Carregant el Bloc...

dilluns, 25 de juliol de 2011

Trampas, mentiras, desaciertos



Que el cine es una amalgama de casi todas las artes es una expresión en la que los cinéfilos estaremos de acuerdo en mayor o menor grado pero seguro que si atendemos a las hemerotecas comprobaremos que no tan sólo hay una comunión conceptual sino que, además, son muchas las ocasiones en que los artistas de otras artes desean comparecer y triunfar en el cine olvidando que para aparecer en pantalla y triunfar no basta con ser bella y, por ejemplo, cantar de maravilla: hace falta bastante más para conseguir la rendición del respetable cinéfilo, ejemplar quisquilloso que se fijará en cuestiones tan baladís como, por ejemplo, el guión. Y naturalmente, la forma de desarrollarlo, presentarlo e interpretarlo.

Es cierto: hay gentes muy quisquillosas: tiene toda la razón Christina Aguilera

Seguro que la excepcional cantante habrá tomado nota porque además de guapa parece inteligente: no creo que se vuelva a cruzar en su camino Steve Antin que después de una provechosa carrera como actor nada destacable por algún misterio consiguió llamar la atención sobre un guión que él mismo escribió y acabó en película titulada Burlesque (2010) que también fue dirigida por el mismo Antin.


Si se fijan en el cartel de la película seguro que imaginan una trama que nada tiene a ver con lo que se proyecta en pantalla si piensan como este cinéfago que se dispuso a ver una historia en la que una artista veterana como Cher, bregada en mil batallas, procura el aprendizaje y crecimiento artístico de una supuesta novata jovencita con ilusión para alcanzar su lugar encima del escenario.

Nada más lejos de la realidad: una historia adocenada repleta de frases mil veces mejor dichas, líneas argumentales de telefilme de sábado por la tarde, amores compuestos y descompuestos y vueltos a recomponer, gentes con aviesas intenciones pero menos y realización cinematográfica del montón llegando a desperdiciar las inmensas posibilidades de un robaescenas como Stanley Tucci que hace caja sin pestañear y a otra cosa, mariposa.

Eso sí: hay que advertir, además, que se trata de un musical. Bueno, no exactamente, pero lo intenta. Vamos, que sí, que se supone que es un musical, pero que mejor sacarlo del género porque entonces su puntuación es más baja todavía.

Y todo por culpa de Antin, claro. Porque lo que es Aguilera, en lo que hace a cantar, cumple. Como siempre. O sea, sobradamente, en su hoy por hoy inimitable estilo. Vean cómo debuta la nena en pantalla cantando Something's Got A Hold On Me, enorme éxito sesentero de su autora la grandísima Etta James

Uno, que descubrió a Christina Aguilera cantando la añeja Lady Marmalade en el dvd de extras de Moulin Rouge y se quedó pazguato ante el chorro de voz de la niña, no pudo menos que frotarse las manos ante lo que imagina va a seguir después de ese inicio, pero esa película es como un globo que se va desinflando lentamente, perdiendo gas a cada minuto que pasa como si hubiera un agujero oculto por el que el ánimo festero de los primeros minutos se va huyendo de la blanca pantalla.

Porque además de la extrema ñoñez del guión Antin da muestras de una bisoñez rayana en la inocencia a la hora de presentar las actuaciones musicales que acaban siendo lo mejor de todo sin ser excepcionales en absoluto: más bien mediocres representaciones videocliperas de canciones que tampoco acaban de convencer, salvándose muy pocas de la hoguera de las vanidades en la que deberían consumirse todos, autores y la propia cantante, por atreverse a ofrecer unos productos tan flojos y de tan mala manera.

Vean a modo de ejemplo como el inefable Antin rueda la lamentable coreografía de I'm a Good Girl y tengan en cuenta que el salto físico del escenario a la barra del bar -opuestos en el teatro bar- rompe toda ley lógica y no es innovador porque no aporta solución alguna a nada: al contrario, incrementa la sensación que uno se halla ante una serie de videoclips de tercera encadenados con muy poca gracia.

Está clarísimo que las coreografías provienen de gentes con mucha ilusión, algo de experiencia, pero escaso talento, por mucho que Joey Pizzi y Denise Faye hubieran trabajado en la estupenda Chicago, parece que sólo se les pegó que, como había demostrado Bob Fosse en varias ocasiones, las sillas tienen su morbo como compañeras de baile, pero no basta con moverlas a ritmo Express para emocionar a un espectador amante de los musicales apasionados, canallescos, románticos y bien hechos.

Si a ello añadimos que Aguilera y Cher presentan unas facultades interpretativas propias de un telefilme de escaso presupuesto, apenas correctas, resultando frías en la mayoría de las situaciones de supuesta comedia, tenga cariz dramático, lo tenga romántico, cabe suponer que sobre la decrepitud de Cher y la inexperiencia de Aguilera en estas lides pesa como una losa la ineficacia del director que no sabe hacer nada por mejorar su trabajo.

El conjunto adolece pues de una serie de defectos que espero, como amante de los musicales, no impidan a Christina Aguilera aceptar en un futuro próximo una segunda intentona en manos de alguien con más experiencia y no hablo únicamente del director, pues un productor de cine con un mínimo de talento debería reconocer en las innegables ganas de Christina Aguilera de hacer cine la oportunidad de confeccionar un buen musical sin trampa ni cartón, contando con buenos elementos en todas las secciones, porque parece que la cantante empieza a estar madura para demostrar lo que puede ser una voz como la suya interpretando blues, soul y jazz del bueno.

Me quedo sentado esperando que llegue ese día. ¿Alguien me acompaña?


15 comentaris :

  1. Es una de las cosas que no vería ni aunque me pagaran porque ni uno solo de los nombres involucrados, aparte de mi ancestral alergia al musical, lograría despertar ni algo medianamente cercano a lo que pudiera llamarse interés. Ni siquiera por la voz de la Aguilera, que tampoco es lo mío, supongo que porque tener voz para cantar paridas tampoco es que sirva de mucho.
    Un abrazo, y buen verano.

    ResponElimina
  2. He estado tentado de verla, compa Josep, en soporte digital, pero tras tu severas admoniciones, me apunto al "carro Alfredo": vaya, que paso... Sobre la potencia vocal de Aguilera, no la discuto (aún la recuerdo cantando con Mike Jagger en Shine a light, verdaderamente impresionante...), pero creo que con eso no es suficiente para ser alguien musicalmente relevante. Como lo del anuncio ese de los neumáticos, la potencia sin control...

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  3. Pues no la he visto, por lo tanto no puedo decir gran cosa.Aun así tomo nota de tu comentario. Eso si, me resultan llamativos esos elogios tanto a la belleza como a la voz de Christina Aguilera. Yo a esta chica le reconozco que tiene muchos gigas de voz, osea que le sobra potencia vocal, no hay duda. Cuestión a parte es como canaliza ese pentium, a mi modo de ver, las mas de las veces desperdiciandolo de no muy buena manera. Un saludo.

    ResponElimina
  4. Jajaja.... No esperaba menos de tí, Alfredo, aunque ya me sorprende que un jovencito como tú no sienta nada al escuchar a la Aguilera atronando... :-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  5. Se puede ver, Manuel, a condición de tomársela benevolente y sobre todo para comprobar que, ciertamente, rodar un musical no es tan fácil como parece cuando uno contempla algunos clásicos...

    Yo creo que la Aguilera acabará controlando esa potencia, porque he visto algún retazo de futuro suelto y tiene lo que hay que tener... creo...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  6. Será, Víctor, porque me parece guapa y su voz me impresiona, aunque su música ya es harina de otro costal.

    Pero eso ya es una cuestión vieja porque algunos cantantes se empeñan en ser también autores y compositores y me temo que componer una buena canción no es tan fácil...

    No obstante, opino que Christina poco a poco se va dejando de pop técnico y aborda temas clásicos y más difíciles de vez en cuando, como el tema de Etta James que, por cierto, se declaró encantada de la versión, lo que no ocurrió con Beyoncé y su At Last.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. Mi comentario va dedicado a Alfredo, y empezrá diciendo: "mentiroso".
    El amigo Alfredito, cinéfago convulsivo como el titular de este blog, es capaz de ver no sólo este cagarro de película (ya lo pensaba, antes incluso de disfrutar leyéndote, Josep), sino alguna que otra pero si la hubiera, pues como tú disfruta hasta de lo que en cine no merece ser disfrutado. Sólo sea para después exorcizar sus culpas con entradas tan magníficas como la que estoy comentando.
    ¡Enfermos!, que sois unos enfermos los dos.
    Sonrío.

    Raúl
    El alma...

    ResponElimina
  8. Aquí estoy de vuelta. No sabía que pinchando podía ver el video de la Aguilera. Ahora puedo opinar con más conocimiento de causa. Discrepancia habemus. Menudo flash. Oye, no falta de nada. Desde el ventilador en el techo, otro en la pared, el neón luminoso, la máquina de canciones,¡esas luces ocres que entran furtivamente por la ventana!. Y luego viene ella.¿seguro que Etta James le dio el visto bueno? No lo voy a poner en duda, aunque para mi la distancia es abismal. Con todo el respeto, a esta chiquilla la coge por ejemplo una Dinah Washington y le da una patada en el culo que la pone en órbita, a parte de enseñarla lo que es el verdadero soul con toques de blues, claro. A esta chica, es mi opinión, le faltan todavía algunos herbores.
    Por cierto ya me he paseado por algunas entradas, muy interesantes, de títulos de crédito, una idea excelente. Saludos

    ResponElimina
  9. Corrijo. Igual no habemus discrepancia, ya que tu tb te refieres al aire de videoclip de tercera, lo cual comparto. Otro saludo.

    ResponElimina
  10. Pues te acompaño desde luego :-)
    ¡Hola de nuevo ! Me asomo por aqui y me recibe un tema tan calentito cantado por la Aguilera que me gusta muchisimo y me dan ganas de quedarme...La peli no la he visto y tenia curiosidad pero me temo( después de leerte) que se me han quitado las ganas..a lo mejor en un momento perdido de debilidad..

    ¡Un gusto siempre ! Besos. Milady

    ResponElimina
  11. No la he visto. La chica tampoco me apasiona, pero reconozco que no lo hace mal. El vídeo que has puesto con lo de las sillas. La cuestión no es recordar a clásicos como Cabaret, sino hacer nuevos clásicos.
    Un saludo.

    ResponElimina
  12. No puedo, por más que lo intento, quitarte ni ponerte una coma, Raúl, colega, así que mejor no digo nada.... jajajaja....

    Un abrazo.

    ResponElimina
  13. ¡Ayayayay! No me digas eso, Víctor, con el curro que lleva buscar y enganchar todos esos enlaces.... :-)

    Hay un vídeo en youtube, con esa canción de fondo, diría que alguna voz de acompañamiento de Etta, y fotos de ambas muy sonrientes, así que supongo que a Etta no le sentó mal cobrar esos dineros como autora....

    ¿Dinah Washington? Ummm todavía no ha aparecido por aquí, vaya. Si esos son tus gustos, puede que en la etiqueta de música halles algo que no hayas visto, suponiendo que los vídeos aguanten, que eso ya es otra cuestión.

    Son videoclips de pacotilla, de verdad de la buena...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  14. Que suerte la mía, Milady, porque mejor acompañado no puedo estar.

    Has llegado en el momento oportuno, así que, por partida doble, bienhallada.

    La película flojea bastante; casi mejor dejarla para una tarde sestera, a poco volumen, que la niña ya lleva el amplificador incorporado.

    Besos.

    ResponElimina
  15. Lo malo, David, es que hacer nuevos clásicos no depende de la voluntad sino del talento, y ése es un bien escaso en el cine actual. Así nos va.

    Un abrazo.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.