Carregant el Bloc...

dilluns, 8 de novembre de 2010

Increíble



O sea, falta de credibilidad.

No sabría decir si proviene del original literario de la mano del ¿escritor? Martin Booth autor conocido de tres guiones televisivos y una novela, A very private gentleman, o habrá que achacarlo a la mano ¿literaria? del que se ha ocupado de la adaptación a la gran pantalla, el ¿guionista? Rowan Joffe, que es quien ha firmado el guión de The American estrenada en España hace poco con el apropiado título de El Americano, pieza dirigida por Anton Corbijn y que pude ver en "mi cine" este fin de semana.

Espero que no sea a causa de que buena parte de los dineros los puso el guaperas de George Clooney que es quien chupa cámara a base de bien erigiéndose en protagonista de una trama insustancial y repleta de obstáculos a la inteligibilidad en la que se nos pretende contar las cuitas de una especie de matón a sueldo que además es experto armero.

Que luego resulta que ni lo uno ni lo otro, vaya, porque el guión se va por los cerros de Úbeda consiguiendo dar cuerpo al quimérico concepto del caos.

Bueno, de hecho no se va por Úbeda: se va por los cerros de los Abruzos, pero para el caso es lo mismo: una trama repleta de lugares comunes totalmente inconexos, acciones inesperadas por falta de antecedentes e invenciones que no resisten un mínimo análisis, aquel que uno va haciendo al intentar enterarse de qué va la intrincada -por no explicada- historia de un tal Jack que se aposenta en un pueblecito italiano y que rápidamente recibe el apodo de L'Americano, evidentemente porque según afirma, viene de América. Estadounidense sería más correcto, probablemente, porque los canadienses suelen autodefinirse como tales.

Dejando aparte que la película pretende un aire europeo por las localizaciones y por la nacionalidad de todos los intérpretes salvo la estrella, así como por las tetas y culo que la bella Violante Placido no tiene problemas en exhibir, el resto, es decir el guión y la forma de dirigir, pertenecen por derecho propio al cine que la industria hollywoodiense nos está ofreciendo en los últimos años y que seguramente son la causa de sus problemas económicos más actuales.

El guión por un momento da la sensación de pretender emparejarse con aquella pequeña joya de este siglo que es In Bruges al intentar detenerse en la particular psicología e idiosincrasia de quienes se ganan la vida asesinando a sus semejantes, pero el único punto de semejanza reside en la participación de la bella Thekla Reuten en este caso como profesional del crimen.

Si estará mal escrito el guión, que precisamente al buscar en la red una copia del cartel de la película he podido leer alguna sinopsis publicitaria, de esas que sirven para calentar motores antes del estreno, en la que se asegura que el personaje de la Reuten es una mujer belga. De verdad de la buena que, si acaso se menciona en la película, me pasó desapercibido.

Es una sinrazón y una simpleza detrás de otra: ese Jack, como armero, se limita a fabricar un silenciador con cuatro arandelas sobre un arma ya fabricada, y, agárrense, por ese trabajo le van a pagar lo bastante como para jubilarse. Increíble. Del todo. No hay por donde asir una historia que resulta tan endeble que en ningún momento uno siente la más mínima simpatía por el personaje, por mucho que cada quince minutos aparezcan un par de esbirros suecos que intentan liquidarle sin conseguirlo, claro está, de cuya inutilidad todos seremos conscientes, con lo que la sensación de peligro es inexistente, quedando oculta asimismo la razón de esa inquina que le tienen los nórdicos, con lo cual no podemos tomar partido ni a favor ni en contra.

Y llega un momento, temprano, en que ya nos importa un rábano lo que pasa, porque sabemos que no nos lo van a explicar y tanto nos da lo que le ocurra a Jack, ese extraño que no logra despertarnos sentimiento alguno.

Si acaso envidia, porque el bueno de Clooney, que tampoco será tan tonto, ya que pone el dinero se ha procurado unas guapas jovencitas que le acompañen, pero, amigos, la contemplación de las bellezas femeninas y del paisaje, aunque sea una postalita agradable en formato panorámico, no da para calificar como medianamente aceptable un experimento que el amigo Corbijn podría haber hecho con más garra aunque, eso sí, tendría que haber despachado al guionista bastante antes de empezar el rodaje.

Del trabajo de los intérpretes poco o nada se puede decir, tan endebles son sus personajes que impiden valoración apreciable; se salva, si acaso, el italiano Paolo Bonacelli que sabe expresarse con más fuerza que ninguno, sin que la cosa vaya a mayores, desde luego, que el horno no está para bollos y el amigo Clooney debe andar desesperadito, pues lleva unos cuantos años dando palos de ciego, porque no da ni una que valga la pena desde que intervino en Syriana. Parece que los buenos guiones escasean en la industria estadounidense, aunque es bien sabido que al parecer los guionistas se han dirigido a las televisiones de pago y puede que algún día, con vientos favorables, vuelvan a la gran pantalla.

Hasta entonces, tomen ustedes las debidas precauciones y, caso de síndrome de abstinencia aguda, acudan a su estantería con la máxima celeridad, en la confianza que algún día, quizá lejano, volverán los buenos guiones al cine.

Tráiler:






16 comentaris :

  1. Vaya, compa Josep, no sé por qué, pero me da a mí la espina de que a tí tampoco te gustó (y ya llevo varias consecutivas dándole cera, así que ya empiezo a sospechar que aquellas que había leído antes y que tan bien la ponían, en fin, pues eso...). De todos modos, en cuanto a la carrera de Clooney, a nivel artístico igual no está zumbando tanto (aunque a mí Up in the air me gustó mucho, la peli y el trabajo de él), pero, a nivel comercial, tampoco le debe ir demasiado mal (además de que me da la impresión de que él juega, o, al menos, lo pretende, en otra "liga"...).

    Un abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  2. Según voy viendo las tonterias cinematográficas que me estoy perdiendo últimamente, lo que entendía un problema enorme (el que desde hace unos meses encuentro menos tiempo -y más pereza-para ir al cine, quizá no resulte tan grave.
    Y en este caso es una pena... el cartel publicitario, con ese toque tan setentero, me encanta.

    ResponElimina
  3. " Busco a Jack.." podria titularse y francamente es aburrida hasta decir ¡basta¡..Tienes tooooda la razón y más 'caña' le daria yo. No se entiende ni el por qué ni el cómo...Ni el desnudo integral ni el recorrido por esa Italia tan escondida y 'vacia ' de gente ..con lo que son los pueblos
    ¿ pero dónde están ?..Compararla con "In Brujes" es un sacrilegio ¡ mira lo que te digo ! A mi ésta sí me gustó y mucho.
    Una pérdida de tiempo y una decepción Sr. Cloony. Supongo que estamos en crisis en todos los sectores...es que ya lo decia Wilder: ¡ no se puede convertir un excremento de gallina en chocolate..!!
    Besos en una mañana gris.
    La Hippy Irene A. ( ja ja ..)

    ResponElimina
  4. Querido Josep, entiendo tu comentario en la medida de que yo podría escribir exactamente lo que tú has escrito tras ver esta peli tan endeble, tan estúpìda y tan pesada.
    Cuando pasaron diez minutos, Lola y yo nos miramos preguntándonos de qué iba el asunto. Pasada media hora teníamos unas ganas locas de salirnos de la sala y sentarnos en un bareto de la Plaza de las Ranas a tomar el fresco.
    Aguantamos hasta el final, con el firme propósito de poner al Clooney en nuestra lista de actores peligrosos con ínfulas de hace cine trascendente.
    Lamento que hayas tenido que ver ese bodrio. Ponte las pilas y ve series como "Mad Men", Blackboard Empire o Modern Family.....en esos magníficos productos se están refugiando los buenos guionistas actuales.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  5. Pues no repetiría su visionado, Manuel, salvo como preludio a una placentera siesta; casualmente ahorita mismo están en la 2 ofreciendo Syriana y la verdad es que no hay color: el amigo Clooney ha pasado de producir películas interesantes a meros bodrios que se benefician -de momento- de su fama, pero si sigue así llegará un momento en que caerá en picado.

    Y lo veremos, vaya que sí.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  6. Más que un problema, Raúl, lo que tienes es una intuición munífica que te salva de aguantar rollos innecesarios.

    El cartel sin duda pretende rememorar alguna que otra película que tengo entre pecho y espalda, bastante reciente... y no quiero adelantar más...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. Precisamente, Milady, la frase esa de Wilder me rondaba en mente y a punto estuve de usarla, pero no me acaba de cuadrar; le viene al pelo, porque el guión de este engendro es nefasto y la semblanza queda idónea.

    Ya quisiera, me parece, semejarse en algo más que en la actriz a In Bruges, pero es lo que hay: y sí que esos Abruzos quedan solitarios, sí...

    Besos.

    ResponElimina
  8. Esa cronología que relatas, Antonio, coincide con lo que sentí tal como iba avanzando la película y no pasaba nada de mi interés.

    Supongo que sí, que habrá que irse a la tele; lo malo es que te engancha y luego no hay tiempo de ver cine....

    Un abrazo.

    ResponElimina
  9. A mí no me dijo absolutamente nada. Quiere ser trascendente y reflexiva en cada fotograma, y termina resultando predecible y aburrida. Pintoresca, bella incluso, pero nada más.
    Saludos.

    ResponElimina
  10. Josep no pensaba ver esta película. Después leer tu argmentado comentario, todavía menos. El Sr. Clooney como tipo bueno, buenazo, me encanta, ¡para qué negarlo! su cine no tanto, Me gustó mucho la película Good nigth and godd luck. Tanto la dirección, ambientación, actores y el momento histórico en estados unidos y la caza de brujas...La última película que vi de clooney fue "Los hombres que miraban a las cabras" o algo así y me resultó tan desastrosa que cuando vi El Americano, pensé que no perdía el tiempo.
    Ayer, justo anoche en tv tuve la suerte de ver Syriana ¡caramba otra vez vi a un Clooney actor y una película americana con guión.
    He ampliado mis conocimientos culturales y clikando en Abruzos he ocnocido la región y el significado, el de los cerros de Úbeda ya me era familiar. Josep no he sentido la tentación de observar el maravilloso culo de la Violante Placido, por muy bueno que esté seguro que no me va a gustar...
    Siguiendo la línea de cine que suelo ver, este pasado fin de semana he disfrutado con Samsara.
    Perdona la extensión.
    Un beso

    ResponElimina
  11. Ya ves, Alfredo, que mi intuición no funciona siempre como uno quisiera: me pareció un galimatías al principio porque no quería imaginar que resultara tan simplona; lo de pintoresca y bella me parece que los naturales de los Abruzo te lo rebatirían, aunque eso sí, el pueblecito queda muy bien retratado, faltaría más... :-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  12. El amigo George lleva en mi opinión demasiados años y demasiadas películas sin dar lo que de él y de su fama se puede esperar, Camy; precisamente desde Syriana nada de lo que le he visto hacer me ha parecido interesante; ya ha sido casualidad que la ofrecieran en la 2, casi una reparación... ;-)

    No tienes que excusarte por la extensión, querida: no en este bloc de notas en el que la brevedad no es una meta.

    Besos.

    ResponElimina
  13. Uy! Casi se me pasa esta entrada. Y eso no puede ser. Porque la peli me da igual que se me pase, pero lo bien que me lo paso viendo cómo las pones (ja,ja).
    Repito pasar varias veces, pero tú el adejtivo bella para las chicas.
    Bueeeeeeeno...Pues a mí me cae bien el Clooney y me ha gustado en otras, pero no sé si esta caerá algún día.
    PD: No sólo los canadienses. Argentinos, mexicanos, brasileños y demás gente del continente también son americanos, pero me da que los italianos del pueblecito se referirían a ellos de otra forma (ja,ja). En fin...
    Un saludo.

    ResponElimina
  14. Pues mucho que me alegro que lo pases bien por aquí, David: ya sé que tengo que ampliar vocabulario, ya, pero la pereza es un factor nada desdeñable.

    Clooney, como otros "estrellas" tiende a quedar en "estrellado" y a ser más famoso por el café enlatado que por la calidad de sus trabajos y no seré yo quien se guarde de criticar a quien no precisa el dinero que gana en bodrios semejantes...

    Me refería a que canadienses y estadounidenses con los únicos que hablán inglés, en el continente americano; de forma nativa, se entiende... que hay que vigilarte de cerca... ;-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  15. Con lo que me gusta a mi el George, me conformaré bebiendo un Nexpresso.

    ResponElimina
  16. Pues me parece, Alma, que ni ése consuelo te queda, porque el otro día vi en la tele que todos los nespreso se los llevaba Malcovich, así que ya sabes.... ;-)

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.