Carregant el Bloc...

dilluns, 5 de maig de 2008

Cuatro diferencias

Las comparaciones son odiosas.

Las estadísticas no siempre son fiables.

Los datos objetivos, númericos, son lo que son:

Catalunya tiene una superficie de 32.114 km2 y una población aproximada de 7.210.508 habitantes, lo que da una densidad de 223,9 hab/km2. Catalunya es una comunidad autónoma de España que tiene una superficie de 504.645 km2 y una población aproximada de 45.200.737 habitantes, lo que da una densidad de 89,57 hab/km2

California tiene una superficie de 410.000 km2 y una población aproximada de 36.132.147 habitantes, lo que da una densidad de 88,13 hab/km2.; es un estado confederado de los Estados Unidos de América, con una extensión total de 9.631.418 km2 y una población aproximada de 302.688.000 habitantes, lo que da una densidad de 31 hab/km2.

Nueva Gales del Sur es un estado oceánico con una superficie de 809.444 km2 y una población aproximada de 6.764.600 habitantes, lo que da una densidad de 8,45 hab/km2; está asociado a la Mancomunidad de Australia, con una superficie de 7.686.850 km2 y una población aproximada de 20.266.899 habitantes, lo que da una densidad de 2,5 hab/km2.

Déjenme ser perverso y manipulador, y jueguen:


Un actor catalán, nacido en 1970, imita a un cantante, habiendo leído este comentarista en alguna parte lisonjas del tipo de: "chorrea talento por cada poro de su piel"





Un actor californiano, nacido en 1967, también imita a un cantante :





Ese mismo californiano, en clave de humor, se atreve con El Fantasma de la Ópera:





Otro actor español, nacido en 1960, interpreta en un "show" al Fantasma de la Opera:





Un actor nacido en Sidney, Nueva Gales del Sur, en 1968, también hace una representación en un "show":





El mismo, en "show" parecido, otro momento:





El australiano, incluso se busca una buena acompañante:





Jueguen: busquen las cuatro diferencias....




8 comentaris :

  1. Ya sabes, compa Josep, que el tema este lúdico-festivo no se me termina de dar demasiado bien (por no decir, para ser más precisos, que se me da fatal); en todo caso, y como las diferencias no las voy a encontrar ni retirándome del trabajo para dedicarme en exclusiva a buscarlas, sí que te voy a decir algo que concurre en los cuatro intérpretes de marras, al menos en lo que se refiere a mi apreciación personal: ninguno de ellos me despierta demasiado interés. Pero no por ello les voy a discutir sus méritos, que cada cual tiene los suyos. Hasta el Chikilicuatre ese, supongo...

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  2. Pues mira por donde a mí me pasa lo que a Manuel Marquez. También contribuye el hecho de que hoy lunes estoy supercabreada. He atado con cadenas a mi compañero y empleado para que me prepare toda la documentación para la bendita declaración de la renta. ¡¡Ha esperado a última hora para resolver todo el papeleo¡¡, ¡¡a dos semanas de nuestro viaje¡¡¡, ¡¡increible¡¡...Te juro que no le voy a permitir ningún rezongueo con el ordenador, salvo los propios del oficio.....¡Bueno, voy a dejar que termine su reseña de His girl friday¡, ¡¡¡pero fuera de las horas de trabajo¡¡¡.
    En fin Josep, tú no tienes la culpa, pero estoy que me subo por las paredes.
    Un beso de Hildy

    ResponElimina
  3. La verdad es que no veo las cuatro diferencias, Josep y no pondría en lamisma categoría a chikiliquatre y su troupe. Me ha costado reconocer a Will Ferrell haciendo de Elton John, pero me ha gustado haciendo El fantasma de la ópera. Antonio Banderas siempre me ha parecido que tiene una voz de lo mas agradable cantando y estuvo a punto de protagonizar la película de El fantasma de la ópera. High Jackman está muy curtido en musicales. Aparte de que los dos últimos son guapísimos ¿hay algo mas?

    ResponElimina
  4. Con todos mis respetos, compa Alicia, y sin ánimo de montar el taco, ¿tú crees, con la mano en el corazón, que si Antonio Banderas, en vez de llamarse Antonio Banderas, se llamara Pepito Pérez, o Manolito Sánchez, y en vez de tener ese careto y esa percha, tuviera los míos, lo dejaría cantar alguien dos metros más "p'allá" de la ducha...? Porque yo, cada vez que me acuerdo de la versión de Al otro lado del río que perpetró a duo con el otro, el Santana de marras, en aquella ceremonia de entrega de los Oscar, tengo que ponerme la pastilla debajo de la lengua. Si soy el Jorge Drexler y me pilla allí mismo, la de cañones recortados, te lo aseguro... Pero, claro, para gustos, colores (y estertores...).

    Un fuerte abrazo.

    ResponElimina
  5. Os agradezco mucho a los tres vuestra intervención.
    He hecho trampa. Bueno, trampa no, porque claramente digo:"déjenme ser perverso y manipulador, y jueguen"

    No pretendía ofrecer un "entretenimiento" al estilo; pretendía obtener algo más. El amigo Manuel, revisitando, abre el tarro de la esencia. Buscaba el comentario incitar una discusión profunda.

    Si nos atenemos al aspecto formal, podríamos decir:
    1.- Queda demostrado que, a mayor densidad de población, menor talento para el actor polifacético: el australiano es quien mejor canta y baila. (¿Qué espera la industria para ofrecer a Hugh Jackman un protagónico en un musical de los que hacen época?)
    2.- Queda demostrado que los actores españoles están a un nivel (actualmente, por lo menos) bastante bajo en comparación con el resto.
    3.- Queda demostrado que, habiendo nacido todos en la misma década, siendo el más veterano Banderas, sólo el americano y el australiano han conseguido descollar internacionalmente sin lugar a dudas, en varios géneros cinematográficos.
    4.- Queda demostrado, en fin, y es lo grave, que el consumidor español carece del sentido de la exigencia, con un trágala perdurable, consuetudinario, que hace preferir mal producto nacional frente a un óptimo desarrollo artístico "extranjero". Tal parece que, por el mismo precio, lo que puede verse en USA (y también, en Inglaterra) está a años luz de lo que aquí se aprecia como "digno".

    Son disquisiciones éstas escritas sin borrador, bebiendo la fuente del ánimo que este comentarista siente cuando ve que un mal actor, haciendo una mala imitación de un mal cantante, logra gracias a una fuerte inversión económica, multimediática y publicitaria, desplazar a verdaderos cantantes con ilusión.
    Sin que ello implique, necesariamente, la negación que muchos aceptan: para un concurso "freakie", un concursante "más freakie", una burla y escarnio que quizás sean buenas.

    Es sólo un punto de partida para unos pensamientos arraigados.

    Es que uno es de la generación que siempre prefirió el rock y el pop anglosajón, cantados en inglés, aunque no lo entendiera (ni entonces, ni ahora), a los cantantes patrios. Y uno, cinéfilamente hablando, tuvo la gran suerte de formarse con aquellos inolvidables ciclos cinematográficos que, semana sí, semana también, ofrecía TVE en hora punta hace muchos, muchos años, sin apenas anuncios.

    Y me duele, me duele en el alma, ver que, después de tantos años, la cosa sigue igual de folclórica que antaño...

    Abrazos y besos por doquier.

    p.d.: Lo siento, Alicia, pero me temo que me alineo con Manuel; el señor Banderas no sabe cantar: entona algo, pero le falta voz.
    p.d.2.: si hay alguna falta, que quede como está; que esto es en directo y no me apetece repasarlo.

    ResponElimina
  6. ¡Sí que te lo tenías pensado Josep! Banderas no sabe cantar, ni tampoco, salvo en contadas ocasiones, actuar.

    ResponElimina
  7. Pues sí, Marchelo, la idea viene de lejos...

    Coincido contigo en lo del famoso Antonio.


    Salutacions

    ResponElimina
  8. Josep, por cierto, puedes recoger un "premio" que se está expandiendo como la pólvora por mi blog, nada, una frivolidad :)

    Salutacions!!!!

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.