Carregant el Bloc...

dilluns, 12 d’abril de 2010

Pretendida comicidad




Aunque parezca mentira hay gente con posibilidad de tomar decisiones importantes que tiene buena parte de sus neuronas preocupadas en sandeces propias de analfabetos, fruto de una educación que ha despreciado la lógica y ha permitido que las más inverosímiles premisas tomen carta de naturaleza sabia y se conviertan en secretos iniciáticos.

El escepticismo es una buena costumbre que casi nadie practica en la vida cotidiana y la credulidad campa a sus anchas incluso en los lugares donde se deciden temas trascendentes.

Podemos ver en el vídeo rodado con el desfacedor de misterios James Randi lo que pasa en oficinas tan siniestras y se sabe que por increíble que parezca, hay gente muy crédula, ingenua, por no decir directamente estúpida, adoptando posturas que causarían hilaridad si no fuera por la indignación de constatar que la supuesta preparación intelectual de quienes ocupan algunos cargos no es más que una entelequia forjada a base de mercadotecnia barata, pura charlatanería.

Jon Ronson es un galés que en 2004 escribió y dirigió para la televisión británica una serie de documentales que pretenden denunciar prácticas un tanto extrañas: la serie, compuesta de tres capítulos, se titula The Crazy Rulers of the World, que vendría a titularse en castellano como Los alocados gobernantes del mundo.

El primer capítulo, presentado en noviembre de 2004, se titula The Men Who Stare at Goats y cuenta los avatares de una unidad ultra secreta del ejército estadounidense dedicada a experimentar con acciones parapsicológicas intentando desarrollar el poder de la mente humana en conceptos tales como la telequinesia, la lectura de la mente y su aplicación militar nada pacífica.

El documental puede verse aquí [+/-] en seis partes (el vídeo está sin editar y lleva publicidad)

Jon Ronson trabajó conjuntamente con el periodista John Sergeant, y cuando Ronson escribió un libro basado en el trabajo de ambos, se lo dedicó a Sergeant. El tema recibió un tratamiento serio pero evidentemente el inesperado conocimiento popular de tales maquinaciones no podía más que provocar la estupefacción y la risa burlona de los atónitos espectadores del Channel Four que pudieron ver el documental.

Cabe suponer que un aburrido día la pareja de amigos George Clooney y Grant Heslov, asociados en una productora llamada Smoke House se pusieron a mirar la tele y vieron el referido documental; sorprendidos, se dijeron: "podríamos hacer una película con esto"

Y ni cortos ni perezosos, pusieron manos a la obra.

Agarraron el teléfono, y contaron su brillante idea a sus amigotes de barbacoa Ewan McGregor, Jeff Bridges y Kevin Spacey: ¡Vamos a Nuevo México de farra, tíos!

Y de paso, rodamos una película que será chachi-piruli: la repera, tíos.

Para disimular un poco, contrataron a Peter Straughan y le encargaron que, sobre el libro y el documental de Ronson, escribiera un guión. Peter debió de darse cuenta que la cosa iba en coña y se lo tomó a cachondeo: para pasar el rato, vaya.

Así debió nacer la idea de rodar la película titulada Los hombres que miraban fijamente a las cabras (The Men Who Stare at Goats, 2009).

Los coleguillas actores, cuando se encontraron el primer día en el set de rodaje, debieron dejarle muy clarito al director, Grant Heslov, su postura:

"Mira tío, tú puede que escribas más o menos bien, pero como actor no levantas pasiones y no vas a jodernos estas vacaciones dándonos instrucciones: así que haremos lo que nos parezca, ¿vale?. O si no, nos vamos."

Se me hace difícil entender cómo caramba Heslov aceptó el trato, porque su guión de Good Night and Good Luck me gustó bastante; pero el resultado de su trabajo como director en esta especie de broma entre amigos deja mucho que desear y produce vergüenza ajena.

El guión perpetrado más que pergeñado por Peter Straughan está a la altura de la realidad de esas gentes que, en la época posterior al mayo del 68, creyeron toda esa parafernalia parapsicológica que resulta increíble en el documental y acaba siendo un verdadero tostón en una película que, acabada, no se sabe si pretende criticar, mostrar la estupidez de algunos, o simplemente hacernos reír.

Porque no consigue nada. Bueno, sí. consigue aburrir, adormilar. Y en sólo hora y media, todo un récord para los tiempos actuales.

Los personajes que comparecen están tan mal escritos que resultan increíbles y ni siquiera funcionan como parodia. Cuando nos lamentamos reiteradamente de las carencias de los guiones actuales, en ocasiones podemos llegar a pensar que hemos visto demasiado cine: puede que así sea; puede que películas (por llamarla de algún modo) como ésta se dirijan a espectadores neófitos, imberbes, que jamás hayan visto una buena película que sepa denunciar y divertir al tiempo. A eso, los informáticos le llaman multitarea, y ya lo inventaron grandes nombres del cine del siglo pasado: huelga citarlos, porque seguro que todos mis lectores los conocen sobradamente.

Por si fuera poco, esos personajes tan mal delineados, sin carácter ni apenas historia propia que resulte interesante, están representados por un grupito de buenos actores que van al tuntún, sin orden ni concierto, perdidos como cabras en medio del desierto, sin nadie que les dirija ni aconseje. Quizá es que no se dejaron, piensa el espectador.

El bueno de Jeff Bridges se limita a ofrecer un Levobski-2; Kevin Spacey hace lo que no suele: se extralimita y simplemente hace muecas y caricaturas; George Clooney, el eterno "recambio" de Cary Grant como galán todo terreno, se queda una vez más con su cara de lelo, como ya hizo en la última ¿comedia? de los hermanitos Coen (que ya tratamos aquí) y Ewan McGregor intenta no reírse de las gracias del trío veterano, no vaya a ser que se enfaden y le dejen fuera de la fiesta.

Un par de escenas que arrancan a duras penas la sonrisa que el incauto espectador confiaba en mantener no son más que la punta de un iceberg absolutamente peligroso que demuestra claramente que la mercadotecnia ha alcanzado límite insospechados, una perfección asombrosa: lo más notable de todo es precisamente que un bodrio como éste haya llegado a las pantallas y haya recibido la promoción que ha tenido, cuando debería haber salido directamente en dvd y únicamente para el mercado estadounidense, que quizá le encuentre la ventaja que, poniéndole muy buena voluntad, el espectador satisfará sus ganas de reírse de su propio estamento militar, usualmente objeto de grandes parafernalias propagandísticas.

Y se acabó. No hay más. Si no la han visto, pueden ahorrársela. En serio.

¿Cómo? ¿La trama? No: mejor vean el documental.


Plus: Pueden leer las quejas del periodista John Sergeant a George Clooney aquí.





23 comentaris :

  1. Ya veo, compa Josep, que te ha "encantado": le das la misma cera que ya se ha llevado en mil y un medios, con lo cual poco bueno cabe esperar de ella. Eso sí, contando con ese reparto, tengo la absoluta certeza de que ha dispuesto de más copias repartidas por toda España que el 90 % de las pelis españolas que se estrenaron el año pasado (todas juntas, ojo...); si hasta en mi pueblo se estrenó, con eso ya te puedes hacer idea... Ah, pero el que era una mierda, ¿no era el cine español...? En fin, los lunes por la mañana temprano, casi mejor calladito, supongo...

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponElimina
  2. Es uno de los peores bodrios que me he echado al coleto últimamente. Suscribo tus palabras al cien por cien e incluso iría más allá.
    Saludos.

    ResponElimina
  3. Vaya, por fín encuentro a alguien que escriba sobre el bodrio, y eso que Jeff me encanta, pero que desilusión y qué malo el guión. También he visto el documental.

    Pero si hay algo que no soporto, como bien dices, es la cara de lelo de Clooney. ¿Cómo puede gustarle a tantas mujeres?

    El caso de la peli sería ya para Iker Jiménez. Lo dejaré ahí.

    Un beso y gracias por los comentarios que ya he contestado en mí blog.

    ResponElimina
  4. ¿ Por dónde empiezo..? Fuí a verla sin ninguna referencia sin leer la critica para ver que sentia al respecto sin condicionamientos previos. Y aún no sé que pensar ¿ es una broma que se queda a medio pelo ? ¿ una crítica a la estupidez del poder ?¿ un alegato pacifista ? ¿ un montón de locos reunidos ? La categoria de los actores y su buen hacer en otros trabajos no es garantia de que no van hacer cosas como ésta..Confieso que me reí en algún momento, más de lo que esperaba y en el cine también se oyeron algunas carcajadas ( hay públicos muy benevolentes o muy fans de esos "chicos" )
    Resumiendo es " olvidable ", a mi no me despierta ningún "rencor". El título ya te dá una pista :-))

    ResponElimina
  5. Había visto ya el video de Randi (y otros de él). Mi hermana la vio y me expresó en menos palabras y no tan argumentadas la misma sensación que deja tu reseña.
    Un saludo.
    No pensaba verla.

    ResponElimina
  6. Hombre, Manuel, no me tires esos anzuelos que ya soy besugo veterano, aunque besugo al fin: ni tú vives en un pueblo con una sola sala de cine -como yo- ni el cine español, definido como ubicación, es malo por definición: en todo caso, el cine español actual es tan malo -o más- que cualquier otro, pero ya es harina de otro costal...

    Ya podías suponer que "la cera" que iba a usar se parecería más al betún, pues no acabas de llegar a esta tu casa.

    Y estoy muy de acuerdo contigo en que por razones extra cinematográficas se le ha dado a este bodrio una cuota de pantalla injusta: si lo sabré yo, que veo como se las apañan como pueden los dueños de "mi cine" para sobrevivir, sujetos a las conveniencias de las distribuidoras....

    En fin....

    Un abrazo.

    ResponElimina
  7. Lo cierto, Alfredo, es que pensé dejarla de lado, esperando una Tienda..., pero no me pude aguantar: si no lo cuento, reviento.... ;-)

    Saludos.

    ResponElimina
  8. Pues ya ves, Blanca: no siempre las entradillas son elogiosas en este bloc de notas; sí que ha sido una desilusión, porque esa descalabrada historia podría haber dado lugar a una película mucho mejor.

    Sobre el gusto admirador de Clooney no puedo ayudarte, pero aceptemos que hay gustos para todo, por suerte: si no, sería una locura.

    Lo raro es que el afamado Iker no haya dedicado tropecientos mil capítulos a glosar a esos "héroes"... ¿o lo ha hecho ya? ;-)

    Besos.

    ResponElimina
  9. Por el principio, Abril: siempre por el principio... :-)

    Resumes en cuatro líneas lo mismo que sentí: que envidia poder decir tanto en tan poco espacio.

    Y es verdad que el título ya da una buena pista, ya, aunque uno pensaba que iba a ser distinto...

    Saludos.

    ResponElimina
  10. Harás bien dejándola para un luego indefinido, David.

    Está claro que tu hermana es una buena consejera y menos parlanchina que yo, pero claro, hay que hacer honor a la foto... :-)

    Saludos.

    ResponElimina
  11. Comparto tu desilusión, incluso enfado por el bodrio de Los hombres que miraban a las cabras, o cómo sea le título correcto. Pensé que Clooney y amigos, necesitaban fondos y han logrado una m...
    Good nigthand good lucky me gustó mucho, la ambientación, el blanco y negro de la película, los interpretes, vivía la caza de brujas, pero ésta...

    un beso

    ResponElimina
  12. Ignoro porqué se ha perdido, sí así ha ocurrido...No voy a repetir lo escrito en un comentario anterior. Sólo que Los hombres..... es una tomadura de pelo, un merda, no entiendo cómo los actores, la mayoría de gran renombre se han dejado seducir.
    Good night and good lucky me gustó. Reflejaba el momento, la caza de brujas,, el blanco y negro, del rodaje, los actores....
    Un beso

    ResponElimina
  13. Gracias Josep. De momento me he escapado de ella. Ahora ya se que será definitivamente.

    ResponElimina
  14. Te lo iba a advertir como buen amigo, pero no lo hice.....Es uno de los mayores peñazos que he visto últimamente. Llevas toda la razón del mundo en decir que solo tuvo que ser distribuida por DVD y para gozo y disfrute de los USA....Todos, absolutamente todos están catastróficos y no entiendo la parafernalia mediática que le hicieron....Es que, en ocasiones, se hace cuestarriba ir al cine.
    Un abrazote.

    ResponElimina
  15. Puedes comprobar, Camy, que han salido dos comentarios tuyos: parece que blogger tiene problemas con los comentarios: ademś, los cuenta mal...

    A lo que importa:

    Siento que compartamos algo tan nefando, pero como bien dices, fue una desilusiòn y un "ponerse a caer de un burro" al comprobar cómo esos actores se toman unas vacaciones y encima quieren cobrar...

    Besos.

    ResponElimina
  16. Por nada, Antonio: si hasta ahora has podido evitarla, sigue así: no te arrepentirás; seguro que tienes cosas mejores que hacer...

    Saludos.

    ResponElimina
  17. "Te lo iba a advertir, te lo iba a advertir..." ¡Naranjas de la china!

    Tenga usté amigos para eso...

    Claro que me hubieras quitado la oportunidad de meterme con ella, Antonio, así que, en un gesto magnánimo, te perdono... jajajajaja.

    Y tan cuesta arriba, sí...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  18. Ea, pues aquí estoy yo para ser la nota discordante, a mí me gustó y me reí un montón, como ya te comenté, yo es que soy muy del humor surrealista, que, en eso te doy la razón, si intentas encontrar sentido, no sólo no te va a gustar sino que te va a aburrir, pero, partiendo de la base de la idea de la que se forja el film, desconocía lo del documental, mejor hacer una comedía sobre lo gilipollas que pueden llegar a ser algunos a veces que tomarse el tema en serio, que eso sí sería para llorar.

    En la sesión a la que yo fui, la mayoría del público se partía la caja con las tonterías de esa panda de zumbaos, eso sí, he de confesar que mi acompañante fue de la misma opinión que tú y tus comentaristas, de hecho, sus palabras textuales al salir del cine fueron “La próxima la elijo yo”, pero yo ya me había salido con la mía, ver a mí George, que hasta su culo pude disfrutar nuevamente, y reírme un rato, que me quiten lo bailaó, jeje…

    Besos

    ResponElimina
  19. En esta ocasión, ya ves, ví la película. Y digo la ví porque la tuve que ver, pero podía haberme ahorrado el trance y el tiempo de haber publicado tú antes esta entrada.

    jajaja, culpable, Josep.

    ResponElimina
  20. Me parece perfecto, Vivian, que comparezcas y expreses tu opinión, aunque no estoy de acuerdo en absoluto: no se trata del surrealismo del humor: se trata que esa pandilla no se acercan ni a años luz de, por ejemplo, y siguiendo tu ejemplo, los Hermanos Marx.

    Claro que sobre gustos, ya se sabe: pero me temo que me alinearía con tu acompañante... :-)

    Besos.

    ResponElimina
  21. Jajaja, Susy, ¡no me digas eso! Aunque celebro que estemos de acuerdo: la experiencia de verla, seguro que te habrá "marcado".... jajajaja.... para el futuro....

    Besos.

    ResponElimina
  22. Y es que el dicho de zapatero a tus zapatos cuando deja de aplicarse causa verdaderos estragos o directamente la carcajada, pero la carcajada de ¿Pero que es esto?.

    En fin, esperemos hayan aprendido al menos eso.

    Una abraçada

    ResponElimina
  23. ¡Ayayayay! Me parece que no, Alma: que estos no aprenden así como así: resulta que incluso han ganado pasta, fíjate lo mal que está la cosa....


    Una abraçada.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.