Carregant el Bloc...

dilluns, 12 de març de 2012

Descafeinado George



El cine político es un género al que tomé afición mucho antes de poder ejercer el derecho de voto que consideramos unas de las bases del sistema democrático y en mi opinión los españoles seguimos estando muy lejos de poder criticar plácidamente cualquier intento que nos llegue de fuera, porque ni nuestro sistema electoral es como debería ser ni nuestros cineastas se han preocupado de ponerlo en solfa más allá de pago de favores recibidos o por recibir delatando partidismos que alejan la objetividad precisa en estas cuestiones de interés general.

Una de las virtudes del cine estadounidense es que con una cierta periodicidad y una libertad más o menos controlada se ocupa de mostrar los entresijos de su sistema político y no hacen ascos a la oportunidad de cebarse críticamente en los que se dedican enteramente a la conquista del poder público.

Esas críticas pueden ser más o menos aceradas y presentarse en clave de comedia sarcástica, de thriller, de drama, de western, etcétera, en definitiva de cualquier género tópico en el que el argumento pivote en torno a un eje de contenido político, pero es más evidente cuando el relato se centra única y exclusivamente en el entorno electoral y lo que siempre sorprende es que, siendo el bipartidismo la tónica dominante en su sistema, los dardos raramente inciden sobre la ideología del partido y se dirigen hacia el individuo denunciando un prototipo censurable casi siempre por excesivo apego al poder y uso de medios indicativos de una cierta corrupción que no va forzosamente unida a la ambición económica.

De tal modo y manera un reconocido adalid del partido demócrata, George Clooney , no siente reparo alguno en adaptar a la pantalla grande una obra de teatro escrita por Beau Willimon, titulada Farragut North en la que la trama gira alrededor de las elecciones primarias del partido demócrata, esas lides políticas totalmente desconocidas por nosotros más allá de lo que vemos en el cine, fijando la atención Clooney juntamente con el autor de la pieza escénica y la colaboración de su viejo amigo Grant Heslov en los tejes manejes de la campaña del ficticio gobernador del estado de Pennsylvania adscrito a las filas del partido demócrata, que se bate el cobre con el senador por Arkansas del mismo partido, a fin de dilucidar cual de los dos seguirá adelante en la carrera por ser nominado candidato a las próximas presidenciales, y un tanto pomposamente Clooney titula la película que va a dirigir con un clásico The Ides of March, afortunadamente traducido por fin en España como Los Idus de Marzo, clarísima alusión a la conspiración política como resultado de una falta de lealtad que conduce a una traición.

Si el título de una obra puede ostentar la importancia declarativa de la intención del autor o autores y si el cartel o poster de una película puede o debe ofrecer información al futuro espectador, diríamos que el de esta película es claramente dicótomo pues el remate a la conocida frase cesariana nos lleva a la erótica del poder con la advertencia que su goce puede corromper, insertando en la inconsciencia avisos culturales que luego, por desgracia, quedan en agua de borrajas.

El espectáculo de las formas democráticas, el conglomerado de gentes en diversas ocupaciones al servicio del candidato, las presentaciones a pecho descubierto (más o menos, pero mil veces más que por estos lares) entes audiencias de diferentes condiciones y las actividades frenéticas para obtener los fondos necesarios para mantener el tinglado son únicamente el marco en el que Clooney desarrolla una trama que pronto se revela como bastante insustancial, descafeinada por decirlo gráficamente, porque aun reconociendo que Clooney demuestra oficio dirigiendo con unas maneras muy clásicas, nada estridentes ni novedosas, el avance de los acontecimientos no exige implicación alguna del espectador que no puede, a estas alturas del siglo que vivimos, ni sorprenderse ni escandalizarse por lo que ve en pantalla en un caso clarísimo de ficción que está muy, pero que muy por debajo de lo que hemos visto en los noticieros de la televisión en los últimos cuarenta años y ninguna conmoción notable ha ocurrido.

De modo que el esforzado trabajo de un selecto grupo de amiguetes del director, que se avienen a realizar muy buenas aportaciones como secundarios, sirve para construir una película correcta pero que sabe a poco pues apuntar a estas alturas que en la política las alianzas tienen la ética conveniente a cada ocasión y que la erótica del poder toma cuerpo y carne maciza no es excusa para rodar una película y no hay nada más: al conjunto le falta garra y fuerza y la intervención del pusilánime Gosling con su método inexpresivo tampoco es que ayude a mantener el interés.

Cierto que con muy buena voluntad en una visión calmada se pueden hallar líneas argumentales apenas esbozadas, como la relación entre la prensa y política, pero nos encontraríamos en la tesitura de tener que explicar cuestiones que no aparecen en el guión, interpretaciones que pertenecerían más a la mente febril del espectador a la búsqueda de asideros para considerar este nuevo producto de Clooney como algo interesante, cuando no pasa más allá de lo que podría haber quedado en un telefilme de sábado sestero, un docu-drama bien intencionado con mensaje político delicado, nada abrupto ni rompedor.

Lo de Mónica fue más interesante, divertido y real.

Eso sí: puestos, preferiría candidatos como Clooney, tan apuestos y tan dispuestos a sentarse en un escenario respondiendo preguntas pueblo tras pueblo recabando votos.

En definitiva: para pasar el rato y para comprobar que, aún siendo leve la crítica, sigue siendo superior a lo imaginable de otros lugares.


Tráiler








33 comentaris :

  1. Estoy de acuerdo contigo en que la película no nos cuenta nada nuevo. Pero no así en la falta de complicidad con el espectador, ni tampoco respecto a la escasa labor de Gosling. Creo, personalmente que la política en esta película no es más que una excusa para analizar conceptos como la lealtad, la fidelidad y la traición. La referencia cesariana, en efecto, queda un poco a la buena de Dios, pero su traducción exacta, que sería más bien la de "¿Tú también, hijo mío?", en plan César-Bruto, sería demasiado gráfica respecto al efecto sorpresa.
    Uno de los déficits más importantes de la película, para mí, está en la renuncia a explotar más en profundidad el personaje y las relaciones de Marisa Tomei, con lo que implica en cuanto a las relaciones política-prensa.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es posible, Alfredo, que la primigenia intención de Clooney fuese aprovechar el marco político para centrarse en las relaciones humanas complejas en un equipo con esos intereses comunes y esas características, pero se queda, igualmente, a medio camino. Me dejó bastante frío y, francamente, Gosling no me gusta nada de nada.
      La Marisa está desaprovechada tanto como actriz como personaje y aun así se come con patatas fritass al Ryan ése, lo mismo que Giamatti...

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Interesante reflexión, Josep, sobre las características propias del cine político en América, a diferencia, se deduce, del cine europeo, especialmente.

    No he visto esta película. Y tampoco el contenido de tu crítica me anima a ello. Clooney parece más inclinado al patrón del viejo continente que al modelo del nuevo mundo. Para algunos esto será un aliciente. Para otros, no. Entiendo, pues, que no estamos en la tradición de "Tempestad sobre Washington" y demás clásicos.

    Salucines

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si hemos de tomar referencias añejas, Fernando, podría asegurar que no se parece en nada a la que citas ni tampoco a All the king's men de cuyo remake sólo puedo decir que lo tengo pendiente.
      Pero es que ni siquiera tiene la fuerza de Todos los hombres del Presidente ni de El Candidato, por citar piezas más recientes y suaves.
      Sin ser mala, sigue siendo algo impensable en nuestros pagos, eso sí, pero sabe a poco.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Pues la casualidad ha querido que me encuentre en pleno fregado cocinando mi propio comentario.La he visto este fin de semana. He pensado en dejarlo cuando he visto que tu le dedicabas tu entrada de hoy. Pero puesto que damos perspectivas distintas (que no necesariamente divergentes) he decidido continuar. Voy por tanto a posponer el juicio que me merece la película y me remito a lo que se está cocinando. Si me da tiempo lo saco esta misma semana.
    Pero ojo, ello no me impide decir que tu comentario rebosa inteligencia y que dices varias verdades. Sobre la película te diré que hay alguna cuestión de matiz que prefiero no adelantar ahora y que te expondré gustoso una vez haya terminado mi comentario. Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ni se te ocurra, Víctor, aparcar tu reseña porque la mía haya salido ya. Con independencia de los puntos de vista y sus posibles coincidencias, cuando uno siente las ganas de largar sobre una película, lo mejor que puede hacer es no contenerse... :-)

      Quedamos, pues, emplazados.

      Un abrazo.

      Elimina
  4. Me reservo el "disfrute" de tu texto y ésto siempre es asi aunque en algunos momentos discrepe, no he visto la peli, estoy a puntito de ello y no quiero que tu magnífica retórica me predisponga ni a favor ni en contra.:-P
    Conociendo tus "amores" hacia Gossling y Clooney me temo lo peor..peeero prefiero esperar.

    AAh lo Idus de Marzo..¿Tú tambien Holmes..?

    Ya volveré por aqui :-)Besos. Milady

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me parece muy bien, Milady: esa medida la he tomado en diversas ocasiones, así que espero que la veas y te acercarás a comentar con fundamento.

      Besos.

      Elimina
  5. Pues le tengo ganas a esta peli y por lo que veo (por lo que leo de tus comentaristas) eres el único que le pone pegas. Ya veremos...
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo no diría que tanto como el único, Ethan, pero ya deseo leer tu propia reseña, porque inevitablemente diferentes ojos miran de forma diferente...

      Un abrazo.

      Elimina
  6. Pues casi la veo, pero no, por suerte había entradas para otra que algún día tendrás que hacer una crítica y espero que sea buena..adivina.

    ¿Cómo puedes llamar a Clooney descafeinado? jajaja. No le puedo soportar, es superior a mis fuerzas.

    Besos con nespressooo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues si la tengo que hacer la haré, Blanca, no vayamos a discutir por ello, aunque no sé si acertaré, no vaya a ser que no me la pasen....

      Es que, como puedes imaginar, Blanca, soy de los cafeteros de verdad, de aquellos que aprendieron el vicio moliendo el café de la abuela a mano, y todo lo que viene con vendajes quirúrgicos me sabe a rayos.... :-)

      Besos arábigos...

      Elimina
    2. Hola Josep, que últimamente apenas saco tiempo para comentar.

      Yo molía el café de mi abuela con un molinillo pequeñito de color verde, pero nunca llegué a acostumbrarme a su sabor, aunque me encanta el olor.

      Parece mentira la de cosas que hacen los políticos para aferrarse al poder o como en este caso, luchar por él, y el caso es que permitimos que cada cuatro años nos sigan estafando. Están locos estos romanos, siendo nosotros los romanos.

      Respecto a los comentarios con verificación y moderación, es por estar sometido a un ataque de spam. Por lo visto mi blog ha tenido la suerte de ser seleccionado en una herramienta automatizada de blog spam, y raro es el día que no recibo menos de cincuenta viagras, hipotecas, relationships, y un montón de cosas que no entiendo por estar en ruso o chino.

      Un abrazo.

      Antonio.

      Elimina
    3. Nada puedo reprocharte, Antonio, pues ya ves a qué horas me dedico a responder.. :-)

      Parece que el poder, entre otras cosas, produce adicción, porque desde luego no hay forma que algunos lo abandonen. Estos romanos de a pie, un día, amigo, tendremos que ponernos de acuerdo y, jugando bien el juego, dar una sorpresa...

      Lo de los comentarios spamosos son una lata, es cierto y de momento he tenido suerte...

      Un abrazo.

      Elimina
  7. La tengo a medias, Josep, no se que pasa con el cine que dirige Clooney que se me atraganta, me ha pasado en cada una de sus pocas películas, algo menos con Buenas noches y BUena suerte. Y no es que le tengo manía ni nada por el estilo, que me gusta mucho como actor, pero repito, cuando se pone detrás de la cámara...

    Saludos
    Roy

    PD:aún así terminaré de verla, claro.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que el tema de ésta está ya muy exprimido en la forma que lo hace Clooney y de ahí que se te haya quedado a medio camino.
      Eso sí, Roy: trágatela sin demora, que tener algo así en la garganta puede ser perjudicial y, además, impedirá que entre nada... :-)

      Un abrazo.

      Elimina
  8. Yo la voy a ver. Ésta sí, a pesar de la tibieza de vuestras críticas que, muy probablemente, acabaré compartiendo.
    Pero el caso es que la propuesta me interesa. Clooney no me acaba de disgustar del todo como director.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Naturalmente, Raúl: no quisiera desanimarte a verla: tan sólo intento contrarrestar la mercadotecnia que prácticamente consiste en una serie de sesudos comentarios en la prensa que, como siempre, no acaban por definir lo que realmente piensa su autor.

      Me encantará, además, como puedes suponer, saber tu opinión. Y ya que estarás en los madriles el finde, aprovecha y la ves en v.o.s.e. (aunque igual te falta el aliento para la empresa..... jejeje...)

      Un abrazo.

      Elimina
  9. Como bien te consta, compa Josep, soy fiel admirador de Clooney, tanto en su faceta de actor como en la de director, de manera que tengo bastantes ganas de ver esta su última entrega. ¿Que se trata de una propuesta flojita? Bueno, qué se le va a hacer, no siempre se puede rascar gran nivel. En todo caso, cuando vea, cuento (a ser posible, lo de ver y lo de contar…).

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Te digo, amigo Manuel, lo que tú me dirías: emplazado quedas y espero que pronto pueda leer tu disección.

      Un abrazo.

      Elimina
  10. Termino de verla... Y como la iba a ver en nada, no quise leer tu entrada hace dos días (ni la de Víctor; luego pasaré por allí); Aunque el título ya me indicó por donde iban los tiros; por cierto... muy graciosillo el título.
    Y la peli... Pues sí, para ver sin más. A mí me ha pasado un poco como a ti... Hay un momento, cuando Marisa Tomei (esta mujer cada vez está más guapa y es una actriz estupenda) le "amenaza" con lo de que va a sacar su reunión... que te estás preguntando ¿Y qué? Si ya lo ha "confesado" a su equipo... Pero claro, luego está la puñalada del que "valora la lealtad"... Y es que parece un poco lo que tú dices, que hay que "agrandar" el drama para que luego pueda suceder lo que sucede. Y para mí el problema es que no te puedes identificar con ningún personaje. Si después de que le despiden, el tío se larga, pues vale. Pero ir a donde los otros, y luego aprovecharse del rollo de una chica muerta. Bah! Al final todos los personajes acaban siendo mezquinos...
    Pero los secundarios están muy bien, Clooney también... y el Ryan no está mal (sí que parece hierático en ocasiones, ahí te doy la razón, pero no me parece malo). Claro que mucha más chicha tenía Siete días de mayo, por poner una, y al final esta está bien pero sin más. La de Buenas noches, buena suerte me gustó más.
    Y buenas noches, por cierto.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues sí: para mí también Buenas noches y buena suerte contiene más carga de profundidad que este jueguecito ligero que vive de la apariencia de cine político, quizás apuntando estudio relativo a lealtad y traición que queda en nada, porque desde la posición de pueblo llano la sensación que todos están en el ajo es tan fuerte que no representa ninguna novedad siquiera el tipejo ése impávido, trepa falto de convicciones reales. Y el reclamo al escándalo sexual me sigue pareciendo lamentable y mal presentado.
      A mí es que Gosling, cuando mś lo pienso, menos me gusta...
      Un abrazo.

      Elimina
  11. En "los idus de marzo" de Mankiewicz por los menos Bruto era noble...

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¡Ja,ja,ja! ¡Por no mencionar la calidad del guión y sus magníficos diálogos!

      Mira que comparar Clooney con Mankiewicz..... luego vas y me dices que soy tramposo..... no te digo..... :-)

      Un abrazo.

      Elimina
  12. Josep, me encanta esa frase "el espectáculo de las formas democráticas". Creo que ambos estamos en un término medio, veo que no has puesto el temible "no me ha agradat" pero esta claro donde crees que patina. El problema no es que ya nos lo hayan contado,sino por que tu nole imprimes más cine al asunto. A ver que tedice Abril sobre Gosling, quedo a la espera.
    Coincido bastante con el comentario de David. Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. En algunas ocasiones, Víctor, el No m'ha agradat aparece como respuesta propia a una campaña mediática desaforada que me causa decepción: en este caso, además, la película me parece del montón, pero no diría que es mala de remate y hay unos secundarios interesantes y, como hce tiempo que apenas miro la tele y he perdido la costumbre de leer en los periódicos las críticas de cine, afronté el visionado sin información previa lo cual es casi como decir sin prejuicios, pero sigue sin parecerme otra cosa que del montón...

      Un abrazo.

      Elimina
  13. ¡Cómo me gustan tus análisis con descafeinado ! jeje Ya solo por eso merece la pena pasar por aqui..
    Otra cosa es que esté al cien por cien de acuerdo. Ya te imaginas que eso no puede ser en todos los casos, obviamente.:-P
    La he visto y en versión original con unos subtitulos horrorosos pero la he entendido..vamos que tampoco hay que ser la repera para entender una historia que nos han contado ya otras veces. Aquí de acuerdo contigo.
    Estoy viendo El Ala Oeste y seguir esa serie (buena buena) ayuda mucho a entender "el tinglado" de las primarias o los entresijos de la politica americana, al menos en el cine y en la tele.
    Como bien apuntas se nos queda a medio gas pero a mí me ha gustado, sin entusiasmo pero sí. sobretodo los secundarios ¡ magníficos !
    Decir que hay peliculas de mayor calado es tan sabido como inutil. No sé cual es la intención de Clooney, seguir hablando de lo que hay en su pais, de la politica corrupta y la sociedad "ñoña" que sustenta ese sistema..declarar que la ambición, la falta de lealtad cuando tienes que escoger entre lo que está bien y lo dudoso es reprochable ( ¿acaso no lo sabiamos? )o dar trabajo a sus amigos y a Gosling :-P.. de paso hacer el suyo dignamente,
    aunque sea con un guión que se queda corto, bueno ¿ qué problema hay ? Sí ya sé que le dan mucha publicidad y uno siempre piensa "pues no era para tanto.." pero prefiero éste producto a otros, sinceramente te lo digo. Y si es más guapo o menos guapo el candidato que no mienta o al menos que no le "pillen".
    Sí lo de Monica fué mas entretenido para todos nosotros, menos para los Clinton.
    Del cuarto poder habria mucho que hablar...como le decia a Victor ( bien por Marisa Tomei pero que poquito )¿ quedan periodistas independientes ?

    Un beso. Milady

    P.D. Todo el mundo vende algo, por cierto la cuestión es ¿ te apetece comprarlo ? :-)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya sabes, querida Milady, que nunca espero solidaridades regulares, y que si me permito escribir con libertad es porque me consta que vosotros, mis amigos, os sentís asimismo con la libertad de discrepar siempre, faltaría más, que esto es un bloc de un aficionado que no cree estar en posesión de la verdad pero que sin duda prefiere gritar a callar.

      Eso sí: el producto Clooney se está descafeinando a grandes pasos en mi opinión y se vale de su fama para darnos a tragar una píldora placebo que, además, no sabe a nada, mś allá de algún aroma interpretativo que proviene de unos buenos secundarios. A "tu Gosling" le están lanzando a base de bien lo que demuestra que ha sabido elegir el mejor repreentante artístico (o es que le paga una comisión muy elevada) pero me parece que acabará estrellándose en la nada más absoluta.

      Desechar la oportunidad de escudriñar en las relaciones prensa/políticos justo cuando en los USA acaban de empezar otra carrera me parece, además, falto de toda lógica...

      Besos.

      Soy mal comprador, Milady.... :-)

      Elimina
  14. Jajaja ésto es por Victor. ¿ Gosling ? ¡Qué os habrá hecho el chico ! ¿ Que a veces o muchas veces para ser exactos es frio, inexpresivo ? ésto le viene bien a los personajes que últimante le ofrecen. No sé si es cuestión de método o de falta de recursos o todo lo contrario pero es que a mi no me desagrada ¿ es tan raro de creer ? es joven darle tiempo.

    saluditos jiji

    ResponElimina
  15. Mr. Parrot ¿ celebrando? y aquí sus "fans" esperando una respuesta..en todo csaso ¡ qué le siente bien la cena y los tirones de orejas ! ¿ o eso no es por ser padre si no por su santo ? :-P

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pocas celebraciones y demasiadas vueltas, añadidas a una mala gestión del tiempo, Milady, provocan apariencias erróneas: eso sí: el santo celebrado un poquito, que no se diga... ;-)

      Besos.

      p.d.: llevo más de dos horas y todavía me faltan.... ;-)

      Elimina
  16. Sí si lo sé. Eso es porque tiene lugares donde se aprecia su presencia. Por aqui ando yo tambien como ves.
    Besos nontámbulos

    ResponElimina
  17. Sí si lo sé. Eso es porque tiene lugares donde se aprecia su presencia. Por aqui ando yo tambien como ves.
    Besos nontámbulos

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.