Carregant el Bloc...

dimarts, 30 de març de 2021

Mank ¿10?



Nada menos que diez nominaciones a los premios de la academia cinematográfica de Hollywood ha recibido la última película de David Fincher, Mank, justo el doble de las nominaciones que recibió en los pasados globos de oro, cinco, ninguna de las cuales llegó a premio graciosamente concedido, lo cual despierta en algunos una cierta incógnita mezclada de esperanza, basadas dichas aspiraciones en la indiscutible realidad que esos premios cinematográficos no pueden ser declarados desiertos, lo que para algunos tipos raros entre los que me cuento viene a certificar el escaso orgullo de los convocantes del certamen por usar una definición a todas luces inapropiada sin entrar a considerar siquiera que el arte y la competición para algunos constituyen un oxímoron.

Diríase que David Fincher ha querido honrar la memoria de su padre Jack y la mejor forma que halló consistió en llevar a la pantalla el guión escrito por su progenitor decidido a mostrar su opinión relativa a la figura de Herman Mankievicz, un guionista que obtuvo tardío y único reconocimiento por su contribución a la primera película de Orson Welles, rompedora en muchos aspectos cinematográficos, una obra maestra sin discusión.



La película de los Fincher nos muestra muy por encima el proceso de escritura del llamado Mank mientras está convaleciente de un quebranto físico importante focalizado en su pierna derecha que le mantiene postrado en una cama y a instancias de quienes le contratan para el trabajo se ve recluído en un rancho en el desierto del Mojave confiando que el aire puro y seco le hará bien y le ayudará a soportar la ausencia del alcohol que solía ingerir en cantidades desmesuradas, centrándose en su tarea y sin saber a ciencia cierta si ha recibido o no indicaciones de la temática sobre la que debe basar el guión, lo cual resulta sorprendente y extraño pues no le pagan por una obra ya escrita y acabada sino por escribir un relato ab initio y francamente, me resulta un tanto increíble.

Casi tanto como la elección de Gary Oldman que contando ya sesenta y dos años de edad pretende componer un personaje que tiene cuarenta y dos años mal llevados, sí, pero que son veinte menos y que cuando uno lo ve junto a su esposa Sara (Tuppence Middleton, que cuenta 37 añitos de nada) más que su cónyuge parece su hija: un error garrafal de casting porque precisamente a poco que uno compruebe la historia de Herman Mankievicz se percata que efectivamente tocó cima en esa colaboración y la composición que nos presenta Oldman siguiendo evidentemente las instrucciones de Fincher parece un poco fantasiosa y exagerada alejándose de un realismo que quizás le hubiese otorgado mayor interés: apenas apuntes irrelevantes de la situación personal del guionista que como quien dice recién llegado a la madurez y pudiendo disponer de una perspectiva interesante se encuentra en un brete que se nos explica muy mal en un discurso que acaba por ser aburrido y carente de interés.

Puede que la soberbia de Fincher -que como siempre se excede en el metraje- le haya llevado a considerar obligatorio intercalar letreros previos a unos flashback indicando el lugar y fecha y lo que es peor especificando que se trata de un flashback, algo que hasta ahora jamás había visto este compungido comentarista, lo que repetido tantas veces llega a dar la sensación que nos trata a los espectadores como verdaderos estúpidos incapaces de saber cuando nos muestran un flashback, ni que sea porque vemos a Mank andar muy bien por su propio pie cuando sabemos que en realidad está postrado en una cama, incapaz de levantarse.

Aunque quizás nos merezcamos el tratamiento de tontos por haber decidido ver esta película, bien pensado.

Tengo para mí que el ínclito Fincher dirige su cosa a un espectador sentado en su sofá y viendo su cadena de cable favorita justo el día que no hay fútbol y porque no hay otra cosa, pues los frikies del cine, esos tipos raros, se tiran de los pelos cuando ven a Mank chulear en la misma estancia en la que están guionistas de relumbrón como Ben Hecht o Charles MacArthur y lo hace presentando como un verdadero novato a Charles Lederer, que el año anterior, 1940, había escrito con Ben Hecht esa pequeña maravilla llamada His Girl Friday (Luna nueva). Uno, que tiene ramalazos cinéfilos, se queda a cuadros cuando ve la osadía de Fincher. Claro que igual el supuesto cineasta se dirige a ese grupo de ciudadanos que ni saben quien pueda haber sido Orson Welles ni tampoco han tenido jamás ocasión de ver Ciudadano Kane, de la que hasta hoy no habían oído hablar. Igual despierta su curiosidad. Tengamos fé.

Fincher navega entre dos aguas turbulentas al meterse en una especie de biopic repleto de circunstancias que alejan la verosimilitud y tampoco como ficción su película acaba de consolidarse precisamente porque fiel a su estilo de mezclar conceptos nos presenta una especie de galimatías que pretende abarcar no tan sólo las circunstancias personales del protagonista, Mank, sino además insertarlas en un discurso de contenido ligeramente socio-político desde la perspectiva de los industriales hollywoodienses pero sin apretar mucho las clavijas a pesar de que todavía coleaba -y mucho- la Gran Depresión y que su pretendidamente carismático protagonista no se moja en absoluto ni en favor de unos ni de los otros porque lo único que hace es provocar desde sus alturas etílicas casi a modo de boutade por otro lado esperable en el tipo, vista la reacción de sus espectadores que se lo consienten como se consiente al bufón de la corte.

El guión del padre es disperso y el trabajo del hijo no ayuda a enfocar el interés: los saltos atrás se supone que son los recuerdos que Mank usa para seguir adelante con su guión, pero el conjunto da la sensación de entelequia carente de emoción y no despierta simpatía hacia el personaje y llega un punto en que tanto te da lo que pase y tienes ganas que se acabe ya la película porque no engancha la atención: lo que se nos cuenta no nos importa nada y la forma de contarlo es anodina y carente de imaginación y fuerza visual. El uso del B/N por sí mismo no le otorga ningún beneficio a la cinematografía porque además resulta que la iluminación es convencional y carente de expresividad y el uso de los objetivos es penoso porque evidentemente Fincher no tiene ni idea de donde colocar la cámara y basa la expresión de las ideas únicamente en unas letras que tampoco es que sean para tirar cohetes.

No me ha parecido que haya nada remarcable en este biopic que me ha aburrido soberanamente y que si en algo me ha servido ha sido para comprobar que efectivamente la mercadotecnia funciona de maravillas y la industria se ha empeñado en malbaratar unos cuantos años de arte cinematográfico para reconvertirlo en industria que poco a poco se encamina a su fin.

Si no la han visto, no pierdan el tiempo viéndola, aunque le den todos los premios. Mejor vean otra vez Ciudadano Kane.



9 comentaris :

  1. He visto algunas películas de este director.
    Y la biopic del guionista de esa gran obra, podría ser interesante. Aunque parece que no lo es, según tu comentario.

    ResponElimina
    Respostes
    1. He de reconocer, Demiurgo, que las otras películas de Fincher también me parecen demasiado largas y no tenía muchas ganas de ver una más. Pero puestos, aparte de comprobar que sigue necesitando unas buenas tijeras y un poco de imaginación a la hora de colocar la cámara, se observa que la trama flojea por todos los lados y que partiendo de un guión que es flojo y tramposo tampoco sabe decidirse por una cuestión y se dispersa continuamente.
      El detalle de avisar cuando entra un flashback es vergonzante y creo que apunta claramente a una forma de entender el cine trasnochada.
      Ciertamente, un documental ficticio del cómo se hizo C.K. sería digno de verse, siempre y cuando se respetara la fidelidad a lo acontecido. Pero parece que no es el caso de Mank.
      Un abrazo.

      Elimina
  2. A ver, el hijo filma un película cuyo guión era de su padre, donde se habla del guionista de Wells ¿Me expliqué bien?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo podríamos decir de otra forma, Alí: el nene suertudo con fama inmerecida decide honrar a su padre y nos suelta una sarta de mentiras que se comprueban muy fácilmente consultando, por si hiciera falta, la base de datos de IMDB.
      Empezar mostrando como el "gran Mank" presenta a Charles Lederer a Ben Hetch, cuando el año anterior habían escrito una obra maestra para Hawks, es ridículo para cualquier cinéfilo y un engaño para quien no esté al tanto de la historia del cine clásico.
      Lo único que me ha dicho Fincher que no sabía es que Lederer fuese sobrino de la Davies. Y eso no vale ni justifica una película que va de sobrada y arrogante y que me parece cuenta más mentiras de las que parece contar.
      Un abrazo.

      Elimina
  3. Me gustó el principio con el calameónico Gary Oldman confinado en ese motel del desierto como John Turturro en "Barton Fink" pero creo que la película (visualmente muy buena, en ese blanco y negro y escenas como Mank paseando con Marion Davies por el zoo de Hearts) se recrea en si misma con momentos como cuando Mank les canta las cuarenta durante la cena en casa de Louis B. Mayer alargada excesivamente. Esta película necesitaba un productor de la época, un Louis B. Mayer que se hubiera llevado la cinta a la moviola y habría cortado los 30 minutos que le sobraban para ser una buena película.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola, Borgo:
      Desde luego, unas buenas tijeras reducirían la sensación de estar perdiendo el tiempo; esa escena del monólogo creo que fue lo que debió de convencer al bueno de Oldman para aceptar el encargo, porque es una oportunidad para lucirse, pero se equivocó, porque como muy bien apuntas acaba resultando excesiva e irreal.

      Un abrazo.

      Elimina
  4. Hola, Josep.
    Perdón quería decir "un productor como Darryl F. Zanuk" y unas buenas tijeras, claro.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponElimina
  5. Hola querido Josep, totalmente de acuerdo, lástima que no leí tu reseña antes.
    De todas maneras ni siquiera la terminé, cuando vi que se estiraban las escenas del tipo escribiendo en la cama y que nada enganchaba mi atención, la dejé.
    A todo esto que describes se le suma mi bronca porque me gustaba la serie "Mindhunter" que Fincher estaba haciendo y abandonó por esta película. Ahora nadie asegura que haya nueva temporada, y ahí quedó, trunca.

    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola, Frodo: no sabía de esa serie que comentas: quizás la forma de rodar de Fincher sea mejor para una serie que para un largometraje porque evidentemente le gusta -demasiado- tomarse su tiempo para contar lo que sea. Tiene la suerte, creo, de hallarse en una época en la que mucho público prefiere que las películas sean largas, largas, pero para muchos otros, claro, el metraje en ocasiones se convierte en maldición aburrida.

      Un abrazo.

      Elimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.