Carregant el Bloc...

divendres, 13 de maig de 2011

MM 48 Ball of Fire




Nadie tenía que explicarle al gran Howard Hawks nada de nada y menos en 1941 cuando ya llevaba filmadas una serie de películas que muchos quisieran tener en su historial.

Contar además con la experiencia, veteranía y solvencia contrastada de dos verdaderas estrellas como Gary Cooper y Barbara Stanwyck y un guión resultado de afiladas mentes al que algún día habrá que darle un repasito con calma, no obsta a que, ya que por los estudios deambulaba bajo suculento contrato el omnipresente baterista Gene Krupa con su potente orquesta, se aprovechara la ocasión tratando de definir, sobre la chusca composición de sabio distraído de Cooper, la esencia del boogie:



Una verdadera lástima que la suave, profunda y sensual voz de la Stanwick no acabara de convencer al pusilánime Samuel Goldwyn y dispusiera su doblaje: pero ya es cosa de otro momento.... ¿O no?



8 comentaris :

  1. Pelicula intérpretes..momento musical..toooodoooo ¡ me encanta !.. ya te estás poniendo a escribir una entrada sobre éste film comedia-cuento-fábula moderna (es un decir )¡ POR FAVORRRRR !
    Drum boogui Drum booogui..!!!

    Besos desde "la recuperación". Irene A.

    ResponElimina
  2. Bien sabes, compa Josep, que no soy muy de musicales (ni pelis ni momentos en las pelis...), pero la Stanwyck, ay, la Stanwyck: qué poderío y qué versatilidad interpretativa. Lo de que le doblaran la voz, buff, pues no sé qué decirte, no tengo elementos de juicio para opinar: hubo un tiempo en que, muy purista yo, abominaba de los doblajes, sean cuales fueren (así, por ejemplo, me escandalizaba que el ínclito Garci los utilizara sistemáticamente en sus pelis...); hoy día, no lo tengo tan claro, teniendo en cuenta la nefasta declamación de muchos y muchas, por un lado, y, por otro, el entendimiento de que el cine, como obra colectiva y con una fuerte componente de manipulación técnica, admite muchas cosas, pues, en fin, ¿por qué no...? Pero no me puedo definir rotundamente, eso sí...

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponElimina
  3. ¿Te acuerdas amigo Josep de mi particular ciclo sobre Hawks?....Hay que ver la bronca que me diste cuando lo interrumpí bruscamente.
    Esta peli es una preciosidad y no descarto volver a intentar el ciclo desde otra nueva perspectiva...Acuérdate que por entonces yo era un pringaillo de estos menesteres.
    Esa escena ya se la pillé a nuestra amiga ABril y es una gozada tremenda. No sabía ese dato sobre el doblaje de la Bárbara...de todas formas no importa. Está genial.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  4. Ya contaba con tu entusiasmo, Milady, ya.

    Darle un repasito a la película será un placer evidente y tarde o temprano aparecerá, no lo dudes...

    Besos.

    ResponElimina
  5. Me consta, Manuel, tu querencia por la Stanwyck, de habértelo leído en tu casa.

    Debo excusarme pues me he explicado mal: la voz de Barbara fue doblada en las canciones únicamente por Martha Tilton.

    Evidentemente esa costumbre del doblaje de actorzuelos nuestros no existía en el Hollywood dorado, faltaría más: el que no sabía declamar, a pintar decorados. Yo lo sigo teniendo muy claro porque respeto y mucho a los buenos intérpretes y abomino más que tú, bien lo sabes, de los nefastos doblajes.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  6. Me suena, Antonio, pues claro que sí.

    ¡Todavía estoy esperando a que termines lo empezado! ¿O es que pensabas que "borrón y cuenta nueva"? ¡De eso nada!

    Lo del doblaje ha sido una mala explicación mía, pues me refería únicamente a la canción: claro que Barbara está genial: y Cooper también...

    Si pillas el guión original, tiene que estar repleto de puñaladas....

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. Como Manuel, me echan para atrás los musicales y los momentos musicales en el cine, con algunas honrosas excepciones de unos y otros. En este caso, me parece una película tan deliciosa, que hasta lo tolero. Nunca fui muy de Stanwyck, pero siempre que anda Wilder de por medio, aunque sea escribiendo el guión, me la quedo.
    Un abrazo

    ResponElimina
  8. En este caso, Alfredo, podríamos decir que el número musical viene requerido por el guión... :-)

    Barbara está estupenda en esta película, todo un torbellino que arrastra a Cooper sin remisión: tengo que verla de nuevo para averiguar porqué siempre pienso que su director fue Frank Capra.... :-)

    Un abrazo.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.