Carregant el Bloc...

dimecres, 17 de juny de 2020

¿Hay negros aquí esta noche?





Pasmado se queda uno cuando advierte que en este siglo XXI que vivimos están renaciendo actitudes que jamás hubiésemos pensado veíamos ilustrar cabeceras de diarios, titulares televisivos y protagonizar debates que se nos antojan estériles.

La cinefilia ciudadana de largo recorrido estará como yo mismo con los ojos como platos al saber que de resultas de un luctuoso suceso que no tiene justificación alguna hay ciertos movimientos populares que entre otras cosas pretenden aplicar cerril censura sobre obras cinematográficas que por derecho propio pertenecen a la cultura general y aunque así no fuese tampoco logro comprender la necesidad de alterar o eliminar si acaso una obra artística simplemente porque el cacumen de algunos sea incapaz de aquilatar contextos y realidades históricas, llevados por impulsos propios de gentes sin conocimientos ni ganas de tenerlos, pues en estos tiempos hiper conectados resulta muy fácil averiguar la verdad de las afirmaciones.

Claro que esa misma facilidad de averiguar y saber también nos lleva a terrenos ciertamente peligrosos pues la estulticia tiene el mismo acceso y las malas voluntades hallan facilidades para perpetrar sus fechorías, con el beneplácito de quienes podrían fácilmente poner remedio.

Que el tema racial es difícil no es ninguna novedad en el mundo y en este bloc de notas en más de una ocasión se ha puesto en evidencia señalando actitudes y conductas impropias e injustas mayormente ejecutadas en los Estados Unidos de Norteamérica, de donde ha surgido el último arrebato justiciero que está intentando hacer pagar a justos por pecadores, pero ni es mi intención ni poseo datos históricos para ofrecer oportuna réplica a tanta tontería ilustrada que se precia de mantener un progresismo muy mal entendido en mi opinión.

He leído en los papeles voces que claman por modificar incluso las formas de hablar, como si las palabras tuviesen alguna culpa, lo que inmediatamente delata la ignorancia de quien hace tales proclamas y en recentísima conversación telemática con un amigo, me ha venido como siempre a la memoria un momento de cine ejemplar y lo he citado como muestra: pertenece a la magnífica película Lenny (1974) de Bob Fosse que ya comentamos hace ahora doce años aquí con el título de Verbo contra Hipocresía y de forma natural he ido a youtube buscando la escena apropiada para la situación actual y me encontrado con esto:





No tenéis, queridos amigos, ningún altavoz estropeado: en ése vídeo, está censurado el monólogo, enmudecido brutalmente. Dado que el vídeo no es de ahora, sino colgado en 2013, puede que la mudez obedezca a intereses favorables, pero también puede que sea una censura inadmisible. Vosotros decidís.

Como no he encontrado la versión en v.o.s.e. ni tampoco doblada al castellano, dejo la versión doblada al italiano, bastante comprensible, creo:




Y aquí dejo una traducción aproximada del monólogo interpretado por un Dustin Hoffman en plena forma que el auténtico Lenny Bruce pronunció en 1964:

¿Hay negros aquí esta noche?
Enciendan las luces de la sala.
Los camareros y camareras, ¿pueden dejar de servir, por un momento?
Y apaguen los reflectores.
"¿Qué dijo? ¿Hay negros aquí esta noche?"

Sé que hay un negro aquí.Lo veo trabajando.

Veamos. Hay dos negros.

Y entre esos dos negros, está sentado un judío.
Hay otro judío más.Son dos judíos y tres negros.
Y hay un hispano, ¿verdad?
Otro hispano más. Un italiano. Un polaco.

Un par de bolas de grasa.

Hay tres irlandeses británicos y un tipo con onda, un apuesto y moderno bugui.
Bugui bugui.

Tres judíos por aquí, ¿cinco judíos?
Cinco judíos por aquí. ¿Seis hispanos?

Seis hispanos por aquí. ¿Hay siete negros?

Siete negros.
¡Estadounidense vendido!
Apruebo la venta con 7 negros,
6 hispanos, 5 irlandeses, 4 judíos, 3 escoceses y un italiano.

Casi me golpeas, ¿no?

Estoy tratando de decir algo.

Es la represión de la palabra, lo que le da poder, violencia, brutalidad.

Entiendan.
Si el presidente Kennedy saliera en televisión y dijera:
"Quisiera presentarles a todos los negros de mi gabinete."
Y dijera: "Negro, negro, negro" a todos los negros.

Bugui, bugui, bugui.
Negro, negro, negro.

Hasta que "negro" ya no signifique nada, ya no sería posible
hacer llorar a un niño de seis años llamándolo negro en la escuela.


p.d.: Vaya esta entrada en recuerdo de mi padre, Pepet, fallecido el pasado domingo tras 101 años de vida en la que no faltó el amor al buen cine que me deja como herencia vital; no se cansaba, hasta hace una semana, de ver una y otra vez los westerns de Ford y Hawks en su canal televisivo preferido de sobremesa.











15 comentaris :

  1. Vaya, Josep, lo siento mucho. Un abrazo fuerte.

    En cuanto al fragmento escogido, chapeau. Absolutamente vigente e imprescindible.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Alfredo.

      En cuanto al fragmento, ha sido hallarlo enmudecido cuando he sentido la necesidad de ponerlo en relieve. Vigente y lástima que así siga siendo, medio siglo después.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. La censura nunca será bueno, ni tendrá una buena razón para justificarla.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La censura, Demiurgo, es la excusa barata de los ignorantes que ni saben ni pueden afrontar aquello que se les escapa: lo tienen que dominar todo, todo.
      Un abrazo.

      Elimina
  3. Mi más sentido pésame, querido Josep.

    Descanse en paz, larga vida y largo olvido, sino imposible, estoy segura.

    Un abrazo grande.

    P.D. Vivimos tiempos extraños, absurdos. :(

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Milady, querida.
      Sí son tiempos extraños, sí; y parece que sin remedio...

      Un abrazo.

      Elimina
  4. Josep, querido amigo virtual, vaya mi gran abrazo hacia vos.

    Hay palabras que están de más, pero si me dieran un documento y una pluma en este momento y me pusieran el nro 101, por mas fe que le tengo a la ciencia... firmo convencido.
    Vaya el recuerdo por todas esas sobremesas.
    Y nosotros por acá disfrutaremos de esa herencia que dejó, ya nos irás contando films, escenas y demás cuestiones del cine.

    Son tiempos extraños, y en este momento el epicentro está en América, en el Norte no se privan de nada. En el Sur, tenemos la pobreza que junto con el virus es como mezclar azufre y potasio.
    Esperemos salir lo mejor que podamos de todo esto

    Buena entrada de cine, contra el racismo y la censura
    Abrazo grande amigo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias, Frodo.
      Haces apunte de una cuestión que siempre tengo en mente: en ése Sur que vos habitais, esta pandemia debe resultar mucho más enojosa que en nuestros lares y aquí sigue molestando mucho, así que imagino que por allá la sensación debe ser peor. Paciencia y a cuidarse lo máximo.
      Este racismo que parece renacido en cuatro semanas ya viene de largo y entiendo que ya en la base la cuestión se trata mal: eso es lo que nos viene a decir el monólogo de Lenny porque son las intenciones las malas, no las palabras.
      Un abrazo.

      Elimina
  5. Vaya, Josep. Siento lo de tu padre.
    Un abrazo!!
    PD: No tiene sentido enmudecer esa parte del vídeo, porque ya empieza con ¿hay negros en la sala? Si es cuestión de censura, deberían empezar desde ahí. Igual (que no lo sé) ha sido fallo al subirlo. Te digo porque he visto muchas veces vídeos que perdían sonido (y eran musicales o de otro tipo) y luego volvía. Vamos, más chapuza que censura en esos casos. Aquí parece lo contrario y lo que tú apuntas, según leo en los comentarios. No sé. Es ridículo...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias, David.
      Respecto del video, no creo que sea una chapuza, porque desde 2013 ya lo hubiesen arreglado en un santiamén: es adrede, aunque no estoy muy seguro de la intención: pero liga rápidamente gracias a la vigencia del monólogo con lo que está ocurriendo ahora: ya sabrás que condenan la novela Matar un ruiseñor precisamente porque usa la palabra negro en muchos pasajes. Como si no fuese un canto bellísimo conra el racismo. Pero la idiotez aumenta y sus acólitos exponencialmente...
      Un abrazo.

      Elimina
  6. Antes que con Matar a un ruiseñor ya lo quisieron hacer (o lo habrán hecho en depende qué sitios) con Huck Finn.. En fin, da igual cuántas veces se diga negro o que Huck diga cuando le preguntan si ha habido muertos en un accidente de barco "no, solo tres negros"... Porque ese es el libro en el que Huck dice que prefiere irse al infierno antes que traicionar a su amigo Jim... Más claro, agua. No soy partidario de censurar nunca. Situar en un contexto, vale. Un apéndice, prólogo o estudio introductorio para ambas novelas, y dejas lo de dentro tal cual..si no, no lo entiendo.

    ResponElimina
  7. Muy de acuerdo David pero con lo del apéndice o prólogo ¿dónde queda la interpretación del lector? ¿Se da por sentado que no conocemos la historia, que somos unos completos ignorantes de algo que pasó a lo largo de unos siglos (yo diría de los albores de la (des) humanidad), no solo en EE.UU sino en otros paises? El comercio esclavista y todo lo demás...?

    Nos tratan como a niños..

    ResponElimina
  8. Buuuuuffff... Un amigo me decía hace nada lo mismo que tú Abril.
    En el tema novela-cómic es fácil. ¿conoces el material, la época, el autor, el contexto? Sáltate ese prólogo o apéndice y vete a la novela o el tebeo en cuestión. En cine ya es más complicado.
    De todas formas...Podemos interpretar, por supuesto...pero sin ser completos ignorantes, nunca está de más saber algo más (si el apéndice está bien). Yo disfruté mucho con los que pude leer de la colección Tus Libros de Anaya...con los libros, y con los apéndices de estos que situaban al autor en su época, te hablaban de los ilustradores, los temas de las novelas, las referencias a las que podían hacer que igual se te escapaban por no haberlas vivido-conocido.

    Y sí. Nos tratan como a niños. Pero viendo a los dirigentes a los que escoge la gente, cómo organizamos nosotros la sociedad y toleramos que el mundo vaya como vaya, no sé muy bien si es lo que les estamos diciendo que somos.

    ResponElimina
  9. Spike Lee y Tarantino ya tuvieron sus roces con el tema, el primero se quejó de las muchas veces que aparecía la palabra "nigger" en "Django desencadenado", pero ¿qué esperaba Spike Lee? ¿que un plantador esclavista del 1850 los llamase "afroamericanos"?
    Me ha gustado recordar la estupenda "Lennie", mi primera película en V.O. en el cine Maldá. En el cine, porque aunque ahora parezca increíble en la 2 de televisión se emitían películas en V.O.
    Saludos, Josep!
    Borgo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que a Spike Lee se le ha ido la pinza desde hace demasiado tiempo y ha perdido la necesaria objetividad para tratar temas como el presente, Borgo, en una época, como apunta David, regida por unos políticos que hacen buena la presunción de una infantilización creciente de la población. Lenny fue vista como otras primero en salas v.o. (arte y ensayo, algunas, decían) y también igual en v.o. en el UHF. Ojito, porque en La 2 siguen ofreciendo películas en v.o.s.e. pero no lo dicen: el otro días, Sunset Boulevard, en v.o.s.e. Pero hay que currárselo y afinar el aparato de tv.
      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.