Carregant el Bloc...

diumenge, 30 de març de 2008

Novato contrata Novata




Lawrence Kasdan no era, propiamente, ningún novato en el mundo del cine a primeros de la década de los ochenta del siglo pasado; había escrito guiones tan fantásticos como El Imperio Contraataca y En Busca del Arca Perdida, y mientras Lucas y Spielberg construían visualmente sus historias, aprovechó para estrenarse como director, satisfaciendo el natural deseo de todo guionista de representar su propia obra dominando todos los detalles.

A tal efecto, contrató a una actriz emergente, famosa en una serie de televisión, una tal Kathleen Turner, para ofrecerle su primer papel cinematográfico, un personaje de los que dejan huella, que convirtió a la entonces escultural Kathleen en el icono sexual de esa época, al interpretar una mujer fatal, verdadera cazadora de hombres bobos, asumiendo el personaje de Matty Walker.


Kasdan hace una revisión del mito de la mujer fatal, tan atractivo en muchísimas películas del género de cine negro, con su relato original titulado Body Heat que llevó a la pantalla él mismo, estrenada en España con el título de Fuego en el Cuerpo (Body Heat, 1981), contando con la estimulante presencia de otro joven actor, William Hurt, dando oportuna réplica como hombre maniatado por una pasión enfermiza, absorbente.

La historia nos cuenta cómo un hombre, Abogado en la muy calurosa Florida, soltero, ligón, se encuentra, casualmente, con una bella mujer en una noche asfixiante, mientras ambos han asistido a un concierto al aire libre .

Ned, que así se llama el hombre, queda subyugado por la belleza de Matty quien se le resiste, asegurando que es una mujer casada y no una buscona cualquiera, dejándole plantado; él persevera en su búsqueda, afanosamente, hasta que de nuevo consigue hallarla, y acompañarla a su casa, donde tendrán su primer encuentro sexual, pleno de pasión, una pasión cegadora para Ned, que acabará por ser coautor, con Matty, del asesinato del esposo de ésta.

Esta trama guarda un parecido con la famosa Double Indemnity que ya ha sido comentada debidamente aquí por el amigo Anro; no se trata, no obstante, ni de un plagio ni de un mal llamado "remake", ya que la idea de la confrontación entre la mujer fuerte y el hombre débil, sujeto a su pasión, la vemos en muchas otras películas; Kasdan hace una actualización de la presentación, en una forma que quizás hoy el cine tan mojigato no se atrevería a formular, más que nada por cuestiones meramente sujetas a la rentabilidad económica; la historia de Kasdan rezuma sexualidad y erotismo, con escenas de alto voltaje, que sorprendieron incluso en la Europa de principios de aquella década.

Según se cuenta, la pareja de actores, Hurt y Turner, para "quitar hierro" en el momento de rodar las escenas amorosas, procedieron a saludar a todos los miembros del rodaje, presentándose personalmente a cada uno de ellos y estrechándoles las manos: los actores iban totalmente desnudos.





El guión, muy bien escrito y construído por Kasdan, contiene, como no, una serie de pequeñas trampas o artilugios mecánicos en su escritura que saldrán a relucir con fuerza en su desenlace, pero esos detalles, que se irán suministrando a lo largo de la película, no suponen engaño al espectador, que quedará prendido de la forma en que Kasdan cuenta su propia historia, con una fuerza visual muy apropiada, apoyada en la buena factura de la fotografía de Richard Kline y contando con el soporte de una buena composición musical de John Barry, que nos traslada al ambiente caluroso donde la pasión se desata y el cerebro del hombre, pese a los buenos consejos de sus amigos, cede y se somete al dominio de una mujer fatal más fría, bella y peligrosa de cuantas en la gran pantalla han paseado su peligroso porte.

Una mujer espléndida, que de forma muy inteligente creará una tela de araña, una red de sentimientos, pasiones, detalles apenas sugeridos, que atrapará la voluntad del hombre, preso en ella, conduciéndole a un comportamiento ajeno a toda lógica, hasta asumir como una fatalidad del destino las consecuencias de sus errores, en un estudio psicológico de la pasión contra la razón que permanecerá en nuestras retinas y nuestras mentes cuando la película acabe.

Las interpretaciones de Turner y de Hurt son brillantes, alcanzando una química totalmente inesperada entre dos novatos, pues Hurt apenas había intervenido en dos películas de cine cuando se enfrentó por primera vez a una Kathleen que permanece en la retina de cuantos la vieron iniciarse en una carrera que ahora, a punto de cumplir los 54, como ha ocurrido en otros casos, ha debido cobijarse en las apariciones estelares de la tele, mientras que Hurt se nutre de aportaciones bien pagadas como secundario de lujo.

Vale la pena revisar la película, ni siquiera para comprobar que el cine negro siempre tendrá un hueco importante en nuestra agenda de cinéfilos empedernidos, máxime cuando no se reduce a la presentación de escenas de acción pura y simple y trasciende a los sentimientos humanos.



6 comentaris :

  1. 27 mil veces me recomendaron esta película o leí alguna reseña elogiosa. Nunca la vi. Será mi relativa fobia al cine de los 80. Voy a ver si ahora me decido de una buena vez.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  2. Siento verdadera adoración por Katleen Turner, que aquí hizo un debut realmente espectacular, consiguiendo una química perfecta con William Hurt (que guapos y que cuerpos tenían los dos). Kasdan siempre me ha caído bien, y ha demostrado ser un todoterreno, ya que ha tocado varios géneros, pero para mi Fuego en el cuerpo es su mejor película, un maravilloso homenaje actualizado al cine negro, con una atmósfera conseguidísima de calor agobiante que se transmite al espectador.

    ResponElimina
  3. Sí señor, una peli en la que Kasdan estuvo sobresaliente. "Fuego en el Cuerpo" la recuerdo por muchas razones y la tengo entre mis favoritas. La atmósfera sofocante se transmite de tal forma que te hace sentir incómodo.La Turner y Hurt están brillantes...Lástima que tanto el director como los intérpretes se dejaran ir (salvo en honrosas ocasiones).
    ¿Te das cuenta cómo ha decaído en las pelis actuales la composición musical original?....Ya ves, el sábado ví una gran película "La noche es nuestra" y para sorpresa mía contaba con una estupenda partitura. Fue mi primera impresión, aunque tal vez tenga que volver a oírla, porque las imágenes y el guión me dejaron noqueado.

    ResponElimina
  4. Faraway: ésta no tienes que dejar de verla; seguro que te ayudará a abandonar de una vez por todas esa fobia limitadora... :-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  5. Pues sí, Alicia: cuanta razón tienes; esa química personal entre ambos, casi novatos, es excepcional, y nutre buena parte de esa atmósfera peculiar de la película.

    Saludos.

    ResponElimina
  6. Hombre, Antonio, tanto como dejarse ir... acabo de dar muestra de otra... aunque quizás fuera ya la última del "trío"...

    Es curioso que las grandes expectativas de ambos intérpretes se hayan desarrollado en la forma en que lo han hecho; para los ya más veteranos cinéfilos, otorga una cierta distancia al contemplar ciertas "estrellas" actuales.... ¿o no?

    Un abrazo.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.