees y el uso de grandes angulares que recogen la inmensidad de los espacios acrecentando la sensación de soledad en los exteriores e incrementando la profundidad de foco en los planos medios y cortos.

En ese ambiente áspero, rudo y seco Bogdanovich escribe cuidadosamente con su cámara la historia de unas gentes al borde del fracaso: los jóvenes se inician sexualmente con sus mayores: la bella Jacy se entrega al amante de su madre que, al saberlo, ni siquiera se escandaliza porque ve en su hija la repetición de sus propios errores: hay un hálito de fatalidad indolente en casa de las Farrow admitiendo una predeterminación increíble, asumiendo el fracaso de la dependencia expresado en un matrimonio de conveniencia.

Y Sonny se dejará seducir por Ruth Popper, la esposa de su entrenador de baloncesto: Ruth, también, es una mujer malcasada que se siente sola.

A pesar del mimo con que Bogdanovich filma sus personajes su escritura es acerada y disecciona sin piedad ese grupo de adolescentes y adultos que conviven en medio de ninguna parte: resulta un paisaje humano desolador que impregna de profunda tristeza la narración porque a la falta de futuro real de los jóvenes en el lugar donde viven, pueblo decrépito en declive, se añade la falta de ejemplo motivador en los adultos inmersos en una red de apariencias y adulterios conocidos; la soledad del individuo rodeado de gente aunque no de multitud; la falta de fuerza y convicción para cambiar; la huída del joven Duane al ejército que le llevará a una contienda; la convicción de la bella Jacy que únicamente entregando su belleza conseguirá salir del poblacho con un buen marido significa la rendición del futuro confiado al esfuerzo ajeno desestimando el propio, conclusión tan desoladora como la entrega de la juventud de Sonny a la soledad marital de Ruth.

Bogdanovich además de escribir muy bien con su cámara dirige a sus intérpretes con convicción y sabe aprovechar las miradas nuevas de los inexpertos tanto como sugerir a los expertos las sensaciones que les permiten realizar unos trabajos sensacionales.

Una película pues que no tan solo ha soportado el paso del tiempo perfectamente sino que, además, ha mejorado ostensiblemente, pues su propuesta arriesgada en la forma no ha perdido valor y su contenido, tomado el foco en un microcosmos tan lejano, permanece inalterado en el fondo: imperdible para el cinéfilo que no la haya degustado y para quien la vio hace tiempo, ocasión perfecta para refrescarla y paladearla como si de una buena copa de vino añejo se tratara: con calma y fruición.



Tráiler




29 comentaris :

  1. Sí, señor, sí. Qué bien y con qué breve, pero maestra pincelada, nos has traído de nuevo "The Last Picture Show"....Para unos puede ser un gran descubrimiento, para aquellos que ya la hemos visionado varias veces, volver sobre ella y gozarla de nuevo.
    No se qué le ocurrió a Bogdanovich...siguién haciendo buenas películas (algún que otro pinchazo), pero nunca volvió a brillar con tanto acierto en ninguna de sus obras, o por lo menos es lo que yo pienso. Luego quiso volver sobre estos personajes en "Texasville", pero no estuvo tan acertado y encima la rodó en color.
    Parece ser que Bogdanovich sigui`´o el consejo de Orson Welles y filmó la película en blanco y negro por esa razón. Muy acertada por cierto.

    P.D. ¿Qué parco has estado en tus contestaciones al post anterior....me preocupas, amigo Josep, no es esa tu costumbre ummm?
    Un abrazote.

    ResponElimina
  2. Qué reseña más bonita. Eso sí, lo que enlazas no es el guión definitivo, que es una transcripción de los diálogos.
    La volví a ver el año pasado en el cine... y me siguió gustando tanto, o más que la primera vez que la vi.
    Recuerdo que en su día también vi un par de veces en el cine Texasville, su "continuación", que me pareció peor, como a Anro, con un tono de comedia, más distentida... pero lo cierto es que tampoco me dejó mal recuerdo. La tengo por aquí todavía para revisar... iba a hacerlo después de ver esta en el cine, pero al final...
    Recuerdo también que en el libro de Peter Biskind (Moteros tranquilos, Toros Salvajes) comentaba que gran parte del mérito de las primeras pelis de Peter lo tenía su mujer Polly Platt (esto lo he mirado en la wikipedia, que yo no recordaba ni el nombre). Pero claro, en esta, Peter se enamoró de Cybill (quien no lo haría)... y la cosa se acabó (aunque por lo visto todavía hicieron juntos la de Luna de papel). Es curioso, buscando esto veo que ella también tuvo una carrera cinematográfica... no como directora, pero bueno...variada, al menos.
    Un saludo.

    ResponElimina
  3. Ah! El cartel me gusta mucho.

    ResponElimina
  4. Saps una cosa Josep? De vegades llegir les teves cròniques i/o sinopsi és molt millor que veure algunes pel·lícules.... O, símplement fas entrar ganes de cercar-les i posar-te a veure-les.... Gràcies, dona gust, com sempre :) Un petó!

    ResponElimina
  5. No tengo el gusto pero me apetece muchisimo verla.
    Sabes que te admiro Holmes ( no es peloteo, aunque lo parezca ;-P )y es por ésto mismo..porque encuentras o simplemente rescatas películas interesantes que suelen estar en el "desván" del olvido. Al menos para mi..
    Quizás soy yo que me he saltado muchas asignaturas por lo que leo de tus fervientes seguidores ( ANRO David..etc )que ellos sí están más puestos en el tema...
    Bueno que me pongo a buscarla y a echarla un vistazo o dos si hace falta...
    El video es de lo más elocuente.:-D

    Besos. Milady

    P.D. Estoy con Antonio en eso que te dice. En tu entrada anterior pareces..'pelin enfadado'
    No es que sean más faciles tus éxamenes es que somos más "listos" porque aprendemos de tí ;-P

    ResponElimina
  6. El amigo Peter empezó muy fuerte, Antonio, y puede que luego le llegara el pánico a no mantener el nivel...

    Texasville no he querido verla, fíjate, porque esta de hoy me impresionó tanto en el cine que no quise saber nada de añadidos.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. Muchas gracias, David; lo del guión es muy cierto: tenía un enlace al guión y dejó de funcionar, y acudí a este que tiene menos calidad: cosas del intenné...

    Yo no me enamoré de la Cybill, pero sí que conseguí unas cuantas fotografías suyas de alguna revista y procedí a empapelar mi habitación con ellas.....

    No me extraña que Peter cayera seducido ni que acabaran mal...

    El guión -a lo que vamos- parece fruto del matrimonio ya que fue Polly quien insistió en que Bogdanovich debía filmar la película con ese libro de base y lo cierto es que el resultado final se aleja bastante de lo literario...

    Un abrazo.

    p.d.: me alegra que te guste el cartel.

    ResponElimina
  8. Ja saps com afalagar-me, Cris: si he aconsseguit interessar-te a veure-la, de bon segur que hi passaràs una bona estona i em donaré per ben pagat.

    Petonets.

    ResponElimina
  9. Hay algunas asignaturas, Milady, que precisan unas alforjas propias de gentes con más horas transcurridas y las amables jovencitas deben esperar que pase el tiempo para sumar tantos minutos de butaca: es únicamente cosa del tiempo y no una virtud de la que uno se pueda pavonear.

    Aprovecha la sugerencia pero repásala con el ánimo templado, porque hoy ya no se ven muchas películas tan tristes en el fondo; eso sí: puede que te inspire alguno de tus admirables retratos...

    Besos.

    ResponElimina
  10. La película constituye una de esas "despedidas" del cine a su época dorada. El monólogo de Ben Johnson junto al río (precisamente Ben Johnson, que prácticamente resume en sí mismo la historia del western, desde Ford a Peckinpah-, es muy ilustrativo y conmovedor.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  11. Qué bonita foto de una de las mujeres de mi vida, a la que faltaron más y mejores películas en las que trabajar. Fantástica revisión de la mejor peli de Bogdanovich. Por cierto, Texasville no está nada mal tampoco. Saludos

    ResponElimina
  12. Además, Alfredo, con la circunstancia que Johnson no quería de ninguna forma interpretar un papel con "tanta letra" y casi que tuvo que ser Ford quien le convenciera para participar y ese monólogo acabó dándole su único Oscar.

    Bogdanovich demuestra que siguiendo los cánones clásicos también se puede ofrecer un formato conceptualmente novedoso, abstracto; lástima que le duró poco el atrevimiento.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  13. Bienvenido, Ricard2.

    Ya veo que no fui el único en quedar prendado de Cybill, quien tuvo su mejor acierto posterior al intervenir en la televisiva serie Luz de Luna pero que erró en algunas otras.

    Texasville prefiero no verla, porque prefiero dejar a mi imaginación el desarrollo de la vida de esas gentes de Anarene...

    Saludos.

    ResponElimina
  14. He intentado hacerme con la peli pero parece que encuentro algunas pequeñas dificultades. Esto no me desanima..seguiré buscando. Cuantro más leo por aqui más ganas me dan..pero si dices que es triste esperaré el momento más alegre no vaya a ser...

    Besos Holmes, Milady ("vieja de alma y joven de espiritu" ) ;-P

    ResponElimina
  15. Pocas veces la fealdad, la desolación y la grisura, se ha fotografiado de forma tan silenciosamente bella.
    Una muy buena película y sí, como recuerdas con Alfredo, ese Johnson está soberbio.

    Raúl
    El alma difusa.

    ResponElimina
  16. El alma se me ha quedado difusa, no te digo más. Preciosa la peli, cosa que me alegra confirmar de vez en cuando, porque no sé como te apañas para poner pelis que algunos no hemos visto. ¿O soy yo sola? Qué desazón me entra, bueno, no tanto, pero me alivia mucho cuando puedo poner algo razonable.

    Besos!

    ResponElimina
  17. Los primeros párrafos del texto, amigo Josep, muy inspirados. Luego pones la foto de Cybill y subes el tono, ¿Qué pasó?

    En cuanto a la película, tendría que volver a verla. Hace muchos años ya que la vi y creo que me pilló en un mal momento.

    Saludos :D

    ResponElimina
  18. Ya me extraña, Milady, que no des con ella: no te desanimes, porque no tienes motivo: seguro la verás pronto...

    Besos.

    ResponElimina
  19. Me alegro que coincidamos, Raúl: bueno ese breve apunte al silencio que acompaña a no pocas de esas panorámicas que estremecen...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  20. Lo que ocurre, Blanca, es que yo habré visto algunas más que tú, pero eso no es ninguna virtud, te lo aseguro: me alegro de haberte ayuddo a recordarla.

    Besos.

    ResponElimina
  21. Si hace muchos años que la viste, Gourmet, y te conmovió Cybill como a mí, te recomendaría que le dieras un nuevo vistazo, porque no ha envejecido en absoluto y creo que el paso del tiempo incluso la ha mejorado, aunque esa mejoría seguramente es más mía que de la película, que ya era buenísima entonces.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  22. La ví hace muchísimos años, compa Josep, y no recuerdo absolutamente nada de ella (solo lo del blanco y negro y que salía Cybill Shepherd), cosas de esta memoria de pez cinematográfica que gasto (para bien y para mal...). Lo de Bogdanovich (lo escuálido de su filmografía y lo abrupto de su finiquito) es uno de esos tantos misterios hollywoodienses que cualquiera sabe a qué podrán deberse. En fin...

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  23. Apuntada queda para su revisión ;)

    ResponElimina
  24. Pues si tienes ocasión, Manuel, no dejes de verla, porque creo que te va a gustar; si me apuras, diría que te encantará.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  25. Finalmente la encontré ( Director's cut ) y me he dado el gustazo de verla con calma ( incluido el documental que la acompaña con toda la explicación que Bogdanovich y los actores ).
    Solo confirmar que me ha gustado ( por eso vuelvo),decirte que me ha dejado muy pensativa..esa soledad compartida y la desolación de un poblacho que hasta pierde el único cine que les distrae de sus miserias.
    ( bonito homenaje a los clásicos como Red River )
    Nada parece importante solo huir de alli.
    Lo que no me ha convencido mucho es la pasividad de esos tipos cuando atropellan al muchacho..¡ nadie se mueve para atenderle por dios.. ! ¡ solo el chico..! Me parece demasiado increible por zoquetes que sean..
    Una pelicula sobresaliente en todo lo demás. Ben Johnson no necesita hablar con ese rostro que tiene, de modo que tenia razón ¿para qué decir todas sus frases?..jeje :-)
    La belleza de Cybill destaca muchisimo, su madre tampoco está nada mal y hasta la camarera ( la recuerdo en El Golpe )pero el resto de chicas ¡ es que no hay color !.
    Cloris Leachman me ha dejado impresionada y hecha polvo al mismo tiempo.
    ¡Terrible destino las de esas gentes, reprimidas y pasivas !
    No se si voy a conciliar el sueño...pero ya ves que me tomo en serio tus recomendaciones.

    Besos.

    ResponElimina
  26. Te agradezco muchísimo, querida Milady, que hayas comparecido a expresar tus sensaciones una vez vista la película: me alegro sobremanera aunque no me extraña nada, Irene A., que te haya gustado tanto y te haya dejado esa profunda impresión: es un orgullo para mí -y lo digo muy en serio- haber tenido la buena idea de comentar esa pieza y haberte incitado a disfrutarla, porque seguro que tú, querida, también sabrás algún día proclamar las bondades de esta película que casi ha quedado en un inmerecidísimo olvido y para rescatarla ahí estamos nosotros.

    Besos.

    ResponElimina
  27. Cuanto tiempo Josep! !!Un fuerte abrazo. Ya veo que tu pluma está cada vez más afilada.Saludos.Roy

    ResponElimina
  28. Cuanto tiempo Josep! !!Un fuerte abrazo. Ya veo que tu pluma está cada vez más afilada.Saludos.Roy

    ResponElimina
  29. Cuanto tiempo Josep! !!Un fuerte abrazo. Ya veo que tu pluma está cada vez más afilada.Saludos.Roy

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.