Carregant el Bloc...

divendres, 15 de febrer de 2008

Tres Caballos Salvadores


Cabe entender que, como premio a su colaboración en las comercialmente exitosas películas que han conformado la trilogía del agente Bourne, las mentes iluminadas de la industria hollywoodiense, reunidas en una cena en la que los comensales fueron, entre otros, Steven Soderbergh, Sidney Pollack, y Anthony Minghella, siendo el anfitrión George Clooney, a la hora del bourbon decidieron dar una oportunidad a Tony Gilroy, hasta el momento guionista, para que se iniciara en el nada importante mundo de la dirección de películas.

O quizás es que el amigo Tony tenía bajo el brazo otro guión y puso como condición sine qua non dirigirlo personalmente.

Tanto da.

El caso es que en una nueva muestra de juan palomo, yo me lo guiso yo me lo como, el ínclito Gilroy, con el apoyo de los mencionados, se lanzó a la piscina mediática por excelencia y nos regala con su primera película, titulada Michael Clayton, presentada el año pasado, cuyo trailer podemos ver aquí en versión original, para que todos puedan apreciar esos retazos de gloria que, al parecer de los miembros de la clasista academia hollywo
odiense por antonomasia, la han hecho merecedora de una serie de siete nominaciones a los cada vez más devaluados y chiripitifláuticos premios Oscar.

Iniciar una historia que se pretende alambicada con unas imágenes que, cronológicamente pertenecen al final de la historia, es lo que, desde que escuchamos absortos una palabra, "rosebud" , conocemos como "flashback".

Claro que, en ocasiones, la palabra "rosebud" no es la que nosotros pensamos, como ocurre aquí

Y lo mismo ocurre con el uso del llamado "flashback": en ocasiones, en vez de ayudarnos en la intriga, en vez de erigirse en un señuelo para nuestra atención, consigue restar dinamismo y "suspense" a buena parte de la trama cuyo desarrollo se inicia ante nuestros ojos.

Vemos a un personaje, que luego sabremos es quien da título a la película, Michael Clayton, interpretado por el pagano (o sea, el que paga), digo, actor-estrella-principal, George Clooney, después de jugarse los cuartos -y perder- en una timba ilegal, recibir una llamada y acudir a casa de un ricachón que ha atropellado con su lujoso Jaguar a un peatón; sin acabar de esclarecer qué caramba pasa, Clyton se dispone a conducir su Mercedes Benz por una solitaria carretera; se para, sale del coche, y, remontando una colina, se acerca a tres caballos que están tan tranquilos mirándole mientras el personaje parece inmerso en un sufrimiento interior leve, más bien un mar de dudas. Entonces el Mercedes Benz hace ¡poum! y Clayton se queda pasmado.

Y aparece un sobretitulado: "Cuatro días antes"..........

Clayton es un licenciado en derecho que trabaja en un importantísimo bufete de abogados que defiende importantes clientes y se halla en tratos de asociarse con empresa similar de la City londinense; pero no ejerce como Abogado; tampoco es un investigador; según sus palabras, es un "arreglador". El bufete se halla en plena negociación de un litigio multimillonario y el Abogado que dirige la defensa, de repente, parece volverse majareta, pues se despelota en la sala de reuniones y luego se larga corriendo, cual streaker, por las nevadas calles. Un follón, vaya. Y Clayton es quien tiene que "arreglarlo".

En el camino, el Abogado, Arthur Edens (Tom Wilkinson), es asesinado por unos profesionales. Clayton, que le estimaba, decididirá averiguar qué está pasando en la relaciones del bufete dirigido por Marty Bach (Sidney Pollack, -ya que produzco, también quiero salir), quien lidia con la inestable emocionalmente Karen Crowder (Tilda Swinton), Directora Consejera de la multinacional, que parece tiene algo que ocultar.

La trama, con ser compleja, poco tiene de original; más bien un parecido con La Tapadera (The Firm, 1993), mucho mejor escrita, basada en una novela de éxito de John Grisham y dirigida, mira qué casualidad, por Sidney Pollack en el inicio de su declive como director.

No relataré más detalles de la película porque todavía está en cartelera y lo va a estar por lo menos hasta la maxi-noche-de-los-Oscar y puede que un poco más, aunque sinceramente albergo dudas que el próximo dia 24, con estos compañeros, pueda salir bien parada de la mercantilista competencia; aunque con los Oscar nunca se sabe, claro.

La película es una más del montón, sin nada relevante; entretenida, sin más; ni el guión, dedicado a enaltecer el personaje de Michael Clayton al figurar en casi todas las escenas, pero hurtándole, por falta de capacidad del guionista y director, una emoción que nos lo haga sentir próximo, ni la planificación, ni el desarrollo cinematográfico (hablar de caligrafía cinematográfica sería entrar en vericuetos harto áridos, por lo inalcanzables), otorgan la fuerza necesaria para que el ánimo del espectador se identifique ni con el personaje protagonista ni con aquellos que sufren las consecuencias de malévolas prácticas que, en busca de riqueza, menosprecian los más elementales derechos.

Gilroy es un guionista de cintas de acción entretenidas, no cabe duda, vista la saga de Bourne; pero ni como guionista tiene el don (por lo oído, hasta ahora) de escribir un personaje merecedor por su interpretación siquiera de una injustificable nominación al Oscar para el mejor intérprete masculino (y si lo consigue será el acabose, estando por ahí los que están) para el visible promotor de la cinta, George Clooney, muy lejos de los matices de Syriana y de Buenas Noches y Buena Suerte; y como director, francamente, está todavía muy verde para optar a otro reconocimiento que el de mero artesano al servicio de ideas propias, presentadas con una falta de pulsión que contagie el supuesto entusiasmo con que los partícipes de la cena (quizás metafórica, quizás real) a que aludía al inicio de este comentario, decidieron unánimemente producir e interpretar un pasable entretenimiento que apenas flota en las procelosas aguas de una indefinición cinematográfica demasiado común en las pantallas de cine.

Si hay justicia, de las siete nominaciones, no pilla ni una.



6 comentaris :

  1. Aquest malabei m'ha obligat a prendre precaucions

    ResponElimina
  2. Las precauciones siempre son necesarias, que nueve meses después pasa lo que pasa...

    Siguiendo la inquietante línea de nuestros últimos posts, coincido plenamente con tu punto de vista. los Oscars le quedan grandíiiiiiiiiiisimos a esta bienintencionada película, de atmósfera seca y narración carente de electricidad. Unos actores competentes pero que no tienen personajes de holgura suficiente como para salir en la primera página de los periódicos una mañana de finales de febrero. Saludos.







    ¿Qué pone aquí abajo? N..K...A... no, es una ¿H?... ayno, es una Q un poco torcida... joder, Josep, un poco de respeto para mi astigmatismo...

    ResponElimina
  3. Sí, sí: tú ríete: empezó con Don Manuel, siguió conmigo, y pronto te/os visitará a vosotros: es una plaga; como pillen el truco, te fríen a chorradas.. :-)

    A lo que vamos: esa inquietante línea es más fruto del trabajo de otros que del propio; sin emoción no hay cuestión. supongo que también coincidiremos si te digo que Clooney haría bien en dar vacaciones a su amigo Soderbergh, que le da mal fario.

    Es una pena, porque si reciben el palo que supongo en el próximo fin de semana, serán unos "perdedores", cuando, de no haber concitado tales expectativas, estarían todos en lugar más apropiado, de película entretenida sin más.

    Saludos.

    ResponElimina
  4. Buenas Josep, otra vez me he colado en tu listado de películas, y cuando he visto Michael Clayton, no he podido evitar entrar... para mí, la película más sobrevalorada que se hizo el año pasado, 7 nominaciones????????? Hasta hice un post en mi blog titulado: "pelis que haurien d'estar nominades abans que michael clayton" http://marcheloswei.blogspot.com/2008/02/pelis-que-haurien-destar-nominades.html

    por cierto, he comentado hoy "deseo, peligro", de ang lee, quien creo que no es tu director preferido precisamente... me ha parecido una excelente película!

    Salutacions!!

    ResponElimina
  5. Buenas, Marchelo: ante todo, gracias por darle sentido al índice: me temo que eres el único que lo visita... :-)

    Está claro que en algunas sí que coincidimos...

    Voy para tu casa a ver qué cuentas...

    Salutacions

    ResponElimina

Los comentarios son lo mejor del blog. ¡Gracias de antemano por tu colaboración!
(Comentarios publicitarios son borrados sin dudarlo.)

Print Friendly and PDF
Related Posts with Thumbnails
Aunque el artículo sea antiguo, puedes dejar tu opinión: se reciben y se leen todas.