Carregant el Bloc...

dimecres, 22 de juliol de 2009

MM 27 Thomas Crown



Hay películas que permanecen en la memoria en buena parte gracias a una canción.

No hace mucho, Susy, en uno de sus comentarios, "me pisó" involuntariamente la que estaba prevista para seguir con esta sección.

Para la película de 1968, The Thomas Crown Affair, el hace poco fallecido Michel Legrand compuso una banda sonora en la que destacó, inmediatamente, una canción,
"The Windmills Of Your Mind", cuya letra escribieron al alimón Alan y Marilyn Bergman.

En la película, la canta Noel Harrison (un perfecto desconocido salvo en USA) y la oímos como fondo en la siguiente escena:





Como uno ya es veterano, puedo afirmar sin ambages que la canción, en aquella época, obtuvo gran reconocimiento popular en la versión que de la misma hizo José Feliciano:



De la película se hizo una revisión en 1999, y, aunque de la banda sonora se hizo cargo Bill Conti, a modo de homenaje se ofrece una nueva versión del mismo tema, cantada por Sting:



La suerte de buscar, buscar y buscar datos preparando una entradita sencilla como ésta, es que uno encuentra, sin esperarlo, momentos mágicos (para uno, jazz adicto confeso) como el que sigue:

Windmills of My Mind , versión de Michel Legrand y Claude Bolling, en Canadá, 1984:




p.d.: de las películas, hablaremos el viernes.


8 comentaris :

  1. Una canción preciosa, para una película de lo más recomendable.
    Por cierto, el remake, uno de los pocos (pese a Brosnan) que a mi entender superan la consabida maldición.

    ResponElimina
  2. Hoy si me lo permites, que sí me lo permites, no voy a comentar nada, solo escuchar y disfrutar.

    Una abraçada

    ResponElimina
  3. Qué preciosa canción y cuántos recuerdos me trae. Me gusta la versión de Noel Harrison y la versión de Legrand y Bolling en Canadá.
    Servidor le hizo una entrevista al Felciiano cuando vino a Madrid, y no está nada mal su versión tampoco.
    Estoy de acuerdo con Raul en que el remake que se hizo de "El caso de Thomas Crown" era bastante bueno, lo que ocurre que el McQueen era mucho McQueen.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  4. Bueno, se podría decir que no te la pisé, más bien se trató de una inconsciente caricia.

    Todas las versiones me gustan aunque cualquiera de ellas, como ya dije, las relaciono con aquel duelo de ajedrez, a mi ver inolvidable, entre los protas de "The Thomas Crown Affair".
    Cosas de la primera adolescencia!!!.

    Un beso.

    ResponElimina
  5. Es una canción, Raúl, que cumple a la perfección los requisitos de esta sección: cinéfila a más no poder, pegadiza, y muy centrada en su origen, ya que, salvo la versión de Feliciano, las demás no han tenido mucho alcance internacional.

    Saludos.

    ResponElimina
  6. Pues claro, Alma: si esta sección me parece a mí que es la más "disfrutable"; sentarse a escuchar, y dejar volar los recuerdos.

    Una abraçada.

    ResponElimina
  7. Ya imaginaba, Antonio, que la versión más jazzística te iba a interesar.

    Yo casi que prefiero la versión de Feliciano a la de Harrison, seguramente porque el Lp de Feliciano en su momento me gustó mucho.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  8. Ya te dije entonces, Susy, que de eso hablaríamos algún día. Supongo que estas casualidades abundan entre amantes de la cinefilia.

    Siento llevarte la contraria, pero esa canción no suena durante la partidita de marras. Lo cual no deja de ser curioso pero no sorprendente: la memoria, en ocasiones, nos liga sensaciones de una forma caprichosa, realizando conjunciones existentes únicamente en nuestro recuerdo.

    Besos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.