Carregant el Bloc...

divendres, 7 de desembre de 2012

ESD 36 The Purple Rose of Cairo





En el cine más moderno, tan alejado de los clásicos por la propia convicción de productores y directores que en algunos casos incluso se afanan de no haber leído casi nada y tampoco de haberse dedicado más que a visionar películas de serie zeta, resulta cada vez más difícil encontrar esos momentos en los que sin necesidad de diálogos el director sabe transmitir una idea.

A Woody Allen se le puede criticar -sobre todo ahora, provecto estajanovista- por muchas razones pero nadie en su sano juicio se atreverá jamás a denunciarle por mal gusto ni en sus lecturas, ni en sus músicas ni, por supuesto, en sus inspiraciones del cine clásico, pues el maestro siempre que ha sido realmente libre ha dado muestra de conocer el lenguaje visual, él precisamente, verborreico donde los haya por lo menos en pantalla.

Hace ya unos añitos, con su mejor musa (en mi opinión), nos dejó unos instantes que rebosan cine por todos los costados en una película que nunca importa revisar de nuevo:












18 comentaris :

  1. Muchas y muy interesantes cuestiones planteas. A mi me gustan las dos musas de Allen. Incluso alguna otra habitual como Diane West y otras que ha ido cogiendo por el camino y que tal vez fueron musas no por un día si no por una película. Barbara Hershey, Naomi Watts,Helen Hunt, Scarlett dos veces... No tiene mal ojo. Mi preferida como musa suya por un día es Rebecca Hall paseando por tu ciudad. Pero es cuestión de gustos.
    Luego está como ve lo que significaba el cine antaño en tiempos tan duros como los de ahora. Creo que sobre esto dije algo en el apartamento de Abril no hace mucho.
    La gente en el periodo de la depresión y tras la guerra encontró en esas comedias no solo un refugio, sino la salvación.
    Tengo que volver a ver esta película de Allen,la tengo un tanto lejana. Y la de la pareja de bailarines también.
    PD para el amigo David,si se pasa por aquí.Mira lo que dice el loro, que "se puede criticar a Woody Allen". En tus manos lo dejo mientras sonrío...Un abrazo a ambos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Al decir musa me refería, Víctor, precisamente a eso: a la que le inspiró mejores películas: para mí, su etapa con mia es la mejor, si lo miramos desde el punto de vista de etapas sentimentales-cinematográficas.

      El cine, por supuesto, sirve para muchas cosas, y entre ellas está, como no, la de aliviar las penas, siempre que no intente dar gato por liebre. Es una puerta abierta a la ilusión.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Me gustan las películas donde el guión es tan importante como la imagen. Un guión ingenioso con ideas originales hace toda la diferencia para mí en una película. A través de un buen diálogo se profundiza en la personalidad de los personajes. Por eso no me canso nunca de Woody Allen.

    No tengo mucha inclinación por Mia Farrow, pero también prefiero las películas de Allen en esa etapa. De hecho, mi película favorita de Allen es "Hannah y sus hermanas". Sin embargo, me interesan más otras actrices que han trabajado con Allen sin ser sus "musas" como Gena Rowlands o Judy Davis. Sin embargo, en esa escena de “La rosa purpura de El Cairo”, Mia está fantástica.

    Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Efectivamente, Maribel, desde que el cine es sonoro los diálogos tienen una importancia cabal, pero esta mini-sección está dedicada a buscar y ofrecer cuando se hallan esos fragmentos en los que el guión se vale para exponer una idea tan sólo de la imagen. Coincido contigo en que el cine es más que imagen, pero no puedo olvidar que sin l imagen en movimiento no hay cine.

      Como apunta Víctor, el amigo Woody siempre ha tenido buien ojo para sus acompañantes, pero desde luego su época con Mia es mi favorita.

      Besos.

      Elimina
  3. ¡Qué expresión tan hermosa se observa en el rostro de Cecilia/Mía Farrow , arrebatada diría yo, según mira la pantalla y seguramente olvidando su triste existencia..es una escena bonita de verdad..sin una palabra pero con las notas musicales de fondo, siguiendo los pasos de esa genial pareja.
    Tienes razón, Mr. Allen trabaja a destajo pero nunca tan bién como en ésa época de su filmografía.
    Estoy con Víctor en eso que ha mencionado..el cine como forma de evasión en épocas de crisis
    También se dijo que ir al cine era cosa d las clases deprimidas..buscando paraísos y lujos que jamás tendrían a su alcance.. Triste pero no del todo incierto.
    Allen en ésta película lo borda.
    Un acierto el ejemplo de ESD, Sire.:-)

    Creo q ésta peli anda en la memoria de muchos de nosotros por aquí.

    Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hay además de la estupenda interpretación de Farrow un uso inteligente de los planos y del sonido que une ambos planos, el de la triste realidad y el de la fantasía dulce: la estupenda melodía, la letra de la canción, substituyen las palabras que podrían expresar lo que siente Cecilia y creo que subliman el mensaje con que Allen cierra su propuesta al tiempo que realiza un homenaje al cine y a la música.

      Besos.

      Elimina
  4. Pues esta también la tengo vista, pero no revisitada... Hay otras como Hannah, Manhattan, Annie... que sí he vuelto a ver (y más de dos veces) desde entonces. Pero esta, igual va para 20 años (jopé!); La que tengo ganas de volver a ver suya es la de Broadway Danny Rose.
    ¡Qué expresión tan hermosa se observa en el rostro de Cecilia/Mía Farrow , arrebatada diría yo, según mira la pantalla y seguramente olvidando su triste existencia..es una escena bonita de verdad..sin una palabra pero con las notas musicales de fondo, siguiendo los pasos de esa genial pareja. Lo suscribo, porque además no lo puedo escribir mejor.
    Un saludo. Buen fin de semana.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ja,ja....: David, cuando empiezas a acordarte del tiempo que hace que estuviste en aquel estreno de esa película que acabas de revisar, es que ya empiezas a tener experiencia cinéfila ... jajajaja.....

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Gran película "La rosa púrpura del Cairo", una de las más destacadas de la obra de Allen, una de las más líricas aunque no la mejor en mi escala personal.
    Dentro de la filmografía del genio neoyorkino me decanto antes por títulos como "Hannah y sus hermanas", "Desmontando a Harry" o "Misterioso asesinato en Manhathan".
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esta película de Allen, David, rinde clarísimo homenaje al cine, su pasión, y cerrarla con una ESD semejante es una excusa perfecta para recordarla. Otras son mejores, por descontado, pero esta tiene un carácter especial.

      Un abrazo.

      Elimina
  6. Digamos sencillamente, amigo Josep, que en este caso —"La rosa púrpura del Cairo"— estamos hablando de cuando Woody Allen era Woody Allen. No sé si me explico...

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. Perfectamente, Fernando, perfectamente: la edad de oro, vaya.

      Un abrazo.

      Elimina
  7. Momentazo busterkeatoniano... Cuando Woody se fija en las cosas buenas y se las lleva a su terreno, es incomparable. No le importa que se vea la inspiración (que no homenaje, ni mucho menos copia, no como otros...) porque precisamente eso es lo que busca, usar el modelo para tender un puente, en compañía del público, a otro lugar. La memoria sentimental, amigo; cuando el cine, la literatura, no cuenta con ella, solo ofrece olvido.
    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cuando un cineasta como Allen sin ningún complejo acude a beber en las fuentes clásicas, ya suele contar, querido Alfredo, con la complicidad del espectador, al que le presupone capaz de entender la expresión implícita en lo que le ofrece; acude directamente a la inteligencia del mirón, estimulándola, como han hecho siempre los buenos directores. Ese truco no falla nunca...

      Un abrazo.

      Elimina
  8. "La rosa purpura del Cairo"! Testimonio del auténtico Allen, esta película puede no estar a la altura de otras de sus obras pro tiene un perfume especial. El que desprende Mia farrow en esa escena .

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bienvenida, Cristina: estoy contigo: esta película puede no ser la mejor de Allen, pero desde luego resulta inolvidable.
      Creo que todos los cinéfilos, de alguna manera, nos sentimos identificados con el personaje de Mia, por su pasión inquebrantable.

      Besos.

      Elimina
  9. Hola, ;)

    He revisado todos los post que has escrito desde que no entro y me he parado en varios
    En este de La rosa púrpura de el Cairo he caído porque la peli me encantó
    y la he visto unas tres veces. Yo soy así, repito cuando algo me llama la
    atención y aquí Woody, para los amigos, se lució como nunca con todo. El guión, original para mí, hizo el resto.

    Es cierto que sus musas han hecho las mejores películas, mimaba a sus actrices dándoles protagonistas con vida propia.

    Los ojos de Mia podían decir mil palabras sin pestañear.

    La música y enseñación me rindieron, aunque he pasado buenísimos momentos
    cinéfilos con él.

    Un abrazo, josep

    ResponElimina
  10. Una escena flipante...
    A mí solo me gusta el cine bien escrito; lo que no sé si resulta una paradoja puestos a admitir lo obvio, es decir, que el cine es imagen en movimiento; y es por eso por lo que me gusta muchísimo, en general, el cine de Allen.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.