Carregant el Bloc...

dilluns, 16 de gener de 2012

De 1952 a 1990, algo más que un "The"






Nos hemos detenido en alguna ocasión en el pasado a contemplar el subtipo de películas que denominamos con la muy poco original y menos apropiada palabra de remake procedente del mundo anglosajón olvidando que disponemos de por lo menos dos, a saber, revisión y refrito, cuando no diferentes tiempos de conjugación del verbo rehacer. El uso intencionado de refrito conviene en muchos, demasiados productos que nutren las actuales pantallas, al contener un cierto afán de desprecio, del mal gusto que asimilamos los amantes de la buena gastronomía a los condimentos que pasan por una sartén excesivamente usada con el mismo aceite de oliva.

Dicho de otra forma: películas basadas en el guión de otra u otras anteriores con independencia de su bondad y que jamás la alcanzan.

En otros casos, diremos que se trata de una revisión, para entendernos, porque el resultado puede ser parejo e incluso más digno, cuando no mejor.

Me gustaría que nos detuviéramos hoy en un guión cinematográfico que ha sido llevado por dos veces al cine con una diferencia de treinta y ocho años, los que van de 1952 a 1990, y comprobáramos siquiera de forma breve y somera las distintas cualidades de ambas películas, que las tienen, porque vistas, ambas consiguen mantener su interés en este siglo.


Martin Goldsmith y Jack Leonard recibieron conjuntamente una nominación al oscar por haber escrito una buena historia en una convocatoria que me produce vértigos como resultado de su trabajo al escribir lo que sería, luego de intervenir el veterano Earl Felton, un guión cinematográfico que en manos de Richard Fleischer se convertiría en 1952 en película titulada The Narrow Margin

La trama, a estas alturas del siglo XXI, resultará más que conocida: un policía, Brown (Charles McGraw) debe acompañar y proteger en un viaje en tren de Chicago a Los Angeles a una mujer, Frankie (Marie Windsor) que se supone ha tenido relación con el hampa y va a testificar, atrayendo a desconocidos matones que ya han asesinado al compañero del policía cuando ambos recogían a la testigo en su escondrijo, siendo la situación tensa, pues la mujer no tan sólo no lo agradece sino que, además, acusa a Brown de vender información a los mafiosos que la buscan y persiguen para matarla.

Durante el viaje, Brown trabará amistad con Ann (Jacqueline White) una mujer que resulta misteriosa por su conducta.

Este planteamiento, que no puede resultar muy novedoso a grandes rasgos pues ha sido imitado hasta la saciedad, permite a guionistas y director construir una historia que se sigue con interés: Fleischer aprovecha los medios a su alcance y rodando en blanco y negro con bastante contraste refuerza la dureza de la trama que presenta: las nada veladas acusaciones de corrupción que Mary, harta de permanecer encerrada en su departamento, lanza sobre Brown y la forma con que éste las encaja, la sensación claustrofóbica derivada del reducido espacio y la constatada presencia de matones que les buscan sin tener muchos lugares donde esconderse, son aspectos remarcados por Fleischer a fin de incrementar el suspense relativo al desenlace mediante un acertadísimo uso de la cámara confiada en las buenas manos de George E. Diskant que sabe moverla siguiendo las instrucciones de Fleischer, avezado cineasta curtido en diversos géneros, que sabe resolver con eficacia y sin presumir los problemas que le puede plantear, por ejemplo, una lucha a puñetazo sucio en un minúsculo departamento ferroviario ofreciendo una demostración de vigor en la planificación que no precisa más que el sonido directo de los intérpretes.

Fleischer no acentúa con la cámara buscando ángulos complejos que puedan llegar a distraer la sensación de estrechez del cubículo largo y estrecho donde se desarrolla la historia, pero tampoco elude el uso de primeros planos para mostrar la intensidad del miedo a ser descubiertos, la violencia del gesto amenazador, y tampoco rehuye los planos detalle para realzar puntos de la trama que le interesan, al tiempo que sabe formular la distancia a través de los reflejos dando una salida imaginativa del reducido cubículo contando con la complicidad del espectador que así halla momento de escape del obscuro vagón que encierra tanto la ansiedad de llegar al término como el peligro de una súbita interrupción vital del camino liberador, en cuyo desarrollo Fleischer, que está rodando a mediados del siglo pasado, no lo olvidemos, a duras penas puede dejar de lado la evidencia que ése viaje de incógnito ha quedado al descubierto porque en la policía hay delatores, agentes vendidos a los malhechores y ése aspecto que incidiría elevando el nihilismo propio del cine negro apenas se entreve y queda como irresoluto, olvidado casi, al final del ajustado metraje de menos de hora y media, en el que la acción ha sido sobria y el desenlace un punto inesperado.

Casi cuarenta años más tarde, Peter Hyams decidió que ya era hora de revisar el pequeño clásico de serie B dirigido por Fleischer y ni corto ni perezoso agarró la historia y el guión originales y procedió a escribir él mismo un guión basado en el anterior, constituyendo pues un ejemplo clásico y definitorio de lo que es una revisitación (llámenle "remake" y condénense a placer) más que un refrito porque lo cierto es que, habiéndole quitado la preposición, su película, titulada Narrow Margin (1990) se diferencia en algo más de la original, adecuándose a su tiempo.

(Por cierto: el título, traducido al español, igual en ambos casos: Testigo accidental. Curioso.)

Recuerdo haber visto la versión de Hyams sin tener ni idea de la anterior y me pareció una película eficaz y entretenida, mejorable seguramente, pero con un ritmo adecuado a la trama incidiendo especialmente en la acción, convirtiéndose el ferrocarril en el que -de nuevo- transcurre la mayor parte de la trama en elemento móvil que coadyuva al interés de llegar al final del viaje iniciado, sin que Hyams se decida por exagerar la posible claustrofobia derivada del minúsculo espacio donde se desarrolla la trama, incluso aprovechando la más remota oportunidad para sacar personajes y cámara del recinto del tren, ni que sea unos metros en una parada inesperada, ni que sea ya, de forma moderna pero también vista, aprovechando el exterior del propio ferrocarril.

Hyams tiene de entrada la ventaja de una producción que cuenta con un protagonista estelar de primera fila, pues el ayudante del fiscal que va a por la testigo para llevársela a la sala de juicios, un tal Caufield, es representado por Gene Hackman que ofrece una vez más muestra de su excelencia interpretativa como empecinado y valiente protector de la perseguida Hunnicut (Anne Archer) que será objeto y punto de mira de una serie de asesinos que irán compareciendo en el tren, manteniéndose casi la misma estructura del guión original con ligeras variantes que hacen distintas ambas películas.

Pero además, Hyams le da a la cinta un tratamiento muy distinto: a pesar que en la época en que rueda Hyams la perspectiva de mostrar un policía corrupto que se vende a la mafia es absolutamente posible y nada tiene de novedad, prefiere obviar la cercanía psicológica a los personajes para incidir en el espectáculo visual, reforzando la acción con todos los medios a su alcance, que son muchos y variados, desde diferentes tipos de armamentos y vehículos (hay al inicio una persecución de helicóptero tras un coche) hasta diferentes tipos de asesinos, del más frío al más sádico, en un sinfín de situaciones parejas a las que suceden en la versión original pero desarrolladas con mucho más ruido y más medios materiales, obteniendo una fuerza visual distinta.

Es curioso que pasados casi cuarenta años se proceda a revisar una trama que en su momento levantó alguna ampolla por apuntar situaciones probablemente reales -las relaciones entre policías y malhechores siempre tienen aristas- pero muy incómodas a mediados del siglo pasado y pudiendo profundizar en dicho aspecto, se prefiera mencionarlo expresamente pero de forma muy somera, como de pasada, remarcando especialmente los aspectos digamos que cinéticos, buscando la acción física por encima de la conceptual, prefiriendo muy claramente hacer ruido con disparos simulados antes que con ideas concebidas hace ya tanto tiempo, acalladas por una censura hoy teóricamente inexistente.

Para quienes no conozcan ninguna de las dos, recomendaría su visión cronológica: para quienes -como a mí me sucedió- vieron la película de 1990, sin duda recomiendo vean la "original", pues garantizo que será una buena sorpresa, sin que ninguna de ambas dos sea imprescindible, creo que vale la pena verlas porque cumplen con su función.








18 comentaris :

  1. Yo de la originaria, ahora mismito no tengo recuerdos. Sí de la de Hyams, claro, y me pareció una película que entra perfectamente y con holgura en esa categoría que nos ha dado por llamar, familiarmente, como "que se deja ver".

    Raúl
    El alma difusa.

    ResponElimina
  2. No se si es un refrito o que denominación darle. Desde luego, aunque el guión es prácticamente el mismo,los resultados paradójicamente también. Narrow Margin versión 1952 es un film curioso pero menor. Algunos se amaparan en que es una simpática serie B. Flojito en cualquier caso.
    Mira que le tengo aprecio a los primeros Peter Hyams. Esa "atmosfera cero", ese "capricornio uno", esos "jueces de la ley",incluso 2010. Luego ha hecho de todo. Algunas cosas como "apunta dispara y corre". Aquí le veo incómodo, sobre todo por que no termina de extraer todo el jugo del espacio cerrado de un tren. Anne Archer creo que está fatal. El resultado es una película floja a la que solo salva su protagonista y la modestia del conjunto. Se agradece que no haya demasiados alardes pirotécnicos.
    En eso no termino de coincidir. Deduzco de tus palabras que Hyams se entrega a la acción y al espectáculo visual. Tampoco es para tanto. Legaron tiempos mucho peores. Esta película es un modelo de contención al lado de cualquier Michael Bay, por ejemplo.
    Por cierto lo de lapersecución con helicoptero yo crepo que le va,pues hay otra similar en "el fin de los días".Saludos.

    ResponElimina
  3. Todo el mundo hablando de los globos de oro y vos....-P
    La 1ª no la he visto la segunda sí pero apenas la recuerdo. Gene Hackman siempre está bien, eleva el nivel.

    Besos

    ResponElimina
  4. Buena definición categórica, Raúl, tanto de la segunda como de la primera, aunque quizás ésta deba más al guión. Uno puede recomendarlas sin alharacas y sin temor a equivocarse mucho.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  5. No es desde luego un refrito, Víctor, porque mantiene bastante las coordenadas aunque desde mi punto de vista Hyams se decanta más por la acción física que por la intriga, lo que no significa que no haya un cierto suspense para saber en qué parará todo.

    Michael Bay es harina de otro costal, pero es que no lee mucho.

    Ya veo que seguimos discrepando, porque si tuviera que elegir una de las dos, me decantaría por la primera, aunque no sea, efectivamente, copartícipe de lo mejor de la serie B, pero no anda muy lejos de la cabecera, ni mucho menos flojito como tú lo calificas.

    Las persecuciones helicóptero vs. vehículo terrestre -y además en medio de un bosque- suelen contener fallos de lógica garrafales.... ;-)

    Un abrazo.

    ResponElimina
  6. Ya sabes, Milady, que todo el mundo no: yo, por ejemplo, no. ;-)

    Pues te recomendaría que las vieses las dos, de una tacada, con un chocolatito -o dos- para acompañar una tarde de frío desapacible.... ;-)

    Besos.

    ResponElimina
  7. También yo he visto únicamente la versión del 90, y sí, me pareció digna y entretenida. Me apunto la anterior, porque estas cosas como mejor funcionan es en su primer sentido, en plantilla. De todas formas, siempre fui más de "Ruta suicida"...
    Un abrazo

    ResponElimina
  8. Interesante y cierto, yo creo que la versión moderna no la he visto casi fijo, el otro que es todo un serieB, si.

    Saludos
    Roy

    ResponElimina
  9. Pues no he visto ninguna de las dos. Conocía la segunda, pero desconocía que era un "refrito" de la primera...
    La escena que has puesto con la pelea es casi claustrofóbica. No me extraña que hables de la estrechez del cubículo. Y lo que me hace gracia es el revisor del tren. Parece que sólo está preocupado por el espejo.
    Apunto las dos, pero tengo demasiadas en espera.
    Yo, al contrario que V, a quien le tengo aprecio es a Fleischer. Esas que menciona de Hyams no están mal (y tú hablaste por aquí de una)...pero Fleischer tiene unas cuantas que me gustan mucho más (y tú tienes por aquí otra a la que le dedicasta varias entradas (sí, la que sale Welles).
    Ala. Un saludito.

    ResponElimina
  10. David, no lo he dicho (lo de Fleischer) por que lo di por supuesto, aunque no todas sus películas me gusten. No es igual "Soylent Green" que "Red Sonja" por poner un ejemplo. Defender a Hyams es más complicado. Por mucho que aprecie "la calle del adios" luego tiene cosas como "permanezcan en sintonía" o sus coqueteos con Van Damme que,en fin...
    Josep,lo que si debe ser una buena idea es repasarlas una detrás de otra,tal y como apuntas. Tomo nota. Y no creas que discrepamos tanto. Las dos se dejan ver. Saludos.

    ResponElimina
  11. Bueno, pues yo al contrario, sólo he visto la original (y me alegro, porque tengo cierta aversión a los remakes) y, también al contrario, no me parece nada floja en absoluto (la tengo muy reciente). Muy bien rodada (bien apuntada esa pelea en el compartimento), dentro de los cánones del cine negro, con sus personajes muy bien caracterizados, las mujeres claramente diferenciadas y con sorpresa final incluida. Muy, pero que muy recomendable.
    Saludos!

    ResponElimina
  12. Creo que la película de Eastwood, Alfredo, pertenece a otro subgénero mucho más violento: sólo recordar el final ya vale...

    Esta de 1952 me gustó más que la segunda porque con menos ruido dice más cosas: Fleischer demuestra dominio del tempo y de las formas del cine negro y quizás con unos intérpretes de primera fila hubiera recibido más atención.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  13. No puedo menos que aconsejarte, Roy, que veas ambas: máxime sabiendo de tu afición por alternar digamos que cine en B/N y en color, el ejemplo es perfecto...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  14. Es cierto, David: de Fleischer ésta es la quinta en la que me detengo, y de Hyams la segunda; seguramente porque me gustan más las de Fleischer, al que considero un verdadero cineasta, muy capaz de cualquier empresa sin quedar en ridículo nunca.

    Apúntalas y dales un repasito una tras otra sin miedo, porque las diferencias son casi tantas como las similitudes...

    Un abrazo.

    ResponElimina
  15. La filmografía de Fleischer, Víctor, es casi que declinante a partir de la mitad, casi una radiografía del curso del cine en general. Algún día habría que repasarlo con calma....

    Un abrazo.

    ResponElimina
  16. Celebro, Ethan, que te gustara la primera versión; la entradilla de hoy ya lleva la etiqueta correspondiente a esas revisiones de guiones y te aseguro que, vista la original, la del 90 puede también gustarte al comprobar la distinta forma de enfocar la misma historia.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  17. He visto ambas, compa Josep, pero de la más antigua, si he de ser sincero, no guardo recuerdo alguno; en cambio de la segunda, sí y bastante grato: la he visto varias veces, y me parece un divertimento ligero y entretenido, cine palomitero (en el mejor sentido de la palabra) bien rodado y bien resuelto, con un ritmo narrativo ideal y claridad expositiva a prueba de bombas. En principio (y en final), más que suficiente, creo.

    Un fuerte abrazo y buena tarde.

    ResponElimina
  18. Desde luego, Manuel, la eficacia de ambas versiones es indiscutible: si tuviera que puntuarlas, a la primera le daría un siete y a la segunda un seis, lo que permite recomendarlas para ser vistas sin complicaciones.

    Repasar la primera teniendo presente la segunda, es una grata sorpresa.

    Un abrazo.

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.