Carregant el Bloc...

divendres, 19 de novembre de 2021

Aparentando





Fingiendo, disimulando, figurando, son las cuatro traducciones que a uno se le ocurren de inmediato para señalar en castellano el acto de presentarse una persona en una condición que no le corresponde exactamente, que es lo que viene a significar la palabra que en inglés da nombre a una novela y a su adaptación a la pantalla, Passing (exhibida por aquí como Claroscuro gracias a la inopia de alguien de Netflix, que nos la trae a casa), película dirigida por una novel Rebecca Hall que después de hacer caja como actriz en alguna película interesante (por aquí ya apreciamos su trabajo en Professor Marston and the Wonder Women) y más de una alimenticia, nos presenta una opera prima en la que ejerce de adaptadora de una novela de éxito (que no tengo el gusto de haber leído) publicada en 1929, todo un clásico de la literatura estadounidense debida a la pluma de Nella Larsen (1891-1964).

Dice la mercadotecnia que Rebecca Hall se interesó por esa novela cuando supo que tenía un antepasado de raza negra pero vista la película me da que eso no es más que un factor coadyuvante a una decisión tomada por la actriz que sentía la necesidad de expresarse, de formular cuestiones, de interrogar públicamente a la sociedad en que le ha tocado vivir, teóricamente distinta de la que habitaba Nueva York en 1929, año de presentación de la novela que sigue siendo el año en que transcurrirá la trama.

Hall asume la responsabilidad de su película desde el momento en que sólo ella es la autora del guión literario y evidentemente también del guión técnico. Ambos sobresalientes. Cortos, pero muy bien confeccionados.Para mí, mejor el técnico, inesperadamente.

Cabe suponer unos condicionantes de índole económica que de alguna forma ayudaron a Hall a tomar tres decisiones que influye en el resultado final: el formato de pantalla es el clásico 4:3 y la fotografía es en B/N y la duración no llega a hora y tres cuartos, todo lo cual ayuda al ahorro y además proporciona una apariencia de clásico más pendiente de lo que nos va a proponer que de la estética, amén de reforzar la presencia de lo abstracto que se siente siempre cuando hay una ausencia de color aunque lo cierto es que el aspecto fotográfico está muy cuidado gracias a la participación de Eduard Grau.

Las sinopsis que usa la propaganda e incluso el póster principal abundan en dos aspectos:la relación de las dos protagonistas del relato, Irene (fabulosa composición de Tessa Thompson) y Clare (muy bien Ruth Nega) y el hecho que ambas son de raza negra pero con una piel bastante pálida, más en el caso de Clare, que se hace pasar por blanca e incluso está casada con un blanco racista con el que tiene una hija, por suerte blanca.

Ambas gozan de una posición económica envidiable gracias a sus maridos. el de Irene es un médico negro que se gana muy bien la vida: viven en una espaciosa casa con sus dos hijos, tienen una sirvienta y un coche que Irene sabe conducir. En 1929, no lo olvidemos: en 1929.

Las dos protagonistas, que coincidieron en la escuela sin ser muy amigas, coinciden en el bar de un hotel de lujo al que Irene va a reponerse un día que ha salido de compras: uno de esos días en que ella admitirá luego "se disfraza de blanca" y se encontrará con Clare, a la que empieza admirando sus piernas enfundadas en delicadas medias y su melena rubia y quedará sorprendida cuando al girarse se levanta y se va hacia ella reconociéndola como antigua colega, iniciando unas confidencias que pondrán de manifiesto la complejidad de ambos caracteres mucho más allá de su condición de negras que pueden aparentar no serlo en una sociedad clasista y racista en extremo, como queda muy bien puntualizado gracias a los comentarios que Brian, el esposo de Irene, hace de las noticias de linchamientos frente a sus vástagos, lo que provoca discusiones en el matrimonio.

Irene es el eje en torno al que se mueve la cámara de Grau siguiendo las ideas de Rebecca que con el valor propio de quien arriesga en su primera aventura se vale de un lenguaje cinematográfico inusual en las pantallas de este siglo porque además del formato también tiene la osadía de valerse de planos ¡desenfocados! para expresar la confusión y el desconcierto que siente su protagonista ¡y lo hace en varias ocasiones! y también se vale de los silencios absolutos y primeros planos que la Thompson aguanta impertérrita en una composición que debería valerle reconocimientos. Esa Irene es una mujer queda, callada, meditabunda y observadora y nosotros gracias a la planificación de Hall intuímos y sabemos extremos de la relación de Irene con Clare y el efecto que ésta causa en todos esos negros que conforman un grupo socialmente confortable pero ¡ay! con la cuestión del color de la piel como freno, como límite a unas perspectivas que forzosamente admiten sin que haya ninguna escena de disgusto o rebelión ante una situación clasista admitida, con lo que la película como representación de clamor antiracista resulta floja. Adrede, creo: le interesa más, a Rebecca Hall.

Sin haber leído la novela, uno intuye que la cuestión racial no es más que un elemento que configura una realidad compleja en la vida de ambas protagonistas pero no llega a mediatizarla y hay ahí unos elementos personales de soterrada homosexualidad e infidelidades varias que uno cree haber visto apuntados en el discurso cinematográfico de la novel Rebecca que sin embargo no los resuelve y llegaremos a un final abrupto que nos deja con la pregunta en los labios.

De esta forma, Rebecca Hall se alinea con el grupo selecto de cineastas que no tratan de aleccionarnos pero se esfuerzan en presentarnos ideas, sugerencias, motivos para un debate o una conversación interesante; directores que huyen del didactismo, que nos ofrecen la oportunidad de observar una problemática en las interrelaciones humanas y nos dejan elegir, nos dejan tomar partido o no; llega al final de su discurso como diciendo: ahí queda, apañaos.

El conjunto queda bastante lejos de lo que uno espera cuando se trata de una ópera prima porque siempre hay una especie de condescendencia tácita y lo cierto es que de no haber conocido el nombre de la directora de antemano por sus trabajos como actriz, vista que ha sido la película no hubiese sospechado que es una primicia:la planificación es muy competente, el uso del blanco y negro y los desenfoques oportunos acertadísimos -y valientes, en la época en que estamos, llena de tebeos y juegos de acción- y además Rebecca Hall se vale de la música y de los silencios absolutos como medio de expresión; supongo que el largo tiempo que estuvo acariciando el proyecto le permitió configurarlo a su gusto y manera y francamente, la espera ha valido la pena.

Como cinéfilo lo que me importa es que me seduzcan, que me sugieran, que me muevan la neurona; no que me lo den todo mascado. Por eso, amigos, no debéis perderos esta ópera prima.



6 comentaris :

  1. Acabo de leer con detenimiento toda la entrada... eres convincente. Una película difícil que no lo dice todo pero te da las pistas para que lo sepas.
    Gracias hermano. en lo que me pase por el frente la veo. Dios mediante.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es una obra sugerente, Alí, que te ofrece sin duda una panoplia de hechos a tomar en cuenta, todo bajo la amalgama de un problema racial que acaba por ser más continente que contenido.
      Espero que puedas disfrutarla.
      Un abrazo.

      Elimina
  2. Bueno, es la primera noticia que tengo acerca de esta película. Y sabiendo que tú y yo hemos coincidido la mayoría de las veces (recuerdo las pocas excepciones), no me la perderé.

    Es de resaltar en esta época, las obras que toman riesgos con buenos resultados (aunque estos no sean comerciales ni premiados)

    Abrazos, querido amigo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No me extraña, Frodo, que no hayas oído hablar de esta película porque carece del sustento publicitario de otros productos más "comerciales".

      No está huérfana del todo, porque gracias al empuje de Netflix puedes encontrar incluso bastantes vídeos con entrevistas a la directora y las intérpretes, pero no llega al nivel de los superventas de héroes musculados y afines.

      La exhibición fuera de las carteleras, algo a lo que nos iremos acostumbrando, sí o sí, permite a todo el elenco resarcirse de gastos: casi todos constan como productores asociados y eso se traduce en que han trabajado esperando cobrar según el resultado, lo que es señal inequívoca que todos han creído en un proyecto que ahora, terminado, no deberías perdete, amigo, porque estoy seguro que te va a encantar.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. De entrada siento un rechazo por estas propuestas que en mi opinión parten de un supuesto falso. El formato 4:3 y el blanco y negro en los años 30 y 40 no eran una opción estética. Era la única opción posible.
    Muchas veces me pregunto si King Vidor o John Ford seguirían apostando por ese formato en b/n si dispudiesen de mejores medios. Y la respuesta está en su cine
    Peto una vez metidos en harina la película apuesta por la sugerencia y las interpretaciones son buenas. Y el discurso complejo.
    Confieso que me cuesta mucho ser imparcial con Rebecca Hall. Y aquí demuestra conocimiento del medio y tacto aunque no estemos hablando de ninguna obra maestra. Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. En esta ocasión, Víctor, creo que la elección del formato viene dada por la carestía de fondos: en una entrevista a directora y protagonistas, queda bien claro que el proyecto se llevó a cabo con mucha lentitud para poder llegar a buen fin por los obstáculos hallados que, ignotos, no pueden ser más que económicos, así que el formato no es una opción estética tampoco.
      Desde luego no es una obra maestra: es una ópera prima que nos deja muy buenas perspectivas si persiste en la idea de hacer un cine personal, alejado de consumismos reconfortantes.
      La veía hablar en la entrevista, a Rebecca, y me acordaba de la opción de John Sayles, que escribía guiones de pirañas para luego con el sueldo filmar lo que quería.
      Además, la Hall ha tenido el acierto de no concurrir como intérprete en su película, ni siquiera un cameo, lo que significa que se toma muy en serio su opción de dirigir.
      Estaremos atentos a la siguiente si la hay.
      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.