Carregant el Bloc...

dilluns, 4 d’octubre de 2010

No ha pasado nada




Pero nada de nada.

Una de las peculiaridades de la industria cinematográfica es la posibilidad y ejercicio de autocrítica por medio de una obra del llamado Séptimo Arte que, aceptémoslo de buen grado, es la base del negocio, con lo que sacando los trapos sucios al sol se pueden obtener pingües beneficios, se aclaran ideas, se pone a caldo al enemigo y todos tan contentos.

Eso ha ocurrido por supuesto
en escasas ocasiones y como es lógico el resultado es variable; en este bloc de notas ya se comentaron tres películas que se detuvieron a observar el mundo específico de los que se ganan el sustento diario con esto del cine: Sunset Boulevard (1950), The Player (1992) y America's Sweethearts (2001)

Hay alguna otra, claro: pero si nos detenemos a meditar en las tres señaladas, creo que coincidiremos todos en que conforme pasa el tiempo se va perdiendo acidez en la mirada y la crítica pierde virulencia: Wilder mantiene un punto amargo en su cinta mientras Altman se sujeta a una visión bastante objetiva y Roth se dedica a burlarse con toda la desfachatez posible, imponiendo el ridículo como penitencia.


En estas, llega Barry Levinson y decide que tiene algo que decir de ese mundo en el que vive basándose en un libr
o escrito por un viejo conocido, el productor Art Linson que además se ocupa del guión de una película titulada What Just Happened (2008) que acaba presentándose en España como Algo pasa en Hollywood, estrenándose en diciembre de 2009.

La demora en el estreno y el cambio de título ya deberían haberme alertado, pero uno es confiado en demasía, porque
el protagonista es Robert de Niro y uno siente curiosidad por ver qué nos trae el bueno de Roberto, que se ocupa de interpretar a un tal Ben, de oficio productor de cine.

Como si se tratara de un docu-drama al uso de la tele más gazmoña, Levinson persigue a su protagonista durante quince días de su vida y no le perdemos la pista ni cuando va al lavabo y acaba enterándose que la película que tiene en fase de post-producción no ha gustado demasiado.

El guión escrito por Linson se basa en tres pilares: una película acabada cuyo final hay que retocar, una película que va a empezar con un actor barbudo que no quiere rasurarse y los rastros afectivos de dos matrimonios rotos de Ben: una primera hija adolescente y una segunda esposa que se resiste a volver.

Terribles cuestiones todas ellas, que consiguen angustiar al espectador desprevenido.

¡Nada! ¡No pasa nada de nada!

Esos tres pilares de la trama nunca llegan a interesar ni lo más mínimo al espectador que se va quedando atónito al comprobar el desperdicio de tiempo y dinero para contar unas historietas que dan pena y que en cualquier caso pueden servir para acreditar de una vez por todas que sí, que en Hollywood pasa algo, y es que no hay guiones que merezcan la pena ser filmados.

El llamar a concurrencia a una pandilla de coleguillas para que hagan sus cameos o sus mínimas intervenciones intentando dar marchamo de calidad y verismo a la trama, es un recurso sobadísimo y que además, vistos los intervinientes, queda triste; porque el elenco, pese a estar formado por buenos intérpretes, no ofrece ningún trabajo reseñable; ni siquiera Robert de Niro (¡Ay, Bob, quien te ha visto y quien te ve!) puede sacar el vientre de penas y demostrar que todavía es capaz de una buena interpretación, porque aunque ciertamente da el pego, es igualmente cierto que no tiene que esforzarse nada para conseguirlo.


Levinson y Linson, sin ton ni son (*) meten con calzador algunos conceptos "críticos" que pueden resumirse con facilidad:

Pilar uno:

El director de la película acabada sufre porque la jefa de los estudios le obliga a cambiar el final, en el que los malos matan al héroe y a su perro. El perro debe sobrevivir.

Pilar dos:

El actor que no está dispuesto a quitarse la barba, llega a decir tacos y a romper cosas, de tan cabreado como está, porque en el primer guión que le entregaron, su personaje aparecía con barba.

Pilar tres:

Ben sigue haciendo el amor con su última esposa, Kelly, pero se enfada cuando se entera que su amigo Scott, que está casado, también se la beneficia. Y no tiene mucha razón de enfadarse, porque Ben se tira a todo lo que se mueve. Y además, toma éxtasis y su amiguita le (nos) enseña ¡una teta!

Impresionante, *inson, de verdad: pasmado me quedé: ¡qué atrevimiento!

Ya veo que nadie se ha impresionado, pero eso es porque se trata únicamente de la presentación, la primera parte, la preparación para lo más fuerte.

Ahí, en las cimas críticas de los tres pilares, la pareja *inson es donde se muestra más capaz:

La película se presenta al fin en Cannes con el final cambiado, porque Ben ha convencido al director. ¡Pero es mentira! La copia final vuelve a tener al perro asesinado. ¿Es que nadie en Hollywood se cuida de comprobar las películas que se van a exhibir en Cannes? Eso sí es una crítica demoledora de los estudios, y no lo que hicieron antes Wilder, Altman y compañía.

Estupefacto me quedé, desencajado de mandíbula.

Y el actor barbudo tiene a todo el puñetero estudio esperando minuto tras minuto mientras él está en su camerino: todos mirando al camerino y sale el tío con la barba y fumando un puro ¡En un local cerrado y fumando un puro! ¡Qué atrevido! Pero no, porque la barba es de mentira: solo la mitad, que lleva media cara limpia, y todos se ríen como verdaderos imbéciles. ¿Es que en Hollywood los intérpretes hacen lo que les da la gana? No me extraña que luego las películas salgan como salen...

Claro que la resolución de ese problema del pobre Ben ya me dejó más tranquilo, sí...

Porque en su vida personal, el pobre Ben, aparte de sus líos mujeriegos y sus celos incomprensibles, acaba por darse cuenta que un amigo suyo, al que despide en su funeral, se estaba beneficiando a su hijita adolescente de diecisiete añitos (y por lo visto a sus compañeras de clase, también) con lo que hay un cierto tufillo a ¡pederastia! en el exclusivo mundillo hollywoodiense.

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

Estaba viendo esta película y por momentos pensé que esa inefable pareja de director y guionista que además son productores, se habían creído de veras que íbamos a escandalizarnos o sorprendernos por lo que nos estaban contando, tarde y mal, dando la sensación que pretenden mostrar algo desconocido, nuevo.

Si la pretensión era radiografiar el mundo del cine, criticarlo, enaltecerlo o burlarlo, nada de eso han conseguido los *inson y sus huestes, porque el resultado es una película aburrida, dirigida por Levinson con cierto oficio y precipitación, pletórica de defectos que precisarían más espacio del que estoy dispuesto a concederle, porque se convierte en un verdadero engaño al aficionado cinéfilo que ya está al tanto de lo que puede ser una película que contemple el muy especial mundillo del cine como industria y como espectáculo.

Queda pues esta película como un intento fallido y sirve en todo caso para tomar como ciertos algunos pasajes y empezar a entender el porqué de la existencia de películas tan malas y el porqué de esos rumores que hablan de enormes pérdidas económicas por parte de los estudios que parecen dirigidos por yuppies que no tienen ni puñetera idea de lo que es el buen cine y se creen que el público es tonto.


(*)(no he podido resistirme, lo siento)





21 comentaris :

  1. Pues cualquiera juraría que no te ha gustado, compa Josep... Y la verdad es que "da palo", porque la nómina con la que se presenta invita a algo más esperanzador, pero ya se ve que la cosa, como dicen en mi tierra, "está mu mala"... Por cierto, no consigo recordar cuál fue el último trabajo decente (y ojo, que no digo bueno, me conformo con decente...) que hizo el otrora grande Robert de Niro; qué manera de arruinar un prestigio y una carrera.

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  2. Este texto sería digno contenido para "la tienda de los horrores". Yo no la vi tan mal, la verdad. No creo que su liga sea la de los títulos que mencionas; más bien creo que se trata de una broma privada, de un chiste de y para Hollywood. Vamos, de una película hecha para el propio ombligo.
    Saludos.

    ResponElimina
  3. La vi, pero la recuerdo poco, con lo que ya he colaborado con tu crítica.
    Yo te llevo algo de ventaja: a mí De Niro hace muchos años que ya no me engaña.

    ResponElimina
  4. Estoy de acuerdo en todo lo que dices amigo Josep. Tu crítica es un varapalo a este nuevo Hollywood, que como dice 39 escalones no hace más que mirarse el ombligo y darnos toneladas de pelis-basura.
    Es muy gráfico ese tríptico que muestras, donde falta por cierto "The Bad and the Beautiful", en el que la curva descendente es apreciable.
    También coincido con todos vosotros es en la decadencia de De Niro, ¡dios, absolutamente deplorable!
    Una vez dicho todo ésto, amigo Josep, te voy a a consejar un psicoanalista para que analice tu fijación en los bodrios peliculeros....Tengo verdadero mono de leer esas entradas pletóricas de mimo cinematográfico con las que gozamos de un horizonte peliculero esplendoroso.
    Es que, chico, llevas un carrerón con ...déjame repasar...no, estaba exagerando. Sólo detecto "Salt" y "Desearás al hombre de tus sueños", vale.
    Bueno, para la próxima, danos una satisfacción.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  5. Sé que la he visto pero ¡ no puedo recordar nada ! Es como si mi memoria selectiva hubiera reseteado o borrado absolutamente toda la ¿ historia ?...No entiendo nada y eso que lo explicas maravillosamente. Tanto talento y......puff.
    Estoy con Antonio, he leido por ésta casa estupendos homenajes sobre peliculas igualmente memorables y queremos más de eso Josep
    ¡ please ! o ¿ estás pasando por alguna fase especialmente 'demoledora' ?.

    Besos 'esperanzados'. Irene A.

    ResponElimina
  6. Ya ves, Manuel: pues no.... ;-)

    La cosa va a peor y coincido contigo respecto a De Niro: tendría que consultar su ficha para acordarme, lo cual significa que hace ya demasiado tiempo; parece que don dinero maniata el talento; no hay nada peor...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. Ya quisiera yo tal sitial, Alfredo.

    Me sorprende tu franca benevolencia, porque por más que le dí vueltas no hallé por donde salvarla. Seguramente sí es un producto "de consumo interno" pero, en ese caso, lo deberían haber guardado para sus cenas privadas.

    Parece que Linson pretendió escribir un libro -y luego un guión- en el que presentar su mundo laboral con ojo crítico, y quedó en agua de borrajas...

    Saludos.

    ResponElimina
  8. No me extraña que la olvidaras tan pronto, Raúl, porque no tiene gancho alguno donde cogerse.

    Yo es que chillo mucho, pero en el fondo soy bobalicón y siempre pienso que va a volver a emocionarme.....

    Saludos.

    ResponElimina
  9. Es que le ponen a uno en una tesitura, Antonio, que no queda otra que agarrar la vara de medir: que yo me puse a ver esta película pensando que me iba a divertir, y no; que yo no ando buscando pifias: es que me caen encima.... ;-)

    Pensaré en eso que dices del mimo y del horizonte peliculero... de verdad... ;-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  10. Esto del "reset" puede ser peligroso, querida Milady, porque una mañana de estas te levantas y te crees que estás en Tara y te pones a buscar a Red y no lo encuentras.... aunque siempre puedes pintarlo... :-)

    Te digo lo que a Antonio: nada de fase demoledora: yo no lo busco, pero !me vienen encima! ;-)

    Tranquila, Irene, que pronto volverán las avutardas a tu ventanuco, digo, las grandes películas...

    Besos.

    ResponElimina
  11. No la he visto, y si me fío de tu criterio (cosa que hago... con ciertas reservas), ni debería hacerlo.
    El chiste del * es muy malo, Josep. Al principio no lo había pillado (ja,ja)... Igual no me ha gustado por eso (je,je).
    A mí, la peli que me encanta sobre el cine (mi favorita) es la de Cautivos del mal.
    Un saludito.

    ResponElimina
  12. Allá tú, David: claro que si la ves en casa, de sobremesa, no cuenta: ya me entiendes...

    Pues claro que el chiste es malo: si no lo fuera, no pediría disculpas: pero es que volvería a escribirlo igual: hay cosas que uno no domina... ;-)

    Saludos.

    ResponElimina
  13. Mientras llega ese momento avutarda, nos queda el paseo de la fama que tienes por aqui...¡ que no es nada desdeñable ni demoledor ! ( Al menos para los que te leemos ).

    Esos Irene A.

    ResponElimina
  14. De acuerdo con Manuel, aunque este tio es muy simpatico pero las ultimas pelis de él no me han agradado demasiado.

    ResponElimina
  15. Me encantan tus paseos, Milady, aunque tanto como de la fama casi que no, pero sí que puede servir para pasar el rato, espero que agradable.

    Besos.

    ResponElimina
  16. Bienvenido, Alan: el amigo Bob está sin duda de capa caída y no se esfuerza lo más mínimo...

    ResponElimina
  17. Mientras iba leyendo tu crítica estaba pensando un comentario que se me venia a la cabeza, pero no lo pondré, porque lo dices tu muy bien en el último párrafo. Quizás deberemos creer que lo que cuenta la película es cierto dadas las que se hacen hoy en día.

    ResponElimina
  18. Pues sí, Alma: puede que haya demasiado de real en este producto, mal que les pese a algunos, aunque ello no lo salva de la quema....

    Una abraçada.

    ResponElimina
  19. Me he reído con tu reseña, Josep (y no del chiste malo, disculpas aceptadas).

    No he visto la película, y tampoco esperaba nada de ella. Creo que mis temores están ya confirmados.

    Me quedo con Cautivos del mal (qué traducción más ridícula).

    Saludos

    ResponElimina
  20. Desde luego, Gourmet, acudir al cine para ver ésta teniendo en la memoria la de Minnelli es mal asunto: mucho mejor quedarse en casa viendo el clásico.

    Un día habrá que hacer una colección de títulos mal traducidos, aunque faltará mucho espacio....

    Saludos.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.